Nues­tros ama­dos re­fu­gios

Cosas Lujo - - La Isla Bonita - tex­to: ca­ro­li­na qui­ño­nez sal­pie­tro

Una se­lec­ción de lu­ga­res que con­ju­gan be­llos pai­sa­jes, ha­bi­ta­cio­nes de lu­jo y bue­na me­sa. quien los vi­si­te que­rrá que­dar­se a vi­vir allí pa­ra dis­fru­tar me­jor de los pla­ce­res sim­ples de la vi­da. más que ho­te­les, son pa­raí­sos te­rre­na­les.

VI­LLA CORA (Flo­ren­cia, Ita­lia)

To­do el en­can­to y la ex­qui­si­tez de Flo­ren­cia es­tán reuni­dos en el Ho­tel Vi­lla Cora. Se tra­ta de una pre­cio­sa re­si­den­cia aris­to­crá­ti­ca del si­glo XIX ro­dea­da de un pai­sa­je bu­có­li­co. Por sus sa­lo­nes, ha­bi­ta­cio­nes y jar­di­nes se han pa­sea­do per­so­na­jes his­tó­ri­cos co­mo la em­pe­ra­triz Eu­ge­nia, es­po­sa de Na­po­león III, el mú­si­co fran­cés Clau­de De­bussy y el em­pe­ra­dor ja­po­nés Akihi­to.

En 1960 se con­vir­tió en un ho­tel y re­abrió en 2010 des­pués de un cui­da­do­so tra­ba­jo de res­tau­ra­ción. Des­de 2013, es miem­bro de Re­lais & Châ­teaux, aso­cia­ción de alo­ja­mien­tos de lu­jo con re­co­no­ci­mien­to a ni­vel mun­dial. Vi­lla Cora tie­ne cua­ren­ta y seis ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes, es­par­ci­das en­tre la vi­lla cen­tral y dos edi­fi­cios ad­ya­cen­tes. Una cu­rio­si­dad: las ha­bi­ta­cio­nes del se­gun­do pi­so de la vi­lla es­tán po­bla­das de ro­sas, pues allí pa­só una lar­ga tem­po­ra­da la em­pe­ra­triz Eu­ge­nia, y esas eran sus flo­res fa­vo­ri­tas.

Tam­bién re­sal­ta su bue­na co­ci­na. Allí es­tá Il Pas­ha, un res­tau­ran­te de al­ta co­ci­na ba­jo las ór­de­nes del ta­len­to­so chef Ales­san­dro Li­be­ra­to­re. “Las dos pa­la­bras que des­cri­ben con ma­yor exac­ti­tud mis pla­tos y mi fi­lo­so­fía son sim­pli­ci­dad y dinamismo: me de­jo inspirar por la fres­cu­ra y la ca­li­dad de las ma­te­rias pri­mas, ju­gan­do con las técnicas de ela­bo­ra­ción, de mo­do que ca­da plato su­pon­ga la unión per­fec­ta en­tre técnicas in­no­va­do­ras y pro­duc­tos de al­tí­si­ma ca­li­dad”, di­ce el chef so­bre su pro­ce­so crea­ti­vo. Il Pas­ha ofre­ce co­mi­das inol­vi­da­bles en un opu­len­to sa­lón que nos trans­por­ta a la Ita­lia del ayer. El ho­tel tam­bién cuen­ta con un bis­trot jun­to a la pis­ci­na, ideal pa­ra co­mer y com­par­tir un mo­men­to más dis­ten­di­do. Vi­lla Cora es un re­fu­gio cer­ca de Flo­ren­cia, pe­ro le­jos del caos y de la lo­cu­ra del cen­tro.

ES UNA PRE­CIO­SA RE­SI­DEN­CIA ARIS­TO­CRÁ­TI­CA DEL SI­GLO XIX RO­DEA­DA DE UN PAI­SA­JE BU­CÓ­LI­CO.

AMAN TOK­YO (To­kio, Ja­pón)

En Ja­pón se cul­ti­va el ar­te del hai­ku. Es de­cir, pe­que­ños poe­mas que crean imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes sin la ne­ce­si­dad de ador­nos o es­tri­den­cias. En To­kio no so­lo los poe­tas es­cri­ben hai­kus sino tam­bién los ar­qui­tec­tos. Ubi­ca­do en las úl­ti­mas seis plan­tas de un ras­ca­cie­los de Ote­ma­chi (uno de los prin­ci­pa­les dis­tri­tos fi­nan­cie­ros), Aman Tok­yo es un hai­ku so­fis­ti­ca­do y mo­derno, don­de nin­gu­na pie­za so­bra.

Son 84 ha­bi­ta­cio­nes es­pa­cio­sas (la más pe­que­ña tie­ne 71 m²) con be­lla luz, de­co­ra­das con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta y detalles de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa –co­mo los pa­ne­les de pa­pel de arroz, los bon­sáis y el monte Fu­ji que se ve a tra­vés de los ven­ta­na­les–. Otro pun­to fuer­te de su pro­pues­ta es su gas­tro­no­mía de pla­tos cui­da­dos tan­to asiá­ti­cos co­mo me­di­te­rrá­neos, su im­pre­sio­nan­te spa de 2500 m² y su pis­ci­na de 30 m. Pa­ra los co­no­ce­do­res, es­te es uno de los ho­te­les im­pres­cin­di­bles de 2015.

