In­ter­cam­bio

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

En el mun­do del fan­zi­ne, se pro­mue­ve el true­que de ma­te­ria­les y nues­tros fan­zi­ne­ros han he­cho in­ter­cam­bios con com­pa­ñe­ros de Po­sa­das, en­tre ellos Juan Pa­blo Ma­riano, con quien tam­bién es­ta­ble­cie­ron víncu­los y alian­zas pa­ra desa­rro­llar ta­lle­res a tra­vés del co­lec­ti­vo Pa­pel Men­tal At­ti­tu­de. Juan Pa­blo Ma­riano es el edi­tor del pro­yec­to de fa­nzi­nes Are you cop or what, que tam­bién fun­cio­na co­mo un mo­vi­mien­to fe­rian­te. Tie­ne pu­bli­ca­dos cin­co nú­me­ros que in­clu­yen en­sa­yos, tex­tos, fo­tos y co­lla­ge co­mo he­rra­mien­tas. In­ten­ta des­per­tar a tra­vés de un dis­cur­so an­ti­he­ge­mó­ni­co y an­ti­sis­te­ma. Sus tra­ba­jos se pue­den en­con­trar en Is­sue, jun­to con otros fa­nzi­nes. mos pen­san­do. Los fa­nzi­nes rom­pen con la je­rar­quía de la li­te­ra­tu­ra, don­de so­lo tie­nen es­pa­cio los que es­cri­ben bien o los que ga­na­ron pre­mios”.

Crear un fan­zi­ne es un ejer­ci­cio, se­gún En­ri­que, quien ya cuen­ta con al­gu­nos ma­te­ria­les de su au­to­ría. Pien­sa desa­rro­llar una se­rie de cua­tro par­tes, de las cua­les ya tie­ne dos, lla­ma­das Nie­bla y De­sier­to. “A ve­ces es­cri­bís al­go, pe­ro des­pués re­leés y ya no te gus­ta, y otras ve­ces so­bre­vi­ve en el tiem­po y pue­de que­dar”.

Ya­mi Mo­rel es­tá en cons­tan­te bús­que­da de nue­vas for­mas de crea­ción, le mue­ve la ne­ce­si­dad de in­ven­tar, pe­ro tam­bién de rein­ven­tar­se. Y en esa in­da­ga­ción na­ció su úl­ti­mo fan­zi­ne, Ty­po per­son, o co­mo se tra­du­ci­ría al es­pa­ñol: ano­ma­lía de la per­so­na.

“En prin­ci­pio que­ría que fue­ra una ins­ta­la­ción, un es­pa­cio que se le­ye­ra co­mo un au­to­rre­tra­to. Pe­ro ter­mi­nó de­vi­nien­do en un fan­zi­ne. Me iden­ti­fi­co co­mo no bi­na­rio, y así fui in­ves­ti­gan­do qué es, por qué sien­to eso, có­mo fue y cuán­do em­pe­cé a sen­tir eso. El ma­te­rial in­ten­ta com­pri­mir in­for­ma­ción so­bre la teo­ría queer, in­ter­se­xua­li­dad, so­bre lo no bi­na­rio y es­cla­re­cer un po­co el te­ma. Ca­da pá­gi­na es un pen­sa­mien­to que ten­go al res­pec­to de es­te pro­ce­so que va a se­guir en cons­truc­ción”.

Pa­ra Ya­mi, es ur­gen­te que ese ti­po de in­for­ma­ción se ma­si­fi­que, por­que ca­da vez va co­no­cien­do per­so­nas que se sien­ten igual, pe­ro que no en­cuen­tran un es­pa­cio en el que pue­dan ha­blar so­bre eso. “Que­dé su­per­sa­tis­fe­cha con mi tra­ba­jo, y más aún por­que lo pu­de desa­rro­llar en la fa­cul­tad”.

Los fan­zi­ne­ros se atre­ven a ha­cer vo­lar su ima­gi­na­ción y a dar rien­da suel­ta a sus sen­ti­mien­tos an­te una ho­ja en blan­co, ha­cien­do re­cor­tes, es­cri­bien­do poe­mas, pe­gan­do fo­tos o in­clu­so has­ta in­ser­tán­do­le ob­je­tos, cons­tru­yen­do así puen­tes que los co­nec­tan con otras per­so­nas.

“Cuan­do uno mi­ra un fan­zi­ne, en la pri­me­ra leí­da nun­ca va a cap­tar to­do. En­ton­ces es im­por­tan­te vol­ver, por­que has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle te di­ce al­go. Es má­gi­co en­con­trar­se en el tra­ba­jo de al­guien más, co­mo una ma­ne­ra de no sen­tir­nos so­los en es­ta so­cie­dad tan fría. Es un me­dio pa­ra acer­car­nos, qui­zás no fí­si­ca­men­te, pe­ro se ge­ne­ra una em­pa­tía que ha­ce que nues­tros sen­ti­mien­tos se vuel­van uni­ver­sa­les”, re­fle­xio­na Ya­mi.

VI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.