APUN­TES DE UNA BLO­GUE­RA

La ca­lle de moda en el dis­tri­to de Ba­rran­co

Casas - - Índice -

LOS DIS­TRI­TOS LI­ME­ñOS SE RE­NUE­VAN GRA­CIAS A LA APA­RI­CIóN DE NUE­VOS PUN­TOS DE EN­CUEN­TRO. ES­TE ES EL CA­SO DEL JI­RóN 28 DE JU­LIO, UBI­CA­DO EN BA­RRAN­CO. NUES­TRA BLO­GUE­RA RE­CO­RRE LA ZO­NA PA­RA EN­CON­TRAR­SE CON UN PU­ñA­DO DE LO­CA­LES CU­YA PRO­PUES­TA EN­TRA, TAM­BIéN, A TRAVéS DE LOS OJOS. Al­go se es­tá co­ci­nan­do en el ji­rón 28 de Ju­lio de Ba­rran­co. Se­gu­ra­men­te ya lo han no­ta­do. Tras mu­chos años pa­san­do des­aper­ci­bi­da, es­ta zo­na ba­rran­qui­na es­tá to­man­do un ines­pe­ra­do vue­lo. Ca­da vez apa­re­cen más pro­pues­tas que reivin­di­can es­ta ca­lle co­mo una de las nue­vas áreas de es­par­ci­mien­to de Li­ma.

Mu­ra­les pin­ta­dos por ar­tis­tas lo­ca­les [1] acom­pa­ñan par­te de las fa­cha­das de las ca­so­nas an­ti­guas que aún so­bre­vi­ven aquí. El pa­no­ra­ma es va­ria­do. Mien­tras ni­ños (y adul­tos) go­zan con los he­la­dos de le­che fres­ca de Blu [2, 3], Wing­man pro­por­cio­na a los ham­brien­tos ali­tas de po­llo [4]. “Acá co­me­mos con las ma­nos” es su le­ma [5], que se acom­pa­ña siem­pre con una cer­ve­za ar­te­sa­nal bien he­la­da [6].

Con el hash­tag #co­ci­na­li­bre, Sí­ba­ris pro­po­ne una va­ria­da car­ta

pa­ra almuerzos y co­mi­das [7]. La idea es pro­po­ner con­fort food con un to­que crio­llo. Cuen­tan con una ba­rra que pa­re­ce una oda al pis­co [8]. ¿Ya la vi­si­ta­ron?

En la ca­so­na ve­ci­na, se en­cuen­tra Ba­rra 55, un en­tre­te­ni­do es­pa­cio de 55 me­tros cua­dra­dos que ape­la al buen ta­peo [9, 10]. Ojo, no se tra­ta de co­mi­da es­pa­ño­la, pe­ro sí del ac­to de ta­pear que aquí han lo­gra­do per­fec­cio­nar. Ade­más de los ri­cos bo­ca­di­tos, se pue­de en­con­trar una va­ria­da ofer­ta de gi­ne­bras. Al­gu­nas se­lec­cio­nes siem­pre es­tán en la car­ta, mien­tras que otras ro­tan pa­ra man­te­ner el in­te­rés de to­dos los ha­bi­tua­les. Per­so­nal­men­te, pro­bé un Ish London Dry Gin muy re­co­men­da­ble.

Es­to es Ba­rran­co. Y, co­mo tal, no po­día per­der su ca­rác­ter de ta­ber­na. Por ello, en la ve­re­da del fren­te se en­cuen­tra Pi­se­lli, pa­ra los ro­mán­ti­cos “che­le­ros” que go­zan de la ja­ra­na [11].

Aún que­da mu­cho por ha­cer en es­ta ca­lle ba­rran­qui­na. Pe­ro es in­tere­san­te ir vien­do có­mo, a través de pro­pues­tas nue­vas co­mo las ya men­cio­na­das, se em­pie­za a cons­truir la ciu­dad. Se ani­ma al visitante a usar las ve­re­das, a ir de bar en bar. Por­que, lue­go de unas ali­tas, ¿quién po­dría re­sis­tir­se a un he­la­do? O, si no, a un buen gin to­nic. •

Tras mu­chos anos pa­san­do des­aper­ci­bi­da, es­ta zo­na ba­rran­qui­na es­ta to­man­do un ines­pe­ra­do vue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.