BABINGTON HOU­SE HO­TEL (So­mer­set, In­gla­te­rra)

Aquí se en­cuen­tra lo me­jor de dos mun­dos que creía­mos opues­tos: el es­ti­lo de cam­po in­glés y los en­grei­mien­tos del mun­do mo­derno y ur­bano –co­mo spa y ci­ne–. Ubi­ca­do en el con­da­do de So­mer­set (a dos ho­ras de Lon­dres), Babington Hou­se es un ho­tel ele­gan­te y clá­si­co, pe­ro no pre­ten­cio­so. Pue­de mon­tar a ca­ba­llo, ex­plo­rar la fin­ca de 18 hec­tá­reas, leer en una bi­blio­te­ca con chi­me­nea y tro­feos de caza y ce­nar pla­tos ela­bo­ra­dos en­tre lám­pa­ras de ara­ña co­mo una fa­mi­lia in­gle­sa no­ble pe­ro, fe­liz­men­te, sin rí­gi­dos pro­to­co­los de por me­dio. Re­cor­de­mos que no es la ca­sa de un lord, que es una es­tan­cia en­tra­ña­ble, per­fec­ta pa­ra es­ca­pa­das de pa­re­ja o de fa­mi­lias en­te­ras.

En la ca­sa prin­ci­pal y al­re­de­do­res, hay 33 ha­bi­ta­cio­nes con­for­ta­bles y di­se­ña­das con gra­cia y es­me­ro. No to­das son igua­les: las “coach hou­se” son fe­me­ni­nas y al­go ro­co­có, las “play room” son lu­jo­sas y, en “the ca­bin”, pre­do­mi­na el es­ti­lo rús­ti­co. Pa­ra ce­rrar, di­re­mos que aquí se ca­só Eddie Redmayne (“The Theory of Everyt­hing”) y que su bo­da fue al­go así co­mo el me­jor epi­so­dio de “Downton Abbey”.

CA­PRI PALACE ho­tel & SPA (Ca­pri, Ita­lia)

De­be de ser el lu­gar más fo­to­gé­ni­co del sur de Ita­lia: mar con dis­tin­tas to­na­li­da­des de azul y ver­de, jar­di­nes con olor a limón, ca­sas rús­ti­cas y co­lo­ri­das en­quis­ta­das en las ro­cas y la lu­na más vis­to­sa de to­das las no­ches ita­lia­nas. en ese pa­raí­so del Me­di­te­rrá­neo que­da Ana­ca­pri, el pue­blo más tra­di­cio­nal y ex­clu­si­vo de la is­la. Y en sus co­li­nas es­tá el Ca­pri Palace ho­tel & spa. la vis­ta des­de allí es in­su­pe­ra­ble.

es el úni­co ho­tel de la is­la que tie­ne un club de pla­ya, y eso le per­mi­te a los hués­pe­des dis­fru­tar de su es­pec­ta­cu­lar mar, que so­lo es­tá a unas es­ca­le­ras de dis­tan­cia. la ar­qui­tec­tu­ra re­mi­te a un pa­la­cio na­po­li­tano del si­glo XVIII, y la de­co­ra­ción nos ha­bla de la pa­sión por el ar­te y la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea de sus due­ños. tie­ne 57 ha­bi­ta­cio­nes y quin­ce sui­tes (la más es­pec­ta­cu­lar tie­ne pis­ci­na y jar­dín pri­va­dos).

la gas­tro­no­mía es otro pun­to fuer­te. tie­ne dos res­tau­ran­tes: l’oli­vio y Il Ric­cio, y un bis­trot lla­ma­do Ra­gù. los pla­tos de l’oli­vio son una in­ter­pre­ta­ción mo­der­na y fres­ca de los sa­bo­res y aro­mas de la re­gión, que se sir­ven en un sa­lón ele­gan­te que tie­ne, en­tre sus sin­gu­la­ri­da­des, al­gu­nos ár­bo­les de oli­vo. Ade­más, tie­ne dos es­tre­llas Mi­che­lin. Mien­tras tan­to, la apues­ta de Il Ric­cio es ha­cer una co­ci­na es­pon­tá­nea, sim­ple, ba­sa­da en los re­cuer­dos de in­fan­cia del chef na­po­li­tano salvatore ele­fan­te. los pro­ta­go­nis­tas de sus crea­cio­nes son la pas­ta, el pes­ca­do y los fru­tos del mar. Y los pos­tres no se que­dan atrás. Asi­mis­mo, cuen­ta con una es­tre­lla Mi­che­lin.

