El azar de los es­pa­cios abier­tos

Casas - - Personaje -

RAFAEL FREY­RE, FI­NA­LIS­TA DEL PRE­MIO CASAS 2015 EN LA CA­TE­GO­RíA DE DI­SE­ñO, COM­PAR­TE UNA ES­Té­TI­CA QUE IN­TE­GRA EL HO­GAR Y LA NA­TU­RA­LE­ZA, Y NOS RE­CUER­DA QUE LO ESTáTICO NO EXIS­TE: TO­DO ES UN CONS­TAN­TE DE­VE­NIR. “El hom­bre mo­derno no quie­re exis­tir con la na­tu­ra­le­za: no le gus­ta co­exis­tir con aque­llo que no pue­de con­tro­lar, afir­ma Rafael Frey­re. Per­so­nas en­ce­rra­das en ciu­da­des, de­par­ta­men­tos, ca­rros y, fi­nal­men­te, flu­jos de in­for­ma­ción de apli­ca­cio­nes y re­des so­cia­les. En­tor­nos de ais­la­mien­to an­te los pe­li­gros del mun­do ex­te­rior, sea el na­tu­ral o el que pre­sen­tan los otros se­res hu­ma­nos.

Pa­ra Frey­re, cons­truir una ca­sa o di­se­ñar un ob­je­to es ex­plo­rar di­ná­mi­cas del pai­sa­je, mi­rar ese afue­ra ate­rra­dor. Es en­ten­der ca­da ma­te­rial co­mo al­go que ja­más es estático, y ca­da pai­sa­je co­mo la con­fluen­cia de cam­bios en un mis­mo es­pa­cio. Cons­truir una ca­sa en Az­pi­tia es ver los ce­rros y el río Ma­la. Es re­co­rrer el ca­mino des­de la cos­ta. “En los pue­blos, cuan­do hay un ce­rro con de­ter­mi­na­do ti­po de pie­dras, sue­le ha­ber una can­te­ra don­de se co­mien­za a trans­for­mar el ma­te­rial. Ves có­mo se sa­ca la tie­rra y se vuel­ve la­dri­llo, pe­ro tam­bién en­tien­des que esa tie­rra no es de allí, que ha ba­ja­do con un huay­co, por ejem­plo. En­tien­des que la geo­gra­fía es­tá en mo­vi­mien­to”, ex­pli­ca. La idea es atre­ver­se a acep­tar que to­do ma­te­rial es­tá en un pun­to en el tiem­po y que se va a con­ti­nuar trans­for­man­do. Un tron­co se fo­si­li­za y se vuel­ve mi­ne­ral, lue­go pie­dra, que tam­bién es agua, y se fun­de en río. To­do vis­to a ve­lo­ci­dad no es más que una for­ma bo­rro­sa, y el ar­qui­tec­to no te­me cons­truir so­bre lo in­de­fi­ni­do.

BÚS­QUE­DA VI­TAL

Ac­tor y bai­la­rín en sus años de co­le­gio, ade­más de un afi­cio­na­do a la eco­lo­gía y miem­bro de pro­yec­tos de con­ser­va­ción, Frey­re se acer­có a la ar­qui­tec­tu­ra con cu­rio­si­dad e in­cer­ti­dum­bre. “A mi­tad de la ca­rre­ra, yo se­guía tra­ba­jan­do en el tea­tro. Eso me dio una ex­pe­rien­cia de cuer­po. De en­ten­der que pue­des crear una vi­da apar­te don­de to­do pue­de su­ce­der”, cuen­ta. De es­ta ma­ne­ra, se ex­pli­can dos de las pe­cu­lia­ri­da­des de su tra­ba­jo: par­tir des­de el cuer­po (sen­sa­cio­nes y ne­ce­si­da­des) y con­fiar en que no to­do de­be de­fi­nir­se. “La ar­qui­tec­tu­ra es una pla­ta­for­ma pa­ra ha­bi­tar. Si aga­rro una pie­dra y le ha­go un hue­co, va a co­men­zar a ser ha­bi­ta­da por ani­ma­les, plan­tas, agua em­po­za­da. Un va­cío es un es­pa­cio po­ten­cial. Lo que ten­go que ha­cer co­mo ar­qui­tec­to es crear po­si­bi­li­da­des”, sos­tie­ne.

Lo re­sal­tan­te de Frey­re es que es­tos “va­cíos ha­bi­ta­bles” tie­nen una car­ga par­ti­cu­lar. In­ten­tan, en su ver­sa­ti­li­dad, des­va­ne­cer los sis­te­mas je­rár­qui­cos que nor­mal­men­te se ven ex­pre­sa­dos en las casas. Lue­go de ha­cer tea­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.