La Re­si­den­cia Pri­va­da MÁS Gran­de Y ecléc­ti­ca de eu­ro­pa: el Pa­la­cio de los THURN und Ta­xis

Cosas Lujo - - Índice - Tex­to: Ca­ro­li­ne Mer­ca­do Fo­to­gra­fías: Todd Eber­le THURN und TA­XIS

La re­si­den­cia pri­va­da más gran­de de Eu­ro­pa, el Pa­la­cio de San Eme­rano, nos abre sus puer­tas y se de­ja fo­to­gra­fiar pa­ra re­ve­lar la his­to­ria de sus re­si­den­tes: los des­cen­dien­tes de la ca­sa Thurn und Ta­xis, la an­ti­gua no­ble­za ale­ma­na lle­va­da al me­jor es­ti­lo bá­va­ro de hoy.

A pe­sar de no te­ner es­ta­tus de mo­nar­ca se­gún las le­yes de su país, a la prin­ce­sa ale­ma­na Eli­sa­beth von Thurn und Ta­xis no le fal­tan la tia­ra, el pa­la­cio ni la for­tu­na. Ella, al igual que sus her­ma­nos Ma­ria The­re­sia y Al­bert, na­ció en el Pa­la­cio de San Eme­rano, co­no­ci­do co­mo Schloss St. Em­me­ram, en una de sus qui­nien­tas ha­bi­ta­cio­nes (“aun­que en reali­dad na­die nun­ca ha lle­va­do la cuen­ta”, di­jo su ma­dre Glo­ria mien­tras se en­co­gía de hom­bros en una en­tre­vis­ta pa­ra la revista “W” en 2010).

El pa­la­cio, si­tua­do en el cen­tro his­tó­ri­co de Ra­tis­bo­na, Ba­vie­ra, fun­cio­na­ba co­mo una aba­día des­de el año 739. Pe­ro fue con­ver­ti­do en schloss (de­no­mi­na­ción ale­ma­na pa­ra pa­la­cios que no fue­ron for­ta­le­zas me­die­va­les) en 1812 tras una con­ce­sión de Na­po­león a la fa­mi­lia real Thurn und Ta­xis. Es­ta en­tre­ga pu­so fin al mo­no­po­lio que los no­bles ger­ma­nos tu­vie­ron por más de tres­cien­tos años en los ser­vi­cios postales del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co.

Tal pri­vi­le­gio em­pre­sa­rial les fue da­do por el em­pe­ra­dor Fe­de­ri­co III de Habs­bur­go en 1490 con el ob­je­ti­vo de uni­fi­car las co­mu­ni­ca­cio­nes de su im­pe­rio. El éxi­to es­ta­ba ase­gu­ra­do: el ser­vi­cio pos­tal era un ru­bro que la fa­mi­lia do­mi­na­ba des­de va­rias ge­ne­ra­cio­nes atrás. Los Thurn und Ta­xis son los des­cen­dien­tes en te­rri­to­rio ger­mano de los To­rre e Tas­so, fa­mi­lia lom­bar­da que ya en si­glo XIII te­nía or­ga­ni­za­do el co­rreo en to­do Ita­lia y que fue lla­ma­da a la cor­te del em­pe­ra­dor por su efi­cien­cia.

Hoy, los he­re­de­ros de la no­ble­za ale­ma­na, asu­mi­dos por com­ple­to en su con­di­ción de bá­va­ros, man­tie­nen abier­ta la puer­ta de su ca­sa –que tie­ne las mis­mas di­men­sio­nes que el Pa­la­cio de Ver­sa­lles– y aca­ban de lan­zar el libro “The Hou­se of Thurn und Ta­xis”, ba­jo el se­llo de la edi­to­rial Riz­zo­li, con el ob­je­ti­vo de acer­car al mun­do a una de las di­nas­tías más im­por­tan­tes y vi­gen­tes de la aris­to­cra­cia eu­ro­pea.

Así, Glo­ria, la ma­triar­ca de 55 años del ac­tual clan Thurn und Ta­xis –por su ma­tri­mo­nio con el prín­ci­pe Johan­nes–, co­se­cha un ob­je­ti­vo que tra­zó ha­ce más de trein­ta años. “A co­mien­zos de los ochen­ta, no era muy ele­gan­te ha­cer pu­bli­ci­dad: era con­si­de­ra­do de muy mal gus­to.

