DI­SE­ñO IN­TE­GRAL

Ale­xan­dra Obra­do­vich y el re­gre­so al ho­gar

Casas - - Índice - POR REBECA VAISMAN Fo­tos de Elsa A. Ra­mí­rez

Una fa­mi­lia re­gre­sa al país tras años de vi­vir fue­ra. Ale­xan­dra Obra­do­vich asu­me el re­to de di­se­ñar un es­pa­cio que dé la bien­ve­ni­da a sus pro­pie­ta­rios, y que se trans­for­me rá­pi­da­men­te en su nue­vo ho­gar.

Ale­xan­dra Obra­do­vich de­li­mi­tó los es­pa­cios a través del in­terio­ris­mo, con el mo­bi­lia­rio y las tex­tu­ras.

– Eres jo­ven, ¿no? ¡Qué bueno!

Eso fue lo pri­me­ro que le es­pe­tó la voz en el te­lé­fono a Ale­xan­dra Obra­do­vich. Era una lla­ma­da a dis­tan­cia. La mu­jer que le ha­bla­ba y su fa­mi­lia iban a re­gre­sar al Pe­rú des­pués de ha­ber vi­vi­do du­ran­te años en el ex­te­rior: ne­ce­si­ta­ba que al­guien se en­car­ga­ra del de­par­ta­men­to que se con­ver­ti­ría en su nue­vo ho­gar en Li­ma. Era una res­pon­sa­bi­li­dad gran­de. “Por lo ge­ne­ral, yo iden­ti­fi­co el es­ti­lo y los gus­tos de mis clien­tes al co­no­cer­los: por su ro­pa, el es­pa­cio don­de vi­ven, y a través de nues­tras reunio­nes”, ex­pli­ca Obra­do­vich. En es­te ca­so, no co­no­cía per­so­nal­men­te a la fa­mi­lia y to­do el tra­ba­jo de­bía ser a dis­tan­cia. Sin em­bar­go, bas­tó esa lla­ma­da te­le­fó­ni­ca pa­ra que clien­ta e in­terio­ris­ta se en­ten­die­ran. “La pro­pie­ta­ria es una mu­jer di­ná­mi­ca, que te di­ce las co­sas de fren­te”, con­ti­núa la di­se­ña­do­ra. “Y que­ría un es­pa­cio que se sien­ta jo­ven y ac­tual”. Obra­do­vich asu­mió el re­to. Em­pe­zó a di­se­ñar la bien­ve­ni­da.

Fue un tra­ba­jo lar­go, que em­pe­zó des­de los pla­nos. Ale­xan­dra Obra­do­vich

in­ter­vino en ellos con al­gu­nas pro­pues­tas he­chas al ar­qui­tec­to del edi­fi­cio, Ma­rio La­ra, a par­tir de los re­que­ri­mien­tos de sus clien­tes. En el de­par­ta­men­to de 450 me­tros cua­dra­dos, ellos ne­ce­si­ta­ban un es­cri­to­rio que tu­vie­se el mis­mo pro­ta­go­nis­mo que el área so­cial. Obra­do­vich pro­pu­so crear­lo jun­to a la sa­la, se­pa­ran­do el es­pa­cio con puer­tas co­rre­di­zas de ma­de­ra, y vin­cu­lán­do­lo al de­par­ta­men­to con un do­ble in­gre­so, por la sa­la y por el

En los mue­bles, Obra­do­vich com­bi­nó el ace­ro y el vi­drio con de­ta­lles en ma­de­ra, y tex­tu­ras co­mo cue­ro y lino.

dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Otra in­ter­ven­ción de Obra­do­vich es­tu­vo en el área pri­va­da, don­de plan­teó achi­car los pa­sa­di­zos y ce­der­le ese me­tra­je a los dor­mi­to­rios, y don­de ge­ne­ró una sa­la de es­tar pa­ra co­nec­tar los cuar­tos, y dar más op­cio­nes de uso so­cial al de­par­ta­men­to.

So­bre los aca­ba­dos, se op­tó por pi­sos de ma­de­ra y coun­ters en már­mol ne­gro y blan­co. So­lo en los ba­ños de los hi­jos se usó por­ce­la­na­to, pri­man­do la prac­ti­ci­dad. Pa­ra cuan­do el de­par­ta­men­to es­tu­vo lis­to, Obra­do­vich ya ha­bía em­pe­za­do a di­se­ñar su pro­pues­ta de de­co­ra­ción. Ahí tam­bién par­tía de ce­ro: na­tu­ral­men­te, la fa­mi­lia no via­ja­ría con pie­zas pro­pias; to­das que­da­rían atrás, en el país que los aco­gió. Eso le da­ba li­ber­tad a la di­se­ña­do­ra pa­ra de­ter­mi­nar el mo­bi­lia­rio. Pe­ro tam­bién su­pu­so el re­to de

lo­grar un es­pa­cio aco­ge­dor con pie­zas nue­vas. La fa­mi­lia de­bía sen­tir­se en ca­sa.

