PUEN­TES DE PA­PEL

Un ma­te­rial ca­se­ro y ac­ce­si­ble que pue­de con­te­ner in­for­ma­ción re­fle­xi­va. Ha­bla­mos con al­gu­nos jó­ve­nes que in­ten­tan pro­mo­ver una co­mu­ni­ca­ción al­ter­na­ti­va y una fi­lo­so­fía de vi­da del “haz­lo tú mis­mo”, a tra­vés de los fa­nzi­nes.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Un ma­te­rial ca­se­ro y ac­ce­si­ble que pue­de con­te­ner in­for­ma­ción re­fle­xi­va. Ha­bla­mos con jó­ve­nes que pro­mue­ven una co­mu­ni­ca­ción al­ter­na­ti­va a tra­vés de los fa­nzi­nes.

“La ho­nes­ti­dad es mi vir­tud fa­vo­ri­ta, pe­ro me gus­ta­ría mu­cho apren­der a men­tir me­jor”, di­ce en la pri­me­ra pá­gi­na el fan­zi­ne

Do­mi­nio pú­bli­co, de Lu­pe Ace­ve­do. Y es que abrir un fan­zi­ne, mu­chas ve­ces, es aden­trar­se en el mun­do ín­ti­mo de una per­so­na, en sus pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos, en sus más re­cón­di­tas emo­cio­nes, qui­zás has­ta ab­sur­das y con­tra­dic­to­rias, pe­ro sin­ce­ras. Es ani­mar­se a ex­plo­rar otro ti­po de ma­ni­fes­ta­ción in­te­lec­tual y cul­tu­ral que no se va a en­con­trar en una li­bre­ría. Es po­ner­se en el za­pa­to de ese otro y ana­li­zar la reali­dad des­de una pers­pec­ti­va dis­tin­ta.

La pri­me­ra vez que Ya­mi Mo­rel co­no­ció un fan­zi­ne fue en el co­le­gio. Re­cuer­da que era so­bre mú­si­ca al­ter­na­ti­va de la épo­ca, he­cho por es­tu­dian­tes, y con­te­nía re­cor­tes de ban­das, can­cio­nes e in­fo so­bre los artistas. Fue co­no­cien­do más a tra­vés de las re­des so­cia­les Tumblr, Is­sue e Ins­ta­gram, y en 2015, en un via­je que hi­zo a Bue­nos Ai­res, en­con­tró al que se­ría una de sus in­fluen­cias.

“En el ba­ño de la ca­sa de una per­so­na que ha­bía co­no­ci­do, en­con­tré una pi­la de fa­nzi­nes y me lla­mó la aten­ción uno que se lla­ma­ba A vos so­lo te gus­tan mis ro­pas, de Are you cop or what. Me gus­tó, por­que era tan sim­ple. Me hi­zo pen­sar en có­mo no era ne­ce­sa­rio un di­se­ño grá­fi­co, sino que po­días usar tu pro­pia ca­li­gra­fía”, re­me­mo­ra.

Un año des­pués, jun­to con otras ami­gas y ba­jo el nom­bre de Mi­ta­ku­ña Club, em­pe­za­ron a ar­mar sus pri­me­ros fa­nzi­nes, con la téc­ni­ca del co­lla­ge. Así fue pro­ban­do y ex­plo­ran­do el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que le ofre­cía. “Soy una ar­tis­ta mul­ti­me­dio. Es com­pli­ca­do que­dar­me con una so­la téc­ni­ca. Sa­co una fo­to y a es­ta le quie­ro di­bu­jar en­ci­ma, quie­ro rom­per y es­cri­bir otra vez por ella. Me gus­ta la mez­cla de los re­cur­sos”.

Ya­mi es es­tu­dian­te de ar­tes en el ISA, y des­cu­brió en los zi­nes una for­ma de ex­pre­sión, de es­truc­tu­rar sus pen­sa­mien­tos y de acer­car­se más a las per­so­nas. “Es una ma­ne­ra de ser un po­co más es­pe­cí­fi­ca. Es una he­rra­mien­ta pa­ra afi­nar el men­sa­je o el con­cep­to de lo que que­rés co­mu­ni­car”.

Sus ma­te­ria­les de crea­ción son di­ver­sos, pe­ro ha­bi­tual­men­te uti­li­za re­vis­tas vie­jas, que ad­quie­re de La Glo­ria, una li­bre­ría que es­tá so­bre Montevideo y He­rre­ra, de Asun­ción. “Me guío por la ca­li­dad del pa­pel o por la te­má­ti­ca de la re­vis­ta. Tra­ba­jo den­tro del

mar­co del fe­mi­nis­mo in­ter­sec­cio­nal. Ha­go ex­trac­tos de re­vis­tas y re­sig­ni­fi­co esa in­for­ma­ción dán­do­le otro tono, com­bi­nan­do con otras imá­ge­nes. Tam­bién le agre­go tex­to. Bus­co que ten­ga una es­té­ti­ca co­mo pro­fu­sa y muy car­ga­da, en­ton­ces voy su­per­po­nien­do mu­chas ca­pas”, ex­pli­ca.

A la ho­ra de fo­to­co­piar o im­pri­mir, sue­le ha­cer­lo en lo­ca­les de ba­rrio, pe­ro cuan­do quie­re un tra­ba­jo de ma­yor ca­li­dad, lo ha­ce en una im­pren­ta di­gi­tal, aun­que di­ce que pre­fie­re la tin­ta de tó­ner, por­que tie­ne al­go es­pe­cial. An­tes in­clu­so has­ta co­sía sus fa­nzi­nes, aho­ra los pre­si­lla.

