RE­TRA­TO de Gra­ce cod­ding­ton, la di­rec­to­ra crea­ti­va de “Vo­gue”

Cuan­do se pre­pa­ra un bio­pic ba­sa­do en sus me­mo­rias, re­pa­sa­mos la tra­yec­to­ria de una con­sa­gra­da este­ta de la ima­gen y con­ta­do­ra de fan­ta­sías en el im­pe­rio “Vo­gue”.

Cosas Lujo - - Índice - Gra­ce cod­ding­ton tex­to: Manolo Bonilla fo­to­gra­fía: cor­te­sía de Phai­don

Pá­gi­na opues­ta: Gra­ce Cod­ding­ton por Ste­ven Mei­sel, en 1992.

La cul­pa fue de ro­se­mary Cod­ding­ton. Su her­ma­na ma­yor co­lec­cio­na­ba las re­vis­tas “Vo­gue”, y gra­ce se las ro­ba­ba cuan­do vi­vían en un ho­tel de me­dio pe­lo en el reino Uni­do. Ese fue el pri­mer acer­ca­mien­to a una pu­bli­ca­ción en la que, dé­ca­das más tar­de, im­pri­mi­ría un ca­rác­ter im­bo­rra­ble. Pe­ro no nos ade­lan­te­mos. La bio­gra­fía ofi­cial di­ce que Pa­me­la ro­sa­lind gra­ce Cod­ding­ton na­ció el 20 de abril de 1941 en la is­la de an­gle­sey. Una lo­ca­li­dad me­nor, al ex­tre­mo nor­te de ga­les, po­see­do­ra de be­llos pai­sa­jes cos­te­ros que le va­lie­ron pa­ra ser con­si­de­ra­da una Área de Be­lle­za Na­tu­ral Des­ta­ca­da. La be­lle­za lán­gui­da de gra­ce tam­bién era pa­ra des­ta­car aun­que re­cién se­ría re­co­no­ci­da cuan­do se mu­dó a Lon­dres, a los 18 años, pa­ra pro­bar suer­te. En sus me­mo­rias, pu­bli­ca­das por pri­me­ra vez ha­ce tres años, gra­ce (el tí­tu­lo del vo­lu­men tam­bién lle­va su nom­bre) es­cri­bi­ría que el des­tino que le es­pe­ra­ba si se que­da­ba en su ciu­dad na­tal era tra­ba­jar co­mo ca­ma­re­ra u ope­ra­ria en una fá­bri­ca de re­lo­jes. Y ella que­ría más.

Los pri­me­ros dos años en la ca­pi­tal de gran Bre­ta­ña no fue­ron tan có­mo­dos y su in­ci­pien­te ca­rre­ra de mo­de­lo re­cién le­van­ta­ría vue­lo en una pe­cu­liar se­sión de fo­tos. El re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo Nor­man Par­kin­son, que lue­go tra­ba­ja­ría con ella en “Vo­gue” reino Uni­do, la re­clu­tó pa­ra que in­ter­pre­te una ver­sión de Dia­na en una es­ce­na de caza en el bos­que. gra­ce po­só des­nu­da en su pri­me­ra gran co­la­bo­ra­ción re­se­ña­ble.

Lue­go fue va­rias co­sas más. El ros­tro que lle­va­ba el cor­te de pe­lo de cin­co pun­tas asi­mé­tri­cas que Vidal Sas­soon in­mor­ta­li­zó. La ru­bi­lin­da no­via de due­ños de Bentleys y rolls-roy­ce. Las pier­nas que lu­cían las mi­ni­fal­das de Mary Quant. En 1961, ese rit­mo de se­sio­nes de fo­tos y apa­ri­cio­nes en por­ta­das de re­vis­tas se de­tu­vo cuan­do un ac­ci­den­te de au­to le arran­có el pár­pa­do iz­quier­do.tar­dó dos años, ci­ru­gías y ma­qui­lla­je de por me­dio, en po­der aso­mar­se de vuel­ta a ese cen­tro lu­mi­no­so en el que vi­vía, en el que se co­dea­ba con en­cum­bra­dos per­so­na­jes de la cul­tu­ra pla­ne­ta­ria: Cat­he­ri­ne De­neu­ve, ro­man Po­lans­ki, the ro­lling Sto­nes.

