El pe­so de la co­ro­na

In­tri­gas. In­fi­de­li­da­des. Mis­te­rio. la nue­va SE­RIE so­bre la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca Mues­tra a una rei­na des­co­no­ci­da has­ta aho­ra. no­so­tros le con­ta­mos El res­to.

Cosas Lujo - - Realeza - “the crown”, la SE­RIE que arra­sa En net­flix

Te ima­gi­nas es­piar a la fa­mi­lia real des­de un rin­cón del Pa­la­cio de Buc­king­ham? La nue­va se­rie de Net­flix, “The Crown”, per­mi­te una vi­sión pri­vi­le­gia­da de la fa­mi­lia más fa­mo­sa del mun­do. A medio ca­mino en­tre bio­pic, no­ve­la y me­ga­pro­duc­ción de Holly­wood, la se­rie, que ha cos­ta­do 130 mi­llo­nes de dó­la­res, es la más ca­ra has­ta la fe­cha. Ha su­pe­ra­do in­clu­so a “Ga­me of Th­ro­nes” (un epi­so­dio de “The Crown” cuesta en pro­me­dio diez mi­llo­nes de dó­la­res, fren­te a los sie­te mi­llo­nes de “Ga­me of Th­ro­nes”). La pri­me­ra tem­po­ra­da, de diez epi­so­dios, se ba­sa en la pri­me­ra dé­ca­da del rei­na­do de Eli­za­beth II (in­ter­pre­ta­da por la ac­triz in­gle­sa Claire Foy), arran­ca con su ma­tri­mo­nio con el du­que de Edim­bur­go en 1947 y ter­mi­na en 1956, con la cri­sis del Canal de Suez.

Ca­da epi­so­dio se cen­tra en un acon­te­ci­mien­to de­ci­si­vo en la vida de la rei­na, em­pe­zan­do con su bo­da, su tour de la Com­mon­wealth, la muer­te de

¿

la gran for­ta­le­za de “The Crown” es que mues­tra el la­do más hu­mano de la rei­na, una mu­jer que lu­cha por abrir­se ca­mino en un mun­do de hom­bres. su vida es­tá mar­ca­da por tres va­ro­nes: su pa­dre, al que adora y cu­ya pre­ma­tu­ra muer­te la de­ja des­pro­te­gi­da; Chur­chill, su ma­yor guía, pe­ro con quien choca en oca­sio­nes; y su es­po­so. la se­rie mues­tra a un phi­lip (in­ter­pre­ta­do por matt smith, ac­tor que guar­da un sor­pren­den­te pa­re­ci­do con el du­que) enamo­ra­do pe­ro frus­tra­do por el li­mi­tan­te rol de su con­di­ción, in­sa­tis­fe­cho por las con­ti­nuas re­nun­cias y re­ve­ren­cias ante su mu­jer, a quien, sin em­bar­go, tra­ta con ca­ri­ño y con­fian­za. la se­rie gra­fi­ca la vi­sión del du­que de edim­bur­go, que es más mo­der­na, y bus­ca acer­car a la rei­na al pueblo. eso se ve cuan­do se ocu­pa de la co­ro­na­ción y tie­ne la idea de te­le­vi­sar­la, lo cual no es visto con buenos ojos por el go­bierno; sin em­bar­go, au­men­ta mu­chí­si­mo su po­pu­la­ri­dad. gracias a la se­rie, des­cu­bri­mos que la rei­na ex­tra­ña la vida tran­qui­la de re­cién ca­sa­da que te­nía con su es­po­so en mal­ta an­tes de asu­mir sus obli­ga­cio­nes. si su pa­dre no hubiera muer­to tan jo­ven, hubiera po­di­do dis­fru­tar de una vida “anó­ni­ma” mu­chos años más. eli­za­beth ii no na­ció pa­ra ser rei­na, fue la re­nun­cia de su tío, ed­ward

