PER­SO­NA­JE

In me­mo­riam Zaha Ha­did (1950-2016)

Casas - - Índice - POR LAU­RA AL­ZU­BI­DE

ÍCONO CUL­TU­RAL, POR­TA­DA DE REVISTAS, CREA­DO­RA DE TEN­DEN­CIAS. ZAHA HA­DID ERA TO­DO ESO Y MáS. SU MUER­TE, EL PA­SA­DO 31 DE MAR­ZO EN MIA­MI, DE­JA LA IM­PRON­TA DE QUIEN HA MAR­CA­DO UN AN­TES Y UN DES­PUéS EN EL MUN­DO DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA. UNA HUE­LLA IM­BO­RRA­BLE.

Zaha Ha­did en el Ri­ver­si­de Mu­seum, en Glas­gow, du­ran­te la jor­na­da de la inau­gu­ra­ción del edi­fi­cio en 2011.

en esa épo­ca ha­bría que­da­do des­lum­bra­do por su com­bi­na­ción de be­lle­za y for­ta­le­za”, afir­mó Rem Kool­has po­cos días des­pués de su muer­te en Mia­mi, a cau­sa de un ata­que car­dia­co, cuan­do ha­bía si­do in­ter­na­da en el hos­pi­tal por una bron­qui­tis. El ar­qui­tec­to ho­lan­dés la ha­bía co­no­ci­do en la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion, don­de la to­mó co­mo alum­na pri­vi­le­gia­da jun­to con Elia Zeng­he­lis.

Por aquel en­ton­ces, Ha­did te­nía tan so­lo 22 años. Ha­bía es­tu­dia­do Ma­te­má­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Bei­rut. Era hi­ja de un po­lí­ti­co li­be­ral ira­quí y, du­ran­te su in­fan­cia, se ha­bía que­da­do fas­ci­na­da por el po­der trans­for­ma­dor de las rui­nas su­me­rias y de los edi­fi­cios de Frank Lloyd Wright y Wal­ter Gro­pius,

cons­trui­dos en Bag­dad cuan­do es­ta era una ciu­dad mo­der­na y se­cu­lar.

“Su en­tu­sias­mo y su vi­sión de la ar­qui­tec­tu­ra en­cen­die­ron mi am­bi­ción, y me en­se­ña­ron a con­fiar in­clu­so en mis más ex­tra­ñas in­tui­cio­nes”, con­fe­só Ha­did pa­ra ren­dir ho­me­na­je a sus maes­tros cuan­do re­co­gió el Pre­mio Pritz­ker en el año 2004. Era la pri­me­ra mu­jer en ob­te­ner el ga­lar­dón y, sin em­bar­go, su ca­rre­ra nun­ca fue fá­cil. Te­nía una per­so­na­li­dad ava­sa­lla­do­ra y no le gus­ta­ba co­bi­jar­se ba­jo fi­gu­ras mas­cu­li­nas. Su piel era os­cu­ra y pro­ve­nía de una fa­mi­lia ira­quí aco­mo­da­da. Tras gra­duar­se en la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion, en­tró a tra­ba­jar en OMA, el es­tu­dio de Rem Kool­haas en Rot­ter­dam. Y, a pe­sar de que le ofre­cie­ron con­ver­tir­se en so­cia, en 1979 abrió su propia fir­ma en Lon­dres.

En 1982-1983, co­men­zó a lla­mar la aten­ción con el di­se­ño del Peak Club en Hong Kong, aun­que nun­ca se cons­trui­ría. En aque­lla épo­ca, pa­re­cía que su des­tino iba a li­mi­tar­se a es­bo­zar aluci­na­ntes pin­tu­ras cons­truc­ti­vis­tas –el van­guar­dis­ta ru­so Ka­zi­mir Ma­le­vich fue el ob­je­to de su te­sis de gra­dua­ción– y a di­se­ñar edi­fi­cios que nun­ca ve­rían la luz. In­clu­so, a co­mien­zos de los años no­ven­ta, ga­na­ría dos ve­ces el con­cur­so pa­ra la Car­diff Bay Ope­ra Hou­se. Pe­ro fi­nan­cis­tas des­de­ña­ron sus pro­pues­tas por ser eco­nó­mi-

El Hey­dar Ali­yev Cen­ter en Ba­kú, Azer­bai­yán. Aba­jo, in­te­rior y ex­te­rior del Cen­tro Acuá­ti­co pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres 2012.

ca­men­te arries­ga­das, y op­ta­ron por un pro­yec­to de Nor­man Fos­ter.

