“QUIE­RO GA­NAR LIMPIAMENTE”

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El de­por­te for­ma par­te de su vi­da des­de an­tes de na­cer. Be­lén Gi­mé­nez Be­ne­gas (14), ac­tual cam­peo­na mun­dial de taek­won­do, nos com­par­te más acer­ca de su pa­sión y su vi­da ado­les­cen­te.

Pa­só de apren­der a ca­mi­nar a dar sus pri­me­ras pa­ta­das. El de­por­te for­ma par­te de su vi­da des­de an­tes de na­cer. Be­lén Gi­mé­nez Be­ne­gas (14), cin­tu­rón ne­gro se­gun­do dan, ac­tual cam­peo­na mun­dial de taek­won­do, nos com­par­te más acer­ca de su pa­sión y su vi­da ado­les­cen­te.

Be­lén lle­ga a la re­dac­ción en com­pa­ñía de su pa­dre, Pe­dro Gi­mé­nez, su ma­na­ger y com­pa­ñe­ro de lu­cha —tam­bién de­por­tis­ta—. Tie­ne pues­to el uni­for­me del co­le­gio, se la ve se­gu­ra y sen­ci­lla y un po­co tí­mi­da a la vez. Cuan­do le pre­gun­to quién es ella, di­ce que es un po­co ce­rra­da, pe­ro que no es ma­la, sino to­do lo con­tra­rio, por­que le gus­ta ayu­dar a la gen­te y es­pe­ra lo mis­mo de los de­más.

Al prin­ci­pio me res­pon­de so­lo lo ne­ce­sa­rio, pe­ro a me­di­da que va­mos con­ver­san­do, cuen­ta más y más. Ella es una ni­ña de 14 años, aun­que apa­ren­te más; aún con­ser­va su inocen­cia, lle­ván­do­la con ac­ti­tud. En el mes de ju­lio se con­sa­gró cam­peo­na mun­dial de taek­won­do en el tor­neo ATA World Ex­po 2018 en la mo­da­li­dad Spa­rring, en se­gun­do y ter­cer dan, 13 y 14 años. Tí­tu­lo que por­ta con or­gu­llo, pe­ro sin per­der la hu­mil­dad.

Prac­ti­ca des­de que tie­ne cin­co años, “ha­ce mu­cho tiem­po”, en­fa­ti­za. “Lo que más me gus­ta es la re­sis­ten­cia que desa­rro­llás y los gol­pes, me gus­ta pe­gar. Tam­bién, las amis­ta­des que for­más”, cuen­ta con en­tu­sias­mo y com­par­te sus ga­nas de se­guir en­tre­nan­do.

A sus 14 años, na­die es­pe­ra ser cam­peo­na mun­dial. Ella tam­po­co lo con­si­de­ra­ba, has­ta que em­pe­zó a com­pe­tir ca­da vez más y se dio cuen­ta de que que­ría lo­grar un ob­je­ti­vo: ga­nar. Y así fue co­mo em­pe­zó a lu­char con ma­yor es­me­ro y a des­ta­car­se en las com­pe­ten­cias.

Be­lén tie­ne va­rias com­pe­ten­cias en su ha­ber, tan­to en Pa­ra­guay co­mo en el ex­te­rior. La pri­me­ra vez que se con­sa­gró cam­peo­na in­ter­na­cio­nal­men­te fue en Chi­le, en 2012, con so­lo seis años. Lue­go em­pe­zó a par­ti­ci­par en los Cam­peo­na­tos Pa­na­me­ri­ca­nos y en los Mun­dia­les de Taek­won­do.

Aho­ra, su ob­je­ti­vo es cla­si­fi­car pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos y traer la pri­me­ra me­da­lla de oro al Pa­ra­guay. “Las Olim­pia­das son otra co­sa. Es al­go que no se com­pa­ra con las otras com­pe­ten­cias, por­que es mu­cho más gran­de. Y si lle­gás a ga­nar, to­do el mun­do te co­no­ce, y las per­so­nas em­pie­zan a ver­te co­mo re­fe­ren­cia y quie­ren ser co­mo vos”, co­men­ta, mien­tras se le en­cien­den los ojos de so­lo pen­sar en la idea.

Li­dian­do con los sen­ti­mien­tos

De­trás de es­ta jo­ven de­por­tis­ta, hay una per­so­na que sien­te, que tie­ne du­das y mie­dos, co­mo cual­quie­ra. “No es fá­cil, los ner­vios a ve­ces tam­bién te ga­nan. Hay que sa­ber con­tro­lar la an­sie­dad, es por eso que em­pe­cé un acom­pa­ña­mien­to psi­co­ló­gi­co pa­ra que me ayu­de, por­que la an­sie­dad me pue­de ga­nar a ve­ces, y tra­to de que eso no pa­se pa­ra po­der con­cen­trar­me al 100%”, se­ña­la.

