Un Homenaje a las Pin­tu­ras Y a las joyas del Re­na­ci­mien­to

EL RE­NA­CI­MIEN­TO EN TO­DO Su ES­PLEN­DOR

Cosas Lujo - - Índice - Tex­to: Ca­ro­li­na Qui­ño­nez Sal­pie­tro Fo­to­gra­fía: cor­te­sía As­sou­li­ne

Pie­zas he­chas de oro, dia­man­tes, per­las y de otras pie­dras pre­cio­sas que al­can­zan la ca­te­go­ría de ar­te. El libro “Je­wels of the Re­nais­san­ce” es una se­lec­ción de las pin­tu­ras y de las joyas más apa­sio­nan­tes del Re­na­ci­mien­to. Aquí es­tán las historias de­trás de ca­da pie­za, de ca­da ar­tis­ta y de las gran­des fa­mi­lias que las por­ta­ban co­mo sím­bo­lo de po­der y be­lle­za.

Si la Edad Me­dia fue ti­nie­blas y te­mor a Dios o al se­ñor feu­dal, el Re­na­ci­mien­to fue des­cu­bri­mien­to y con­fian­za en las ca­pa­ci­da­des del ser hu­mano co­mo ar­tis­ta, pen­sa­dor y cien­tí­fi­co. Leo­nar­do da Vin­ci fue el hom­bre que me­jor en­car­nó los va­lo­res de esa épo­ca. “Je­wels of the Re­nais­san­ce”, el nue­vo libro de la edi­to­rial As­sou­li­ne, em­pie­za jus­ta­men­te con una ci­ta del ge­nio flo­ren­tino que sir­ve de in­me­jo­ra­ble puer­ta de en­tra­da a ese mun­do: “Mira la luz y ad­mi­ra su be­lle­za. Cie­rra los ojos y mira de nue­vo: lo que vis­te no es­tá más ahí; y lo que ve­rás no es­tá allí to­da­vía”.

Du­ran­te la Edad Me­dia, mu­chos de los ar­tis­tas eran anó­ni­mos y sus crea­cio­nes ca­si siem­pre con­ta­ban historias bí­bli­cas. En el Re­na­ci­mien­to, es­to cam­bió dra­má­ti­ca­men­te: los ar­tis­tas co­men­za­ron a fir­mar sus tra­ba­jos –im­pul­sa­dos por la bús­que­da de si­me­tría y pers­pec­ti­va– y em­pe­za­ron a ser vis­tos co­mo au­to­res, es de­cir, ha­ce­do­res de mun­dos pro­pios con te­má­ti­cas y es­ti­los ori­gi­na­les e iden­ti­fi­ca­bles.

AR­TE HE­CHO JO­YA, Y VI­CE­VER­SA ”Je­wels of the Re­nais­san­ce” reúne al­gu­nos de los tra­ba­jos más pre­cio­sos de la his­to­ria del ar­te. Crea­cio­nes de Bot­ti­ce­lli, Pie­ro de­lla Fran­ces­ca, Ra­fael, Pie­ro di Co­si­mo, Leo­nar­do da Vin­ci, Jo­seph Heintz, Hu­go van der Goes y Jan Massys. Las pin­tu­ras re­gis­tran mu­je­res y hom­bres que po­san con joyas reales o ima­gi­na­das.

En sus pá­gi­nas, Yvonne Hac­ken­broch, cu­ra­do­ra de ar­te y es­pe­cia­lis­ta en joyas del Re­na­ci­mien­to, es­cri­be y da una cla­se maes­tra so­bre las joyas, las pin­tu­ras y la so­cie­dad re­na­cen­tis­tas. “La fas­ci­na­ción por las joyas ya­ce en la ma­ne­ra en la que ex­pre­san

los de­seos hu­ma­nos, las emo­cio­nes y las am­bi­cio­nes –amor y amis­tad, de­vo­ción re­li­gio­sa, su­pers­ti­ción, orgullo di­nás­ti­co– o, sim­ple­men­te, en la sa­tis­fac­ción del co­lec­cio­nis­ta que en­cuen­tra una ra­ra ge­ma o una jo­ya que, por más pe­que­ña que sea, sa­be que es una obra de ar­te a su ma­ne­ra”, ex­pli­ca.

En el Re­na­ci­mien­to se re­vi­só el pa­sa­do gre­co­la­tino, pe­ro con ojos nue­vos. Los or­fe­bres –to­da­vía no se les lla­ma­ba jo­ye­ros– se ins­pi­ra­ron en la mi­to­lo­gía clá­si­ca, usa­ron las per­las, los dia­man­tes, las pie­dras pre­cio­sas y el oro de Amé­ri­ca, y unie­ron to­do con nue­vas técnicas, ima­gi­na­ción y gra­cia. El re­sul­ta­do: joyas sin do­ble.

Ita­lia fue el co­ra­zón del Re­na­ci­mien­to, pe­ro Es­pa­ña aglo­me­ra­ba los te­so­ros del Nue­vo Mun­do. La cor­te es­pa­ño­la se ca­rac­te­ri­zó por lle­var los ves­ti­dos más ex­tra­va­gan­tes. Ter­cio­pe­lo bor­da­do en hilo de oro o pla­ta e in­crus­ta­cio­nes de per­las y pie­dras pre­cio­sas. Tam­bién de Es­pa­ña es la Pe­re­gri­na, una per­la tan sin­gu­lar e icó­ni­ca que tie­ne nom­bre pro­pio. Apa­re­ció en Pa­na­má a ini­cios del si­glo XVI y ca­yó en ma­nos del rey Fe­li­pe II. Y, lue­go, se lu­ció en el cue­llo de Mar­ga­ri­ta de Austria,

en el re­na­ci­mien­to se re­vi­só el pa­sa­do gre­co­la­tino, pe­ro Con ojos nue­vos.

