PER­SO­NA­JE

Mi­guel Cru­cha­ga y el re­to de di­se­ñar pa­ra uno mis­mo

Casas - - Índice - Mi­guel Cru­cha­ga POR RE­BE­CA VAISMAN Fo­tos de Gon­za­lo Cá­ce­res Dan­cuart

MI­GUEL CRU­CHA­GA DI­RI­GE EL RE­CO­RRI­DO A TRA­VéS DE SU úL­TI­MO PRO­YEC­TO: SU PRO­PIA CA­SA. Y HA­CE UNA NE­CE­SA­RIA RE­FLE­XIóN SO­BRE EL ROL DEL AR­QUI­TEC­TO EN LA CIU­DAD, LA EN­SE­ñAN­ZA Y LA CREA­CIóN CON­TEM­PO­Rá­NEA.

El ar­qui­tec­to en su bi­blio­te­ca, jun­to a una es­cul­tu­ra de ma­de­ra de Sonia Pra­ger. Los es­pa­cios se com­ple­tan con ar­te y mú­si­ca.

El jazz na­ce en el sa­lón, y el fra­seo al­can­za, a me­nor vo­lu­men, ca­da ha­bi­ta­ción. Mi­guel Cru­cha­ga se con­fie­sa un apa­sio­na­do de la mú­si­ca. Él mis­mo di­se­ñó la gran pie­za es­cul­tó­ri­ca que sir­ve pa­ra guar­dar su co­lec­ción de CD, así co­mo el mue­ble que ha bau­ti­za­do co­mo “Trans­for­mer”, con ca­jo­nes que se abren y des­apa­re­cen pa­ra ma­nio­brar o es­con­der el equi­po de mú­si­ca, los par­lan­tes y el bar. El ar­qui­tec­to se ha mu­da­do re­cien­te­men­te y aún no ter­mi­na de ins­ta­lar­se por com­ple­to. Su pro­pia ca­sa es tam­bién su úl­ti­mo pro­yec­to, com­ple­ta­do tras un pro­ce­so crea­ti­vo que ha to­ma­do tres años. “Cuan­do uno ha­ce ar­qui­tec­tu­ra, siem­pre exis­te un co­te­jo con los gus­tos y las ne­ce­si­da­des del clien­te”,

ex­pli­ca, mien­tras bus­ca el bo­tón que re­gu­la el vo­lu­men de la mú­si­ca. “En ese co­te­jo, ocu­rren transac­cio­nes con las que el ar­qui­tec­to no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá de acuer­do. Pues bien: cuan­do uno ha­ce su pro­pia ca­sa, tie­ne que es­tar de acuer­do con to­do. No hay pre­tex­tos pa­ra que las co­sas no sal­gan co­mo uno quie­re”. De pie en me­dio de la sa­la de do­ble al­tu­ra, que es el co­ra­zón de su ca­sa, Cru­cha­ga ha­bla co­mo ar­qui­tec­to y tam­bién co­mo ha­bi­tan­te. Y da ini­cio al re­co­rri­do.

La ca­sa ori­gi­nal, en la es­qui­na de la cua­dra sa­ni­si­dri­na, no fun­cio­na­ba por­que su em­pla­za­mien­to no apro­ve­cha­ba el te­rreno. Ha­bía que em­pe­zar de ce­ro una cons­truc­ción que sa­ca­se pro­ve­cho de su

“CUAN­DO UNO HA­CE SU PRO­PIA CA­SA, NO HAY PRE­TEX­TOS PA­RA QUE LAS CO­SAS NO SAL­GAN CO­MO UNO QUIE­RE”, DI­CE CRU­CHA­GA.

ubi­ca­ción, te­nien­do en cuen­ta otros edi­fi­cios y ele­men­tos de la cua­dra. El pro­yec­to se ubi­có ha­cia un pun­to de fu­ga: un pe­que­ño par­que trian­gu­lar que ar­ti­cu­la la ca­lle, y que cons­ti­tu­yó, pa­ra el ar­qui­tec­to, el pai­sa­je ha­cia el que de­bía mi­rar la ca­sa. El jar­dín se ubi­ca es­tra­té­gi­ca­men­te ba­jo ese pun­to, de tal mo­do que las plan­tas y los ár­bo­les pro­pios pa­rez­can una con­ti­nua­ción del par­que pú­bli­co.

La ca­sa se desa­rro­lla a tra­vés de pla­nos y lí­neas a des­ni­vel que se aco­mo­dan so­bre sí bus­can­do la luz na­tu­ral y la vis­ta. A la vez, la pri­va­ci­dad se ase­gu­ra con una fa­cha­da só­li­da, com­pues­ta por dos gran­des blo­ques y dis­cre­tas ce­lo­sías de ma­de­ra. La co­mu­ni­ca­ción con la ciu­dad tie­ne lu­gar a tra­vés de un len­gua­je de de­ta­lles: el se­gun­do pi­so se guar­da a tra­vés de ven­ta­nas y ta­pas que, por fue­ra, tie­nen pin­ta­do un di­se­ño

Dor­mi­to­rio prin­ci­pal. El mo­bi­lia­rio fue di­se­ña­do por el pro­pio Cru­cha­ga. Al fon­do, bal­cón con re­fe­ren­cia co­lo­nial. “El es­pí­ri­tu de la ca­sa li­me­ña”, lo lla­ma el ar­qui­tec­to.

que re­co­no­ce con ama­bi­li­dad y hu­mor la mi­ra­da del otro. Cru­cha­ga ju­gó con la lí­nea de su ter­ce­ra plan­ta, ha­cién­do­la cur­va y per­dién­do­la en el pun­to en el que se en­cuen­tra con la edi­fi­ca­ción ve­ci­na, de so­lo dos pi­sos. Fi­nal­men­te, la pa­red ce­rra­da del in­gre­so prin­ci­pal es tam­bién el lien­zo so­bre el que las som­bras de la ma­ña­na pin­tan cua­dros en mo­vi­mien­to.

