TA­LLER DE IDEAS

Las di­fe­ren­cias en­tre ser ar­qui­tec­to ayer y hoy

Casas - - Índice - Fran­co Ve­lla Ar­qui­tec­to

La di­fe­ren­cia en­tre pro­yec­tar y cons­truir ha­ce cua­ren­ta años y hoy es no­ta­ble. Con­ta­ré mi ex­pe­rien­cia. Pa­ra pro­yec­tar, hay que di­bu­jar pla­nos. Yo mis­mo me pa­sa­ba ho­ras di­bu­jan­do. Se usa­ba un pa­pel trans­pa­ren­te que ve­nía en ro­llos, y ha­bía va­rias téc­ni­cas pa­ra cor­tar la pie­za que ne­ce­si­ta­bas. Pri­me­ro se en­chin­cha­ba en el ta­ble­ro; lue­go apa­re­ció el Scotch. Pri­me­ro se di­bu­ja­ba con re­gla T; lue­go, con re­glas pa­ra­le­las y, por úl­ti­mo, con tec­ní­gra­fo. Se di­bu­ja­ba con lá­pi­ces de di­ver­sos gro­so­res; lue­go, con tin­ta chi­na con ti­ra­lí­neas, has­ta que apa­re­cie­ron los ra­pi­dó­gra­fos, que nos sim­pli­fi­ca­ron la vi­da.

Las pers­pec­ti­vas se ha­cían a mano. Ha­bía ar­qui­tec­tos par­ti­cu­lar­men­te do­ta­dos co­mo Ma­la­chows­ki, We­ber­ho­fer y Seoa­ne. A ellos úni­ca­men­te les so­bre­vi­ve En­ri­que Ci­ria­ni, cu­yas pers­pec­ti­vas son dig­nas de ex­po­ner­se en los mu­seos.

Pe­ro igual ha­bía que pa­sar­se ho­ras y ho­ras di­bu­jan­do: los jar­di­nes con pun­ti­tos, los ár­bo­les con ra­yi­tas y las la­jas del pi­so una por una. Es­ta era una la­bor que me en­tre­te­nía. Pa­ra las som­bras, se usa­ba el Zip-A-To­ne –lá­mi­nas plas­ti­fi­ca­das que se pe­ga­ban en el re­ver­so del di­bu­jo–, que creo que ya no exis­te. Pa­ra aho­rrar, se em­plan­ti­lla­ban las áreas que de­bían som­brear­se y se fro­ta­ba be­tún en el re­ver­so del di­bu­jo. Pa­ra bo­rrar el di­bu­jo en tin­ta, se usa­ba un bo­rra­dor es­pe­cial gra­nu­lo­so o se ras­ca­ba con una Gi­llet­te, con el ries­go de per­fo­rar el pa­pel. Los más afor­tu­na­dos te­nían bo­rra­do­res eléc­tri­cos, rá­pi­dos pe­ro tam­bién pe­li­gro­sos.

To­do eso ha des­apa­re­ci­do. En mi ofi­ci­na he ar­ma­do un pe­que­ño mu­seo don­de es­tán to­dos los ins­tru­men­tos que he men­cio­na­do, ade­más de es­cua­dras, com­pa­ses, man­dí­bu­las, plan­ti­llas pa­ra di­bu­jar mue­bles y apa­ra­tos sa­ni­ta­rios y círcu­los, y un “can­gre­jo” –in­fer­nal ins­tru­men­to pa­ra es­cri­bir ca­rac­te­res de gran ta­ma­ño–. Aho­ra to­do se ha sim­pli­fi­ca­do. Con la compu­tado­ra, ya no se re­quie­re nin­gún ins­tru­men­to pa­ra di­bu­jar y ha­cer vis­tas en 3D que pa­re­cen edi­fi­cios ya cons­trui­dos.

¿Es aho­ra me­jor o peor? Bue­na pre­gun­ta. No lo sé. Yo me la pa­so mi­ran­do las pan­ta­llas. So­lo las mi­ro por­que no sé ni có­mo se en­cien­den. Doy ins­truc­cio­nes con un de­do y es­pe­ro que me im­pri­man los pla­nos pa­ra, con un lá­piz o un plu­món ro­jo, ha­cer in­di­ca­cio­nes.

No hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre aho­ra y el pa­sa­do en el pro­yec­to re­sul­tan­te, aun­que an­tes ha­bía ma­yor li­ber­tad pa­ra di­se­ñar. Los re­gla­men­tos eran me­nos es­tric­tos y las co­mi­sio­nes ca­li­fi­ca­do­ras de las mu­ni­ci­pa­li­da­des te­nían cri­te­rios más am­plios. Con res­pec­to al pro­yec­to fi­na­li­za­do, es po­si­ble cons­truir con me­nor cos­to y tiem­po. Re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar ha­ce cua­ren­ta años la cons­truc­ción de las obras de Frank Gehry y Zaha Hadid, por ejem­plo. Aun­que por allí apa­rez­can Frank Lloyd Wright, Ee­ro Saa­ri­nen, Al­var Aal­to y sus obras in­mor­ta­les. •

Las pers­pec­ti­vas se ha­cían a mano. Ha­bía ar­qui­tec­tos par­ti­cu­lar­men­te do­ta­dos co­mo Ma­la­chows­ki, We­ber­ho­fer y Seoa­ne. A ellos úni­ca­men­te les so­bre­vi­ve En­ri­que Ci­ria­ni.

Ins­tru­men­tos co­mo el “can­gre­jo”, el tec­ní­gra­fo, el Zip-A-To­ne y el ra­pi­dó­gra­fo al­gún día fue­ron in­dis­pen­sa­bles pa­ra di­bu­jar pla­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.