EL ABRA­ZO DE LÓ­PEZ

A días de re­ci­bir a su nue­vo in­qui­lino, el Pa­la­cio de Go­bierno abre sus puer­tas y nos cuen­ta sus his­to­rias, la ofi­cial y las que no se co­no­cen, ca­si to­das en­vuel­tas en le­yen­das, en al­gu­nas cer­te­zas y en mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes. Se­cre­tos de un icó­ni­co edi­fic

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

A días de re­ci­bir a su nue­vo in­qui­lino, el Pa­la­cio de Go­bierno abre sus puer­tas y nos cuen­ta sus his­to­rias. Se­cre­tos de un icó­ni­co edi­fi­cio.

Pro­yec­ta­do pa­ra ser­vir de re­si­den­cia y des­pa­cho pre­si­den­cial al ma­ris­cal Fran­cis­co So­lano Ló­pez, el pa­la­cio que lle­va su nom­bre –tam­bién co­no­ci­do co­mo Pa­la­cio de los Ló­pez, Pa­la­cio de Go­bierno y Pa­la­cio Pre­si­den­cial– es­tá lleno de sim­bo­lis­mos y mis­te­rios que lo con­vier­ten en una cons­truc­ción mo­nu­men­tal úni­ca.

Qui­zás el ras­go que pa­sa más des­aper­ci­bi­do es el he­cho de que fue pen­sa­do co­mo un edi­fi­cio que pue­da abra­zar a Asun­ción. El ar­qui­tec­to Jo­sé Ma­ría Cal­vo, con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do en pa­tri­mo­nio mo­nu­men­tal, des­ta­ca que –se­gún lo ana­li­za­do pa­ra con­fec­cio­nar el pro­to­co­lo de in­ter­ven­ción de 2013–, el edi­fi­cio abre sus bra­zos pa­ra en­vol­ver a la ca­pi­tal.

“La dis­cu­sión era cuál se­ría la fa­cha­da prin­ci­pal. Por la mor­fo­lo­gía y la ti­po­lo­gía pro­pia del edi­fi­cio en U, se con­clu­yó que el es­pa­cio prin­ci­pal ex­te­rior es el que da a la ciu­dad y que fue pen­sa­do co­mo pa­ra que sea un abra­zo a Asun­ción. Cla­ro, por la es­ca­la y la for­ma en que se lle­ga­ba aquí, tam­bién se le dio im­por­tan­cia a la fa­cha­da del río”, aña­de Cal­vo.

Es­te as­pec­to es­tu­vo en en­tre­di­cho du­ran­te mu­cho tiem­po. “Pa­ra sa­ber cuál es la ver­da­de­ra fa­cha­da, lo más fá­cil es ana­li­zar ha­cia dónde mi­ra la es­ca­le­ra prin­ci­pal; lo ha­ce ha­cia el cen­tro de Asun­ción”, ex­pli­ca.

Otro pun­to a fa­vor de la afir­ma­ción que sos­tie­ne que la fa­cha­da prin­ci­pal es la que mi­ra al cen­tro de Asun­ción es que el Pa­la­cio con­tie­ne mu­chos ele­men­tos de la ar­qui­tec­tu­ra aca­dé­mi­ca y uno de ellos es que en­ci­ma del fron­tón prin­ci­pal ha­bía un con­jun­to es­cul­tó­ri­co que –en el aná­li­sis sim­bó­li­co de las di­fe­ren­tes re­la­cio­nes– de­ter­mi­na que ese es el pun­to cen­tral del edi­fi­cio.

Una jo­ya fren­te al río

Las pre­gun­tas so­bre el pa­la­cio son mu­chas, pe­ro las po­si­bles res­pues­tas son aun más. Las du­das acer­ca de si la cons­truc­ción ha­bía si­do fi­ni­qui­ta­da no fue­ron de­ve­la­das has­ta 2013, cuan­do co­men­zó la úl­ti­ma re­fac­ción, ba­jo la di­rec­ción del ar­qui­tec­to Car­los Ca­tal­di.

“Fue una res­tau­ra­ción pre­ce­di­da por es­tu­dios que se de­ben ha­cer en es­te ti­po de tra­ba­jos y nos per­mi­tió di­si­par mu­chas du­das que ha­bía so­bre la his­to­ria del Pa­la­cio”, re­sal­ta Cal­vo.