“la fas­ci­na­ción por las joyas ya­ce en la ma­ne­ra en la que ex­pre­san los de­seos Hu­ma­nos, las emo­cio­nes y las am­bi­cio­nes”.

Isa­bel de Bor­bón y Ma­ría Lui­sa de Par­ma. Era una de las he­ren­cias más es­pe­ra­das por los miem­bros de la co­ro­na es­pa­ño­la.

En el si­glo XIX, Jo­sé Bo­na­par­te, hermano ma­yor de Na­po­león, la ro­bó. La Pe­re­gri­na pa­só a ador­nar nue­vos cue­llos en otros paí­ses. Has­ta que, en 1969, el ac­tor in­glés Ri­chard Bur­ton la com­pró en una subas­ta en Nue­va York. La Pe­re­gri­na cos­tó 37 mil dó­la­res, y fue el re­ga­lo de Eli­za­beth Tay­lor, la be­lla ac­triz de los ojos vio­le­ta, cuan­do cum­plió 37 años. Una de las joyas más co­di­cia­das por la no­ble­za eu­ro­pea en­con­tró a su me­jor mo­de­lo en la es­tre­lla de Holly­wood que me­jor co­no­ció los amo­res in­sa­nos.

DE­TRÁS DE LAS OBRAS DE AR­TE No se pue­de ha­blar del Re­na­ci­mien­to sin men­cio­nar a quie­nes res­pal­da­ban a los ar­tis­tas: los me­ce­nas. En­tu­sias­tas del ar­te y miem­bros de las más ri­cas y po­de­ro­sas fa­mi­lias ita­lia­nas. Aquí es­tán los Me­di­ci de Flo­ren­cia, los Sfor­za de Mi­lán, los Es­te de Fe­rra­ra, los Bor­gia y otros li­na­jes in­flu­yen­tes de Man­tua, Bo­lo­ña, Gé­no­va, Ve­ne­cia, Sie­na y Ur­bino.

En­tre los me­ce­nas, re­sal­ta Lo­ren­zo de Me­di­ci ‘El mag­ní­fi­co’ (1449-1492). Pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de co­mer­cian­tes y ban­que­ros, Lo­ren­zo fue me­jor di­plo­má­ti­co y pro­mo­tor ar­tís­ti­co que hom­bre de ne­go­cios. Fun­dó una es­cue­la de es­cul­tu­ra en el Jar­dín de San Mar­cos pa­ra afi­lar el ta­len­to de pro­me­sas ado­les­cen­tes, co­mo fue el ca­so de Mi­guel Án­gel. Tam­bién les dio a los ar­tis­tas flo­ren­ti­nos la po­si­bi­li­dad de via­jar, apren­der de otros maes­tros y nu­trir­se de nue­vos ai­res: Ve­rroc­chio –maes­tro de Bot­ti­ce­lli y de Leo­nar­do da Vin­ci, y una fuer­te in­fluen­cia pa­ra Mi­guel Án­gel– via­jó a Ve­ne­cia; Giu­liano da Maiano –es­cul­tor y ar­qui­tec­to– fue a Ná­po­les; An­to­nio Po­llaiuo­lo –pin­tor, gra­ba­dor y or­fe­bre– se fue a Ro­ma; y la lis­ta con­ti­núa.

El du­que de Mi­lán, Lu­do­vi­co Sfor­za, co­no­ci­do co­mo ‘El mo­ro’ por su tez morena, fue otro pa­drino im­por­tan­te. Al­gu­nos de sus pro­te­gi­dos fue­ron el ar­qui­tec­to Do­na­to Bra­man­te y Leo­nar­do da Vin­ci, quien le ofre­ció to­dos sus do­nes: pintura, es­cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­ría, anato­mía, cons­truc­ción de ma­qui­na­ria de gue­rra de cual­quier ti­po, ma­te­má­ti­cas y sus es­tu­dios so­bre hi­dráu­li­ca.

“Mu­jer en el ba­ño”. es­cue­la de Fon­tai­ne­bleau. se cree que es dia­ne de Poi­tiers, aman­te de Hen­ri ii.

De­ta­lle De una pintura De pie­tro pe­ru­gino.

Col­gan­te De Del­fín Con un Di­se­ño pa­re­ci­do a los De Hans Co­llaert, the el­der.

“Re­tra­to de si­mo­net­ta ves­puc­ci”, de san­dro bot­ti­ce­lli. col­gan­te de la ar­ma­da es­pa­ño­la. He­cho con per­las, Ru­bíes y es­me­ral­das. col­gan­te de oro es­mal­ta­do de un Hi­po­cam­po con una ama­zo­na. tie­ne es­me­ral­das. (1580, es­pa­ña).

“la da­ma del uni­cor­nio”, de ra­fael.

Col­gan­te de oro es­mal­ta­do con per­las, dia­man­tes y ru­bíes con La for­ma de Un Bo­te con Una pa­re­ja y dos mú­si­cos a Bor­do (ale­ma­nia, 1570).

Anillo de oro con per­las Ba­rro­cas. en La ge­ma es­tá ta­lla­do el ros­tro de Un que­ru­bín (gia­co­mo an­fos­si, Si­glo XVI).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.