LA MIRADA PERDIDA

Es un pun­to de Asun­ción de gran be­lle­za por de­re­cho pro­pio, pe­ro tam­bién por ser una pla­tea pa­ra dis­fru­tar de la ma­jes­tuo­sa pa­no­rá­mi­ca que ofre­ce el río Pa­ra­guay, con atar­de­ce­res que ba­ñan de me­lan­co­lía el es­pí­ri­tu del es­pec­ta­dor. Es Ita Py­tã Pun­ta, el pe

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Es un pun­to de Asun­ción de gran be­lle­za y una pla­tea pa­ra dis­fru­tar de la ma­jes­tuo­sa pa­no­rá­mi­ca que ofre­ce el río Pa­ra­guay. Es Ita Py­tã Pun­ta, el pe­ñón ro­ji­zo in­jus­ta­men­te ol­vi­da­do.

Se yer­gue en un rincón del río Pa­ra­guay. La ma­ci­za es­truc­tu­ra na­tu­ral de are­nis­ca ro­ja, de una vein­te­na de me­tros de al­tu­ra, no co­bi­ja a la Lo­re­lei, que atraía a los des­pre­ve­ni­dos ha­cia las ro­cas es­con­di­das ba­jo la su­per­fi­cie del Rin, pa­ra ha­cer zo­zo­brar sus em­bar­ca­cio­nes. Pe­ro Ita Py­tã Pun­ta tie­ne su pro­pio he­chi­zo. No ne­ce­si­ta de las to­na­das tris­tes de la si­re­na ger­má­ni­ca pa­ra de­ve­lar sus en­can­tos.

La “pun­ta de pie­dra ro­ja” es un acan­ti­la­do que cons­ti­tu­ye un lu­gar ele­gi­do pa­ra so­la­zar­se con el pai­sa­je que con­for­man el río y el oc­ci­den­te del país, ob­ser­var el len­to dis­cu­rrir de la vía y de los bar­cos, ca­noas y bar­ca­zas que se des­pla­zan aguas arri­ba o aba­jo, trans­por­tan­do hom­bres y mer­ca­de­rías. Y cuan­do lle­ga el cre­púscu­lo, se pue­de ver có­mo los ra­yos de fue­go se van apa­gan­do con­tra el ho­ri­zon­te in­fi­ni­to del Cha­co.

Un pues­to de ob­ser­va­ción pri­vi­le­gia­do, co­mo tam­bién lo son quie­nes pue­den dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo des­de el mi­ra­dor cons­trui­do a prin­ci­pios del año 2000. Pe­ro la en­so­ña­ción que la vis­ta pro­du­ce des­apa­re­ce abrup­ta­men­te cuan­do los sen­ti­dos cap­tan que ese lu­gar má­gi­co es tam­bién un de­pó­si­to de ba­su­ra y –has­ta hace po­co– un pe­li­gro pa­ra los vi­si­tan­tes, por la po­si­bi­li­dad de que la tie­rra fir­me de­je de ser­lo y se tra­gue a al­gún tu­ris­ta desapren­si­vo.

El bo­que­te que an­tes ame­na­za­ba a los pa­sean­tes ya no es­tá a la vis­ta, pe­ro los car­te­les de ad­ver­ten­cia sí, re­cor­dan­do que el lu­gar to­da­vía si­gue sien­do pe­li­gro­so y que la po­si­bi­li­dad de un de­rrum­be o un des­mo­ro­na­mien­to, so­bre to­do des­pués de llu­vias co­pio­sas, no ha des­apa­re­ci­do del to­do.

Ba­rrio al­to

Ita Py­tã Pun­ta es tam­bién el nom­bre que re­ci­be el ba­rrio que ro­dea el acan­ti­la­do, co­mo un bo­ca­do de te­rri­to­rio arran­ca­do a San An­to­nio y Sa­jo­nia. Se­gún la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­ta­dís­ti­ca, En­cues­tas y Cen­sos (Dgeec), es el más den­sa­men­te po­bla­do de la capital, con 11.419 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do, se­gún da­tos de 2002.

