La apues­ta de cha­nel POR la la­bor ar­te­sa­nal: co­lec­ción MÉ­TIER d’art 2015/16

PA­RIS In Ro­me 2015/16, LA Más Re­cien­te CO­LEC­CIÓN De MÉ­TIER D’ART

Cosas Lujo - - Índice - Tex­to: Va­nia Da­le Al­va­ra­do Fo­to­gra­fía: Cha­nel

Cha­nel Mé­tier d’art lle­vó un pe­da­zo de Pa­rís a Ro­ma. Allí, en un show tan ar­tís­ti­co co­mo gla­mo­ro­so, se pre­sen­tó la Co­lec­ción 2015/16, crea­da por Karl La­ger­feld en co­la­bo­ra­ción con las ca­sas de ar­te­sa­nía aso­cia­das a la fir­ma fran­ce­sa. Hi­ci­mos un re­pa­so por los orí­ge­nes de una ini­cia­ti­va que in­ten­ta res­ca­tar el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos de la al­ta cos­tu­ra, así co­mo por la his­to­ria de Co­co y su re­la­ción con Ita­lia.

“Ado­ro su her­mo­so país. me gus­ta vi­vir tan­to en fran­cia co­mo en ita­lia”, afir­ma­ba co­co cha­nel en una en­tre­vis­ta con el dia­rio “la stam­pa” en 1937. no es ca­sua­li­dad, en­ton­ces, que una nue­va edi­ción del cha­nel mé­tier d’art se ce­le­bra­ra en es­te país. la mar­ca es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a él ca­si des­de sus orí­ge­nes, cuan­do su fun­da­do­ra pi­só sue­lo ita­liano por pri­me­ra vez en 1920 mo­ti­va­da por sus ami­gos des­pués de la de­vas­ta­do­ra muer­te de quien fue­ra su gran amor, boy ca­pel.

allí, co­co se vol­vió una apa­sio­na­da de la cul­tu­ra y del ar­te lo­ca­les. lue­go, de re­gre­so en pa­rís, con­ver­ti­ría su mí­ti­co de­par­ta­men­to de la rue cam­bon en una pe­que­ña exposición de ar­te ita­liano a lo lar­go del tiem­po: des­de los cua­dros de es­ti­lo gó­ti­co de si­mo­ne mar­ti­ni has­ta la pintura re­na­cen­tis­ta de mi­guel Án­gel y bot­ti­ce­lli. ade­más de ro­dear­se –y re­go­dear­se– de sus pie­zas ar­tís­ti­cas fa­vo­ri­tas, aba­rro­tó sus es­tan­tes con li­bros de dan­te y Vis­con­ti, y to­da la li­te­ra­tu­ra con­cer­nien­te al ar­te pic­tó­ri­co ita­liano que pu­die­ra en­con­trar.

ca­si cien años des­pués de que la crea­do­ra del im­pe­rio cha­nel arri­ba­ra a tie­rras itá­li­cas, karl la­ger­feld, la fi­gu­ra a car­go de es­te le­ga­do, con­fe­só: “amo a ita­lia por va­rias ra­zo­nes. ade­más –agre­gó– tra­ba­jo allí, así que es un país que co­noz­co muy bien”. por eso, el le­gen­da­rio di­se­ña­dor eli­gió ro­ma co­mo es­ce­na­rio de la Xii edi­ción del mé­tier d’art, un des­fi­le de al­ta cos­tu­ra sui gé­ne­ris por mu­chas ra­zo­nes.

en pri­mer lu­gar, por­que siem­pre se rea­li­za en di­ciem­bre, fue­ra del ca­len­da­rio ofi­cial de des­fi­les. pe­ro, so­bre to­do, por­que se tra­ta de un homenaje. la mo­ti­va­ción prin­ci­pal de­trás del mé­tier d’art es ex­po­ner el ex­cep­cio­nal tra­ba­jo de los nue­ve ta­lle­res de ar­te­sa­nía aso­cia­dos a cha­nel y ayu­dar a con­ti­nuar con su le­ga­do.

