La fies­ta in­su­pe­ra­ble

La ga­la que reunió a las per­so­na­li­da­des más em­ble­má­ti­cas del jet set in­ter­na­cio­nal en la dé­ca­da del se­sen­ta si­gue sien­do la más co­men­ta­da de to­dos los tiempos. Ha pa­sa­do medio si­glo, pe­ro aún no po­de­mos de­jar de Ha­blar de ella.

Cosas Lujo - - Sociedad -

ra no­viem­bre de 1966 y el es­cri­tor Tru­man Ca­po­te E ce­le­bra­ba el éxi­to de su úl­ti­mo li­bro,“in Cold Blood”. Ca­po­te sa­bía que era de muy mal gus­to dar una fies­ta pa­ra él mis­mo, así que de­ci­dió ho­me­na­jear a la di­rec­to­ra de “The Was­hing­ton Post”, Kat­he­ri­ne Graham, como ex­cu­sa. El es­po­so de Graham se ha­bía sui­ci­da­do tres años an­tes y era la elec­ción perfecta por ser la mu­jer más po­de­ro­sa de la pren­sa; y, ade­más, al­guien que no com­pe­tía con sus ‘Swans’. Los ‘cis­nes’ eran ín­ti­mas amigas de Ca­po­te que so­bre­sa­lían en­tre la mul­ti­tud por ha­ber­se crea­do a sí mis­mas.to­das te­nían his­to­rias que con­tar. Es­tas eran las so­cia­li­tés: Ma­re­lla Ag­ne­lli, es­po­sa del mag­na­te de Fiat Gian­ni Ag­ne­lli y “el cis­ne eu­ro­peo nú­me­ro uno”, en pa­la­bras de Tru­man; Lee Rad­zi­will, la her­ma­na de Jac­kie Ken­nedy con­ver­ti­da en prin­ce­sa des­pués de ca­sar­se con el prín­ci­pe po­la­co Sta­ni­sław Al­brecht Rad­zi­wiłł; Ba­be Pa­ley, quien, como sus her­ma­nas, ha­bía si­do edu­ca­da pa­ra ca­sar­se con la cla­se al­ta y

al­can­zó su me­ta al ha­cer­lo con el fun­da­dor de cbs Wi­lliam s. Pa­ley; glo­ria guin­ness, me­xi­ca­na de na­ci­mien­to y quien tras años de po­bre­za y pri­va­ción emer­gió triun­fan­te como la es­po­sa de loel guin­ness miem­bro de una de las familias ban­que­ras mas im­por­tan­tes de gran Bre­ta­ña; slim Keith, cu­yo ver­da­de­ro nom­bre era nancy gross, de sa­li­nas, ca­li­for­nia, mo­de­lo y es­po­sa de Ken­neth Keith, ba­rón de castlea­cre; y c.z. guest, quien tras re­be­lar­se con­tra la so­cie­dad de Bos­ton a la que per­te­ne­cía, tra­ba­jó como ca­ba­re­te­ra y po­só des­nu­da pa­ra el ar­tis­ta die­go ri­ve­ra, has­ta sen­tar ca­be­za al ca­sar­se con Wins­ton guest.

Es­ta es la his­to­ria de la fies­ta que unió y di­vi­dió a las éli­tes de la po­lí­ti­ca con el mun­do del es­pec­tácu­lo y el po­der. El au­to­de­no­mi­na­do ‘Proust ame­ri­cano’, se de­di­có du­ran­te cin­co me­ses a pla­ni­fi­car con mi­nu­cio­si­dad la fies­ta del si­glo. ins­pi­ra­do por la es­ce­na de as­cot en la pe­lí­cu­la “my fair lady” con un im­pe­ca­ble ves­tua­rio en blan­co y ne­gro di­se­ña­do por ce­cil Bea­ton, su ín­ti­mo amigo. la in­vi­ta­ción re­za­ba:ves­ti­men­ta ca­ba­lle­ros: cor­ba­ta ne­gra, más­ca­ra ne­gra. da­mas: ves­ti­do blan­co o ne­gro, más­ca­ra blan­ca, aba­ni­co. ca­po­te fue muy es­tric­to res­pec­to a es­ta re­gla, ya que sen­tía que la pa­le­ta de co­lor crea­ría una uni­dad vi­sual ante una con­vo­ca­to­ria de per­so­nas tan di­fe­ren­tes. “Quie­ro que la fies­ta sea como cuan­do uno ha­ce una pin­tu­ra”, con­fe­sa­ría el es­cri­tor, y las más­ca­ras, se­gún él, da­rían la li­ber­tad a los in­vi­ta­dos de bai­lar y mez­clar­se en­tre sí como les pro­vo­que.a la me­dia­no­che los an­ti­fa­ces