Re­cuer­da que hu­bo dos oca­sio­nes en las cua­les fue fi­na­lis­ta, pe­ro per­dió por­que le su­peró el mo­men­to; a pe­sar de es­tar fí­si­ca­men­te pre­pa­ra­da, la ca­be­za le ju­gó en con­tra. “Es­te año te­nía el mis­mo mie­do, en­ton­ces le con­té a la psi­có­lo­ga mis pro­ble­mas de an­sie­dad y lo ha­bla­mos. Tra­ba­ja­mos con ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción. Aun­que pa­rez­ca in­sig­ni­fi­can­te, la res­pi­ra­ción, el des­can­so y la bue­na ali­men­ta­ción ayu­dan mu­chí­si­mo an­tes de la com­pe­ten­cia”, de­ta­lla.

Be­lén sa­be que un día an­tes de com­pe­tir no pue­de ma­dru­gar yen­do a fies­tas o mi­ran­do el ce­lu­lar, pa­ra po­der dar to­do de sí en el ring. Con la ayu­da de la psi­có­lo­ga, apren­dió a sa­ber en qué gas­tar sus ener­gías an­tes del día D.

Con­fie­sa que tam­bién se dio cuen­ta de que ma­du­ró bas­tan­te, ya que an­tes, cuan­do per­día, se enoja­ba y llo­ra­ba mu­cho. “Era muy pi­cha­da; bueno, si­go sien­do, pe­ro an­tes más que aho­ra, por­que en­ten­dí que de na­da me sir­ve llo­rar si ya per­dí, y en vez de llo­rar, ten­go que se­guir en­tre­nan­do, se­guir prac­ti­can­do has­ta que sal­ga. En­tre­na­mien­to du­ro, lu­cha fá­cil”, di­ce, mi­ran­do a su pa­dre con com­pli­ci­dad.

- ¿Y en el co­le­gio qué te di­cen?

-Me tie­nen mie­do, pe­ro fue­ra del ring yo no soy ma­la si no me bus­can (res­pon­de con una ri­sa pí­ca­ra).

Cuan­do sa­li­mos, por ejem­plo, mis ami­gas di­cen: “Ya no ne­ce­si­ta­mos guar­daes­pal­das si le te­ne­mos a Be­lén”. Pe­ro me

gus­ta que me vean así, por­que es co­mo un ha­la­go. Ellas es­tán con­ten­tas con mis lo­gros y eso me gus­ta.

- ¿Al­gu­na anéc­do­ta en el taek­won­do que te ha­ya mar­ca­do?

- En 2015 me es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra ir al Mun­dial. Y un mes an­tes me frac­tu­ré el to­bi­llo, y eso me mar­có, por­que es­ta­ba tan pre­pa­ra­da pa­ra via­jar, has­ta que el doc­tor me di­jo que no lo iba a ha­cer. Y yo sen­tía que era mi año y que per­dí una opor­tu­ni­dad. Es­ta­ba muy emo­cio­na­da por ir y no se pu­do dar. Pe­ro des­pués me pre­pa­ré pa­ra el Pa­na­me­ri­cano y tra­je la me­da­lla de oro.

- ¿Cuá­les fue­ron los va­lo­res que te en­se­ñó es­te de­por­te?

- Me en­se­ñó mu­cha so­li­da­ri­dad. Y dar­me cuen­ta de que los ami­gos igual exis­ten, sien­do o no com­pe­ten­cia. No por­que yo le ha­ya ga­na­do ya no ha­bla­mos más o nos enoja­mos; al con­tra­rio, siem­pre man­te­ne­mos el víncu­lo. Y eso es al­go que me en­se­ñó el taek­won­do, que no ten­go por qué eno­jar­me si me ga­na al­guien; si me ga­nó, es por­que es­ta­ba me­jor pre­pa­ra­da o por­que yo no di al 100%. Y siem­pre cuan­do pa­sa eso nos ayu­da­mos, en­tre­na­mos jun­tas, ve­mos nues­tros erro­res y có­mo po­de­mos me­jo­rar.

Una vi­da de­por­ti­va

Le pre­gun­to si tie­ne otros hob­bies, apar­te del taek­won­do, y con­tes­ta, co­mo al­go tan na­tu­ral, que la equi­ta­ción es otro de­por­te que prac­ti­ca y en el cual es cam­peo­na na­cio­nal.

