AR­QUI­TEC­TU­RA

Un pro­yec­to de Álex Ure­ña en Syd­ney

Casas - - Índice - Álex Ure­ña POR STE­FANO DE MAR­ZO Fo­tos de Álex Ol­guín

Una ca­sa en la que to­dos sus es­pa­cios dia­lo­gan con las co­pas de los ár­bo­les. Álex Ure­ña, ar­qui­tec­to pe­ruano ra­di­ca­do en Aus­tra­lia, di­se­ña una vi­vien­da se­pa­ra­da en pa­be­llo­nes que en­vuel­ve pri­va­ci­dad y que se ve en­vuel­ta en ve­ge­ta­ción.

A una ho­ra y me­dia al sur de Syd­ney se en­cuen­tra Bu­lli, un su­bur­bio ben­de­ci­do por be­llas pla­yas y bos­ques na­tu­ra­les.

Las ca­sas se alí­nean fren­te al mar, por un la­do, aun­que otras pre­fie­ren es­tar cer­ca de los ce­rros, que bu­llen en ve­ge­ta­ción. La Pa­vi­lion House, uno de los úl­ti­mos pro­yec­tos del ar­qui­tec­to pe­ruano Álex Ure­ña en tie­rras aus­tra­lia­nas, se ubi­ca en la par­te pos­te­rior de Bu­lli, con vis­ta ha­cia el la­do del bos­que.

“El pro­yec­to se si­túa en un te­rreno muy es­pe­cial, aun­que con mu­chas res­tric- cio­nes”, ase­gu­ra. “El ac­ce­so es por la par­te pos­te­rior. El te­rreno tie­ne una pen­dien­te que ba­ja des­de la en­tra­da con di­rec­ción al bos­que”, aña­de el ar­qui­tec­to for­ma­do en la Uni­ver­si­dad Ri­car­do Pal­ma. Ade­más, los due­ños, una pa­re­ja en se­gun­do ma­tri­mo­nio con hi­jos ado­les­cen­tes, re­que­rían cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des. Una ca­sa se­pa­ra­da en pa­be­llo­nes, don­de pue­dan te­ner es­pa­cios se­pa­ra­dos, pe­ro in­ter­co­nec­ta­dos al mis­mo tiem­po, era uno de sus ob­je­ti­vos.

Ure­ña ano­ta al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes que son exi­gi­das en la ar­qui­tec­tu­ra

La en­tra­da prin­ci­pal cons­ti­tu­ye una in­vi­ta­ción de los ár­bo­les a en­trar a la ca­sa.

aus­tra­lia­na. Pa­ra em­pe­zar, “la mano de obra es muy va­lo­ra­da y, co­mo con­se­cuen­cia, los cos­tos son al­tí­si­mos, por lo que los tiem­pos de­ben ser bas­tan­te más cor­tos y efec­ti­vos”, se­ña­la. “Por otro la­do, el clima, la geo­gra­fía y la con­cien­cia am­bien­tal son muy im­por­tan­tes pa­ra to­do aus­tra­liano, y de­ben ser con­si­de­ra­dos en el di­se­ño”. Él mis­mo tu­vo que apren­der es­tos nue­vos có­di­gos, pro­duc­tos es­tan­da­ri­za­dos y re­gla­men­tos cuan­do en 2010 lle­gó al país, lue­go de conocer en Li­ma, a fi­nes de 2009, a la que se­ría su fu­tu­ra pa­re­ja aus­tra­lia­na y ma­dre de sus tres hi­jos. Al día de hoy, lle­va seis años de­di­ca­do al di­se­ño de pro­yec­tos re­si­den­cia­les a car­go de la ofi­ci­na Alex Ure­na De­sign Stu­dio.

