Amor por lo pe­que­ño

Co­lec­cio­nar ob­je­tos a es­ca­la es un pa­sa­tiem­po con mu­chos cul­to­res. Uno de ellos es Die­go Kall­sen, quien jun­ta ma­que­tas des­de su ni­ñez y con los años lo­gró con­for­mar un ri­quí­si­mo mues­tra­rio. De la mano de un co­lec­cio­nis­ta in­ve­te­ra­do, nos in­tro­du­ci­mos en un

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Los es­tan­tes ocu­pan dos ha­bi­ta­cio­nes y es­tán lle­nos de ob­je­tos, or­de­na­dos, por su­pues­to. Bueno, tam­bién se pue­de apre­ciar que al­gu­nas pie­zas se en­cuen­tran en otro re­cin­to, y es­tas sí mues­tran al­gún des­or­den. Es que son al­gu­nas de las ma­que­tas que to­da­vía no fue­ron ubi­ca­das en el lu­gar que les co­rres­pon­de en el uni­ver­so li­li­pu­tien­se que creó Die­go Kall­sen, no a tra­vés de un big bang ni en seis días, sino me­dian­te una pa­cien­te ta­rea que ya lle­va 30 años.

“Co­men­cé con las ma­que­tas a los sie­te años, aho­ra ten­go 37”, cuen­ta Die­go. La pa­sión le vie­ne he­re­da­da, pues su abue­lo co­lec­cio­na­ba es­tam­pi­llas y su pa­dre, “de to­do un po­co”. Con­fie­sa que lo su­yo es­tá al­gu­nos es­ca­lo­nes más arri­ba. “Yo ya subí a otro ni­vel”, bro­mea. Avio­nes, bu­ques y tan­ques de gue­rra for­man par­te de la ecléc­ti­ca co­lec­ción en la que los vehícu­los y las ar­mas de gue­rra com­par­ten es­pa­cio con sol­da­di­tos, trans­por­tes ci­vi­les, ju­gue­tes, jue­gos de me­sa y un lar­go et­cé­te­ra.

Tam­bién hay lu­gar pa­ra na­ves es­pa-

cia­les, de la NASA y del pro­yec­to es­pa­cial de la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, co­mo un cohe­te So­yuz. Los acom­pa­ñan el Shuttle (trans­bor­da­dor es­pa­cial) con el Jum­bo 747 que usa­ba pa­ra des­pe­gar. “Ten­go tam­bién el cohe­te, que es­tá en Asun­ción”, in­for­ma Die­go. Es que en la ciu­dad ca­pi­tal se en­cuen­tra par­te de la co­lec­ción, la que de a po­co va tras­la­dan­do a su otra vi­vien­da, en el mu­ni­ci­pio de Ma­riano Ro­que Alon­so.

“Ten­go to­das las ma­que­tas de esa épo­ca, y aun­que la ma­yo­ría es­tá en ca­jas, al­gu­nas se rom­pie­ron. Pe­ro se man­tie­nen bien las que ten­go a par­tir de los 16 años”, ex­pli­ca. Die­go po­see al­re­de­dor de 1.200 ma­que­tas de avio­nes mi­li­ta­res y otros vehícu­los de uso bé­li­co, un hobby que co­men­zó pa­ra sa­tis­fa­cer su gus­to por la avia­ción.

Po­ner­se a con­tar cuán­tas pie­zas de ma­que­ta po­see es una ta­rea inconclusa. A eso se de­be la fal­ta de pre­ci­sión pa­ra dar un nú­me­ro exac­to. Afir­ma que to­da­vía le que­dan mu­chas por ar­mar, pe­ro que ya no lo ha­ce más. “De­jé de ha­cer­lo por­que me ca­sé, vino mi hi­jo y ya no hay tiem­po”.

Las es­ca­las más im­por­tan­tes, se­ña­la, son las de 1:72 y 1:48. “Des­pués es­tán las de 1:32, que son más gran­des, por lo que ne­ce­si­tás más es­pa­cio. Es­to (la co­lec­ción de mo­de­los a es­ca­la) es­tu­vo mu­cho tiem­po en una pie­za en Asun­ción y en­ton­ces les tu­ve que ha­cer un lu­gar acá (en Ro­que Alon­so). Des­pués ya fal­tó lu­gar. El pro­ble­ma de cual­quier co­lec­cio­nis­ta siem­pre es el lu­gar, o me­jor, la fal­ta de él”, di­ce.

La ta­rea de ar­mar más de un mi­llar de ma­que­tas fue rea­li­za­da por sus pro­pias ma­nos, ase­gu­ra. “¿Ni si­quie­ra al prin­ci­pio tu­vis­te ayu­da?”, pre­gun­ta­mos. La res­pues­ta: “No, por­que era co­mo ar­mar un rom­pe­ca­be­zas. ¿Vis­te cuan­do te gus­ta al­go? No era ar­mar, sino en­sam­blar con pe­ga­men­to”, acla­ra.