el spa lo di­ri­ge el pro­fe­sor Fran­ces­co Ca­no­na­co, quien se en­fo­ca en el bie­nes­tar fí­si­co y men­tal, y ha desa­rro­lla­do un tra­ta­mien­to es­tre­lla an­ti­vá­ri­ces. en con­clu­sión, Ca­pri Palace ho­tel & spa es un buen lu­gar pa­ra des­co­nec­tar­se del mun­do y pa­ra co­nec­tar­se con los pla­ce­res sim­ples de la vi­da.

ca’ Sa­gre­do HO­TEL (ve­ne­cia, ita­lia)

So­bre el gran ca­nal de ve­ne­cia es­tá ca’ Sa­gre­do, un ho­tel de lu­jo úni­co.an­tes de ser uno de los re­fu­gios más ele­gan­tes e im­pres­cin­di­bles de ita­lia, ca’ Sa­gre­do fue la re­si­den­cia de los Sa­gre­do, una fa­mi­lia no­ble. El pa­la­cio fue cons­trui­do en el si­glo Xv, y hoy es con­si­de­ra­do mo­nu­men­to na­cio­nal.

Obras de ar­te ba­rro­co y re­na­cen­tis­ta embellecen las pa­re­des de los sa­lo­nes, las áreas co­mu­nes y las ha­bi­ta­cio­nes. Las pie­zas res­tau­ra­das –de maes­tros co­mo giam­bat­tis­ta Tie­po­lo, Se­bas­tiano ric­ci, nic­co­lò bam­bi­ni y pie­tro Long­hi– re­vi­ven la glo­ria del pa­la­cio.

ca’ Sa­gre­do es­tá com­pues­to por cua­ren­ta y dos ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes. ca­da una tie­ne una de­co­ra­ción y un cli­ma dis­tin­to. por eso, ca­da vez que un hués­ped re­gre­sa al ho­tel vi­ve una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te. al­gu­nos di­cen que los me­jo­res cua­dros no son los que es­tán den­tro de las ha­bi­ta­cio­nes, sino los que en­mar­can sus ven­ta­nas: las vis­tas a la ciu­dad o al gran ca­nal.

El ho­tel in­cen­ti­va a enamo­rar­se de tra­di­cio­nes de la re­gión del vé­ne­to co­mo el car­na­val de­ve­ne­cia. El pa­dre de to­dos los car­na­va­les. du­ran­te fe­bre­ro las ca­lles se em­pa­pan de alegría, his­trio­nis­mo y más­ca­ras blan­cas he­chas por ar­te­sa­nos. Es­ta fies­ta es una ce­le­bra­ción al tea­tro y al ar­te de po­der con­ver­tir­se en otras per­so­nas. Las más­ca­ras jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en ese pro­ce­so. ca´sa­gre­do que­da en el co­ra­zón de la ciu­dad, así que hos­pe­dar­se allí es es­tar en la fies­ta más que­ri­da de ita­lia. un da­to im­por­tan­te: las fe­chas del fes­ti­val cam­bian ca­da año por­que es­tán li­ga­das a la cua­res­ma..

La revista “Tra­vel + Lei­su­re” ha ubi­ca­do a ca’ Sa­gre­do en­tre los diez me­jo­res ho­te­les boutique de ciu­dad en Eu­ro­pa. un ho­tel cin­co es­tre­llas, una re­si­den­cia no­ble y un mu­seo. To­do jun­to en uno de los lu­ga­res más ro­mán­ti­cos de Eu­ro­pa:ve­ne­cia, la ciu­dad de los ca­na­les. allí don­de­vi­val­di com­pu­so pie­zas mu­si­ca­les que no en­ve­je­cen, y don­de ca­sa­no­va amó co­mo na­die.

Obras de ar­te ba­rro­co y re­na­cen­tis­ta EMBELLECEN SUS pa­re­des.

HAY HA­BI­TA­CIO­NES CLÁ­SI­CAS, DE­LU­XE, FAMILIARESY SUI­TES EX­CLU­SI­VAS Co­mo LA IM­PE­RIAL. EN ELLAS, RE­SAL­TAN LOS MUE­BLES y LA DE­CO­RA­CIÓN ANTIGUAY EN PER­FEC­TO ES­TA­DO.

LA DE­CO­RA­CIÓN ES­TU­VO A CAR­GO DEL AR­QUI­TEC­TO KERRY HILL. ES EL PRI­MER HO­TEL UR­BANO DEL GRU­PO HO­TE­LE­RO AMAN.

HA­BI­TA­CIO­NES AM­PLIAS, BIEN ILUMINADAS Y DI­SE­ÑA­DAS CON OJO DE­TA­LLIS­TA CA­RAC­TE­RI­ZAN ES­TE LU­GAR. ES­TA CA­SA DE CAM­PO TIE­NE UN LAGO, UNA CA­PI­LLA Y UN HUER­TO DE DON­DE SA­LEN VER­DU­RAS ORGÁNICAS PA­RA LA CO­CI­NA.

Es el úni­co ho­tel De la Is­la Con Club De PLA­YA.

SUS SA­LO­NES ELEGANTESY con per­so­na­li­dad SON PER­FEC­TOS pa­ra rea­li­zar TO­DO Ti­po de EVEN­TOS co­mo ce­nas de ga­la, con­fe­ren­ciasy bo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.