AR­QUI­TEC­TU­RA

JSa Li­ma rinde ho­me­na­je a la pie­dra

Casas - - Índice - Jsa Li­ma POR RE­BE­CA VAISMAN Fo­tos de Gon­za­lo Cá­ce­res Dan­cuart

TO­MAN­DO CO­MO PUN­TO DE PAR­TI­DA UNA ANDENERíA AN­TI­GUA, EL DES­PA­CHO PE­RUANO DE JSA AR­QUI­TEC­TU­RA, LI­DE­RA­DO POR IR­VI­NE TO­RRES, ASU­ME UN PRO­YEC­TO QUE DES­TA­CA LA GEO­GRA­FíA, LOS MA­TE­RIA­LES Y LAS TéC­NI­CAS DE CONS­TRUC­CIóN LO­CA­LES.

El pro­yec­to se ba­sa en ma­te­ria­les muy ele­men­ta­les: pi­sos y re­ves­ti­mien­to de las pa­re­des en pie­dra ta­la­mo­ye, y de­ta­lles en ma­de­ra.

El te­rreno em­pie­za muy plano y, po­co a po­co, va ele­ván­do­se has­ta ter­mi­nar en una andenería de siem­bra an­ti­gua, en desuso ha­ce va­rias dé­ca­das, pe­ro con los es­ca­lo­nes de pie­dra in­tac­tos. Se tra­ta de un te­rreno su­ma­men­te am­plio –qui­zá uno de los más gran­des de Los Cón­do­res–. Es ahí don­de JSa Li­ma re­ci­bió el en­car­go de pro­yec­tar cua­tro ca­sas que ocu­pa­ran y se in­te­gra­ran al pai­sa­je. Ac­tual­men­te son dos los edi­fi­cios le­van­ta­dos, y sus si­lue­tas ya per­mi­ten entender lo que el des­pa­cho de ar­qui­tec­tos qui­so lo­grar con es­te pro­yec­to. “El pai­sa­je con el cam­bio de to­po­gra­fía y la es­truc­tu­ra de pie­dra nos dio la idea de que las ca­sas evo­ca­ran esas mis­mas par­ti­cu­la­ri­da­des”, ex­pli­ca Ir­vi­ne To­rres, so­cio

Am­bas ca­sas se desa­rro­llan a tra­vés um­bra­les y pla­nos de pie­dra. Los pro­gra­mas son dis­tin­tos: la se­gun­da ca­sa cuen­ta con un puen­te que atra­vie­sa el se­gun­do ni­vel y co­nec­ta las áreas so­cia­les con las pri­va­das.

del es­tu­dio me­xi­cano y di­rec­tor de la ofi­ci­na en Li­ma. A de­cir del ar­qui­tec­to, el pro­yec­to se ins­pi­ra en la Ca­sa Ma­la­par­te de Ca­pri: a pe­sar de que am­bas cons­truc­cio­nes res­pon­den a un pai­sa­je to­tal­men­te dife­ren­te, com­par­ten el de­seo de fun­dir­se con la na­tu­ra­le­za que las ro­dea.

De las cua­tro ca­sas pro­yec­ta­das, dos ya han si­do cons­trui­das. Con ta­ma­ños y pro­gra­mas to­tal­men­te dis­tin­tos, la pie­dra es el ma­te­rial prin­ci­pal en am­bas, ma­ti­za­da con ma­de­ra y de­ta­lles en alu­mi­nio (co­mo los per­fi­les de las ven­ta­nas). No so­lo se uti­li­zó pie­dra de la zo­na, sino que se tra­ba­jó con pi­ca­pe­dre­ros lo­ca­les, pues ex­plo­rar sus téc­ni­cas de cons­truc­ción se con­vir­tió tam­bién en par­te fun­da­men­tal de la pro­pues­ta. En am­bas ca­sas, la ex­pe­rien­cia del es­pa­cio se or­de­na a tra­vés de pla­nos ver­ti­ca­les, que son los mu­ros de ma­de­ra. Y en las dos, tam­bién, los pi­sos su­pe­rio­res tie­nen ele­men­tos que quie­ren ser co­nec­to­res en­tre la nue­va cons­truc­ción y la andenería an­ti­gua.

