Ac­cio­nes que de­jan hue­llas

Apren­der a leer es al­go así co­mo apren­der a ca­mi­nar. El pro­ce­so no es fá­cil y re­quie­re apo­yo. Por eso, De­que­ní in­vi­ta ca­da año a las em­pre­sas a po­ner el hom­bro, o me­jor di­cho, los pies, pa­ra co­rrer y con­tri­buir así con el apren­di­za­je de la lec­toes­cri­tu­ra

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Unos so­ni­dos muy ex­tra­ños lla­man la aten­ción es­ta ma­ña­na en la es­cue­la Leo No­wak de Fer­nan­do de la Mo­ra. Pro­vie­nen del au­la del ter­cer gra­do. Es ho­ra de cla­se y, sin em­bar­go, los alum­nos allí no es­tán sen­ta­dos en sus pu­pi­tres, sino arro­di­lla­dos en el sue­lo, mo­vién­do­se ra­ra­men­te y ha­cien­do co­mo si ru­gie­ran. Ellos es­tán imi­tan­do a di­no­sau­rios y to­dos se ven muy di­ver­ti­dos, in­clu­so la maes­tra. ¿Qué es­tá su­ce­dien­do? No es ho­ra del re­creo y tam­po­co una si­tua­ción de in­dis­ci­pli­na: es una cla­se de Me­dio Na­tu­ral con la me­to­do­lo­gía Lu­do­lec­to.

Se tra­ta de un pro­yec­to im­pul­sa­do por De­que­ní, con el cual bus­ca for­ta­le­cer la es­tra­te­gia Leo, pien­so y apren­do, im­ple­men­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Educación y Cien­cias en las es­cue­las pú­bli­cas. Hay un mo­ti­vo de pe­so pa­ra que es­ta fun­da­ción que tra­ba­ja por la in­fan­cia ha­ya de­ci­di­do apos­tar por es­te pro­gra­ma: se­gún es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les, más de la mi­tad (el 57%) de los ni­ños del ter­cer gra­do no en­tien­de lo que lee.

Con Lu­do­lec­to, el jue­go se con­vier­te en una he­rra­mien­ta que los do­cen­tes pue­den uti­li­zar pa­ra mo­ti­var a sus alum­nos y re­for­zar la lec­toes­cri­tu­ra. “El ob­je­ti­vo es que el apren­di­za­je se con­vier­ta en una ex­pe­rien­cia lú­di­ca que di­vier­ta y emo­cio­ne. Eso con­tri­bu­ye, ade­más, a ba­jar la ta­sa de aban­dono es­co­lar”, ex­pli­ca An­dre­za Or­ti­go­za, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la or­ga­ni­za­ción.

De­que­ní ca­pa­ci­ta en es­ta me­to­do­lo­gía a do­cen­tes de 18 es­cue­las del de­par­ta­men­to Cen­tral. Lo lle­va a ca­bo me­dian­te ta­lle­res y en­tre­gán­do­les cua­der­ni­llos de he­rra­mien­tas pa­ra im­ple­men­tar en el au­la, ade­más de ha­cer­les un se­gui­mien­to cer­cano. “La idea es que el do­cen­te tam­bién des­cu­bra su pro­pia ca­pa­ci­dad de jue­go”, di­ce An­dre­za.

Pa­so a pa­so

La es­tra­te­gia Lu­do­lec­to for­ma par­te de un pro­gra­ma más am­plio: Aran­du Mba­re­te, con el cual la fun­da­ción bus­ca con­tri­buir a me­jo­rar la ca­li­dad edu­ca­ti­va de más de 8.000 ni­ños y ado­les­cen­tes de 37 es­cue­las pú­bli­cas del país.

Pre­ci­sa­men­te pa­ra sos­te­ner es­te pro­gra­ma es que De­que­ní or­ga­ni­za des­de ha­ce sie­te años la de­no­mi­na­da Co­rri­da por la Educación, cu­ya edi­ción 2018 se rea­li­za­rá ma­ña­na do­min­go, con el le­ma Uni­dos co­rre­mos más.