Por fin, en 1993, re­ci­bió su pri­me­ra co­mi­sión: la es­ta­ción de bom­be­ros de la fá­bri­ca de Vi­tra, una com­po­si­ción di­ná­mi­ca de con­cre­to que des­ta­ca­ba por sus aris­tas desafian­tes. Po­co a po­co, de­fi­nía un len­gua­je pro­pio, con la pla­ta­for­ma de sal­tos de es­quí Ber­gi­sel en Inns­bruck (2002), el edi­fi­cio de la BMW en Leip­zig (2005) y el Phaeno Scien­ce Cen­ter en Wolfs­bur­go (2005). En 2003, el Ro­sent­hal Cen­ter for Con­tem­po­rary Art en Cin­cin­na­ti –su pri­me­ra obra es­ta­dou­ni­den­se– se­ría ca­li­fi­ca­do por Her­bert Mus­champ, del dia­rio “The New York Ti­mes”, co­mo “el edi­fi­cio es­ta­dou­ni­den­se más im­por­tan­te des­de la Guerra Fría”.

SE VIE­NEN LAS CUR­VAS

“Su es­ti­lo cam­bió, de las án­gu­los agu­dos de los pri­me­ros tra­ba­jos a las for­mas cur­vas com­ple­jas, aun­que el én­fa­sis en los es­pa­cios di­ná­mi­cos y el desafío a la gra­ve­dad siem­pre per­ma­ne­cie­ron”, ha ex­pli­ca­do el crí­ti­co ar­qui­tec­tó­ni­co Ro­wan Moo­re, de “The Guar­dian”. Son las for­mas si­nuo­sas las que pre­do­mi­nan en el Mu­seo MAXXI de Ro­ma (2009) y la Guangz­hou Ope­ra Hou­se de Bei­jing (2010). Y, so­bre

“ZAHA HA­DID ES UN PLA­NE­TA QUE SI­GUE SU PROPIA E INIMITABLE óR­BI­TA”, ES­CRI­BIó REM KOOL­HAAS.

1. El Mess­ner Moun­tain Mu­seum Co­ro­nes en Bol­zano, Ita­lia (2015). 2. La ins­ta­la­ción “Au­ra”, rea­li­za­da en Venecia en 2008. 3. Vis­ta in­te­rior de la Guangz­hou Ope­ra Hou­se. 4. La me­sa Li­quid Gla­cial (2012). 5. Ha­did siem­pre es­ta­ba ro­dea­da de ce­le­bri­da­des: aquí, con Karl La­ger­feld, en Venecia en 2007. 6. Con Pha­rrell Wi­lliams en 2012. 7. El Ri­ver­si­de Mu­seum, en una ima­gen ren­de­ri­za­da del pro­yec­to. 8. La Dong­dae­mun Design Pla­za, del año 2014.

to­do, el Cen­tro Acuá­ti­co pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres (2012) y el Hey­dar Ali­yev Cen­ter en Ba­kú, Azer­bai­yán (2013). Pa­ra Ha­did, es­tas se­rían las obras más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra. Una ca­rre­ra que com­pa­gi­na­ba la ar­qui­tec­tu­ra con el di­se­ño de es­truc­tu­ras tem­po­ra­les, mo­bi­lia­rio, ac­ce­so­rios, jo­yas e, in­clu­so, za­pa­tos. Era ca­paz de im­pri­mir su se­llo en to­das las va­rian­tes del di­se­ño.

