S

EL Con­jun­to DE OBRAS QUE ha LO­GRA­DO AMA­SAR Con LOS Años ESTAN AMPLIOY COM­PLE­TO QUE ES UNA MUES­TRA CURADA En Sí MIS­MA.

Cosas Lujo - - Exhibición -

ir El­ton John de­jó por fin las dro­gas y el al­cohol en 1990, el mis­mo año en el que des­cu­brió su pasión por la fotografía. Él con­si­de­ra la cir­cuns­tan­cia como pre­mo­ni­to­ria. Des­de ese mo­men­to, su avi­dez por más fotos se vol­vió ob­se­si­va. Co­lec­cio­nar al­gu­nas de las imá­ge­nes más fa­mo­sas de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX se vol­vió, se­gún co­men­ta, el amor de su vida.

El con­jun­to de obras que ha lo­gra­do ama­sar con los años es tan am­plio y com­ple­to que es una mues­tra curada en sí mis­ma. La Ta­te Mo­dern de Lon­dres, ins­ti­tu­ción que em­pe­zó a com­prar fotografía re­cién en 2009, in­vi­tó por ello al mú­si­co a ex­hi­bir­la.“the Ra­di­cal Eye: Mo­der­nist Pho­to­graphy from the Sir El­ton John Co­llec­tion” es­ta­rá abier­ta en la ca­pi­tal in­gle­sa du­ran­te el in­vierno eu­ro­peo has­ta ma­yo de 2017.

Son dos­cien­tas imá­ge­nes que ex­plo­ran el re­gis­tro do­cu­men­tal, el desa­rro­llo del re­tra­to fo­to­grá­fi­co y la in­no­va­ción ex­pe­ri­men­tal. De al­gún mo­do, es un re­co­rri­do por la evo­lu­ción del medio como ar­te.

Al­gu­nas fotos icó­ni­cas, de ar­tis­tas de la re­le­van­cia de Bras­saï, Do­rot­hea Lan­ge,ti­na Mo­dot­ti, Imo­gen Cun­ning­ham,an­dré Ker­tész, Man Ray o Ir­ving Penn, pue­den ser vis­tas por pri­me­ra vez jun­tas. Se ase­gu­ra que es­ta es una de las co­lec­cio­nes pri­va­das de fotografía más im­por­tan­tes del mun­do, y muy pro­ba­ble­men­te so­bre el pe­rio­do clá­si­co mo­der­nis­ta que se ex­tien­de de los años vein­te a los cin­cuen­ta.

Ima­gen e Ima­gi­na­ción

Sir El­ton co­men­ta que nun­ca pen­só real­men­te en la fotografía como un ar­te. Pe­ro esa opi­nión cam­bió ha­ce mu­chos años.“la fotografía es como leer un li­bro”, co­men­tó cuan­do se inau­gu­ró la ex­po­si­ción en Lon­dres.“tu ima­gi­na­ción vue­la, te pre­gun­tas cuán­do fue to­ma­da la ima­gen”, re­la­ta.

El mú­si­co co­no­ce la his­to­ria de las fotos en su co­lec­ción con una pre­ci­sión de bi­blio­te­ca­rio. Sa­be de qué año son, quién es­tá re­tra­ta­do e, in­clu­so, en­sa­ya po­si­bles his­to­rias so­bre los per­so­na­jes. Al­gu­nas lo cau­ti­van de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar. Una de ellas es “Mi­grant Mother”, de Do­rot­hea Lan­ge. Sir El­ton co­men­tó que, cuan­do era jo­ven, le­yó a John Stein­beck y que­dó con­mo­vi­do por esa épo­ca de la his­to­ria estadounidense, los tiempos de la Gran De­pre­sión. Sien­te que, ca­da vez que mi­ra esa foto, la mu­jer cam­bia de ex­pre­sión.

