VOL­VIEN­DO AL ÁGO­RA

En­tre va­sos es­pu­man­tes y co­li­llas de ci­ga­rri­llos, dos es­tu­dian­tes de fi­lo­so­fía bus­can po­pu­la­ri­zar el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to, al diá­lo­go y a la dis­cu­sión a tra­vés de char­las deses­truc­tu­ra­das que in­vi­tan a pen­sar­nos y a pen­sar la reali­dad más allá de nuestr

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Ro­mi­na Aquino Gon­zá­lez | Fotos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli / Es­te­ban Ser­vín Hüt­ter.

En­tre va­sos es­pu­man­tes y co­li­llas de ci­ga­rri­llos, dos es­tu­dian­tes de fi­lo­so­fía bus­can po­pu­la­ri­zar el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to, al diá­lo­go y a la dis­cu­sión a tra­vés de char­las en lu­ga­res pú­bli­cos.

En la An­ti­gua Gre­cia, los es­pa­cios pú­bli­cos, co­mo por ejem­plo las pla­zas, eran pun­tos de en­cuen­tro co­mer­cial y po­lí­ti­co. El ágo­ra, co­mo de­no­mi­na­ban a esos si­tios, era el cen­tro de la vi­da so­cial y en él se aglu­ti­na­ban fe­rias y ba­za­res, pe­ro por so­bre to­do, da­ba lu­gar a dis­cu­sio­nes de in­te­rés ge­ne­ral. Hoy, el bar de turno se con­vier­te en el ágo­ra, don­de las per­so­nas de­ba­ten so­bre po­lí­ti­ca, fi­lo­so­fía y cul­tu­ra. Cuán­tas co­sas pa­san en un bar y cuán­tas con­ver­sa­cio­nes fi­lo­só­fi­cas se de­sa­rro­llan al­re­de­dor de una cer­ve­za.

La fi­lo­so­fía es par­te de nues­tras vi­das, aun­que no es­te­mos cons­cien­tes de ello, pe­ro ca­da vez que in­ten­ta­mos re-

sol­ver du­das co­mo “¿pa­ra dón­de va mi vi­da?”, “¿qué quie­ro?”, “¿qué pa­sa con el país?”, “¿có­mo su­pe­ra­mos una pér­di­da?”, es­ta­mos ha­cien­do fi­lo­so­fía. Qui­zás en el tra­jín del día a día se tor­na di­fí­cil dar­le es­pa­cio a ese ti­po de pre­gun­tas, pe­ro al com­par­tir con ami­gos, en al­gún bar o ca­fé, ana­li­zar­las y pro­fun­di­zar en ellas son ac­tos inevi­ta­bles. Raúl Ace­ve­do (Rau­lín) y Se­bas­tián Ares­ti­vo son pro­ta­go­nis­tas de fre­cuen­tes ter­tu­lias. Fue­ra y den­tro de las au­las se jun­tan a de­ba­tir con com­pa­ñe­ros, pro­fe­so­res y ami­gos so­bre di­fe­ren­tes as­pec­tos re­la­cio­na­dos con las cien­cias so­cia­les. Qui­sie­ron lle­var a otro ni­vel sus dis­cu­sio­nes y se ani­ma­ron a pre­sen­tar Fi­lo­so­fía en el Bar, una ini­cia­ti­va al­ter­na­ti­va de char­las mul­ti­dis­ci­pli­na­rias sin la es­truc­tu­ra de la aca­de­mia, pe­ro con la pa­sión por el co­no­ci­mien­to.

Am­bos son es­tu­dian­tes de fi­lo­so­fía; Raúl se re­ci­bió en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción, y Se­bas­tián es­tá cur­san­do en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Es­tu­dios Hu­ma­nís­ti­cos y Fi­lo­só­fi­cos. Cin­co me­ses atrás no se co­no­cían, se ha­bían cru­za­do en al­gún que otro even­to, pe­ro nun­ca ha­bla­ron. Has­ta que el pro­fe­sor Cé­sar Za­pa­ta los pre­sen­tó, sa­bien­do que se­rían el uno pa­ra el otro y que de esa ca­ma­ra­de­ría na­ce­ría un gran pro­yec­to.

No­che fi­lo­só­fi­ca

Es vier­nes a la no­che, el es­ce­na­rio de hoy es Drá­ce­na, un bar cén­tri­co que aglu­ti­na ac­ti­vi­da­des de jazz, poe­sía y, es­ta vez, fi­lo­so­fía. Ellos se en­cuen­tran ul­ti­man­do de­ta­lles. A pe­sar de ser el ter­cer ci­clo de la ac­ti­vi­dad, la an­sie­dad los en­vuel­ve y las du­das so­bre si ha­brá par­ti­ci­pan­tes, si la char­la se­rá la es­pe­ra­da o si el de­ba­te se­rá fruc­tí­fe­ro inun­dan sus pen­sa­mien­tos. “Los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de Fi­lo­so­fía en el Bar son: con­ver­tir­se en un es­pa­cio de en­cuen­tro, en el cual es­tu­dian­tes, do­cen­tes y per­so­nas en ge­ne­ral pue­dan pre­sen­tar y di­fun­dir sus tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción, de fi­lo­so­fía o de cien­cias hu­ma­nas; y por otro la­do, so­me­ter­los a crí­ti­cas, pre­sen­tan­do a un pú­bli­co que pue­da pre­gun­tar y opi­nar, pa­ra que a tra­vés del diá­lo­go se pue­da en­ri­que­cer y for­ta­le­cer el tra­ba­jo”, ex­pli­ca Se­bas­tián.