VO­Lú­ME­NES VE­CI­NOS

La pri­me­ra ca­sa se va des­cu­brien­do des­de el ini­cio del te­rreno, a me­di­da que avan­za la pen­dien­te su­til. La in­ten­ción es tra­zar un re­co­rri­do flui­do, a tra­vés del cual la cons­truc­ción nue­va lle­gue a for­mar par­te de los an­ti­guos res­tos de pie­dra. Por eso, la es­ca­li­na­ta de la ca­sa con­du­ce al te­cho que se con­vier­te en te­rra­za, y que, a su vez, se con­fun­de con la andenería. La ca­sa no so­lo re­pli­ca el ma­te­rial pa­ra cum­plir una fun­ción vi­sual y es­té­ti­ca: los mu­ros de pie­dra quie­ren con­ver­tir­se en par­te del pai­sa­je.

Ir­vi­ne To­rres acla­ra que el pai­sa­jis­mo del pro­yec­to va aso­cia­do con el tiem­po, “pues, se­gún va­ya ma­du­ran­do, la ca­sa se in­cor­po­ra­rá ca­da vez más al

pai­sa­je”, pre­ci­sa el ar­qui­tec­to. Las ideas tam­bién fue­ron con­cre­tán­do­se una vez con­fron­ta­das con el es­pa­cio. La te­rra­za del te­cho es un ejem­plo de ello. Es­ta­ba plan­tea­da co­mo un te­cho ver­de, cu­bier­to de césped; en cam­bio, se de­ci­dió que era cohe­ren­te un pi­so de pie­dra de as­pec­to muy na­tu­ral, que mos­tra­se cier­ta im­pro­vi­sa­ción en su tra­zo.

La se­gun­da ca­sa per­te­ne­ce a una fa­mi­lia más jo­ven, con ni­ños. Es de dos ni­ve­les –más am­plia–, y su área so­cial es­tá atra­ve­sa­da por un puen­te que co­nec­ta con la par­te pri­va­da en el se­gun­do pi­so. “La idea es que ca­da una de las ca­sas re­cla­me su pro­pio es­pa­cio, por eso es­tán des­vin­cu­la­das la una de la otra”, es­pe­ci­fi­ca To­rres. Si bien no po­see la lin­da te­rra­za su­pe­rior que ca­rac­te­ri­za a la pri­me­ra ca­sa, es­ta tie­ne otros ele­men­tos de in­te­rés, co­mo el bal­cón en el se­gun­do ni­vel, que or­de­na el área so­cial de la par­te pri­va­da y que co­nec­ta con la sa­la in­fe­rior a tra­vés de una chi­me­nea de do­ble duc­to. Des­de la al­tu­ra, la pie­dra y el ver­de de Los Cón­do­res se lu­cen.

Es­te fue el pro­yec­to con el que se inau­gu­ró la ofi­ci­na de JSa en Li­ma, cin­co años atrás, a pe­sar de que su con­cre­ción es re­cien­te. A de­cir de To­rres, el tiem­po que trans­cu­rrió en el pa­pel sir­vió pa­ra con­fron­tar las ideas ini­cia­les con la ex­pe­rien­cia del es­tu­dio y con su in­ves­ti­ga­ción de la to­po­gra­fía, los mé­to­dos lo­ca­les y la ri­que­za ar­te­sa­nal pe­rua­na. Un pro­ce­so que aún con­ti­núa. •

Pá­gi­na an­te­rior Si bien hay un lí­mi­te ex­te­rior mar­ca­do en­tre am­bas ca­sas, el pro­yec­to re­vier­te esa ex­pe­rien­cia en el in­te­rior, a tra­vés del pa­tio que co­nec­ta con la andenería. Eso ge­ne­ra va­rios re­co­rri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.