Die­go se hun­de en sus re­cuer­dos y a su me­mo­ria acu­de aquel po­mo que con­te­nía el ele­men­to con el que unía las par­tes del mo­de­lo. “Ha­bía uno que era es­pe­cial, pa­ra ni­ños, que no era tó­xi­co. Des­pués se­guí con La Go­ti­ta, por­que que­da­ba mu­cho me­jor. Ha­bía que agre­gar­les las cal­co­ma­nías, las pin­tu­ras. Así fue cre­cien­do la co­lec­ción. Des­pués ves que te fal­tan mo­de­los y los vas tra­yen­do de a po­co”, agre­ga.

Es­te apa­sio­na­do co­lec­cio­nis­ta em­pe­zó com­pran­do las ma­que­tas en la co­no­ci­da ju­gue­te­ría Mi­ra­mar. Cuan­do los mo­de­los de ese lo­cal se ter­mi­na­ron, tu­vo que re­cu­rrir a in­ter­net, una mo­da­li­dad de ad­qui­si­ción más re­cien­te pa­ra él.

Se am­plían los ra­mos

Co­mo sue­le su­ce­der a me­nu­do con los co­lec­to­res, con el tiem­po el in­te­rés se ex­pan­de ha­cia otros ob­je­tos. Ha­ce unos 15 años su afi­ción por las ma­que­tas fue com­ple­men­ta­da por la pre­fe­ren­cia ha­cia los ob­je­tos re­la­cio­na­dos con Co­ca Co­la y las mi­nia­tu­ras de au­tos. Él cal­cu­la que po­see más de 5.000.

Los au­tos en mi­nia­tu­ra de Co­ca Co­la es­tán a una es­ca­la de 1:18 y son mo­de­los de vehícu­los re­par­ti­do­res que fue­ron usa­dos por la em­pre­sa en al­gún mo­men­to. “Son muy di­fí­ci­les de con­se­guir. Gra­cias a in­ter­net aho­ra com­pro to­do de EBay y Ama­zon”, re­fie­re.

Su in­te­rés por las co­sas vin­cu­la­das con la mul­ti­na­cio­nal de be­bi­das po­see un la­do iró­ni­co: Die­go no be­be Co­ca Co­la. Pre­fie­re to­mar cer­ve­za y, a la ho­ra de ele­gir un re­fres­co, se de­can­ta por... ¡sor­pre­sa!, una Pep­si Co­la, la prin­ci­pal competencia de la mar­ca ob­je­to de su pa­sión co­lec­cio­nis­ta.

Pe­ro no so­lo de ca­mio­nes re­par­ti­do­res es­tá com­pues­ta la se­rie de co­ches a es­ca­la. Die­go po­see un in­tere­san­te lo­te de la mar­ca bri­tá­ni­ca Match­box –la ma­yo­ría– y de la es­ta­dou­ni­den­se Johnny Light­ning. Mu­chos de los au­tos de Match­box son de edi­ción li­mi­ta­da. “Mi co­lec­ción cre­ció mu­cho gra­cias a re­ga­los. No cual­quie­ra pue­de en­trar acá (don­de es­tán las co­lec­cio­nes), pe­ro cuan­do le

de­jo en­trar a al­guien, ve to­do tan or­de­na­di­to y se da cuen­ta de que me gus­ta tan­to, que me re­ga­la lo que tie­ne pa­ra am­pliar el stock”, ase­gu­ra el co­lec­cio­nis­ta.

Mu­chas de las co­sas que po­see las ob­tu­vo com­pran­do por lo­tes. “En­trás en in­ter­net y ves que hay una per­so­na cu­yo pa­dre fa­lle­ció o se mu­dó de ca­sa, y quie­re des­pren­der­se de un au­ti­to, al que no le da im­por­tan­cia, por­que pa­ra ella es so­lo eso, un au­ti­to. Y ahí te ven­den, 100 o 1.000 au­ti­tos por un pre­cio re­du­ci­do”.

Ju­gue­tes prohi­bi­dos

Pue­de sor­pren­der en­con­trar en la co­lec­ción ob­je­tos re­la­cio­na­dos con el na­zis­mo, pe­ro Die­go di­ce que los tie­ne por su sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co. Se des­ta­ca un mu­ñe­qui­to ca­si ca­ri­ca­tu­res­co de Adolf Hitler, que com­pró en una ju­gue­te­ría de Bue­nos Aires.