Pro­ba­ble­men­te hoy sean más los que mo­ran en ese pe­da­zo de la capital. O tal vez sean me­nos, por­que, cuen­tan, mu­cha gen­te aban­do­nó el ba­rrio. Ós­car Fran­cis­co Gutiérrez tie­ne 51 años de edad y más de 45 de ellos los lle­va vi­vien­do en Itá Py­tã Pun­ta. Co­no­ce el ba­rrio des­de an­tes de que cons­tru­ye­ran el mi­ra­dor. “So­lo ha­bía vi­vien­das, gen­te hu­mil­de. A mu­chas fa­mi­lias se les in­dem­ni­zó y se fue­ron, pe­ro mu­chos de los que se que­da­ron lo hi­cie­ron por la avan­za­da edad”, re­la­ta.

Son los ve­ci­nos quie­nes ac­tual­men­te se en­car­gan de dar­le al mi­ra­dor un mí­ni­mo cui­da­do, por­que ellos tam­bién po­drían ser víc­ti­mas de al­gún desas­tre na­tu­ral que se co­bre un al­to pre­cio en vi­das y da­ños ma­te­ria­les. Las que­jas con­tra las autoridades co­mu­na­les no tie­nen co­lor par­ti­da­rio,

por­que ase­gu­ran que to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen sus cuen­tas asen­ta­das en la co­lum­na del de­be, sin dis­tin­ción.

“Ta­pa­mos el agu­je­ro por­que no­so­tros ve­ni­mos y pes­ca­mos acá. Co­la­bo­ra­mos en­tre no­so­tros e hi­ci­mos el tra­ba­jo. Ahí de­ba­jo (se­ña­la el lu­gar) hay una cha­pa y le pu­si­mos ce­men­to. Allá tam­bién (mues­tra otra es­qui­na del mi­ra­dor) que­dó el tra­ba­jo in­con­clu­so. La Mu­ni­ci­pa­li­dad sa­có los bal­do­so­nes y no vol­vie­ron a po­ner­los. Con las bol­sas de ce­men­to car­ga­das de are­na hi­cie­ron pi­la­res”, cuen­ta.

Hay ca­lles es­tre­chas que desem­bo­can en el mi­ra­dor. Son los va­sos co­mu­ni­can­tes del ba­rrio, cu­yo flui­do vi­tal son los ha­bi­tan­tes. Ellos se dan a la ta­rea de lim­pie­za del si­tio, pe­ro –al mis­mo tiem­po y con­tra­dic­to­ria­men­te– son tam­bién las per­so­nas de los al­re­de­do­res, cuan­do no los vi­si­tan­tes, quie­nes arro­jan sus des­per­di­cios en el ver­te­de­ro en el que se con­vir­tie­ron las la­de­ras es­car­pa­das y la ba­se del pe­ñón.

“La gen­te vie­ne y ti­ra su ba­su­ra por­que na­die tie­ne un ba­su­re­ro y por­que no en­tran los re­co­lec­to­res mu­ni­ci­pa­les”, se la­men­ta Gutiérrez. Su des­car­go es co­rro­bo­ra­do por Ro­dol­fo Fi­lip­pi­ni, presidente de la co­mi­sión Ita Py­tã Pun­ta, quien se que­ja de que la Co­mu­na ca­pi­ta­li­na ha he­cho ca­so omi­so, has­ta aho­ra, al pe­di­do de ins­ta­la­ción de con­te­ne­do­res de ba­su­ra, don­de los ve­ci­nos pue­dan de­po­si­tar sus desechos.

“Hace al­re­de­dor de un año que hi­ci­mos la so­li­ci­tud. Que­re­mos que ins­ta­len dos con­te­ne­do­res con tapa so­bre doc­tor Mon­te­ro y otros dos so­bre Gui­ller­mo Arias, pa­ra que la gen­te de­po­si­te ahí sus des­per­di­cios. Pe­ro tam­bién vie­ne gen­te de afue­ra del ba­rrio, mo­to­ca­rros, ca­rri­tos, que ti­ran acá su ba­su­ra”, di­ce Fi­lip­pi­ni.

Da pe­na ob­ser­var el es­ta­do de aban­dono del si­tio. Y cau­sa te­mor aven­tu­rar­se a ba­jar por la em­pi­na­da es­ca­le­ra que lle­va a la ba­se del ris­co, cu­yas gra­das caen ca­si ver­ti­ca­les has­ta el fon­do. La fal­ta de ba­ran­das pa­ra su­je­tar­se ame­na­za con con­ver­tir el me­nor tras­pié en una do­lo­ro­sa ex­pe­rien­cia o, con me­nos suer­te, en un pa­so al más allá.