Otra es “Un­der­wa­ter Swim­mer”, de An­dré Ker­tész, una ins­tan­tá­nea de la que pri­me­ro com­pró una re­pro­duc­ción pa­ra des­pués ha­cer­se con el ne­ga­ti­vo ori­gi­nal.a El­ton John le gus­ta vi­vir con su co­lec­ción. In­clu­so duer­me ba­jo dos fo­to­gra­fías de Man Ray, uno de sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos.

La mues­tra es una es­tu­pen­da opor­tu­ni­dad pa­ra ex­plo­rar la ca­rre­ra de al­gu­nos de los fo­tó­gra­fos más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Pe­ro tam­bién es una ven­ta­na a los gus­tos es­té­ti­cos del mú­si­co in­glés. Qui­zá, por ello, seis retratos de él mis­mo rea­li­za­dos por Ir­ving Penn dan la bienvenida a la mues­tra. Es­tas fotos bus­can dar­le pa­ter­ni­dad al con­jun­to de la ex­hi­bi­ción, una que ha si­do ce­le­bra­da por la pren­sa bri­tá­ni­ca con ad­je­ti­vos como re­fres­can­te, ac­ce­si­ble y de una se­lec­ción con mu­cha cla­se por par­te de su due­ño. God Sa­ve Sir El­ton John. ■

os re­lo­jes HYT no uti­li­zan las con­ven­cio­na­les tres agu­jas ni tie­nen L pi­las. Las pie­zas que co­mer­cia­li­zan in­te­gran lí­qui­dos en un re­loj me­cá­ni­co. Con su tec­no­lo­gía, han mo­di­fi­ca­do la for­ma en la que las per­so­nas mi­den el tiem­po. Sin em­bar­go, la lectura de la ho­ra es in­tui­ti­va, ami­ga­ble y, tam­bién, asom­bro­sa.

Lu­cien­voui­lla­moz, in­ven­tor de la tec­no­lo­gía de HYT y co­fun­da­dor de la mar­ca, co­men­ta que los lí­qui­dos han si­do la pri­me­ra tec­no­lo­gía uti­li­za­da por los hom­bres pa­ra me­dir el tiem­po lue­go del sol y la are­na, pe­ro tra­ba­jar con ellos es mil ve­ces más com­ple­jo que ha­cer­lo so­lo con me­cá­ni­ca.“so­mos una mar­ca no con­ven­cio­nal, una mar­ca pa­ra pio­ne­ros, pa­ra per­so­nas que quie­ren dis­tin­guir­se. Es muy es­pe­cial lle­var un re­loj como es­tos en la mu­ñe­ca”, aña­de.

Su en­fo­que hi­dro­me­cá­ni­co es tan es­pe­cial que, de ma­ne­ra re­cien­te, han re­ci­bi­do fi­nan­cia­mien­to pri­va­do pa­ra se­guir de­sa­rro­llan­do su tec­no­lo­gía, una que, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, cuen­ta con po­ten­cial en el cam­po mé­di­co.

HYT tie­ne pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal con se­sen­ta y nue­ve pun­tos de ven­ta en el mun­do, un sub­si­dia­rio en Sin­ga­pur y una bou­ti­que en Kua­la Lum­pur. En la re­gión, es­tán en Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co. En el Pe­rú, su re­pre­sen­tan­te ofi­cial es Ca­sa Ban­che­ro.

El co­fun­da­dor de HYT no le tie­ne mie­do a la ava­lan­cha de smart­wat­ches que inun­dan el mer­ca­do mun­dial. Con una pro­duc­ción de tres­cien­tas pie­zas al año, su ni­cho es mu­cho más ex­clu­si­vo.voui­lla­moz con­si­de­ra que en el Pe­rú hay un mer­ca­do pa­ra sus pro­duc­tos, los cua­les ofre­cen a sus usua­rios una pie­za de ex­traor­di­na­rio va­lor.“no hay ac­tual­men­te mar­cas que nos pue­dan ha­cer la com­pe­ten­cia”, ase­gu­ra el in­ven­tor sui­zo, quien de­sa­fía así a las tra­di­cio­na­les ca­sas re­lo­je­ras de su país. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.