en una in­dus­tria que se mue­ve con tal ce­le­ri­dad, en la que las ten­den­cias de la tem­po­ra­da pa­sa­da ya son ob­so­le­tas, el de­li­ca­do y mi­nu­cio­so tra­ba­jo ma­nual prác­ti­ca­men­te no tie­ne ca­bi­da. la téc­ni­ca y la tra­di­ción in­vo­lu­cra­das en la la­bor ar­te­sa­nal de es­tas ca­sas son par­te im­por­tan­te del le­ga­do cul­tu­ral de la mo­da.y cha­nel lo en­tien­de bien. por eso, en un ges­to ro­mán­ti­co e inusual pa­ra la in­dus­tria y la épo­ca, en 1997 creó pa­raf­fec­tion, una fi­lial que reúne a es­tos ta­lle­res que lle­van años co­la­bo­ran­do con la fir­ma, y cu­yo sa­ber ha­cer tra­di­cio­nal y fas­ci­nan­te des­tre­za han si­do cla­ves en la crea­ción del uni­ver­so de ele­gan­cia y gla­mour aso­cia­do a ella. son es­tos los en­car­ga­dos de dar vi­da a los bo­ce­tos de la­ger­feld tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da.

“las co­lec­cio­nes de mé­tier d’art se ela­bo­ran de for­ma ar­te­sa­nal, en el más es­tric­to sen­ti­do de la pa­la­bra, por­que, en la ar­te­sa­nía,

co­mo su nom­bre lo in­di­ca, re­si­de un ar­te”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor. Y pa­ra es­ta co­lec­ción en par­ti­cu­lar, la ex­tra­va­gan­te ima­gi­na­ción del hom­bre de­trás de la mar­ca dio un pa­seo por la ca­pi­tal mun­dial de la mo­da: Pa­rís. Su in­ten­ción, co­mo él mis­mo con­fie­sa, fue evo­car la épo­ca do­ra­da del ci­ne ita­liano, en la que las pro­ta­go­nis­tas eran ac­tri­ces fran­ce­sas. Y qué lu­gar más em­ble­má­ti­co pa­ra es­ta re­mem­bran­za que los es­tu­dios Ci­ne­cit­tà, en Ro­ma.

Cons­trui­dos du­ran­te el go­bierno de mus­so­li­ni con la in­ten­ción de ha­cer una ver­sión ita­lia­na de Holly­wood, han si­do el es­ce­na­rio de in­con­ta­bles pro­duc­cio­nes ga­na­do­ras de pre­mios os­car y otros ga­lar­do­nes. Por sus sets han des­fi­la­do fi­gu­ras de re­nom­bre del ci­ne ita­liano, co­mo Fe­de­ri­co Fe­lli­ni y Lu­chino Vis­con­ti, ami­go per­so­nal de Co­co Cha­nel.

Co­mo an­te­sa­la a es­ta pa­sa­re­la, se ofre­ció un coc­tel en el set an­ti­gua Ro­ma. Lue­go, en Pis­ci­na, uno de los es­tu­dios prin­ci­pa­les del com­ple­jo Ci­ne­cit­tà, se pro­yec­tó “on­ce and Fo­re­ver”, el úl­ti­mo cor­to­me­tra­je de Karl La­ger­feld, pro­ta­go­ni­za­do por Kris­ten Ste­wart y Ge­ral­di­ne Cha­plin. Una vez ter­mi­na­da la fun­ción, los asis­ten­tes se des­pla­za­ron a Tea­tro 5, el fa­vo­ri­to de Fe­lli­ni, pa­ra el plato fuer­te de la no­che.

allí, el di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa de mo­das re­creó al de­ta­lle un ba­rrio pa­ri­sino am­bien­ta­do en los años vein­te, o, co­mo ex­pli­ca él mis­mo, “un Pa­rís idea­li­za­do, ro­mán­ti­co y un po­co su­cio, co­mo en una fo­to­gra­fía de Eu­gè­ne at­get”. Con ca­lles som­brías y de­sola­das, man­cha­das con ras­tros de hu­me­dad que su­ge­ri­rían al­gún des­per­fec­to en el sis­te­ma de