Una vez en la pe­que­ña pla­ya, el es­pec-

tácu­lo se de­gra­da con ca­da bol­sa de plás­ti­co lle­na de desechos y ca­da des­per­di­cio arro­ja­do des­de el mi­ra­dor. Las pa­re­des de are­nis­ca es­tán cu­bier­tas de ins­crip­cio­nes. Pe­ro no son ru­nas ni el tes­ti­mo­nio de al­gu­na es­cri­tu­ra ru­di­men­ta­ria de los pue­blos ori­gi­na­rios. Son re­cor­da­to­rios de la pre­sen­cia de se­res hu­ma­nos mo­der­nos, con ga­nas de de­jar asen­ta­do que fu­lano “es­tu­vo aquí”.

Pin­ta bien

El ba­rrio Ita Py­tã Pun­ta y su mi­ra­dor ofre­cen el pin­to­res­quis­mo que sue­le ador­nar esos lu­ga­res ha­bi­ta­dos por al­mas sim­ples, que vi­ven y se en­ga­la­nan sin el cor­sé que im­po­ne el “buen gus­to” de los pre­ten­cio­sos de la es­té­ti­ca con­ven­cio­nal. Co­mo otros ba­rrios asun­ce­nos, don­de mora la gen­te más lla­na, la de­co­ra­ción es mul­ti­co­lor y los to­nos del ar­coi­ris no so­lo ador­nan el es­pa­cio, sino que tam­bién le dan un ai­re de in­clu­sión que in­vi­ta a la to­le­ran­cia, a la acep­ta­ción del di­fe­ren­te.

Pa­sar una ca­pa de pin­tu­ra al si­tio tam­bién es una ta­rea que se im­po­nen los ve­ci­nos, a quie­nes el di­ne­ro no les so­bra –to­do lo con­tra­rio– pe­ro que, au­nan­do es­fuer­zos y bra­zos, con­si­guen los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra en­ca­rar los tra­ba­jos, amén de la ayu­da re­ci­bi­da a tra­vés de do­na­cio­nes de co­la­bo­ra­do­res de­sin­te­re­sa­dos.

“La vez pa­sa­da, unos par­ti­cu­la­res do­na­ron cin­co bol­sas de ce­men­to. Aho­ra es­ta­mos es­pe­ran­do re­unir fon­dos pa­ra los arre­glos. Ha­ce­mos po­lla­das, asa­dos, ven­de­mos asa­di­to y así va­mos jun­tan­do”, re­ve­la Gutiérrez.

Al mi­ra­dor acu­den fa­mi­lias, ci­clis­tas y vi­si­tan­tes in­di­vi­dua­les con ga­nas de apro­ve­char la vis­ta que ofre­ce el lu­gar. Sin em­bar­go, más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes, los pro­yec­tos nun­ca se con­cre­tan y los pe­di­dos hi­ber­nan más de una tem­po­ra­da en las ofi­ci­nas ofi­cia­les.

“Mu­chas ve­ces vi­nie­ron a ven­der­nos es­pe­ji­tos, pe­ro ya na­die les cree. Nos en­te­ra­mos de que hu­bo mu­chos pro­yec­tos. Nos de­cían que los do­min­gos los ve­ci­nos po­dían ga­nar al­gún di­ne­ro ofre­cien­do co­mi­das a los vi­si­tan­tes, por­que apar­te de la vis­ta no hay nin­gu­na otra ofer­ta atrac­ti­va pa­ra con­vo­car a la gen­te”, aña­de Fi­lip­pi­ni.

Los po­bla­do­res del lu­gar tie­nen ideas pa­ra po­ner en va­lor el si­tio y me­jo­rar la in­fraes­truc­tu­ra. El lí­der ve­ci­nal afir­ma que, ade­más de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la ba­su­ra, la Mu­ni­ci­pa­li­dad po­dría eje­cu­tar obras, co­mo un hor­mi­go­na­do de pro­tec­ción, y crear un jar­dín de cu­yo cui­da­do –Fi­lip­pi­ni ase­gu­ra– se en­car­ga­rían los mis­mos ha­bi­tan­tes del ba­rrio. El ve­cino agre­ga que ade­más pre­ten­den ins­ta­lar un ser­vi­cio de lan­chas pa­ra ofre­cer pa­seos por el río, al­re­de­dor del pe­ñón, a los in­tere­sa­dos en agre­gar una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te a su vi­si­ta al mi­ra­dor.