Des­pués si­guió sien­do otras co­sas más. En 1968, el año del ma­yo fran­cés, de­jó de ser mo­de­lo y em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo estilista en la edi­ción bri­tá­ni­ca de “Vo­gue”. años más tar­de se ca­sa­ría y di­vor­cia­ría en un par de oca­sio­nes, y co­no­ce­ría de cer­ca la muer­te de tres mu­je­res: su ma­dre, su her­ma­na –la de las re­vis­tas hur­ta­das a es­con­di­das- y su

“Lo úni­co QUE Sé ES QUE, Si Si­go EN La Mo­da, Mi Ca­be­za SE MAN­TEN­DRÁ FIR­ME­MEN­TE UNI­DA a Mi CUER­PO”.

ami­ga Liz Til­be­ris, que edi­ta­ba “Har­per’s Ba­zaar”. esos ca­pí­tu­los que de­mo­le­rían a otros son re­la­ta­dos en su libro, se­gún al­gu­nos crí­ti­cos, de ma­ne­ra desapa­sio­na­da, co­mo si las con­ta­ra una ma­dras­tra de cuen­to de ha­das. “Gra­ce: Thirty Years of Fas­hion at Vo­gue”, su au­to­bio­gra­fía pu­bli­ca­da por Phai­don y re­edi­ta­da en es­pa­ñol es­te año, tie­ne más de cua­tro­cien­tas pá­gi­nas, in­clu­ye di­bu­jos –he­chos a mano por Gra­ce– de co­lec­cio­nes y con­gre­ga el tra­ba­jo de trein­ta fo­tó­gra­fos que re­crea­ron con ella at­mós­fe­ras de fan­ta­sía e imá­ge­nes me­mo­ra­bles pa­ra el mun­do de la mo­da en los úl­ti­mos trein­ta años. Más de la mi­tad de su vi­da la de­di­có a la mo­da.

en 1987, des­pués de die­ci­nue­ve años en “Vo­gue” Reino Uni­do, co­no­ce­ría a An­na Win­tour en la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de “Vo­gue”, y na­da vol­ve­ría a ser igual en la vi­da de am­bas. Una fo­to­gra­fía es evi­den­cia y di­ce mu­cho. Un front row, que pu­do ser cual­quie­ra y pu­do ser nin­guno, mues­tra a las dos de per­fil. La mi­ra­da sin ma­qui­lla­je, con ese pe­que­ño hin­ca­pié en el ojo iz­quier­do de Gra­ce, la me­le­na en­cen­di­da de ro­jo, el la­pi­ce­ro en la mano y la li­bre­ta de notas abier­tas. A su la­do, la mi­ra­da ocul­ta tras los len­tes de Win­tour, la ca­be­lle­ra, to­tal­men­te la­cia, in­ter­po­nien­do un pa­rén­te­sis a sus pó­mu­los, las ma­nos cru­za­das sos­te­nien­do un ce­lu­lar. Al­gu­na vez les di­je­ron que eran co­mo el yin y el yang. Pro­ba­ble­men­te siem­pre lo fue­ron. Pe­ro des­de que el rea­li­za­dor R. J. cutler es­tre­na­ra “The sep­tem­ber is­sue”, to­dos lo di­cen: Gra­ce era el con­tra­pe­so de ese ven­da­val de neu­ro­sis que en­car­na­ba Win­tour.

Po­dría­mos men­cio­nar to­do lo que hi­zo y nos que­da­ría­mos cor­tos: la edi­to­rial de la pis­ci­na con Hel­mut new­ton (1973), las imá­ge­nes de naomi camp­bell que cap­tu­ró Pe­ter Lind­bergh, la se­sión grun­ge de ste­ven Mei­sel (1992), la apa­ri­ción de An­nie Lei­bo­vitz y Ka­te Moss a ini­cios de los no­ven­ta; los re­tra­tos de Ma­rio Tes­tino a Gi­se­le Bünd­chen, y los más re­cien­tes de natalia Vo­dia­no­va in­ter­pre­tan­do a Alicia en el País de las Ma­ra­vi­llas. Pe­ro nos que­da­mos con la ci­ta que cie­rra su au­to­bio­gra­fía: “Lo úni­co que sé es que si si­go en la mo­da, no im­por­ta có­mo, mi ca­be­za se man­ten­drá fir­me­men­te uni­da a mi cuer­po”.

Vi­kram Chat­wal Y kirsty HUME EN UNA Edi­to­rial DE ELLEN VON Un­werth Pa­ra “VO­GUE”, EN 1997.

AC­TUAL­MEN­TE, GRA­CE Es DI­REC­TO­RA CREA­TI­VA DE la EDI­CIÓN ES­TA­DOU­NI­DEN­SE DE “VO­GUE”. VIC­TO­RIA LOCKWOOD POR BRUCE WEBER, 1984 NADJA AUERMANN POR ELLEN VON UN­WERTH. MA­RRUE­COS, 1992.

UNA Jo­ven­cí­si­ma Gi­se­le Bünd­chen, POR MA­RIO Tes­tino, en 1998. STE­LLA Ten­nant POR ellen Von UN­WERTH, en 1996. naomi CAMP­BELL POR PE­TER LIND­BERGH, en 1990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.