COL­GAR DE LOS áR­BO­LES

Pa­ra Ure­ña, el con­tac­to di­rec­to de es­te pro­yec­to con el bos­que, su­ma­do al pe­di­do es­pe­cial de usar pa­be­llo­nes se­pa­ra­dos, pre­sen­tó una opor­tu­ni­dad pa­ra di­se­ñar al­go dife­ren­te. “Uti­li­za­mos las con­di­cio­nes del te­rreno, con la gran pre­sen­cia de los ár­bo­les y la pen­dien­te co­mo pun­to de par­ti­da”, se­ña­la el ar­qui­tec­to. “El bos­que es qui­zá el as­pec­to más im­por­tan­te, por lo que de­bía ser per­ci­bi­do des­de la ma­yor can­ti­dad de es­pa­cios”. La en­tra­da a la ca­sa es abier­ta. Se in­gre­sa de ma­ne­ra di­rec­ta a un pa­tio cen­tral con

“Uti­li­za­mos las con­di­cio­nes del te­rreno, con la gran pre­sen­cia de los ár­bo­les y la pen­dien­te co­mo pun­to de par­ti­da”, se­ña­la Ure­ña.

pis­ci­na y te­rra­za. Con un vo­lu­men a ca­da la­do, se re­ve­la un es­pa­cio abier­to ha­cia el bos­que. “Es co­mo si los ár­bo­les te in­vi­ta­ran a en­trar a la ca­sa”, ase­gu­ra Ure­ña.

La ca­sa se com­po­ne de dos pa­be­llo­nes a los que es­tá ane­xa una ca­sa de hués­pe­des. Tie­ne dos ni­ve­les de­fi­ni­dos. Al ni­vel de la ca­lle (o su­pe­rior) es­tán, por un la­do, co­ci­na, co­me­dor y sa­la, en lo que el ar­qui­tec­to lla­ma el pa­be­llón prin­ci­pal; tam­bién la te­rra­za abier­ta, la pis­ci­na, el cuar­to de jue­gos y el ga­ra­je. Una es­ca­le­ra in­te­rior co­nec­ta la zo­na so­cial con el corredor de los dor­mi­to­rios en el ni­vel in­fe­rior. Por un la­do, en el pa­be­llón prin­ci­pal, es­tá el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Al la­do opues­to, un corredor dis­tri­bu­ye ha­cia tres dor­mi­to­rios. Una se­gun­da es­ca­le­ra in­te­rior al fi­nal de es­te corredor per­mi­te a los hi­jos su­bir a la sa­la de jue­gos sin te­ner que pa­sar a tra­vés del res­to de la ca­sa. De igual ma­ne­ra, por me­dio de un pa­tio in­terno, ac­ce­si­ble des­de los dor­mi­to­rios, es po­si­ble su­bir ha­cia la pis­ci­na y la te­rra­za. De esa ma­ne­ra, la pri­va­ci­dad rei­na con ar­mo­nía en­tre los pa­dres y los hi­jos.

So­bre las áreas so­cia­les, Ure­ña se­ña­la que “es­tán prác­ti­ca­men­te col­ga­das

de los ár­bo­les”. Se­ña­la que uti­li­za­ron ven­ta­nas de gran es­ca­la y en lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra po­der cap­tar al má­xi­mo no so­lo el en­torno, sino tam­bién una co­rrec­ta ilu­mi­na­ción na­tu­ral. “La vo­lu­me­tría de­ter­mi­na la for­ma co­mo el es­pa­cio in­ter­ac­túa con el ex­te­rior en una re­la­ción cons­tan­te con la co­pa de los ár­bo­les”, agre­ga.

Por otro la­do, la fa­cha­da se pen­só en un co­lor os­cu­ro pa­ra que re­sal­ta­ra el ver­de del bos­que. Los ma­te­ria­les que pre­do­mi­nan son ta­rra­jeos ex­pues­tos, tex­tu­ras ver­ti­ca­les y ho­ri­zon­ta­les, el la­dri­llo re­ci­cla­do, ade­más de ma­de­ra pa­ra los decks y las cir­cu­la­cio­nes ex­te­rio­res. Por el con­tra­rio, en el in­te­rior, la ca­sa es blan­ca sin ex­cep­cio­nes. Ure­ña se­ña­la, nue­va­men­te, que fue pa­ra es­tar en sin­to­nía con el bos­que. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.