Trans­por­te aé­reo

Un am­bi­cio­so pro­yec­to ela­bo­ra­do por los es­tu­dian­tes de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción, Fran­co Pi­naz­zo y Rolph Vuyk –me­re­ce­dor de un pre­mio en el Con­cur­so Uni­ver­si­ta­rio de In­fraes­truc­tu­ra, del Fo­ro La­ti­noa­me­ri­cano de In­fraes­truc­tu­ra rea­li­za­do en Chi­le– pre­vé la cons­truc­ción de un te­le­fé­ri­co pa­ra unir las ciu­da­des de Na­na­wa y Asun­ción.

Una de las ter­mi­na­les es­ta­ría ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad cha­que­ña y la otra en Ita Py­tã Pun­ta, lo que sig­ni­fi­ca­rá el reacon­di­cio­na­mien­to y her­mo­sea­mien­to de es­te pun­to ca­pi­ta­lino, que de es­ta ma­ne­ra se con­ver­ti­ría no so­la­men­te en un lu­gar atrac­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta tu­rís­ti­co, sino que tam­bién ten­dría un va­lor fun­cio­nal.

“La idea es her­mo­sear y vol­ver a sa­car a flo­te ese pun­to tan par­ti­cu­lar de Asun­ción", afir­ma Pi­naz­zo. To­da­vía no pre­sen­ta­ron el plan a la Mu­ni­ci­pa­li­dad; en es­te mo­men­to, se en­cuen­tran abo­ca­dos al desa­rro­llo téc­ni­co y eje­cu­ti­vo del an­te­pro­yec­to.

“Va­mos a pre­sen­tar a la Co­mu­na y al Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Co­mu­ni­ca­cio­nes (MOPC); prin­ci­pal­men­te a es­ta úl­ti­ma ins­ti­tu­ción, por­que los cos­tos que im­pli­ca­ría y la po­si­bi­li­dad de am­pliar la lí­nea del te­le­fé­ri­co tie­ne que ser a ni­vel país”, re­fie­re.

La in­ten­ción de los pro­yec­tis­tas es que

es­te plan sea el pun­ta­pié ini­cial pa­ra desa­rro­llar una red de te­le­fé­ri­cos, con el fin de crear un sis­te­ma de trans­por­te efi­cien­te pa­ra Asun­ción. Pe­ro en el ca­so es­pe­cí­fi­co que in­vo­lu­cra al mi­ra­dor del pe­ñón, Pi­naz­zo des­ta­ca que la im­por­tan­cia del pro­yec­to ra­di­ca en que Na­na­wa in­ter­me­dia el co­mer­cio en­tre Clo­rin­da y Asun­ción.

“La gen­te que vi­ve en Na­na­wa es­tá muy arrai­ga­da al lu­gar, son co­mer­cian­tes que vie­nen a ven­der a Asun­ción y de­ben tran­si­tar tres ho­ras y me­dia por 42 ki­ló­me­tros de ca­mi­nos de tie­rra, cuan­do Asun­ción so­lo es­tá a 3,8 ki­ló­me­tros. Con el te­le­fé­ri­co el via­je no du­ra­ría más de 20 mi­nu­tos”, ase­ve­ra.

Den­tro de las op­cio­nes pa­ra unir am­bas ori­llas, Pi­naz­zo afir­ma que el te­le­fé­ri­co es el más ap­to, in­clu­so me­jor que un puen­te, pues no es tan pe­sa­do co­mo es­te. “Un puen­te con­lle­va un sis­te­ma de fun­da­cio­nes mu­cho más pe­sa­das. Pre­ten­de­mos ha­cer el te­le­fé­ri­co y las torres lo más li­via­nos po­si­ble, de ma­ne­ra que no cau­se nin­gún daño a ese mo­nu­men­to na­tu­ral”, agre­ga el pro­fe­sio­nal.