De re­gre­so al in­te­rior de la ca­sa, Mi­guel Cru­cha­ga sube las es­ca­le­ras y con­du­ce a su es­pa­cio fa­vo­ri­to: la mez­za­ni­ne del se­gun­do pi­so, jus­to so­bre la sa­la prin­ci­pal, don­de el ar­qui­tec­to sue­le leer. Des­de su si­lla de cue­ro ne­gro, la vis­ta al­can­za el jar­dín y el fon­do del par­que, y do­mi­na to­da la ca­sa. Es­ta al­tu­ra, es­ta dis­tan­cia, le per­mi­ten des­can­sar.

AR­QUI­TEC­TU­RA Y EN­SE­ñAN­ZA

Exis­te una anéc­do­ta de la in­fan­cia que Cru­cha­ga sue­le con­tar a sus alum­nos: cuan­do era chi­co, y co­mo par­te de un ri­tual de ini­cia­ción tan inocen­te co­mo cruel, se vio per­di­do en los co­rre­do­res sub­te­rrá­neos de una an­ti­gua ha­cien­da. Ca­da tre­cho era más pro­fun­do y más os­cu­ro, y lle­gó a sen­tir que es­ta­ba per­dién­do­se en el cen­tro de la Tie­rra. “Bueno, la ar­qui­tec­tu­ra es to­do lo con­tra­rio”, re­fle­xio­na son­rien­do el ar­qui­tec­to, mu­chas dé­ca­das des­pués de esa aven­tu­ra. “La ra­zón de ser de la ar­qui­tec­tu­ra es in­ter­nar­te en un tú­nel don­de to­do te pro­vo­ca, na­da es­tá pre­vis­to y to­da sor­pre­sa es gra­ta. La fun­ción de la ar­qui­tec­tu­ra es ha­cer­te vi­vir bien”.

Cru­cha­ga re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Cul­tu­ra en 1972, y a su ca­rre­ra crea­ti­va se su­ma su par­ti­ci­pa­ción en el ám­bi­to po­lí­ti­co, co­mo se­na­dor y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to del Ciu­da­dano, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. Pe­ro los úl­ti­mos vein­ti­dós años ha vol­ca­do sus es­fuer­zos prin­ci­pal­men­te en la en­se­ñan­za, co­mo de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UPC. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos, que él mis­mo con­tri­bu­ye a edu­car, re­ci­ben un con­tex­to muy dis­tin­to a aquel que lo ani­mó a con­ver­tir­se en ar­qui­tec­to. Mi­guel Cru­cha­ga lo sa­be. Li­ma es hoy una ciu­dad de by­pas­ses im­po­si­bles y áreas ver­des ma­lo­gra­das, sin aque­llos con­cur­sos que re­sul­ta­ron en obras pú­bli­cas co­mo el edi­fi­cio del an­ti­guo Mi­nis­te­rio de Pes­que­ría (hoy se­de del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, de quien Cru­cha­ga es au­tor jun­to con Emi­lio So­yer y Mi­guel Ro­dri­go). Cru­cha­ga re­co­no­ce que el con­tex­to pa­ra los nue­vos ar­qui­tec­tos es hoy más di­fí­cil: “Se ne­ce­si­ta un en­fo­que vi­sio­na­rio pa­ra so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción, pe­ro la res­pues­ta no la ten­go”, ad­mi­te, con su voz so­bre el jazz que aún sue­na.

“La for­ma de en­fren­tar­me a ese re­to es en­se­ñar”. Asu­me una mi­sión gran­de y com­ple­ja, con des­ni­ve­les, re­la­cio­nes y con­flic­tos. Co­mo una ca­sa. •

Pá­gi­na an­te­rior El ter­cer pi­so se pier­de en una cur­va pa­ra no con­tras­tar con las ca­sas ve­ci­nas. La fa­cha­da ce­rra­da fun­cio­na co­mo un ecran don­de las som­bras de la ca­lle se pro­yec­tan. Arri­ba El te­cho in­cli­na­do no lle­ga a apo­yar­se en el mu­ro, pa­ra de­jar en­trar el día.

Pá­gi­na an­te­rior La pri­me­ra plan­ta es la zo­na so­cial, com­pues­ta por la sa­la, el co­me­dor y la bi­blio­te­ca. Es­ta pá­gi­na Cru­cha­ga qui­so se­pa­rar las es­ca­le­ras de la do­ble al­tu­ra. En el des­can­so, te­chó el corredor del pri­mer pi­so y creó un es­pa­cio don­de se ve una pie­za de Li­ka Mu­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.