Los tra­ba­jos rea­li­za­dos per­mi­tie­ron ver que el edi­fi­cio es­ta­ba fi­na­men­te or­na­men­ta­do y decorado, lo que da a en­ten­der que ya es­ta­ba ter­mi­na­do al ini­cio de la Gue­rra Gran­de, aun­que se sa­be que nun­ca fue ocu­pa­do co­mo re­si­den­cia ofi­cial por So­lano Ló­pez, fi­na­li­dad pa­ra la que fue pro­yec­ta­do.

La his­to­ria acep­ta­da es que Lá­za­ro Ro­jas, pa­drino del Ma­ris­cal, le re­ga­ló a su ahi­ja­do de bau­tis­mo el pre­dio en el que se cons­trui­ría el Pa­la­cio. Una ver­sión apun­ta a que la edi­fi­ca­ción co­men­zó en 1857, y otra, en 1862, to­da­vía en vi­da de Don Car­los.

So­bre los pla­nos tam­po­co hay cer­te­za. Al­gu­nos es­tu­dio­sos le otor­gan la au­to­ría al hún­ga­ro Fran­cis­co Wis­ner, pe­ro lo cier­to es que no exis­te prue­ba do­cu­men­tal que ava­le es­ta ver­sión. Lo que no se dis­cu­te es que el bri­tá­ni­co Alon­zo Tay­lor se en­car­gó de la es­truc­tu­ra, y el ita­liano Ale­jan­dro Ra­viz­za, de la par­te or­na­men­tal.

Ha­cia 1867 la edi­fi­ca­ción ya es­ta­ba ca­si con­clui­da pe­ro no pu­do ser ocu­pa­da por Ló­pez, quien se en­con­tra­ba al fren­te de las tro­pas co­man­dan­do la de­fen­sa fren­te a los alia­dos. Des­pués, la es­cua­dra bra­si­le­ña bom­bar­deó y ocu­pó la ca­pi­tal y los pro­yec­ti­les da­ña­ron uno de los pi­nácu­los.

No fue­ron los úni­cos per­jui­cios per­pe­tra­dos por los bra­si­le­ños, quie­nes se en­car­ga­ron de sa­quear el lu­gar, lle­ván­do­se los már­mo­les, las aber­tu­ras, las or­na­men­ta­cio­nes y to­do lo que pu­die­ron ra­pi­ñar, me­nos los mue­bles, por­que de eso se en­car­ga­ron los ar­gen­ti­nos, quie­nes los re­tu­vie­ron en Bue­nos Aires cuan­do pa­sa­ron por ese puer­to a su ve­ni­da de Eu­ro­pa.

En 2013, la en­ton­ces pre­si­den­ta ar­gen­ti­na Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner fue quien de­vol­vió a nues­tro país lo que que­da­ba del mo­bi­lia­rio ori­gi­nal. Las ara­ñas, los mue­bles y par­te de los ele­men­tos que en la ac­tua­li­dad ador­nan el edi­fi­cio no son los que ori­gi­nal­men­te iban a com­ple­tar la re­si­den­cia, pe­ro sí son de épo­ca.

El his­to­ria­dor Hé­rib Ca­ba­lle­ro cuen­ta que el Pa­la­cio fue usa­do por los bra­si­le­ños, pri­me­ro co­mo cuar­tel y des­pués co­mo ca­ba­lle­ri­za. “Que­dó aban­do­na­do y la pren­sa de los pri­me­ros años de la dé­ca­da del 70 del si­glo XIX de­cía que ahí la gen­te se reunía pa­ra to­mar, pa­ra ju­gar”, apun­ta.

Cuan­do el Co­le­gio Na­cio­nal de la Ca­pi­tal fue crea­do en 1877, el lu­gar fue des­ti­na­do a se­de de la ins­ti­tu­ción, pe­ro de­bi­do a los gas­tos que de­man­da­ba su re­fac­ción, ese pro­yec­to no se pu­do con­cre­tar.

El Pa­la­cio que­dó sin uso du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta que du­ran­te el Go­bierno de Pa­tri­cio Es­co­bar (1886-1890), es­te or­de­nó las re­for­mas, que fue­ron bas­tan­te len­tas. En 1892 fue inau­gu­ra­do co­mo nue­vo Pa­la­cio con la pri­me­ra ex­po­si­ción de pro­duc­tos na­cio­na­les. Fue la pri­me­ra Ex­po Fe­ria del país.

