AR­QUI­TEC­TU­RA

Flint House, Pre­mio RI­BA 2015 a la me­jor ca­sa del año

Casas - - Índice - POR LAU­RA ALZUBIDE Fo­tos de Ja­mes Mo­rris

Pa­re­ce una ro­ca ten­di­da en el pai­sa­je. Un mo­no­li­to en dos tiem­pos cu­yo ori­gen se re­mon­ta a eras in­me­mo­ria­les. Ubi­ca­da en Buc­king­hams­hi­re –con­da­do his­tó­ri­co del Reino Uni­do–, la Flint House es uno de los pro­yec­tos más su­ge­ren­tes y evo­ca­do­res de los úl­ti­mos años.

La Flint House, Pre­mio RI­BA 2015, jue­ga con las to­na­li­da­des del pe­der­nal pa­ra fun­dir­se con el en­torno.

Al­gu­na vez, en el si­glo XVIII, hu­bo allí una gran­ja. Y, des­de su des­apa­ri­ción, el te­rreno ha­bía per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te in­tac­to. “El lu­gar to­da­vía era ex­tra­ño, una ano­ma­lía sal­va­je en el con­tex­to de unos cul­ti­vos agrí­co­las”, ha ex­pli­ca­do la ar­qui­tec­ta Char­lot­te Ske­ne Catling. El ban­que­ro y fi­lán­tro­po Lord Roths­child ha­bía con­tra­ta­do a su es­tu­dio –Ske­ne Catling de la Pe­ña– pa­ra cons­truir una ca­sa allí, pró­xi­ma a la man­sión prin­ci­pal de es­ti­lo neo­clá­si­co fran­cés, pa­ra alo­jar a fa­mi­lia­res, in­vi­ta­dos y ar­tis­tas. Una vez fi­na­li­za­da, la Flint House (‘Ca­sa Pe­der­nal’, en su tra­duc­ción del in­glés) de­ve­ló su inusi­ta­da fuer­za lí­ri­ca. Tan­to es así que ga­nó el Pre­mio RI­BA a la me­jor vi­vien­da del año 2015.

“El edi­fi­cio es un ejem­plo de una in­no­va­do­ra pie­za ar­qui­tec­tó­ni­ca que su­gie­re una ti­po­lo­gía de ca­sa que no so­lo es un ob­je­to en el pai­sa­je, sino que emer­ge del pai­sa­je; sin em­bar­go, no es tan res­pe­tuo­so con la na­tu­ra­le­za, pues es­ta no es tan es­ti­mu­lan­te, dra­má­ti­ca y,

so­bre to­do, poé­ti­ca co­mo la ca­sa”, se­ña­ló el ac­ta del ju­ra­do. La for­ma es­ca­lo­na­da de las dos es­truc­tu­ras, cu­ya emer­gen­cia pa­re­ce el re­sul­ta­do de la co­li­sión de dos pla­cas tec­tó­ni­cas, con­tri­bu­ye a ello.

Pe­ro, tam­bién, el pe­der­nal que es­cul­pe la si­lue­ta del con­jun­to y que lo fun­de en­tre la tie­rra y el gris del cie­lo bri­tá­ni­co.

El efec­to óp­ti­co

El tra­ta­mien­to ex­te­rior es­tá ins­pi­ra­do en la com­po­si­ción geo­ló­gi­ca de Buc­king­hams­hi­re, con sus es­tra­tos de ca­li­za, ar­ci­lla y pi­za­rra. “El prin­ci­pio óp­ti­co de que los ob­je­tos más te­nues pa­re­cen más dis­tan­tes se ha apli­ca­do al tra­ta­mien­to de los ma­te­ria­les del edi­fi­cio”, han se­ña­la­do los ar­qui­tec­tos. Des­de la ba­se has­ta la par­te su­pe­rior, las ca­pas geo­ló­gi­cas de pe­der­nal y ca­li­za

Es­ta pá­gi­na La dis­tri­bu­ción de la ca­sa prin­ci­pal se or­ga­ni­za al­re­de­dor de la es­ca­le­ra, que se­pa­ra di­ver­sos am­bien­tes: el hall, la sa­la, el es­tu­dio y la co­ci­na. Pá­gi­na si­guien­te Una pin­tu­ra de Wi­lliam Tom­kins des­ta­ca so­bre la chi­me­nea.

se des­va­ne­cen des­de el ne­gro has­ta el blan­co. En la ba­se, las pie­zas de pe­der­nal es­tán ta­lla­das pa­ra que sean más gran­des y ru­go­sas, con pe­dre­ría in­crus­ta­da en la ar­ga­ma­sa de cal ne­gra. En to­tal, es po­si­ble iden­ti­fi­car seis es­tra­tos cro­má­ti­cos.

Asi­mis­mo, a la dis­tri­bu­ción de los in­te­rio­res si­gue una na­rra­ti­va, en es­ta oca­sión pa­ra crear ex­pe­rien­cias vi­sua­les en se­cuen­cia. El sen­de­ro y el ria­chue­lo atra­vie­san la ca­sa prin­ci­pal (de 465 me­tros cua­dra­dos), don­de se en­cuen­tran la sa­la de di­bu­jo –a do­ble al­tu­ra, con los am­plios ven­ta­na­les que mi­ran el pai­sa­je–, las áreas so­cia­les y la co­ci­na. Arri­ba, tres dor­mi­to­rios. Y, en el te­cho es­ca­lo­na­do, pe­que­ños ni­chos que co­nec­tan las ha­bi­ta­cio­nes. El edi­fi­cio anexo (de 115 me­tros cua­dra­dos) es un ta­ller con co­ci­na ame­ri­ca­na, sa­la de es­tar y dor­mi­to­rio en mez­za­ni­ne.

La for­ma de la Flint House es deu­do­ra de la tra­di­ción: las ex­ca­va­cio­nes neo­lí­ti­cas, los an­fi­tea­tros grie­gos, las

rui­nas ma­yas. In­clu­so, de Ca­sa Ma­la­par­te en la is­la de Ca­pri. Aun­que, en lu­gar de mi­rar ha­cia fue­ra –de la tie­rra ha­cia el mar–, es­ta­ble­ce una re­la­ción re­cí­pro­ca en­tre sus dos ele­men­tos pa­ra vol­car­se de­fi­ni­ti­va­men­te en el pai­sa­je. “A pe­sar de que es­tá de­fi­ni­da por su cons­truc­ción en pe­der­nal, el pro­yec­to al­ber­ga un fas­ci­nan­te e in­te­li­gen­te uso de te­chos, te­rra­zas y des­can­sos que se com­bi­nan pa­ra en­tre­gar una asom­bro­sa obra de ar­qui­tec­tu­ra ha­bi­ta­ble, pro­vo­ca­do­ra y mo­der­na, que se une en la te­rre­nal pe­ro her­mo­sa cam­pi­ña”, afir­mó el ju­ra­do. •

La for­ma de la Flint House es deu­do­ra de la tra­di­ción: las ex­ca­va­cio­nes neo­lí­ti­cas, los an­fi­tea­tros grie­gos, las rui­nas ma­yas.

La ca­sa es­tá atra­ve­sa­da por un sen­de­ro y un río, cir­cuns­tan­cia apro­ve­cha­da por los ar­qui­tec­tos pa­ra fa­vo­re­cer los es­tí­mu­los vi­sua­les, crear re­co­rri­dos, y se­pa­rar áreas so­cia­les y pri­va­das.

Con su pe­cu­liar si­lue­ta es­ca­lo­na­da, el te­cho del edi­fi­cio es­tá in­ter­ve­ni­do por jar­di­nes y te­rra­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.