APUN­TES DE UNA BLO­GUE­RA

Un via­je a Hong Kong

Casas - - Índice -

HONG KONG ES EL ES­CE­NA­RIO DE EXó­TI­CAS PE­Lí­CU­LAS Y SU­CU­LEN­TOS RE­POR­TA­JES GRá­FI­COS EN RE­VIS­TAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES. PE­RO, TAM­BIéN, ES UN LU­GAR DE EN­SUE­ñO CON UN DI­SE­ñO Y UN ES­TI­LO DE VI­DA DIG­NOS DE SER AD­MI­RA­DOS. ¿QUé SU­CE­DE, EN­TON­CES, CUAN­DO NUES­TRA BLO­GUE­RA VI­SI­TA LA CA­PI­TAL ASIá­TI­CA?

Hay po­cas ciu­da­des en el mun­do que ofrez­can tan­tas co­sas co­mo Hong Kong. Un mix en­tre cos­tum­bres eu­ro­peas y tra­di­cio­nes chi­nas ha­ce que es­te sea uno de los lu­ga­res más hip del con­ti­nen­te asiá­ti­co.

Aun­que a pri­me­ra vis­ta hay mu­cho por di­ge­rir, Hong Kong re­sul­ta ser un lu­gar fas­ci­nan­te: aba­rro­ta­do de mer­ca­dos que in­va­den las ve­re­das

[1], exó­ti­cos pla­tos pa­ra de­gus­tar [2] y una vo­rá­gi­ne de in­for­ma­ción [3].

Al prin­ci­pio, la ciu­dad pue­de re­sul­tar abru­ma­do­ra. Pe­ro, una vez que se su­pera esa pri­me­ra ca­pa de ex­po­si­ción, apa­re­ce la ver­da­de­ra Hong Kong. Se em­pie­zan a ver los edi­fi­cios –al­gu­nos de ellos pin­ta­dos con to­nos pas­tel [4]–, la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción [5], el afa­ma­do sky­li­ne y su gen­te [6], tan di­ver­sa co­mo es­ta pe­que­ña is­la, que al­gu­na vez fue bri­tá­ni­ca.

Y creo que, gra­cias a ella, se pue­de de­ve­lar el gran mis­te­rio. Con­ver­tir­se en un puen­te en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te es lo que ha he­cho de es­te lu­gar un es­pa­cio tan des­lum­bran­te.

Lo­ca­les de an­ti­cua­rios co­mo Vin­ta­ge Fur­ni­tu­re [7] co­exis­ten con

li­bre­rías co­mo Bas­heer De­sign Books [8] y bou­ti­ques co­mo Ini­tial. Asi­mis­mo, es­qui­nas con sa­bor eu­ro­peo en el SoHo [9] com­par­ten ve­re­da con tien­das co­mo Ho­me­less o Elep­hant Ground. La ca­fe­te­ría de Ag­nès B. [10] se vuelca ha­cia la ca­lle co­mo tam­bién lo ha­cen Gold Yard y otras pro­pues­tas que nos re­cuer­dan más a Lon­dres o San Fran­cis­co que a Kow­loon Bay.

Y, aun­que por ra­tos así lo pa­rez­ca, no es­ta­mos en la Chi­na­town de las gran­des me­tró­po­lis eu­ro­peas. Nos en­con­tra­mos, en reali­dad, en lo que hoy ya es una re­gión ad­mi­nis­tra­ti­va es­pe­cial de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na [11]. Y, aun­que pa­rez­ca com­pli­ca­do, ¡va­ya que tie­ne es­ti­lo! •

C on­ver­tir­se en un puen­te en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te es lo que ha he­cho de es­te lu­gar un es­pa­cio tan des­lum­bran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.