Las per­so­nas van lle­gan­do y las ex­po­nen­tes se po­nen un po­co ner­vio­sas tam­bién. Ga­brie­la Ríos y Reb­hec­ka de Le­mos, pro­ta­go­nis­tas de es­ta pre­sen­ta­ción, com­par­ti­rán su in­ves­ti­ga­ción so­bre El dis­cur­so co­mo no­ti­cia: aná­li­sis crí­ti­co en mu­ta­ción.

El tra­ba­jo de las chi­cas fue rea­li­za­do pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de gra­do en la ca­rre­ra de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la UNA y hoy lo pre­sen­tan al pú­bli­co en ge­ne­ral. Y es que la esen­cia del even­to es de­vol­ver a la fi­lo­so­fía a su há­bi­tat na­tu­ral, sa­lir de la aca­de­mia y lle­var el pen­sa­mien­to y el co­no­ci­mien­to a es­pa­cios pú­bli­cos, en es­te ca­so ba­res, te­nien­do en cuen­ta lo di­fí­cil y cos­to­so que es ac­ce­der a una edu­ca­ción for­mal.

Se­bas­tián y Raúl dan la bien­ve­ni­da a la se­sión, en nom­bre tam­bién de la So­cie­dad Pa­ra­gua­ya de Fi­lo­so­fía a la que per­te­ne­cen, y co­men­tan que des­de ma­yo es­tán im­pul­san­do es­tas char­las pa­ra co­nec­tar a las per­so­nas que es­tán pro­du­cien­do co­no­ci­mien­to y a quie­nes es­tén in­tere­sa­das en él.

“Al prin­ci­pio no te­nía­mos mar­co teó­ri­co, pe­ro em­pe­za­mos a pe­dir a los po­nen­tes que nos pre­sen­ten un en­sa-

yo ge­ne­ral del te­ma y lue­go no­so­tros les pa­sa­mos la me­to­do­lo­gía que es­pe­ra­mos uti­li­cen. Su­ce­de que es­tas pre­sen­ta­cio­nes no son co­mo las que se ha­cen en el co­le­gio o en la fa­cul­tad, sino que bus­ca­mos que sean más di­ná­mi­cas, que se pue­da in­ter­ac­tuar con el pú­bli­co, rom­per con esa uni­di­rec­cio­na­li­dad y, por so­bre to­do, dar én­fa­sis al de­ba­te”, se­ña­la Se­bas.

En el ca­so de Ga­brie­la y Reb­hec­ka, ellas uti­li­zan un pro­yec­tor pa­ra ex­hi­bir vi­deos e in­for­ma­cio­nes, pe­ro los dis­tin­tos ex­po­si­to­res han usa­do pi­za­rra, car­te­les o ta­ble­ros pa­ra ilus­trar las di­fe­ren­tes teo­rías. Otros so­lo lle­van el mi­cró­fono co­mo alia­do.

El am­bien­te que se ge­ne­ra es dis­ten­di­do, le­jos de la for­ma­li­dad y la pre­sión de las au­las. To­man­do una cer­ve­za o fu­man­do un ci­ga­rri­llo, los asis­ten­tes se sien­ten tran­qui­los, mien­tras que tam­bién es­tán apren­dien­do.

Pa­ra su te­sis, las ex­po­nen­tes se ba­sa­ron en la teo­ría del lin­güis­ta Teun Van Dijk, quien plan­tea que nin­gún dis­cur­so pú­bli­co es inocen­te; y en la de Pie­rre Bour­dieu, quien afir­ma que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son fa­bri­ca­do­res de reali­da­des. A par­tir de allí, rea­li­zan una lec­tu­ra más crí­ti­ca de la in­for­ma­ción que ofre­ce la pren­sa y ana­li­zan có­mo los dia­rios na­cio­na­les más im­por­tan­tes abor­da­ron la huel­ga de cam­pe­si­nos en el 2014.

“Ca­da ci­clo es una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te, des­de el equipamiento y el so­ni­ba­te. do, pa­san­do por el mo­do en que se uti­li­za el es­pa­cio, has­ta las pers­pec­ti­vas que te­nía­mos al prin­ci­pio. Sin ol­vi­dar có­mo en­fo­ca­mos las pri­me­ras char­las y có­mo van mu­tan­do ac­tual­men­te. Lo bueno es que los ami­gos se fue­ron su­man­do tam­bién con el apo­yo, co­mo Es­te­ban Ser­vín Hüt­ter, quien nos ha­ce las fotos; o Ka­ri Can­cli­ni, quien nos da una mano en la par­te au­dio­vi­sual”, co­men­ta Rau­lín.

