RITZ pa­rís, fran­cia

Cosas Lujo - - Destinos -

Lue­go de ca­si cua­tro años de re­mo­de­la­cio­nes, el ho­tel fa­vo­ri­to de gran­des fi­gu­ras de las ar­tes como F. Scott Fitz­ge­rald y Co­co Chanel abrió sus puer­tas nue­va­men­te. Aho­ra cuen­ta con un tú­nel que lo co­mu­ni­ca con un es­ta­cio­na­mien­to en la Pla­ce Ven­dô­me, pa­ra que los hués­pe­des pue­dan en­trar con pri­va­ci­dad, y el primer spa de Chanel; el jar­dín es un oa­sis es­ti­lo­ver­sa­lles de rosas blan­cas y hie­dras col­gan­tes; los res­tau­ran­tes cuen­tan con te­chos que se abren me­cá­ni­ca­men­te; una ter­ce­ra co­ci­na pa­ra la es­cue­la cu­li­na­ria Éco­le Ritz Es­cof­fier... pe­ro, en reali­dad, lue­go de más de 220 mi­llo­nes de dó­la­res, di­ce Moha­med Al Fa­yed, el ac­tual due­ño,“si­gue sien­do el Ritz de siempre, so­lo que me­jo­ra­do”.■ La mar­ca de ho­te­les que bá­si­ca­men­te in­tro­du­jo el con­cep­to de “fies­ta cons­tan­te” a la ex­pe­rien­cia hos­pi­ta­la­ria lle­ga a una de las ciu­da­des más di­ver­ti­das del mun­do. In­te­li­gen­te­men­te, lo­gra mez­clar una es­té­ti­ca de in­no­va­dor estilo –pro­vo­ca que­dar­se con to­dos los ador­nos del cuar­to– y la es­pe­ra­da at­mós­fe­ra de re­fres­can­te crea­ti­vi­dad con una cui­da­da co­mo­di­dad. Cuen­ta con una pis­ci­na en el te­cho, más ba­res de los que se ne­ce­si­tan, un res­tau­ran­te Cec­co­ni’s, un spa de la fir­ma Cows­hed en el só­tano y mu­chos loun­ges pa­ra re­la­jar­se en­tre amigos.■

Es­te es un lu­gar de fan­ta­sía, con re­si­den­cias de lu­jo al estilo Robinson Cru­soe re­po­san­do so­bre las aguas tur­que­sas, con to­bo­ga­nes pa­ra des­li­zar­se des­de la te­rra­za pri­va­da con vis­tas in­fi­ni­tas ha­cia el mar, con un spa y un ci­ne a los que se lle­ga en ka­yak.y, como par­te de un con­glo­me­ra­do ecoa­mi­ga­ble, el ho­tel ha apor­ta­do a la con­ser­va­ción de es­ta zo­na de las Mal­di­vas (to­dos los ali­men­tos, por ejem­plo, son lo­ca­les). Ade­más, el te­cho de la ha­bi­ta­ción se abre con so­lo apre­tar un bo­tón ins­ta­la­do en la me­sa de no­che pa­ra po­der ver el cie­lo a to­das ho­ras. Es ver­da­de­ra­men­te como es­tar en un cuen­to de ha­das.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.