“LAS CO­LEC­CIO­NES de mé­tier d’art SE Ela­bo­ran de For­ma AR­TE­SA­NAL, En EL más ES­TRIC­TO Sen­ti­do de La Pa­la­bra, POR­QUE, En La ar­te­sa­nía, Co­mo SU nom­bre Lo in­di­ca, RE­SI­DE Un AR­TE”, di­ce LA­GER­FELD.

al­can­ta­ri­lla­do, to­nos gri­ses y jue­gos de som­bras, el Tea­tro 5 pa­re­cía la es­ce­no­gra­fía de una pe­lí­cu­la del ci­ne ne­gro.

Al com­pás de la ex­qui­si­ta ban­da li­de­ra­da por el pia­nis­ta Ch­ris­top­he Chas­sol, las mo­de­los emer­gían una a una de las es­ca­le­ras del me­tro de la es­ta­ción Ro­ma, co­mo es­bel­tas cria­tu­ras sub­te­rrá­neas ata­via­das con pren­das lle­nas de bordados, la­zos, per­las y flo­res.

Ma­xi­fal­das de cue­ro blan­co; pe­sa­dos abri­gos que caían, opre­so­res, so­bre los de­li­ca­dos ves­ti­dos de se­da en to­nos pas­te­les; blu­sas de plu­mas; pan­ta­lo­nes pa­laz­zo de la­na; en­ca­jes vic­to­ria­nos en per­fec­to en­sam­ble con ji­ro­nes de cue­ro; pé­ta­los de tul bordados so­bre pli­sa­dos per­fec­tos con apli­ca­cio­nes me­tá­li­cas. To­da una oda al de­ta­lle.

Des­pués de die­ci­sie­te mi­nu­tos de de­lei­te vi­sual, Karl La­ger­feld apa­re­ció tras la puer­ta de una de las si­mu­la­das bou­lan­ge­ries fran­ce­sas, de la mano de su pe­que­ño ahi­ja­do, y acom­pa­ña­do por cua­tro mo­de­los mas­cu­li­nos. El pú­bli­co, des­de sus si­llas en las clá­si­cas te­rra­zas de los ca­fés pa­ri­si­nos, ova­cio­na­ba al di­se­ña­dor ale­mán mien­tras alis­ta­ba ce­lu­la­res y cá­ma­ras pa­ra las fo­tos res­pec­ti­vas.

“Creo que la ima­gen de es­ta co­lec­ción se re­fle­ja a tra­vés de un re­fi­na­mien­to que de­be ad­mi­rar­se des­de cer­ca, ca­si ro­zán­do­lo, pa­ra com­pren­der lo que con­lle­va su ela­bo­ra­ción y apre­ciar real­men­te la be­lle­za de es­te tra­ba­jo”, ase­gu­ra La­ger­feld. Y no se equi­vo­ca. Pro­ba­ble­men­te, esa be­lle­za de la que ha­bla pue­de ser apre­cia­da en to­da su mag­ni­tud so­lo pre­sen­cial­men­te. En el con­tac­to con las pren­das mis­mas pa­ra, a tra­vés de ellas, sen­tir el to­que hu­mano de­trás de ca­da crea­ción.

Karl la­ger­feld, en com­pa­ñía de su so­brino hud­son kroe­nig y uno de los mo­de­los.

Gasa, la­na ri­za­da, cash­me­re, ter­cio­pe­lo, cue­ro y se­da fue­ron los ma­te­ria­les pre­do­mi­nan­tes de la co­lec­ción 2015/16.

CA­DA una DE LAS CA­SAS DE AR­TE­SA­NÍA se ESPECIALIZA En una LA­BOR CON­CRE­TA: DES­DE Los Pli­sa­dos HAS­TA EL CORSAGE Y LA DE­CO­RA­CIÓN FLO­RAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.