ASYM­ME­TRIC CHAI­SE

Casas - - Íconos Del Diseño -

Los di­se­ños de Ber­toia, en­tre los que des­ta­ca es­te asien­to de for­ma asi­mé­tri­ca, no so­lo apor­tan so­lu­cio­nes fun­cio­na­les. Co­mo es­cul­tu­ras, tam­bién cons­ti­tu­yen es­tu­dios de for­ma y es­pa­cio.

Harry Ber­toia es con­si­de­ra­do uno de los di­se­ña­do­res más in­flu­yen­tes del si­glo XX. Ha­ce más de se­sen­ta años, su pa­sión por el ar­te le lle­vó a di­se­ñar me­sas, mue­bles y si­llas mo­der­nas que aún hoy en día man­tie­nen una van­guar­dia in­su­pe­ra­da. Creó más de cin­cuen­ta es­cul­tu­ras pa­ra áreas pú­bli­cas, y cien­tos de gra­ba­dos y pie­zas de jo­ye­ría. Ber­toia em­pu­jó la “ola” del ar­te mo­derno en un pe­rio­do de ex­pan­sión y ex­plo­ra­ción ha­cia una ex­pre­sión no so­lo vi­sual, sino tam­bién au­di­ti­va y tác­til. Su obra abar­có to­das las es­ca­las: des­de la pe­que­ña y de­li­ca­da jo­ye­ría a fuen­tes de agua ma­si­vas, pa­san­do por si­llas y gongs atro­na­do­res. Su ar­te se nu­trió de la be­lle­za que en­con­tra­ba en la na­tu­ra­le­za, plas­man­do es­ta in­fluen­cia en sus di­se­ños y obras de ar­te.

Ori­gi­nal de Ita­lia, emi­gró con su fa­mi­lia a los Es­ta­dos Uni­dos en 1930, a los 15 años de edad. En 1937, se gra­duó en la Art School of the De­troit So­ciety of Arts and Crafts. En­tre 1937 y 1939, es­tu­dió en la Cran­brook Aca­demy of Art, en Mi­chi­gan, cu­na de cé­le­bres ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res. Su in­te­rés vi­ró ha­cia la abs­trac­ción pu­ra dis­tan­cián­do­se del es­ti­lo ae­ro­di­ná­mi­co de prin­ci­pios de su ca­rre­ra. A par­tir de 1943, Ber­toia tra­ba­jó por unos años jun­to con

Char­les y Ray Ea­mes en Evans Products

Co., desa­rro­llan­do téc­ni­cas pa­ra el mol­dea­do de ma­de­ra pren­sa­da. En 1950, se le in­vi­tó a mu­dar­se a Pen­sil­va­nia pa­ra tra­ba­jar con Hans y Flo­ren­ce Knoll. Du­ran­te es­te pe­rio­do di­se­ñó cin­co pie­zas que re­sul­ta­ron co­no­ci­das co­mo la “Co­lec­ción Ber­toia pa­ra Knoll”, rea­li­za­das co­mo con­cep­tos es­cul­tó­ri­cos a par­tir de un in­trin­ca­do tra­ba­jo de ace­ro. En­tre es­tas se en­con­tra­ba la Asym­me­tric Chai­se.

Es­tas in­no­va­do­ras si­llas de alambre de ace­ro ob­tu­vie­ron un éxi­to co­mer­cial con­clu­yen­te, aun­que so­lo lue­go de al­gu­nos años. Mien­tras tan­to, Ber­toia se ayu­dó con tra­ba­jos de es­cul­tu­ra, que le per­mi­tie­ron ex­plo­rar al má­xi­mo las pro­pie­da­des de di­ver­sos me­ta­les has­ta ma­ni­pu­lar­los al pun­to de pro­du­cir so­ni­dos en dis­tin­tos to­nos, y crear así una se­rie de es­cul­tu­ras “ins­tru­men­ta­les”. Es­tas lo lle­va­ron a rea­li­zar una se­rie de con­cier­tos, e in­clu­so lle­gó a pro­du­cir una co­lec­ción de nue­ve ál­bu­mes ti­tu­la­dos “So­nam­bient”.

Gra­dua­do del Art Ins­ti­tu­te of Fort Lau­der­da­le co­mo di­se­ña­dor de in­te­rio­res, su tra­ba­jo si­gue un ca­mino ins­pi­ra­do en sus co­no­ci­mien­tos so­bre his­to­ria y ar­te. Ade­más, tam­bién es un re­co­no­ci­do ar­tis­ta vi­sual con ex­hi­bi­cio­nes en el Pe­rú y el ex­tran­je­ro.

POR RO­QUE SALDÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.