En­ton­ces lle­gó Juan Pa­blo II, que fue uno de los me­jo­res pu­bli­cis­tas del si­glo XX. Él sa­bía có­mo pro­mo­cio­nar su men­sa­je. Le di­je a mi es­po­so: ‘Si lo ha­ce el pa­pa, no­so­tros tam­bién po­de­mos’.y me dio la ra­zón. Aho­ra te­ne­mos cien mil vi­si­tan­tes al año, y quie­ro que ven­gan más. So­mos una fa­mi­lia real que vi­ve en un pa­la­cio real, y es bo­ni­to en­se­ñar­lo al mun­do. Ver­sa­lles es mag­ní­fi­co, pe­ro no tie­ne vi­da; es tan tris­te”, re­la­tó Glo­ria en una en­tre­vis­ta al dia­rio “Abc” de Es­pa­ña el año pa­sa­do.

GLO­RIA DI­NA­MI­TA So­lo el pa­la­cio es una mues­tra de la me­jor ar­qui­tec­tu­ra his­to­ri­cis­ta ale­ma­na: claus­tros de es­ti­lo ro­ma­nes­co-gó­ti­co cons­trui­dos en­tre los si­glos XII y XIV; una escalera de már­mol neo­rre­na­cen­tis­ta, ha­bi­ta­cio­nes ro­co­có y neo­rro­co­có, y la bi­blio­te­ca de tra­di­ción ba­rro­ca con un fres­co de 1737 he­cho por cos­mas damian Asam.

Pe­ro fue Glo­ria quien le dio el so­plo de vi­da que lo co­lo­ca en el ma­pa tu­rís­ti­co de la re­gión, y no ne­ce­sa­ria­men­te por su con­di­ción de mu­seo. des­de su ma­tri­mo­nio con Johan­nes (uno de sus pri­mos le­ja­nos, 34 años ma­yor que ella) en 1980, la prin­ce­sa hi­zo del schloss un Ver­sa­lles del ar­te con­tem­po­rá­neo, y se con­vir­tió a sí mis­ma en la más au­daz re­en­car­na­ción de ma­ría An­to­nie­ta.

En 1985, el pe­rio­dis­ta de “Va­nity Fair”, bob co­la­ce­llo, acu­ñó el so­bre­nom­bre que acom­pa­ña a Glo­ria von Thurn und Ta­xis has­ta hoy: la “prin­ce­sa Tnt”.ya ca­sa­da y con tres hi­jos, Glo­ria fue una fi­gu­ra re­cu­rren­te en las pá­gi­nas de las re­vis­tas de so­cie­dad por sus pei­na­dos punk, sus ves­ti­dos de ch­ris­tian La­croix, su mo­to Har­ley-da­vid­son (que so­lía mon-

“So­mos una fa­mi­lia real que vi­ve en un pa­la­cio real, y es bo­ni­to en­se­ñar­lo al mun­do. ver­sa­lles es mag­ní­fi­co, pe­ro no tie­ne vi­da; es tan tris­te”.

tar pa­ra re­co­ger­los del co­le­gio) y las fies­tas que da­ba en su pa­la­cio pa­ra re­ci­bir a Mick Jag­ger, Li­za Min­ne­lli, Plá­ci­do Do­min­go o el­ton John.

Pe­ro la fies­ta eter­na no du­ró más que diez años. Des­pués de la muer­te de Johan­nes en 1990, el im­pe­rio Thurn und Ta­xis se de­rrum­bó. Abru­ma­da por las deu­das que de­ja­ron los ma­los ne­go­cios de su ma­ri­do, Glo­ria se rein­ven­tó co­mo la más di­li­gen­te ad­mi­nis­tra­do­ra de la for­tu­na que su hi­jo Al­bert he­re­da­ría al cum­plir 18 años en 2001.

Las me­di­das de aus­te­ri­dad do­més­ti­ca que im­pu­so Glo­ria fue­ron drás­ti­cas (pa­ra una aris­tó­cra­ta): re­du­cir el staff del pa­la­cio y des­ha­cer­se de vein­ti­cua­tro de sus vein­ti­sie­te au­tos. Ade­más, ven­dió to­das las em­pre­sas de la fa­mi­lia (in­clui­das una me­ta­lúr­gi­ca, una cer­ve­ce­ra y un ban­co), subas­tó obras de ar­te, joyas y pla­te­ría (que en su mo­men­to ho­rro­ri­zó al res­to de la pa­ren­te­la) y se pu­so a es­tu­diar eco­no­mía y de­re­cho tri­bu­ta­rio con tu­to­res pri­va­dos.

PA­SA en LA VI­DA, PA­SA entnt el tiem­po le dio la ra­zón a Glo­ria en ca­da de­ci­sión fi­nan­cie­ra que to­mó, so­bre to­do las que le per­mi­ten man­te­ner en azul las cuen­tas del

Pa­la­cio de San Eme­rano. El go­bierno ale­mán le re­du­ce im­pues­tos por per­mi­tir la visita de tu­ris­tas, ade­más de los in­gre­sos que per­ci­be por or­ga­ni­zar un fes­ti­val de mú­si­ca en ju­lio y un mer­ca­di­llo na­vi­de­ño en di­ciem­bre.