Juan Gual­ber­to Gon­zá­lez (1890-1894) de­bía ha­ber si­do el pri­me­ro en ocu­par la que se­ría re­si­den­cia y des­pa­cho del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pe­ro fue de­pues­to an­tes de la con­clu­sión de los tra­ba­jos de reacon­di­cio­na­mien­to. El uso del edi­fi­cio co­mo se­de gu­ber­na­ti­va se con­cre­tó re­cién en 1894, y le to­có al ge­ne­ral Juan Bau­tis­ta Egus­qui­za ser el pri­mer in­qui­lino.

A par­tir de en­ton­ces, a la cons­truc­ción le agre­ga­ron ele­men­tos y su­frió in­ter­ven­cio­nes que la mo­di­fi­ca­ron tan­to en el ex­te­rior co­mo en el in­te­rior, a pe­di­do del pre­si­den­te de turno.

Cuan­do fue inau­gu­ra­do co­mo edi­fi­cio ofi­cial, el Pa­la­cio no con­ta­ba con re­jas. És­tas fue­ron ins­ta­la­das a co­mien­zos del si­glo XX. “Hay una fo­to del pre­si­den­te (Juan An­to­nio) Es­cu­rra, quien asu­me en 1902, y to­da­vía no apa­re­cen las re­jas. Las de Mbu­ru­vi­cha Ró­ga –de la fa­mi­lia Ace­val– son otras. Des­pués, el edi­fi­cio pa­só a la fa­mi­lia Poz­zi y de ahí a ma­nos del Es­ta­do”, des­ta­ca Ca­ba­lle­ro.

El des­pa­cho del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca se ha­lla­ba ubi­ca­do en la plan­ta al­ta del edi­fi­cio has­ta 1949, año en que el pre­si­den­te Fe­li­pe Mo­las Ló­pez lo hi­zo tras­la­dar al pi­so in­fe­rior, en el ala es­te. ¿La ra­zón? Mo­las Ló­pez te­nía un pro­ble­ma en la pier­na y no po­día su­bir las es­ca­le­ras.

Pa­ra gus­tos, los co­lo­res

Lo co­no­ci­mos blan­co o gris, pe­ro ha­ce cin­co años los tra­ba­jos de los res­tau­ra­do­res de­ja­ron al des­cu­bier­to sus ver­da­de­ros co­lo­res. “An­te­rior­men­te era gris, pues en la épo­ca de Stroess­ner to­dos los edi­fi­cios se pin­ta­ban de ese co­lor por­que era más fá­cil man­te­ner­los; pe­ro así se per­dían los va­lo­res de la cons­truc­ción, el sim­bo­lis­mo que tie­ne”, afir­ma Cal­vo.

El ex­te­rior del edi­fi­cio era un re­vo­que a la pie­dra, al que se le da­ba co­lor gra­cias a la uti­li­za­ción de las are­nas que te­ne­mos en Pa­ra­guay. Los co­lo­res ori­gi­na­les son los que hoy día lu­ce, un tono que se acer­ca al ro­sa­do y un ma­tiz ama­ri­llo. La in­ter­ven­ción co­men­za­da en 2013 per­mi­tió des­cu­brir la iden­ti­dad cro­má­ti­ca de la cons­truc­ción, que ya ha­bía si­do de­ve­la­da ini­cial­men­te en 2011, cuan­do se tra­ba­jó en el to­rreón.

“Ob­via­men­te, la recuperación de es­tos to­nos cro­má­ti­cos per­mi­ten en­ten­der el edi­fi­cio en su fi­gu­ra fon­do, por­que cuan­do era

to­do blan­co, los de­ta­lles or­na­men­ta­les de la fa­cha­da que­da­ban to­tal­men­te ocul­tos y ol­vi­da­dos”, se­ña­la el ar­qui­tec­to.