Es­ti­los con­ver­gen­tes

“Son una pa­re­ja que apre­cia lo mo­derno, pe­ro ella es atre­vi­da, y él, con­ser­va­dor. Así que ha­bía que con­ju­gar am­bos gus­tos”, cuen­ta la di­se­ña­do­ra. Le hi­cie­ron al­gu­nas pre­ci­sio­nes: que­rían mu­cho ne­gro. Tam­bién le pi­die­ron ma­te­ria­les co­mo ace­ro y vi­drio. Y lí­neas mo­der­nas y clá­si­cas. Sin em­bar­go, pa­ra la in­terio­ris­ta era im­por­tan­te in­cor-

“Son una pa­re­ja que apre­cia lo mo­derno, pe­ro ella es atre­vi­da, y él, con­ser­va­dor. Así que ha­bía que con­ju­gar am­bos gus­tos”, cuen­ta la di­se­ña­do­ra.

po­rar de­ta­lles que ge­ne­ren un con­tras­te con la frial­dad de los ma­te­ria­les, y que tam­bién sean una pre­sen­cia na­tu­ral. Co­mo pri­me­ra me­di­da, de­ci­dió pin­tar las pa­re­des de un tono ca­fé con le­che, ase­gu­ran­do un abra­zo cá­li­do. El co­lor ne­gro pri­ma en la sa­la prin­ci­pal y el es­cri­to­rio, y se acen­túa en es­pa­cios co­mo el co­me­dor y la sa­la de es­tar. En los mue­bles com­bi­nó el ace­ro y el vi­drio so­li­ci­ta­dos con de­ta­lles en ma­de­ra, y tex­tu­ras co­mo cue­ro y lino. Si bien los pro­pie­ta­rios no que­rían an­ti­güe­da­des, Obra­do­vich ten­dió una al­fom­bra per­sa an­ti­gua en el es­cri­to­rio. Y usó ter­cio­pe­lo en al­gu­nos si­llo­nes pa­ra ge­ne­rar la sen­sa­ción de uso, de his­to­ria.

Obra­do­vich se ase­gu­ró de que las plan­tas die­ran oxí­geno a los es­pa­cios. Y el ar­te –ele­gi­do jun­to a los pro­pie­ta­rios, cuan­do ellos ya ha­bían lle­ga­do a Li­ma–, con pie­zas de Eduar­do To­kes­hi, Luz Letts y Jo­sé To­la, en­cen­dió de co­lor el de­par­ta­men­to. Con eso, la bien­ve­ni­da es­tu­vo lis­ta. Los re­cién lle­ga­dos so­lo tu­vie­ron que em­pe­zar a vi­vir. •

Es­ta pá­gi­na Obra­do­vich bus­có un jue­go de lu­ces. En el co­me­dor se pue­de en­cen­der la lám­pa­ra cen­tral o los pun­tos so­bre el ar­te, o to­do a la vez. Pá­gi­na si­guien­te El ne­gro pri­ma en el de­par­ta­men­to. En el es­cri­to­rio, pa­red cen­tral en pa­pel ne­gro con tex­tu­ra. Re­sal­tan los ama­ri­llos en pin­tu­ra de Eduar­do To­kes­hi.

Iz­quier­da Se com­bi­nó ace­ro, vi­drio, bri­llos y trans­pa­ren­cias, con otras tex­tu­ras más cá­li­das co­mo ma­de­ra y ter­cio­pe­lo. Aba­jo En el in­gre­so, con­so­la en ace­ro y gra­ba­do de Jo­sé To­la. A la de­re­cha, so­fá en ele y al­fom­bra de gran­des di­men­sio­nes, pa­ra do­mi­nar la sa­la de es­tar. Cua­dro de Luz Letts.

La in­terio­ris­ta no qui­so ape­lar a es­te­reo­ti­pos in­fan­ti­les, y en el cuar­to del hi­jo op­tó por ver­de, gris y blan­co, y mue­bles co­mo el librero en for­ma de ár­bol, que pue­den se­guir sien­do in­tere­san­tes con el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.