La montaña má­gi­ca

La ca­sa de La Ópe­ra de Har­bin se al­za como un mo­nu­men­to a su Hú­me­doy gé­li­do en­torno,y como mues­tra de una ar­qui­tec­tu­ra Lí­ri­ca que co­nec­ta con La na­tu­ra­le­za.

Cosas Lujo - - Arquitectura - El es­tu­dio mad re­di­se­ña La is­la cul­tu­ral

la dis­tan­cia, y pe­se a su mo­nu­men­ta­li­dad, la Ca­sa a de la Ópe­ra de Har­bin se con­fun­de con los hu­me­da­les que la ro­dean y la nie­ve que la cu­bre buena par­te del año. La ciu­dad al nor­te de Chi­na es co­no­ci­da por su fes­ti­val de es­cul­tu­ras de hie­lo y nie­ve que ce­le­bra ca­da enero, des­de 1985; con in­fluen­cia cul­tu­ral chi­na y ru­sa, fue de­cla­ra­da por la Unes­co “la ciu­dad de la mú­si­ca”. Es en ese en­torno que el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra MAD, con ba­se en Pe­kín, ga­nó en 2010 el con­cur­so in­ter­na­cio­nal pa­ra diseñar la Is­la Cul­tu­ral, un eje ar­tís­ti­co en el nor­te, a los pies del río Song­hua, que com­pren­de un cen­tro cul­tu­ral, un cen­tro re­crea­ti­vo y la gran pla­za cen­tral. La nue­va Ca­sa de la Ópe­ra es el primer gran pro­yec­to de la fir­ma di­se­ña­do pa­ra el com­ple­jo. Es tam­bién el co­ra­zón de la is­la.

La cons­truc­ción, de 79 mil me­tros cua­dra­dos, se desa­rro­lla en tres par­tes que se han in­ter­pre­ta­do como tres pé­ta­los: el pri­me­ro da for­ma al gran tea­tro con es­pa­cio pa­ra 1600 es­pec­ta­do­res; el segundo cons­ti­tu­ye un es­pa­cio más ín­ti­mo, pa­ra una au­dien­cia de 400 per­so­nas. Fi­nal­men­te, el ter­ce­ro da for­ma a una pla­za pú­bli­ca que tam­bién pue­de ser usa­da pa­ra ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Exis­te otro es­pa­cio ex­te­rior en el te­cho del edi­fi­cio prin­ci­pal: una te­rra­za que pue­de ser­vir pa­ra pre­sen­ta­cio­nes o como un gran ob­ser­va­to­rio. El edi­fi­cio fue di­se­ña­do pa­ra imi­tar la si­nuo­si­dad del pan­tano so­bre el que se le­van­ta: sus ex­te­rio­res en pa­ne­les de alu­mi­nio y cris­tal refuerzan esa re­la­ción. So­bre los te­chos, pi­rá­mi­des trans­pa­ren­tes de­jan en­trar la luz al in­te­rior del edi­fi­cio y se ins­pi­ran en la pre­sen­cia del hie­lo en una re­gión que en in­vierno pue­de lle­gar a los -20 gra­dos. Las su­per­fi­cies sua­ves del ex­te­rior con­ti­núan en el in­te­rior del tea­tro, donde des­ta­ca el hall de in­gre­so con ven­ta­nas ar­quea­das, y una ce­lo­sía su­pe­rior jus­to de­ba­jo del te­cho de cris­tal. La lu­mi­no­si­dad del blan­co y frío alu­mi­nio se en­cuen­tra, al in­te­rior del

Pa­ra los ar­qui­tec­tos de MAD, pre­ser­var el hu­me­dal era una prio­ri­dad. De he­cho, la ópe­ra fue di­se­ña­da “como res­pues­ta a la fuer­za y el es­pí­ri­tu sal­va­je de la na­tu­ra­le­za de la ciu­dad”, se­gún ha de­cla­ra­do el es­tu­dio. Ma­yan­song, fun­da­dor de MAD –y dis­cí­pu­lo de la ar­qui­tec­ta Zaha Ha­did, cu­ya in­fluen­cia mu­chos han re­co­no­ci­do en las cur­vas or­gá­ni­cas y fu­tu­ris­tas de Har­bin– con­fe­só en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a “The New York Ti­mes” que su di­se­ño se ins­pi­ró en el in­vierno de la ciu­dad chi­na: por eso su blan­cu­ra, pa­ra que ase­me­je una montaña,“una ex­ten­sión de la na­tu­ra­le­za”. En­ten­dien­do que mu­cha gen­te lle­ga has­ta ahí, jus­ta­men­te, pa­ra dis­fru­tar­la, el ar­qui­tec­to di­se­ñó la fa­cha­da de tal mo­do que pue­da es­ca­lar­se a tra­vés de una ram­pa pa­ra lle­gar has­ta la te­rra­za del te­cho: des­de esa mag­ní­fi­ca al­tu­ra se pue­de se­guir dis­fru­tan­do el pai­sa­je.y sen­tir­se, a la vez, par­te de él.■

a Du­ca­ti Mons­ter 2017 fue pre­sen­ta­da en Mon­te­car­lo, y ya ha mo­ti­va­do L el en­tu­sias­mo de los amantes de es­te mo­de­lo; en­tre ellos, Brad Pitt, Ryan Rey­nolds y el ra­pe­ro Us­her.