A fal­ta de do­cu­men­tos que lo cer­ti­fi­quen, Cal­vo sos­tie­ne que los to­nos del Pa­la­cio fue­ron de­ci­di­dos por los co­lo­res de la tie­rra. “Cuan­do se hi­zo el edi­fi­cio, no exis­tía el ce­men­to en Pa­ra­guay, to­dos eran re­vo­ques de are­na y cal. Y las di­fe­ren­tes are­nas con sus gra­nu­lo­me­trías per­mi­tían to­ni­fi­car los re­vo­ques. La Asun­ción de 1800 e ini­cios del 1900 tie­ne mu­chos de es­tos co­lo­res”.

Era lo que se te­nía. La are­na de arro­yo y el dis­gre­ga­do de la pie­dra de Em­bos­ca­da po­seen un tono ro­sá­ceo, co­lo­res pro­pios de nues­tra tie­rra, y eran los uti­li­za­dos pa­ra las ter­mi­na­cio­nes de los edi­fi­cios, que con­sis­tían en un re­vo­que que pa­re­ce pie­dra y es­tán to­ni­fi­ca­dos con los ári­dos pro­pios que com­po­nen su mez­cla.

En cuan­to a las per­sia­nas, cuan­do se hi­cie­ron las di­fe­ren­tes es­tra­ti­fi­ca­cio­nes apa­re­ció el ver­de in­glés co­mo pri­me­ra ca­pa de pin­tu­ra. La de­ci­sión, en aquel mo­men­to, fue man­te­ner ese co­lor por­que le da mag­ni­fi­cen­cia a lo que es fi­gu­ra y fon­do del edi­fi­cio.

In­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas

Los tra­ba­jos de re­fac­ción rea­li­za­dos pa­ra el Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia, y los que los su­ce­die­ron, per­mi­tie­ron de­ve­lar varios se­cre­tos del Pa­la­cio.

Cuan­do Mar­tín Burt fun­gía de je­fe de Ga­bi­ne­te Civil de Fe­de­ri­co Fran­co (20122013), en su ofi­ci­na se en­con­tró un ba­lín de ca­ñón in­crus­ta­do en una pa­red, pro­ve­nien­te pre­su­mi­ble­men­te de los bom­bar­deos de los bu­ques de gue­rra alia­dos.

Gra­cias al de­ca­pa­do de la pin­tu­ra, ade­más de des­cu­brir los co­lo­res ori­gi­na­les, que­da­ron a la vis­ta una se­rie de gra­fi­tis, tes­ti­gos del aban­dono en el que es­tu­vo in­mer­so el lu­gar, pe­ro que a la vez brin­dan un tes­ti­mo­nio his­tó­ri­co in­va­lua­ble.

“Es­tán da­ta­dos en 1885 y se en­con­tra­ron en la res­tau­ra­ción de 2013. Esos gra­fi­tis es­tán so­bre las pin­tu­ras mu­ra­les del edi­fi­cio, lo que ra­ti­fi­ca que la cons­truc­ción ya es­ta­ba fi­na­men­te ter­mi­na­da en la épo­ca de la Gue­rra”, ase­gu­ra Cal­vo.

Me­nos ro­mán­ti­co re­sul­ta sa­ber qué par­te de la es­truc­tu­ra es­ta­ba a pun­to de co­lap­sar, lo que que­dó en evi­den­cia cuan­do se rea­li­za­ron las ta­reas de re­fac­ción, cin­co años atrás. En efec­to, par­te del ma­de­ra­men se en­con­tra­ba pe­li­gro­sa­men­te car­co­mi­do

por los xi­ló­fa­gos, nues­tros co­no­ci­dos ku­pi’i, in­sec­tos que pro­li­fe­ran en cli­mas ca­lu­ro­sos co­mo el de Pa­ra­guay.

El sa­lón In­de­pen­den­cia, que se en­cuen­tra en la se­gun­da plan­ta –y que es uti­li­za­do pa­ra reunio­nes con vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros ilus­tres y fir­ma de acuerdos– era el que co­rría ma­yor ries­go de de­rrum­be, de­bi­do a la ac­ción del ku­pi’i y la de­bi­li­ta­ción de las pa­re­des a raíz de la ins­ta­la­ción de duc­tos de acon­di­cio­na­do­res de ai­re.