La pre­sen­ta­ción du­ra en­tre 30 y 40 mi­nu­tos y da lu­gar al tan an­sia­do de- El pú­bli­co aplau­de y las pre­gun­tas no tar­dan en lle­gar. “¿Por qué?”, “¿pa­ra qué?”, “¿no creen que...?”, “a mí me pa­re­ce que...”, “yo es­ta­ba le­yen­do a tal au­tor y es­te jus­ta­men­te de­cía que...”.

De re­pen­te, se res­pi­ra in­te­lec­tua­li­dad, la dis­cu­sión lle­ga a un pun­to de no re­torno y al­gu­nos has­ta pro­po­nen lle­var la teo­ría a la ac­ción. Pe­ro mien­tras tan­to, las con­clu­sio­nes se que­dan con los par­ti­ci­pan­tes, con el com­pro­mi­so de re­pro­du­cir­las en otros es­pa­cios y se­guir

re­pen­san­do la reali­dad, por­que si no ayu­dan a pro­mo­ver el pen­sa­mien­to crí­ti­co y el in­ter­cam­bio de ideas, pa­ra Rau­lín, es­to se­ría un fra­ca­so.

“La idea aho­ra es ir jun­tan­do las síntesis de las po­nen­cias, pa­ra te­ner un re­gis­tro y en al­gún fu­tu­ro ca­paz pu­bli­car­las en una pla­ta­for­ma o has­ta en un li­bro. Lo mis­mo pa­sa con las gra­ba­cio­nes au­dio­vi­sua­les, que­re­mos do­cu­men­tar­las pa­ra lue­go com­par­tir­las en YouTu­be u otro me­dio”, di­ce Se­bas.

Des­cen­tra­li­zar el co­no­ci­mien­to

Raúl y Se­bas­tián co­no­cie­ron a mu­chas per­so­nas du­ran­te las se­sio­nes de

Fi­lo­so­fía en el Bar, de dis­tin­tos ám­bi­tos y tam­bién de otras ciu­da­des. Al­gu­nas de ellas in­clu­so los in­vi­ta­ron a lle­var el even­to al in­te­rior del país, ofre­cién­do­les tras­la­dos y es­pa­cios en cen­tros cul­tu­ra­les.

Se­gún Raúl, tras­la­dar las char­las más allá del cen­tro es una idea que ya es­ta­ba ron­dan­do sus ca­be­zas, y aho­ra la es­ta­ble­cie­ron co­mo una me­ta a cum­plir. “El co­no­ci­mien­to se con­cen­tra en Asun­ción. Pa­re­cie­ra ser que no hay lí­neas de fu­ga. En­ton­ces no­so­tros que­re­mos sa­lir de acá e ir a Are­guá, Ypa­ca­raí, Co­ro­nel Ovie­do, Vi­lla­rri­ca, Ciu­dad del Es­te, que son ciu­da­des en don­de es­ta­mos es­ta­ble­cien­do con­tac­tos”, de­ta­lla.

Se­bas­tián agre­ga que quie­ren rom­per con la he­ge­mo­nía de la ca­pi­tal, ya que se cons­ti­tu­yen co­mo un pro­yec­to an­ti­he­ge­mó­ni­co, au­tó­no­mo, in­de­pen­dien­te y sin fi­nes de lu­cro. “Hay un mon­tón de gen­te que es­tá apo­yan­do, los ba­res que nos ce­den el lu­gar y tam­bién las per­so­nas que ex­po­nen ad ho­no­rem. Eso es lo más lin­do de to­do, gen­te que bus­ca par­ti­ci­par en un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo sin la ex­pec­ta­ti­va de ga­nar di­ne­ro. Por eso tam­po­co co­bra­mos en­tra­da y le pe­di­mos al lo­cal que no lo ha­ga”, se­ña­la.

Raúl bro­mea que él so­lo que­ría ha­blar de fi­lo­so­fía y to­mar cer­ve­za, pe­ro se die­ron cuen­ta de que las per­so­nas ne­ce­si­tan es­te ti­po de es­pa­cios y que la ini­cia­ti­va da pa­ra mu­cho más. Am­bos sue­ñan con po­pu­la­ri­zar la fi­lo­so­fía, lle­gar a más gen­te y que las dis­cu­sio­nes no so­lo se den en ba­res o ca­fés, sino nue­va­men­te en las pla­zas y en las ca­lles, el ágo­ra.

LOS ROCKSTARS DE LA FI­LO­SO­FÍA. Raúl (der.) es­tá in­tere­sa­do en la sub­je­ti­vi­dad y en la bio­po­lí­ti­ca, y sus au­to­res de ca­be­ce­ra son Spi­no­za y Nietzs­che. Mien­tras, Se­bas­tián (izq.) es un se­gui­dor de la Fi­lo­so­fía de la Liberación y sus re­fe­ren­tes son Pau­lo Freire y En­ri­que Dus­sel.

BUE­NA RECEPTIVIDAD. El ti­po de pú­bli­co que asis­te al even­to es va­ria­do y di­ver­so, y los chi­cos co­men­ta­ron que has­ta ya tie­nen se­gui­do­res que asis­ten a to­das las edi­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.