Pa­ra la edi­ción de es­te año, la fir­ma ita­lia­na de mo­to­ci­cle­tas vuel­ve al con­cep­to de “sport na­ked bi­ke”: los vo­lú­me­nes, la si­lue­ta y los fa­ros res­pe­tan con fi­de­li­dad el mo­de­lo ori­gi­nal de 1993, di­se­ña­do por el ar­gen­tino Miguel Ga­lluz­zi.

La evo­lu­ción y el tiem­po le han sen­ta­do bien, aun­que aho­ra la Du­ca­ti Mons­ter 1200 S apro­ve­cha la tec­no­lo­gía del si­glo XXI pa­ra re­po­ten­ciar tan­to su mo­tor como su co­mo­di­dad. Su mus­cu­la­tu­ra es­par­ta­na se ha he­cho un po­co más cor­ta y el asiento del pi­lo­to, ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te más al­to.

Su mo­tor es el bi­ci­lín­dri­co Tes­tas­tret­ta 11° DS, de 1198 cm³ de 4 vál­vu­las por ci­lin­dro, re­fri­ge­ra­do por lí­qui­do. Es­te mo­tor res­pi­ra a tra­vés de unos cuer­pos de ma­ri­po­sa Ri­de-by­wi­re Mi­ku­ni de sec­ción ova­la­da, con diá­me­tro equi­va­len­te de 56 mm, y dis­po­ne de dos bu­jías por ci­lin­dro. Es­to pro­pi­cia una dis­tri­bu­ción de po­ten­cia más flui­da, que ofre­ce una sen­sa­ción aún más agra­da­ble y emo­cio­nan­te al con­du­cir.

Su es­pí­ri­tu de­por­ti­vo se acen­túa gracias a un equi­pa­mien­to pre­mium del cual for­man par­te las so­fis­ti­ca­das sus­pen­sio­nes Öh­lins y la ins­ta­la­ción de fre­na­do Brem­bo M50. La Mons­ter 1200 S cons­ta tam­bién del sis­te­ma Du­ca­ti Quick Shift (DQS) up/down, rue­das de tres ra­dios eny, y guar­da­ba­rros de­lan­te­ro de car­bono.

Por otro la­do, in­cor­po­ra un nue­vo y ro­bus­to bas­cu­lan­te mo­no­bra­zo de alu­mi­nio que re­cor­ta la dis­tan­cia en­tre ejes en 26 mm, un as­pec­to que me­jo­ra la agi­li­dad en to­do mo­men­to, tan­to en ma­nio­bras ur­ba­nas como al prac­ti­car una con­duc­ción más agre­si­va en ca­rre­te­ra. ■

er­so­na de días lar­gos y va­ria­dos,alejandra cree en P sa­lir siempre arre­gla­da. su in­te­rés por los ac­ce­so­rios em­pe­zó así, bus­can­do com­ple­men­tos per­fec­tos pe­ro que­rien­do que es­tos en­ca­jen con las exi­gen­cias de su día.“me re­ga­la­ron un par de are­tes lin­dos, pe­ro pe­sa­dos.yo que­ría lo bo­ni­to sin la in­co­mo­di­dad”, cuen­ta so­bre có­mo sur­gió la idea. siempre apren­dien­do co­sas nue­vas, lle­gó al sou­ta­ge, téc­ni­ca con la que aho­ra tra­ba­ja su pro­pia lí­nea de ac­ce­so­rios.

es una ta­rea mi­nu­cio­sa, con una téc­ni­ca di­fí­cil, pe­ro alejandra la en­cuen­tra re­la­jan­te. dis­fru­ta di­bu­jar y pla­near, así como la sen­sa­ción al ex­ten­der ma­te­ria­les so­bre su me­sa de tra­ba­jo y em­pe­zar.a dia­rio, clien­tas de los tres paí­ses donde ven­de (pe­rú, es­ta­dos uni­dos y re­pú­bli­ca do­mi­ni­ca­na) le es­cri­ben o man­dan fotos con­tán­do­le aven­tu­ras con sus ac­ce­so­rios.