Cuan­do co­men­za­ron los tra­ba­jos de ri­gi­di­za­ción es­truc­tu­ral del sa­lón In­de­pen­den­cia, tam­bién se li­be­ró el cie­lo­rra­so del me­tal des­ple­ga­do y apa­re­cie­ron las co­lum­nas del re­cin­to que se en­cuen­tra de­ba­jo, que es­ta­ba di­vi­di­do en pe­que­ñas ofi­ci­nas, y que hoy se de­no­mi­na Sa­lón de los Ma­ris­ca­les.

“En el aná­li­sis sim­bó­li­co que se hi­zo pa­ra la res­tau­ra­ción del Pa­la­cio, se en­ten­día que ahí te­nía que ha­ber un es­pa­cio de ma­yo­res pro­por­cio­nes por­que, evi­den­te­men­te, era la an­te­sa­la -sa­la de Pa­sos Per­di­dos– de lo que iba a ser la ofi­ci­na de quien re­si­di­ría y cum­pli­ría sus fun­cio­nes en el Pa­la­cio”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Las ga­le­rías de la plan­ta ba­ja, la que da ha­cia el cen­tro de la ciu­dad y la que mi­ra al río, ac­tual­men­te tie­nen cris­ta­les don­de an­tes ha­bía per­sia­nas, que son in­ter­ven­cio­nes pos­te­rio­res, pues ori­gi­nal­men­te no for­ma­ban par­te del edi­fi­cio.

“Se sa­ca­ron las per­sia­nas de la ga­le­ría por­que es un es­pa­cio abier­to a la ciu­dad, al igual que la ga­le­ría pos­te­rior. Lo que sí se hi­zo –por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, por­que por ahí pa­sa el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca– es poner un pa­ño de vi­drio”.

Se cree que el pi­so era de már­mol o bal­do­sas cal­cá­reas y que ha­bría si­do le­van­ta­do du­ran­te el sa­queo de los bra­si­le­ños. En cuan­to al sa­lón que aho­ra se co­no­ce co­mo Li­ber­tad, re­ci­bió ese nom­bre du­ran­te la pre­si­den­cia del ge­ne­ral An­drés Ro­drí­guez (19891993) y no es par­te del edi­fi­cio ori­gi­nal.

En ese lu­gar, ubi­ca­do en el ala oes­te de la se­gun­da plan­ta, de­be­rían ha­ber es­ta­do los dor­mi­to­rios de los re­si­den­tes. El per­so­nal de ser­vi­cio se man­te­nía en el sub­sue­lo y en la par­te pos­te­rior es­ta­ban las ca­ba­lle­ri­zas y una gran ga­le­ría que da­ba al río, adon­de lle­ga­ban los car­ga­men­tos de co­mi­da.

“El edi­fi­cio nos cuen­ta una his­to­ria, una for­ma de en­ten­der­lo. Ca­da ele­men­to nos cuen­ta al­go”, re­cal­ca Cal­vo. El Pa­la­cio de Go­bierno es mu­cho más que la se­de ofi­cial del Po­der Ejecutivo. Es el sím­bo­lo de un país que que­ría cre­cer y fue mu­ti­la­do, en cuer­po y al­ma, en una con­fron­ta­ción ini­cua y de­sigual; y que des­pués re­na­ció de sus ce­ni­zas y to­da­vía lu­cha por al­can­zar su sino de gran­de­za, pro­yec­tan­do un abra­zo al fu­tu­ro.

VI­DA

VIE­JO RUM­BO. La ga­le­ría que lle­va al des­pa­cho pre­si­den­cial es el ca­mino que dia­ria­men­te de­be­rá re­co­rrer Ma­rio Ab­do Be­ní­tez (h).

IMAGEN REDOBLADA. Los re­tra­tos del Ma­ris­cal Ló­pez pre­si­den el Sa­lón de los Es­pe­jos.

AC­TUAL Y AN­TI­GUO. El cie­lo­rra­so pin­ta­do por Fé­lix To­ran­zos (arri­ba) con­tras­ta con las imá­ge­nes y de­ta­lles del sa­lón In­de­pen­den­cia.

ABRA­ZO PRIN­CI­PAL. La fa­cha­da que da al cen­tro de Asun­ción es el fren­te del icó­ni­co edi­fi­cio.

BE­LLE­ZA CLÁ­SI­CA. La fa­cha­da pos­te­rior –la que da a la bahía– (arri­ba) y el Sa­lón de las Amé­ri­cas, con las pin­tu­ras de los Pró­ce­res de Ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.