se­rían re­mo­vi­dos.to­dos los que eran “al­guien” es­pe­ra­ban una in­vi­ta­ción y Tru­man es­ta­ba fas­ci­na­do por la in­quie­tud que des­per­tó en los es­tra­tos so­cia­les mas im­por­tan­tes. El jet set se en­con­tra­ba en aprie­tos, in­clu­so al­gu­nos ase­gu­ra­ban es­tar in­vi­ta­dos pe­ro que no po­drían asis­tir de­bi­do a que es­ta­rían fue­ra de la ciu­dad. A Ca­po­te le en­can­ta­ba res­pon­der ante la com­pro­me­te­do­ra pre­gun­ta so­bre si es­ta­rían in­vi­ta­dos a la fies­ta:“bueno, tal vez es­ta­rás in­vi­ta­do, o tal vez no.” El ca­so ex­tre­mo lle­ga­ría cuan­do un hom­bre le di­jo que su es­po­sa lo ha­bía ame­na­za­do con sui­ci­dar­se si no era in­vi­ta­da. Ca­po­te, cu­ya ma­dre ha­bía muer­to por sui­ci­dio, sin­tió em­pa­tía por la mu­jer y pu­so su nom­bre en la lis­ta.

“Ha­bía una le­ve no­ta de lo­cu­ra so­bre la fies­ta.” Con­ta­ría la mis­ma aga­sa­ja­da, Kat­he­ri­ne Graham, dé­ca­das más tarde.“no ha­bía nin­gún mo­ti­vo ra­cio­nal pa­ra que la si­tua­ción se in­ten­si­fi­ca­ra”. La hos­ti­ga­ción de las per­so­nas que no ha­bían si­do in­vi­ta­das se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla, y Tru­man se vió obli­ga­do a de­jar de con­tes­tar el te­lé­fono y aban­do­nar la ciu­dad. Fi­nal­men­te, 540 in­vi­ta­cio­nes fue­ron re­par­ti­das.asis­tie­ron más de 200 fo­tó­gra­fos y se des­cor­cha­ron 450 bo­te­llas de cham­pán.to­do el aga­sa­jo cos­tó tre­ce mil dó­la­res.

Du­ran­te el oto­ño de 1966, som­bre­re­ros en di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes te­nían una al­ta de­man­da de pe­di­dos de mujeres que lle­ga­ban a sus sa­lo­nes bus­can­do las más­ca­ras ade­cua­das.