mientras pien­sa en la ex­pan­sión de su mar­ca, que quie­re ha­cer cre­cer en amé­ri­ca la­ti­na y, so­bre to­do, en es­ta­dos uni­dos, donde abri­rá una bou­ti­que en enero (sus are­tes son un hit en­tre las no­vias), alejandra di­ri­ge ade­más una lí­nea de bi­ki­nis.“em­pe­cé por­que no me gus­ta el ‘uni­for­me de pla­ya’. Que­ría al­go di­fe­ren­te, así que com­bino imá­ge­nes que me gus­tan, te­mas y co­lo­res. de­ci­dí ha­cer lo que no en­con­tra­ba”, ex­pli­ca, acla­ran­do que tie­ne mu­cho res­pe­to por las nue­vas mar­cas pe­rua­nas, las cua­les “de­jan bien al pe­rú con un estilo pro­pio”, pe­ro ne­ce­si­ta­ba una es­té­ti­ca dis­tin­ta. como con los ac­ce­so­rios, o con sus pro­pias pin­tu­ras, que se ins­pi­ra en la na­tu­ra­le­za, es­pe­cial­men­te en aves o ma­ri­po­sas, pues re­la­cio­na las alas con la sen­sa­ción de li­ber­tad que quie­re im­pri­mir en las co­sas que ha­ce.“tam­bién ado­ro a Frida kah­lo, mu­jer lu­cha­do­ra, como yo me con­si­de­ro; a mon­drian, por su ma­ne­jo del co­lor; a mo­net, por lo com­ple­jo del im­pre­sio­nis­mo”, cuen­ta. alejandra no em­pe­zó a pin­tar has­ta que es­tu­vo en la uni­ver­si­dad, en houston.te­nía que ele­gir en­tre la asig­na­tu­ra lla­ma­da go­bierno 4, so­bre es­ta­dos uni­dos, o un ta­ller de pin­tu­ra. “era com­po­ner, apren­der a ex­po­ner tu pers­pec­ti­va. no fue sen­ci­llo, pe­ro me gus­tó, me es­for­cé y ter­mi­né par­ti­ci­pan­do en va­rias mues­tras”, cuen­ta so­bre el he­cho de des­cu­brir no so­lo que le gus­ta­ba, sino que su tra­ba­jo iba ga­nan­do re­co­no­ci­mien­to. “mi ma­má fue la más sor­pren­di­da”, di­ce rien­do, por­que des­de ni­ña yo siempre ha­bía si­do la que en el nido pro­mo­vía ha­cer shows y que­ría par­ti­ci­par de to­do lo que sea bai­le y pin­tu­ra”, di­ce rien­do. un te­ma re­cu­rren­te en sus pin­tu­ras son los des­nu­dos. a alejandra le fas­ci­na la fi­gu­ra hu­ma­na y lo que se pue­de ex­pre­sar a tra­vés de ella. par­te esen­cial de sus do­min­gos, pin­tar es una ex­pe­rien­cia cer­ca­na a un re­ti­ro es­pi­ri­tual, la ac­ti­vi­dad que la ha­ce ol­vi­dar­se de lo que la ro­dea. la otra ca­ra de sus aficiones es el bai­le. bai­la sal­sa, ba­cha­ta, tan­go o ma­ri­ne­ra to­dos los días, por lo me­nos una ho­ra. si pin­tar la trans­por­ta, bai­lar le per­mi­te po­ner los pies en la tie­rra, y sen­tir un buen hu­mor pal­pi­tan­te sin im­por­tar lo que ha­ya ocu­rri­do ese día. em­pe­zó de ni­ña con ba­llet, tap y mú­si­ca ne­gra, lue­go lle­gó al fla­men­co, su pasión más du­ra­de­ra. en sus años uni­ver­si­ta­rios apren­dió belly dan­ce, y aun­que de­jó de bai­lar un tiem­po, lo re­to­mó de la me­jor ma­ne­ra: pre­pa­ran­do un pe­que­ño nú­me­ro de ma­ri­ne­ra pa­ra el cum­plea­ños de su her­ma­na.“que­ría dar­le al­go es­pe­cial, re­cor­dar­le cuan­do bai­lá­ba­mos de ni­ñas. so­mos muy uni­das. in­ten­ta­mos siempre dar­nos tiem­po de ha­cer pe­que­ños viajes so­las, o con mi so­bri­na, aho­ra que ella es ma­má. soy una tía en­grei­do­ra”, cuen­ta.

“Du­ran­te mu­cho tiem­po, el 1996 fue muy atre­vi­do”, di­ce Ri­chard Geof­froy, je­fe de ca­vas de Dom Pé­rig­non, quien cree que es­te ro­sé, que aho­ra en­tra en su ter­ce­ra dé­ca­da -o lo que DP lla­ma su se­gun­da ple­ni­tud-, es­tá lle­gan­do a la ma­yo­ría de edad. Con olor a jaz­mín en la na­riz, el pa­la­dar al­ter­na en­tre ce­re­za, ama­ret­to y una li­ge­ra sa­bro­si­dad, de­li­cio­sa y su­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.