En es­ta ini­cia­ti­va, las em­pre­sas na­cio­na­les que se su­man —es­te año hay 88— se con­vier­ten en protagonistas a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción de sus co­la­bo­ra­do­res (hay más de 3.000 ins­crip­tos), quie­nes co­rren no so­lo pa­ra ob­te­ner un pre­mio, sino tam­bién pa­ra po­ner de re­sal­to la necesidad de tra­ba­jar por una me­jor educación pa­ra el país, ya que es la cla­ve pa­ra su­pe­rar la po­bre­za.

Más allá de los re­sul­ta­dos téc­ni­cos de la co­rri­da y de la vi­si­bi­li­dad que les ge­ne­ra, las em­pre­sas y sus em­plea­dos se be­ne­fi­cian de otras ma­ne­ras par­ti­ci­pan­do en es­ta ac­ti­vi­dad. “Ellos es­tán con­tri­bu­yen­do con la educación, apren­den so­bre los de­re­chos del ni­ño y mu­chas ve­ces tam­bién se in­vo­lu­cran más en los pro­gra­mas en los cua­les se van a in­ver­tir los re­cur­sos que se ge­ne­ran con es­ta ini­cia­ti­va. En­ton­ces, es co­mo la puer­ta que los lle­va a co­la­bo­rar más am­plia­men­te”, co­men­ta la di­rec­to­ra de la fun­da­ción.

Es que es­ta ac­ti­vi­dad siem­bra la se­mi­lla del in­te­rés en los pro­yec­tos de la or­ga­ni­za­ción. Es así que mu­chas de las em­pre­sas que han par­ti­ci­pa­do em­pie­zan a in­vo­lu­crar­se ca­da vez más y se or­ga­ni­zan en­tre com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pa­ra par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des y pro­yec­tos. “Des­pués de co­rrer, to­dos quie­ren ir, co­no­cer, par­ti­ci­par. Eso, pa­ra el in­te­rior de ca­da em­pre­sa, tam­bién es po­si­ti­vo, ayu­da mu­chí­si­mo a me­jo­rar el clima la­bo­ral y el com­pa­ñe­ris­mo”.

Alian­zas y vo­lun­ta­rios

Ade­más de lo que in­gre­sa en con­cep­to de ins­crip­ción pa­ra la co­rri­da, los pro­gra­mas de De­que­ní se sus­ten­tan con apor­tes anua­les de es­tas mar­cas. La ciu­da­da­nía tam­bién ha­ce su con­tri­bu­ción, de ma­ne­ra in­di­vi­dual, a tra­vés de los padrinos o be­ne­fac­to­res, per­so­nas que rea­li­zan un apor­te men­sual que puede ir des­de G. 30.000 a G. 150.000, o in­clu­so más.

El vo­lun­ta­ria­do es otra de las ma­ne­ras en que se in­vo­lu­cran tan­to em­pre­sas co­mo par­ti­cu­la­res. “Es un apor­te im­por­tan­te de per­so­nas que brin­dan su va­lio­so tiem­po pa­ra co­la­bo­rar en dis­tin­tas áreas, co­mo la sa­lud, el tra­ba­jo en el au­la, el ar­te, en­tre otras. “Hay gen­te que brin­da ca­pa­ci­ta­ción a las fa­mi­lias so­bre có­mo ad­mi­nis­trar sus po­cos in­gre­sos, có­mo ha­cer un plan de vi­da, có­mo for­ma­li­zar su emprendimiento eco­nó­mi­co, et­cé­te­ra”, se­ña­la.

Anual­men­te hay unos 400 vo­lun­ta­rios fi­jos que tra­ba­jan en for­ma di­rec­ta en esas ac­ti­vi­da­des, pe­ro en cier­tos pro­yec­tos pun­tua­les pue­den lle­gar a 600.

Unir es­fuer­zos en­tre la so­cie­dad ci­vil, las em­pre­sas y el Es­ta­do puede ser la lla­ve pa­ra sa­lir de la po­bre­za. Que la co­rri­da no se de­ten­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.