“Es un gan­cho pa­ra es­ti­rar­le a la gen­te ha­cia cier­to ti­po de in­for­ma­ción”, di­ce la ar­tis­ta, pues­to que lo es­pe­cial de es­te for­ma­to es que ofre­ce otra ma­ne­ra de in­ter­pre­tar, una lec­tu­ra di­fe­ren­te, frag­men­ta­da e irre­gu­lar, que tam­bién ins­pi­ra la ima­gi­na­ción tan­to del crea­dor, co­mo del lec­tor.

Es­pí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio

Allá por la dé­ca­da del 70, con el na­ci­mien­to del punk, sur­gió una con­tra­cul­tu­ra pa­ra ex­pre­sar re­bel­día y re­cha­zo ha­cia una for­ma de vi­da su­per­fi­cial y ha­cia los con­ven­cio­na­lis­mos. Les mo­vía la ur­gen­cia y las ga­nas de ha­cer co­sas por sí mis­mos, es así que el fan­zi­ne se po­pu­la­ri­zó y se cons­ti­tu­yó co­mo una he­rra­mien­ta de con­tra­in­for­ma­ción, con ese es­pí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio pro­pio del es­ti­lo.

Han pa­sa­do los años, pe­ro esa esen­cia aún per­sis­te, con los jó­ve­nes que se ani­man a au­to­edi­tar­se o a edi­tar otros tex­tos sin es­pe­rar la apro­ba­ción de la in­dus­tria. Es el ca­so de Jes­si­ca Pe­rei­ra Quin­ta­na y En­ri­que Agui­le­ra, quie­nes rea­li­zan fa­nzi­nes de tex­tos fi­lo­só­fi­cos y fe­mi­nis­tas, que creen ne­ce­sa­rio di­fun­dir y dis­cu­tir en nues­tro con­tex­to.

Pa­ra Jes­si, desa­rro­llar es­ta ini­cia­ti­va fue rom­per con esa idea de que pa­ra pu­bli­car al­go una per­so­na tie­ne que ser pro­fe­sio­nal en las le­tras o en el di­se­ño, y por otro la­do, ofre­cer una al­ter­na­ti­va pa­ra quie­nes no pue­den ac­ce­der a tex­tos aca­dé­mi­cos por el cos­to o por­que sim­ple­men­te no hay aquí.

Con una im­pre­so­ra lá­ser –que Jes­si tie­ne en su ca­sa– y unos pa­pe­les eco­ló­gi­cos, im­pri­men sus pro­pios ma­te­ria­les, que con­tie­nen en­sa­yos cor­tos, edi­ta­dos tam­bién por ellos mis­mos. “Creía­mos que el fan­zi­ne e ir a fe­riar en un lu­gar nos iba a pro­pi­ciar un con­tac­to con la gen­te, a tra­vés del cual po­día­mos con­tar por qué nos lla­mó la aten­ción y por qué es re­le­van­te com­par­tir­lo y ha­blar del te­ma. Im­pri­mir­lo y que sea un ma­te­rial fí­si­co pa­ra no­so­tros tam­bién te­nía que ver con ese in­ter­cam­bio y esa dis­cu­sión a tra­vés de ver­nos”, ase­gu­ran.

El pri­mer tex­to que edi­ta­ron fue un en­sa­yo lla­ma­do Teo­ría de la mu­jer en­fer­ma, de Johan­na Hed­va, en el que la au­to­ra ha­bla so­bre las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras y las con­di­cio­nes de vi­da de las mis­mas. Fue la pri­me­ra prue­ba pa­ra ver có­mo res­pon­dían las per­so­nas.

“No­so­tros de­ci­di­mos im­pri­mir ma­ni­fies­tos anó­ni­mos o tex­tos que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra el li­bre uso. To­dos en ma­yor o me­nor me­di­da es­cri­bi­mos, di­bu­ja­mos o di­se­ña­mos, y el fan­zi­ne te fa­ci­li­ta la di­fu­sión. Ha­cer tan­gi­ble lo que vos que­rés com­par­tir con el mun­do po­si­bi­li­ta otro ti­po de con­tac­to tam­bién, en el que la otra per­so­na pue­de lle­var­lo a su ca­sa y ho­jear­lo”, ex­pre­sa En­ri­que.

La ex­pe­rien­cia con la pri­me­ra edi­ción fue muy bue­na y bas­tan­te sa­tis­fac­to­ria pa­ra am­bos, que se ani­ma­ron a pu­bli­car más y más. “Mi ma­má im­par­te ta­lle­res so­bre gé­ne­ro y ju­ven­tud, y yo sue­lo ir a ayu­dar­le. En uno de esos ta­lle­res, pro­pu­se leer Teo­ría de la mu­jer en­fer­ma, y me im­pre­sio­nó que tan­to

IN­GE­NIO Y ORI­GI­NA­LI­DAD. Ya­mi Mo­rel es­tá pen­san­do ex­plo­rar las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les y desa­rro­llar un fan­zi­ne on­li­ne, en el que ca­da pá­gi­na sea un gif.

LA BE­LLE­ZA DE LO SIM­PLE. Tra­ba­jar con la su­per­po­si­ción de tex­tos e imá­ge­nes y con el bi­lin­güis­mo es una de las co­sas que más le gus­tan a Ya­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.