Des­de pe­que­ña tam­bién se ha dis­tin­gui­do co­mo ama­zo­na en los even­tos ecues­tres, don­de ha lo­gra­do va­rios tí­tu­los pa­ra la Es­cue­la Hí­pi­ca de Asun­ción.

Con res­pec­to a su fu­tu­ro aca­dé­mi­co, afir­ma que tie­ne va­rias op­cio­nes, en­tre ellas la di­plo­ma­cia, ya que le in­tere­sa ser em­ba­ja­do­ra. “Pe­ro tam­bién pien­so que no sé si me va a al­can­zar el tiem­po, por­que ten­go mu­chas co­sas en men­te pa­ra mi carrera de­por­ti­va. Me gus­ta­ría se­guir al­go que me gus­te y que me ayu­de tam­bién con el de­por­te, que no me in­ter­fie­ra”.

- ¿Te­nes al­gún ri­tual an­tes de com­pe­tir?

- Re­zar an­tes de cual­quier com­pe­ten­cia im­por­tan­te. Ten­go a mis abue­las que ya fa­lle­cie­ron, y sien­to que ellas siem­pre es­tán con­mi­go an­tes de ca­da re­to. En­ton­ces les re­zo a ellas pa­ra que me cui­den y que no me pa­se na­da, y que tam­po­co les las­ti­me a las otras per­so­nas. Por­que yo sé que ten­go fuer­za, pe­ro a ve­ces no me doy cuen­ta de que es­toy usan­do de­ma­sia­da, y no quie­ro las­ti­mar a la otra per­so­na, quie­ro ga­nar, pe­ro sin ha­cer da­ño, quie­ro ga­nar limpiamente.

- ¿Qué le di­rías a las per­so­nas que quie­ren prac­ti­car taek­won­do?

-Es bueno, por­que con­se­guís mu­cha re­sis­ten­cia. Apar­te, te ayu­da con los va­lo­res, por­que nues­tros va­lo­res prin­ci­pa­les son la res­pon­sa­bi­li­dad y el res­pe­to. Hay ve­ces en que ya no das más y ahí es cuan­do más fuer­za te­nés que sa­car. Hay ve­ces que en las pe­leas es­tás can­sa­da, mi­rás el mar­ca­dor, y fal­ta to­da­vía, y ahí es cuan­do te­nés que sa­car la fuer­za de to­do el en­tre­na­mien­to, te­nés que acor­dar­te que sá­ba­do y do­min­go te fuis­te a tro­tar, que no sa­lis­te, que no fuis­te al con­cier­to, por­que es­ta­bas en­tre­nan­do. Y es un lin­do de­por­te gra­cias al cual co­no­cés per­so­nas bue­nas, ami­gos y pro­fe­so­res.

La hu­mil­dad an­te to­do

Be­lén tie­ne dos her­ma­nos, una ma­yor y uno me­nor, el cual quie­re se­guir sus pa­sos en el de­por­te de las ar­tes mar­cia­les. Le gus­ta sa­lir con sus ami­gas, pe­ro no siem­pre sue­le ha­cer­lo por­que los fi­nes de se­ma­na tie­ne com­pe­ten­cia. Y lo más im­por­tan­te, cuen­ta con el apo­yo de sus pa­dres en to­do lo que ha­ce.

Es una ado­les­cen­te muy en­tu­sias­ta, ávi­da y con de­seos de se­guir com­pi­tien­do y apren­dien­do. “No hay que ba­jo­near­se por­que no sal­ga una co­sa, hay que se­guir in­ten­tan­do y prac­ti­can­do has­ta lo­grar­lo. Y si te sa­lió una vez, no sig­ni­fi­ca que siem­pre te va a sa­lir. Te­nés que se­guir y de­mos­trar por qué ga­nas­te”, in­di­ca.

Ella ase­gu­ra que uno tie­ne que ir cam­bian­do mu­chas co­sas, co­mo la men­ta­li­dad, pa­ra po­der con­ti­nuar y no desis­tir. Y por so­bre to­das las co­sas, man­te­ner la hu­mil­dad. “No por­que yo sea cam­peo­na no le voy a ayu­dar a la gen­te. Al con­tra­rio, si me pi­den ayu­da, con gus­to lo ha­go, es al­go que me ale­gra”.

Por: Ro­mi­na Aquino Gon­zá­lez | Fo­tos: Fernando Fran­ces­che­lli.

PA­SIÓN Y PERSEVERANCIA. Be­lén Gi­mé­nez en com­pa­ñía de su ins­truc­tor, el master Jor­ge Le­gui­za­món.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.