En­tre ellos, un jo­ven Hals­ton tra­ba­ja­ba en al área de som­bre­ros de Berg­dorf Good­man, y que re­ci­bió de Ba­be Pa­ley el en­car­go de una más­ca­ra blan­ca de zi­be­li­na con un ru­bí fal­so. Pa­ra Can­di­ce Ber­gen di­se­ñó unas ore­jas y más­ca­ra de co­ne­jo con piel de vi­són.tam­bién pre­pa­ró pa­ra D.D. Ryan una más­ca­ra de Ka­bu­ki que cu­bría des­de la pun­ta de la na­riz, se co­nec­ta­ba a su pei­na­do y ter­mi­na­ba como to­ca­do so­bre la par­te de arri­ba de la ca­be­za. Hi­zo uno de sus pri­me­ros ves­ti­dos pa­ra su ami­ga, la pe­rio­dis­ta de mo­da Ca­rol Bjork­man. El fa­mo­so di­se­ña­dor cu­bano Adolfo creó 125 más­ca­ras a pe­di­do y ven­dió 100 más en Saks Fifth Ave­nue. En­tre sus clien­tes se en­con­tra­ban Mer­le Obe­ron, Ade­le As­tai­re, C.Z. Guest, Kay Meehan y sus res­pec­ti­vas pa­re­jas. Un des­co­no­ci­do Bill Cun­ning­ham, som­bre­re­ro an­tes de fo­to­gra­fo, di­se­ñó una más­ca­ra de cis­ne pa­ra Isabel Ebers­tadt que cau­só sen­sa­ción. El di­se­ña­dor de jo­yas, Ken­neth Jay La­ne, con­vir­tió un co­llar de per­las y cri­so­pra­sa en un an­ti­faz pa­ra Be­ne­det­ta Bar­zi­ni, hi­ja del es­cri­tor ita­liano Lui­gi Bar­zi­ni.al­gu­nas mujeres se man­da­ron a ha­cer dos mo­de­los con di­fe­ren­tes di­se­ña­do­res, de­jan­do la de­ci­sión fi­nal a úl­ti­mo mo­men­to. La edi­to­ra de “Vo­gue” Pa­rís en ese en­ton­ces, Fran­co­ise de Lan­gla­de, co­mi­sio­nó a un di­se­ña­dor de ves­tua­rio tea­tral el di­se­ño de su más­ca­ra de ga­to, así como la de su fu­tu­ro es­po­so, Os­car de la Ren­ta. Otros in­vi­ta­dos, op­ta­ron por crear sus an­ti­fa­ces ellos mis­mos, como Henry Fon­da, quien pe­gó ca­da len­te­jue­la en la más­ca­ra de su es­po­sa, Shir­lee. Adolph Green usó una más­ca­ra pro­du­ci­da por su hi­jo y su ni­ñe­ra. Geor­ge Plim­pton com­pró una en una tien­da de diez cen­ta­vos, la cual es­ta­ba tan lle­na de go­ma, que apa­ren­te­men­te ter­mi­nó un po­co dro­ga­do por el olor.ali­ce Roo­se­velt, hi­ja del pre­si­den­te Theo­do­re Roo­se­velt, eco­no­mi­zó con una más­ca­ra de 35 cen­ta­vos, la cual se pe­gó en la sien con cin­ta

Por ter­ce­ra vez en la his­to­ria, Chanel fue lau­rea­da en la ce­re­mo­nia de con­de­co­ra­ción del Gran Pre­mio de Re­lo­je­ría de Gi­ne­bra (GPHG), en la ca­te­go­ría de Jo­ye­ría, por su co­lec­ción Les Éter­ne­lles, un em­ble­ma de la crea­ti­vi­dad y el sa­ber ha­cer de jo­ye­ría fi­na que ha cre­ci­do a tra­vés de los años. Es­ta vez, el es­tu­dio de crea­ción de Jo­ye­ría Fi­na Chanel rin­de tri­bu­to a uno de los mo­ti­vos icó­ni­cos de la ca­sa: ma­te­las­sé (acol­cha­do).

La for­ma de dia­man­tes ador­na­da por pie­dras pre­cio­sas ex­cep­cio­na­les yux­ta­pues­tas en un jue­go de es­pe­jos evo­ca el es­pí­ri­tu de la al­ta cos­tu­ra de Chanel. El pu­ño de oro blan­co de 18 qui­la­tes es acol­cha­do, como un bor­da­do pre­cio­so con dia­man­tes cua­dra­dos y za­fi­ros anaran­ja­dos es­par­ci­dos. En el cen­tro de es­ta pie­za, un gra­na­te car­mín de 61 qui­la­tes se abre de­li­ca­da­men­te pa­ra re­ve­lar una es­fe­ra con dia­man­tes en for­ma de un cua­dra­do re­don­dea­do.

El GPHG tie­ne como ob­je­ti­vo ren­dir ho­me­na­je a la ex­ce­len­cia de pro­duc­ción de re­lo­je­ría a ni­vel mun­dial al pre­miar to­dos los años las más fi­nas crea­cio­nes y a los más im­por­tan­tes ope­ra­do­res de la in­dus­tria de re­lo­je­ría. Es así como Chanel pa­sa a for­mar par­te de un se­lec­to gru­po de fir­mas de re­lo­je­ría y de­ja de ser ca­ta­lo­ga­da tan so­lo como una de re­lo­jes de mar­cas de mo­da.

Las pie­zas pre­sen­ta­das pa­ra el GPHG –y sus res­pec­ti­vos ga­na­do­res– for­ma­ron par­te de una ex­hi­bi­ción que via­jó por Seúl, Ro­ma, Gi­ne­bra y Du­bái, lo que fa­ci­li­tó a las au­dien­cias in­ter­na­cio­na­les des­cu­brir y ad­mi­rar las pie­zas más fi­nas del año, las cua­les es­tu­vie­ron jun­tas de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre de es­te año. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.