n una de las es­ce­nas cul­mi­nan­tes de “la dol­ce vi­ta”, la pe­lí­cu­la E de fe­de­ri­co fe­lli­ni de 1960, el per­so­na­je de mar­ce­llo mas­troian­ni se arras­tra com­ple­ta­men­te des­mo­ra­li­za­do (y bo­rra­cho) por la ori­lla de una pla­ya al ama­ne­cer, has­ta que se en­cuen­tra con un gru­po de pes­ca­do­res amon­to­na­dos.al acer­car­se, com­prue­ba que eso que to­dos con­tem­plan es un mons­truo va­ra­do y muer­to; una cria­tu­ra de for­ma des­co­no­ci­da, con un ojo abier­to. un ojo enor­me. mar­ce­llo le de­di­ca unos ins­tan­tes al mons­truo y lue­go di­ce unas pa­la­bras, en su estilo tris­tón pe­ro ca­cha­cien­to:“y to­da­vía in­sis­te en mi­rar­nos”. la pie­za que creó da­vid Zink­yi en 2011 y que lle­va por tí­tu­lo “ar­chit­heut­his” es la re­pre­sen­ta­ción de al­go pa­re­ci­do, al­go que de al­gu­na ma­ne­ra in­sis­te en mi­rar­nos: un ca­la­mar gi­gan­te he­cho de ce­rá­mi­ca en un estilo mi­nu­cio­sa­men­te rea­lis­ta y arro­ja­do al pi­so de la ga­le­ría como si de una ori­lla sal­va­je se tra­ta­ra. ¿Qué es un ar­chit­heut­his, des­pués de to­do? pues una cria­tu­ra real pe­ro tam­bién mí­ti­ca; una cria­tu­ra ima­gi­na­da y es­tu­dia­da pe­ro ape­nas re­gis­tra­da en vida y mo­vi­mien­to.

“ar­chit­heut­his” es, tam­bién, una de las más de dos­cien­tas pie­zas que in­te­gran la mues­tra “pró­xi­ma pa­ra­da.ar­tis­tas pe­rua­nos de la co­lec­ción Hochs­child”, que se ex­hi­bi­rá des­de fe­bre­ro de 2017 en el am­plio es­pa­cio de al­ca­lá 31, en ma­drid.“pró­xi­ma pa­ra­da...” as­pi­ra a ser un hi­to del fu­tu­ro cer­cano por­que se tra­ta, en pa­la­bras del crí­ti­co de ar­te y cu­ra­dor Jorge vi­lla­cor­ta,“de la más gran­de ex­po­si­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo pe­ruano que se ha he­cho fue­ra del país”. na­da me­nos.vi­lla­cor­ta fue con­vo­ca­do por el es­pa­ñol (ra­di­ca­do en nue­vayork des­de fi­nes de los se­ten­ta) oc­ta­vio Za­ya, cu­ra­dor del pro­yec­to y des­ta­ca­do es­pe­cia­lis­ta (vin­cu­la­do a la pres­ti­gio­sa re­vis­ta “atlán­ti­ca”, por ejem­plo), pa­ra que es­cri­ba un tex­to que ayu­de a po­ner los múl­ti­ples ca­mi­nos del ar­te pe­ruano de hoy en el con­tex­to del co­lec­cio­nis­mo y tras una ima­gen de pers­pec­ti­va. ese tex­to acom­pa­ña­rá a la mues­tra. pe­ro la mi­ra­da, la se­lec­ción de las pie­zas, el en­fo­que, es de Za­ya.y se tra­ta de un en­fo­que sin­gu­lar: no hay un acen­to en lo lo­cal

arries­ga in­clu­so por for­ma­tos no con­ven­cio­na­les, como la pie­za ‘No hay fu­tu­ro por de­lan­te, so­lo hay tiem­po’, de Gil­da Mantilla y Rai­mond Cha­ves”.

Como el “Ar­chit­heut­his” de Da­vid Zink Yi, el ar­te pe­ruano con­tem­po­rá­neo es to­da­vía pa­ra el mun­do un con­jun­to de pie­zas o pro­yec­tos reales pe­ro en­vuel­tos en un océano mí­ti­co, ima­gi­na­dos o en­tre­vis­tos más que vi­si­bi­li­za­dos. Una mues­tra como “Pró­xi­ma pa­ra­da.ar­tis­tas pe­rua­nos en la co­lec­ción Hochs­child” es una es­plén­di­da for­ma de apos­tar pa­ra que las co­sas cam­bien. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.