“To­do lo que sea na­zi es muy di­fí­cil de co­lec­cio­nar, por­que a mu­cha gen­te le cae mal. Yo me con­cen­tro en su as­pec­to his­tó­ri­co. Aun así, mu­chos quie­ren es­tos ob­je­tos. Los fa­bri­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos no traen la es­vás­ti­ca, es­tá prohi­bi­da, y si la traen, vie­ne ro­ta y vos de­ci­dís si que­rés unir­la; los ja­po­ne­ses, en cam­bio, sí la po­nen en las ma­que­tas, pe­ro los ale­ma­nes no, ba­jo nin­gún con­cep­to”, in­for­ma.

Su jue­go de ob­je­tos con acen­to teu­tón se com­ple­men­ta con las mi­nia­tu­ras de sol­da­dos ger­ma­nos, re­ga­la­dos por un ciu­da­dano ale­mán pa­ra quien el pa­dre de Die­go ha­bía he­cho un tra­ba­jo. “Le di­jo: 'Te voy a re­ga­lar es­te sol­da­di­to con el que ju­ga­ba cuan­do chi­co'", aco­ta. Otra for­ma de acre­cen­tar la co­lec­ción.

Tam­bién se des­ta­can unos sol­da­dos pa­ra­gua­yos de la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za, he­chos por un ar­tis­ta ar­gen­tino en el ba­rrio por­te­ño de San Tel­mo, que tie­nen su pro­pia his­to­ria (ver re­cua­dro).

En el mues­tra­rio hay ade­más al­gu­nos ju­gue­tes an­ti­guos, los pro­pios de Die­go –de la dé­ca­da del 80 del si­glo pa­sa­do– y otro, el úni­co, que con­ser­vó su pa­pá, una es­pe­cie de ro­da­do, de 1943. Pre­sen­ta la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser de me­tal, de cha­pa, co­mo los que se fa­bri­ca­ban en­ton­ces y que con el tiem­po fue­ron prohi­bi­dos por­que po­dían pro- du­cir cor­tes en los ni­ños e in­fec­tar­les con té­ta­nos.

La an­ti­güe­dad es un bien pre­cia­do por los co­lec­cio­nis­tas. En­tre los más año­sos, Die­go re­sal­ta uno de sus ob­je­tos más pre­cia­dos, que es la pri­me­ra com­bi que lan­zó Match­box, con su ca­ji­ta ori­gi­nal. De pa­so nos cuen­ta un se­cre­to de la ac­ti­vi­dad: “En el ca­so de ju­gue­tes an­ti­guos, pue­den va­ler mu­cho más las ca­ji­tas que el ju­gue­te en sí; y el ju­gue­te con la ca­ji­ta va­le has­ta el do­ble”.

En la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, ca­da vez es más di­fí­cil en­con­trar a per­so­nas dis­pues­tas a des­pren­der­se de co­sas que pa­ra ellas cons­ti­tu­yen un es­tor­bo, pe­ro que pa­ra un fa­ná­ti­co pue­den lle­gar a sig­ni­fi­car ver­da­de­ros te­so­ros.

“Los pro­gra­mas ti­po El pre­cio de la his­to­ria nos fun­die­ron. An­tes, si al­guien te­nía al­go an­ti­guo en su ca­sa y no co­no­cía su va­lor, po­días ir y

com­prar­lo, por ejem­plo, por G. 100.000. Esa per­so­na pen­sa­ba que por esa pla­ta ya po­día co­mer un asa­do, com­prar un whisky, y te ven­día. La gen­te en­tien­de mal. Tie­ne pol­vo, y es an­ti­guo, es­tá un po­co ro­to y ya es una an­ti­güe­dad, y no es tan así. Si no, to­dos se­ría­mos millonarios. Esas ca­sas de an­ti­güe­da­des del cen­tro ven­den sus ar­tícu­los ca­rí­si­mos, an­dá ahí a pre­gun­tar por un au­ti­to”, se la­men­ta Die­go.

Sa­tis­fac­ción ple­na

¿Qué es lo que mue­ve a una per­so­na a jun­tar ob­je­tos? “Un co­lec­cio­nis­ta dis­fru­ta de ver cre­cer su co­lec­ción y le da gus­to ver­la or­de­na­da. Es­ta afi­ción te en­se­ña mu­chas co­sas: co­no­cés a mu­cha gen­te, ha­cés mu­chos ami­gos; ad­qui­rís cul­tu­ra por­que que­rés sa­ber de qué épo­ca es tal avión, quién lo usó, por qué lo fa­bri­ca­ron, quién lo di­se­ñó. Ave­ri­guás to­do lo que hay de­trás de ca­da ob­je­to. Yo me acuer­do de ca­da co­sa que ten­go, dónde la com­pré, por qué la com­pré, por qué me gus­tó. Es in­creí­ble, pe­ro te acor­dás de ca­da co­si­ta que te­nés”, aña­de.