Ita Py­tã Pun­ta en al­gún mo­men­to fue uno de los lu­ga­res más con­cu­rri­dos de la capital. Por eso el plan no es so­lo ins­ta­lar es­ta­cio­nes de te­le­fé­ri­co, sino a la vez ha­cer que es­tas sean ca­ta­li­za­do­res ur­ba­nos, es de­cir, es­pa­cios mul­ti­fun­cio­na­les que pue­den al­ber­gar dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que in­cre­men­ta­rían el tu­ris­mo.

Pro­yec­to co­mu­nal

An­to­liano Be­ní­tez, di­rec­tor de Obras de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, ad­mi­te que se ne­ce­si­ta la res­tau­ra­ción in­te­gral del lu­gar e in­for­ma que es­tá en mar­cha un pro­yec­to que in­clu­ye la pro­tec­ción del mi­ra­dor con una pan­ta­lla de hor­mi­gón ar­ma­do, plan cu­ya eje­cu­ción em­pe­za­ría el año que vie­ne.

“La tos­ca (ma­te­rial del ris­co) es una are­nis­ca muy só­li­da, que per­mi­te cor­tes ca­si de 90° por su es­ta­bi­li­dad. Pe­ro con el tiem­po pue­den pro­du­cir­se fi­su­ras y en­ton­ces hay que pro­te­ger ese acan­ti­la­do. Lo ha­ría­mos con una es­truc­tu­ra con un es­pe­sor de unos 20 cen­tí­me­tros, des­de el pi­so ac­tual has­ta el fon­do, una al­tu­ra de en­tre 20 y 25 me­tros”, ex­pli­ca.

Con­sul­ta­do so­bre si co­no­ce la ini­cia­ti­va de Pi­naz­zo y Vuyk, Fi­lip­pi­ni ad­mi­te que no ha es­cu­cha­do nin­gu­na re­fe­ren­cia, pe­ro no des­car­ta que po­dría in­te­grar­se al plan de la Mu­ni­ci­pa­li­dad. “Se­ría in­tere­san­te unir esa idea con nues­tro pro­yec­to”, des­ta­ca.

El fun­cio­na­rio acla­ra, ade­más, que con la obra no se va a afec­tar nin­gu­na vi­vien­da par­ti­cu­lar y que el pro­yec­to pre­vé la in­cor­po­ra­ción de ele­men­tos ur­ba­nís­ti­cos, de la mano de pro­fe­sio­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra que apo­yen el plan con sus ideas.

Otro pun­to a te­ner en cuen­ta, se­gún el fun­cio­na­rio, es el de la se­gu­ri­dad, prin­ci­pal­men­te en el ac­ce­so al mi­ra­dor. Fi­lip­pi­ni, por su par­te, sos­tie­ne que el pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad no es par­ti­cu­lar de esa zo­na es­pe­cí­fi­ca y que los ha­bi­tan­tes son ce­lo­sos cus­to­dios de su ba­rrio.

El mi­ra­dor es un lu­gar des­apro­ve­cha­do, que re­cla­ma de las autoridades una ma­yor aten­ción, tan­to en el cui­da­do es­té­ti­co co­mo en la pues­ta en va­lor de es­te si­tio em­ble­má­ti­co, que for­ma par­te de la iden­ti­dad de una ciu­dad tan li­ga­da al río que le da su nom­bre al país y tam­bién su de­no­mi­na­ción en gua­ra­ní a la capital. Una mirada que no de­be per­der­se.

BALCÓN COLORIDO. El mi­ra­dor de Ita Py­tã Pun­ta, un lu­gar pa­ra dis­fru­tar del pa­no­ra­ma que ofre­ce el río Pa­ra­guay.

PRO­YEC­TO AM­BI­CIO­SO. La ins­ta­la­ción de un te­le­fé­ri­co que una Asun­ción con Na­na­wa re­vi­ta­li­za­rá los al­re­de­do­res del pe­ñón.

BELLO Y NA­TU­RAL. Ca­da rincón es una pos­tal im­per­di­ble.

ACONDICIONAMIENTO EN ES­PE­RA. El mi­ra­dor, un pun­to de Asun­ción que me­re­ce ma­yor aten­ción ofi­cial.

ESCONDIDO. A la vuel­ta, la be­lle­za se vuel­ve sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.