AR­QUI­TEC­TU­RA Nó­MA­DA

Casas - - Postal Internacional -

His­tó­ri­ca­men­te, los Jue­gos Olím­pi­cos han le­ga­do obras de in­fra­es­truc­tu­ra a la ciu­dad an­fi­trio­na. Al­gu­nas, co­mo las de Bar­ce­lo­na en 1992, trans­for­ma­ron de ma­ne­ra po­si­ti­va la ciu­dad. Aun­que otras, co­mo las de Ate­nas 2004 o Bei­jing 2008, han de­ja­do asom­bro­sos ele­fan­tes blan­cos, edi­fi­cios que no en­cuen­tran su di­ná­mi­ca en una ciu­dad po­so­lím­pi­ca.

Es­ta es una de las si­tua­cio­nes que el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal ha que­ri­do evi­tar, co­mo ya lo hi­zo en Lon­dres 2012. Pe­ro en Río de Ja­nei­ro se irá un po­co más allá. Mu­chas de las ins­ta­la­cio­nes po­drán ser re­cons­trui­das, re­mo­vi­das y rein­ven­ta­das una vez que aca­ben las com­pe­ten­cias. El al­cal­de de la ciu­dad bra­si­le­ña, Eduar­do Paes, ha se­ña­la­do que se tra­ta de ar­qui­tec­tu­ra nó­ma­da. Por ejem­plo, la Are­na del Fu­tu­ro, un re­cin­to pa­ra las com­pe­ten­cias de ba­lon­mano, se­rá des­ar­ma­da y sus ma­te­ria­les uti­li­za­dos pa­ra la cons­truc­ción de cua­tro es­cue­las pú­bli­cas en el ba­rrio de Ja­ca­re­pa­guá. Tam­bién, el Es­ta­dio Acuá­ti­co Olím­pi­co se­rá des­man­te­la­do pa­ra cons­truir dos cen­tros de pis­ci­nas co­mu­ni­ta­rias: uno en Ma­du­rei­ra y otro en Cam­po Gran­de.

El Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Trans­mi­sión se con­ver­ti­rá en dor­mi­to­rios pa­ra co­le­gios. Los 18.250 asien­tos del Cen­tro Olím­pi­co de Te­nis se­rán re­uti­li­za­dos, así co­mo la ma­yo­ría de las tien­das de sou­ve­nirs. El Par­que Olím­pi­co de Barra, que cu­bre una ex­ten­sa área pe­nin­su­lar de la ciu­dad y al­ber­ga­rá nue­ve com­pe­ten­cias, ser­vi­rá des­pués de los jue­gos co­mo un gran es­pa­cio pú­bli­co.

Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que la cla­ve pa­ra el éxi­to de es­tas ini­cia­ti­vas pa­sa por usar ma­te­ria­les pre­fa­bri­ca­dos y mo­du­la­res. Si bien la si­tua­ción fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca de Bra­sil pue­de ha­cer cam­biar un po­co los pla­nes, la idea gra­fi­ca có­mo la in­fra­es­truc­tu­ra le­ga­da por los Jue­gos Olím­pi­cos pue­de ser re­uti­li­za­da de ma­ne­ra efi­cien­te. •

Mu­chas de las ins­ta­la­cio­nes po­drán ser re­cons­trui­das, re­mo­vi­das y rein­ven­ta­das una vez que aca­ben las com­pe­ten­cias.

Vis­ta aé­rea del Par­que Olím­pi­co de Barra. Tras los jue­gos de Río, se con­ver­ti­rá en un gran es­pa­cio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.