La sa­tis­fac­ción más gran­de de un apa­sio­na­do es cuan­do com­pra al pre­cio que él es­tá dis­pues­to a pa­gar. “No me apu­ro. No es que veo, en­tro y com­pro. Si en­cuen­tro una ofer­ta en in­ter­net, pongo que pa­go has­ta tan­to y es­pe­ro. Es co­mo pes­car, ti­rás tu li­ña­da y se que­da ahí. Hay co­sas que con­se­guís des­pués de cua­tro, cin­co años”, re­ve­la.

Mu­chos co­lec­cio­nis­tas un día ter­mi­nan has­tia­dos de su afi­ción y de­ci­den ven­der to­do. Die­go di­ce que es­te no es su ca­so, pe­ro que si al­gu­na vez de­ci­de des­pren­der­se de sus ob­je­tos, hay al­gu­nos que con se­gu­ri­dad va a con­ser­var. “Es­te es un au­ti­to que siem­pre qui­se (un re­par­ti­dor de ga­seo­sa). Po­ne­le que lle­gue a ven­der to­do lo de Co­ca Co­la, pe­ro me voy que­dar con es­ta co­lec­ción de au­ti­tos an­ti­guos por­que es su­per­es­pe­cial. So­lo sa­lie­ron 50 de ca­da uno en el mun­do. Es­te es el au­ti­to de Match­box más di­fí­cil de con­se­guir de Co­ca Co­la. Me que­da­ría con él y con otros seis”, ase­gu­ra.

Su hi­jo, Die­gui­to, es­tá acos­tum­bra­do a ver los ju­gue­tes y ya no le sor­pren­den, por­que es­tá en con­tac­to con ellos des­de los dos me­ses. Co­mo pa­dre, Die­go es­tá dis­pues­to a apo­yar­lo si su vás­ta­go de­ci­de se­guir sus pa­sos, pe­ro acla­ra que eso so­lo lo sa­brá con el tiem­po.

“Hay co­lec­cio­nis­tas que no sa­can los ju­gue­tes de la ca­ja, pe­ro eso no tie­ne sen­ti­do y pue­de lle­gar a ser ob­se­si­vo. Mi hi­jo los to­ca y, si se rom­pen, no le voy a re­tar, por­que si no es­to se vuel­ve una lo­cu­ra. Hay que dis­fru­tar. Si se rom­pe o se lle­ga a per­der, aho­ra mis­mo ya no me im­por­ta, no me voy a mo­rir por eso”, ase­ve­ra.

A pe­sar del ta­ma­ño de su se­lec­ción, Die­go di­ce que nun­ca la hi­zo ava­luar ni ase­gu­rar, por lo que des­co­no­ce cuán­to se lle­ga­ría a pa­gar por ella. No obs­tan­te, con­si­de­ra que otro mo­ti­vo que lo lle­vó a em­pren­der es­te hobby fue ha­ber­lo to­ma­do co­mo in­ver­sión.

Ex­pli­ca que, al con­tra­rio de otros, co­lec­cio­nar nun­ca fue pa­ra él una ob­se­sión y que, por el con­tra­rio, le en­se­ñó "mil" co­sas. "El or­den más que na­da. Si sos co­lec­cio­nis­ta eso te sir­ve en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da, por­que sin or­den no hay pro­gre­so. Esos son los va­lo­res de es­ta afi­ción y se los in­cul­co a mi hi­jo. No ha­ce fal­ta con­tar con 10.000 ob­je­tos: se pue­de po­seer cin­co o seis y te­ner­los or­de­na­dos en la ca­sa”. Es co­mo apren­der ju­gan­do.

EN FOR­MA­CIÓN. Lis­tos pa­ra la ba­ta­lla o pa­ra des­pe­gar, sol­da­dos y avio­nes es­pe­ran ese mo­men­to que so­lo ha­bi­ta en la ima­gi­na­ción de su pro­pie­ta­rio.

Por: Car­los Da­río To­rres | Fo­tos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

JU­GUE­TES DI­DÁC­TI­COS. De­trás de ca­da au­to a es­ca­la se es­con­de la his­to­ria del mo­de­lo real que re­pre­sen­ta.

Un ju­gue­te ve­te­rano, el más an­ti­guo de la co­lec­ción y per­te­ne­cien­te al pa­dre de Die­go.

OB­JE­TOS DE DE­SEO. Die­go Kall­sen y su afi­ción por los avio­nes. Una pa­sión que dio ori­gen a otra: la que lo con­vir­tió en co­lec­cio­nis­ta.

EL CIE­LO Y MÁS ALLÁ. Un mó­du­lo lu­nar, avio­nes y bu­ques de gue­rra: un re­co­rri­do por la in­ven­ti­va hu­ma­na que mar­có el si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.