La enor­mi­dad del pa­la­cio se apro­ve­cha al mi­lí­me­tro: al­qui­la pa­ra bo­das y con­fe­ren­cias el sa­lón don­de ella mis­ma se ca­só; más tres des­pa­chos de abo­ga­dos ocu­pan sen­dos pa­be­llo­nes, al igual que una fá­bri­ca de cer­ve­za y una re­si­den­cia pa­ra an­cia­nos. “La mi­tad de los gas­tos de man­te­ni­mien­to del pa­la­cio es­tán cu­bier­tos gra­cias a es­to. Mi ca­sa es co­mo un bu­si­ness cen­ter”, afir­mó pa­ra el dia­rio “ABC” en­tre ri­sas.

Mien­tras Glo­ria se di­vi­de en­tre sus re­si­den­cias en Ra­tis­bo­na, Ro­ma, Nue­va York y Kenia, su hi­ja ma­yor, Ma­ria The­re­sia, vi­ve en Lon­dres con su es­po­so, el ar­tis­ta bri­tá­ni­co Hu­go Wil­son, y su hi­ja de cua­tro me­ses, Ma­fal­da. La se­gun­da del clan, Eli­sa­beth, tam­bién vi­ve en Lon­dres, y es una co­no­ci­da co­la­bo­ra­do­ra de la revista “Vo­gue”. So­lo Al­bert, el me­nor y úni­co he­re­de­ro del pa­la­cio, se que­dó en Ra­tis­bo­na, don­de es co­no­ci­do co­mo un des­ta­ca­do com­pe­ti­dor de ca­rre­ras de au­tos, ade­más de es­tar en la lis­ta de los sol­te­ros más co­di­cia­dos de Eu­ro­pa.

Con es­te libro, la ca­sa de los Thurn und Ta­xis abre sus puer­tas y se mues­tra co­mo lo que es: una lar­ga his­to­ria que to­da­vía no ha ter­mi­na­do de es­cri­bir­se.

“NUES­TRO AMI­GO Todd EBER­LE ME RE­TRA­TÓ con uno de LOSVESTIDOS de CH­RIS­TIAN la­croix de MI MA­DRE. la TIA­RA ES UNA RELIQUIA de la FA­MI­LIA, y ES la PRIMERAY ÚNI­CA VEZ que la he usa­do”, con­tó ELI­SA­BETH VON THURN und TA­XIS.

PA­RA GLO­RIA,VIU­DA DEL PRÍN­CI­PE JOHAN­NES, EL PA­LA­CIO de SAN EME­RANO ES una OBRA DEVIDA que cui­dó y de­co­ró con AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO DES­DE que SE INS­TA­LÓ ALLÍ En 1980.

Una de LAS HA­BI­TA­CIO­NES PRI­VA­DAS de LA PRIN­CE­SA GLO­RIA con un cua­dro de cindy SHERMAN: “CA­RA­VAG­GIO boy”.

Ma­ria the­re­sia en uno de Los sa­lo­nes del pa­la­cio. su ma­dre Le im­pri­mió su se­llo per­so­nal en La de­co­ra­ción. se apre­cia una fo­to­gra­fía de ri­ne­ke dijks­tra. La prin­ce­sa Glo­ria fue ami­ga cer­ca­na de La es­ce­na mu­si­cal de Los años ochen­ta, co­mo el can­tan­te prin­ce

Sa­lón de di­bu­jo y pintura de Glo­ria. Se apre­cia una Si­llón y puff de Gae­tano pes­ce, y una es­cul­tu­ra del prín­ci­pe al­ber­to he­cha por Ste­fan ha­blüt­zel.y una es­cul­tu­ra de Ste­fan ha­blüt­zel.

LA har­ley-da­vid­son De LA Prin­ce­say el cua­dro “LANGOSTA con bi­go­tes” De Jeff KOONS. GLO­RIA no De­jó De COM­PRAR Ar­te ni en sus Años Más Di­fí­ci­les. en LA Puer­ta, Di­bu­jos DEL AR­TIS­TA Keith ha­ring. LA es­cul­tu­ra De LA PALMERA es­tá ins­pi­ra­da en LAS co­lum­nas DEL P

HA­BI­TA­CIÓN PRI­VA­DA DEL PA­LA­CIO CON EL CUA­DRO “LA CRUCIFIXIÓN” DE GEOR­GE CONDO EN LA CA­BE­CE­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.