En los úl­ti­mos años, su nom­bre ha si­do cons­tan­te­men­te no­ti­cia. Se­guía ga­nan­do pro­yec­tos. Pe­ro, a pe­sar de la fa­ma, no to­dos se­rían rea­li­za­bles. Y los ter­mi­na­dos ni si­quie­ra es­ta­rían li­bres de polémica. El Cen­tro Acuá­ti­co fue cri­ti­ca­do de­bi­do a los so­bre­cos­tos. El Hey­dar Ali­yev fue co­mi­sio­na­do pa­ra ren­dir ho­me­na­je a un pre­si­den­te au­to­ri­ta­rio, se­gún la pren­sa bri­tá­ni­ca. Por si fue­ra po­co, ha­ce unos me­ses, el co­mi­té or­ga­ni- za­dor de los Jue­gos de To­kio 2020 re­em­pla­zó su di­se­ño del Es­ta­dio Olím­pi­co, a me­dio cons­truir, por otro de Ken­go Ku­ma, más ba­ra­to y me­jor adap­ta­do al en­torno. Zaha Ha­did no va­ci­ló a la ho­ra de de­nun­ciar que el nue­vo di­se­ño era un pla­gio del su­yo.

Es­te es el pre­cio de per­te­ne­cer a la “star ar­chi­tec­tu­re”: la cons­te­la­ción de nom­bres que con­vier­te en ícono to­do lo que to­ca, co­mo Frank Gehry con el Gug­gen­heim de Bil­bao y Nor­man Fos­ter con “El Pe­pi­ni­llo” de Lon­dres. Ad­mi­ra­dos por el pú­bli­co, es­cru­ta­dos fe­roz­men­te por los crí­ti­cos, Zaha Ha­did era la rei­na de esa cons­te­la­ción. Se en­con­tra­ba en la ci­ma de su ca­rre­ra. Po­cos días an­tes de mo­rir, ha­bía re­ci­bi­do la Me­da­lla de Oro del RI­BA –de nue­vo, era la pri­me­ra vez que lo ob­te­nía una mu­jer– y ha­bía lan­za­do una nue­va lí­nea de jo­yas pa­ra Georg Jen­sen. Na­die es­pe­ra­ba su muer­te. Pe­ro, co­mo nos re­por­tan des­de su es­tu­dio, el le­ga­do no aca­ba aquí: su so­cio, Pa­trik Schu­ma­cher, ha ma­ni­fes­ta­do que la fir­ma lon­di­nen­se va a se­guir des­per­di­gan­do la ar­qui­tec­tu­ra de Zaha Ha­did al­re­de­dor del mun­do.

“Ella es un pla­ne­ta que si­gue su propia e inimitable ór­bi­ta”, es­cri­bió Rem Kool­haas cuan­do la eva­luó co­mo es­tu­dian­te de la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion. “Su es­ta­tus tie­ne sus pro­pios premios y di­fi­cul­ta­des: de­bi­do a la ex­tra­va­gan­cia y a la in­ten­si­dad de su tra­ba­jo, se­rá im­po­si­ble que ten­ga una ca­rre­ra con­ven­cio­nal. Tie­ne un ta­len­to que re­fi­na­rá y desa­rro­lla­rá en los pró­xi­mos años”. Su pre­dic­ción fue cer­te­ra. So­lo que no vis­lum­bró que el pla­ne­ta se­ría tan gran­de ni su ór­bi­ta tan po­de­ro­sa.

1. La es­ta­ción de bom­be­ros del Cam­pus de Vi­tra, su pri­mer pro­yec­to rea­li­za­do. 2. El Ro­sent­hal Cen­ter for Con­tem­po­rary Art en Cin­cin­na­ti, la obra que le dio pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. 3. Zaha Ha­did, en un re­tra­to de c. 1985. 4. El Design Mu­seum de Lon­dres le de­di­có una mues­tra en 2007. 5. El Phaeno Scien­ce Cen­ter, en Wolfs­bur­go.

Fo­tos: cor­te­sía de Zaha Ha­did Ar­chi­tects

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.