Sa­rah Bur­ton pa­ra Ale­xan­der Mcqueen prêt-à-por­ter

Cosas Moda Colecciones - - Prêt-à-porter -

Hu­bo al­go de victoriano y ta­ci­turno en es­ta co­lec­ción de Mcqueen. En sus notas, Bur­ton di­jo que se ins­pi­ró en “el es­pí­ri­tu de la ro­sa y la be­lle­za de la im­per­fec­ción”. Ha­bía al­go ex­tra­ño, ca­si re­tor­ci­do. Era una ex­tra­ñe­za pa­re­ci­da a la que cau­sa Ed­ward Scis­sor­hands y el uni­ver­so del otro Bur­ton, Tim. La aten­ción al de­ta­lle fue tan me­ticu­losa que bien po­dría pa­sar por de­men­cial: vo­la­dos de chi­fón tan del­ga­da­men­te pli­sa­dos que se ase­me­ja­ban a acor­deo­nes; bus­tiers de cue­ro tan fino que pa­re­cían pin­ta­dos en los tor­sos de las mo­de­los; cas­ca­das de tul des­hi­la­cha­do en fal­das y cor­pi­ños; ves­ti­dos de cue­ro ca­la­do y cor­ta­do, y apli­ca­do con flo­res del mis­mo ma­te­rial. El triunfo del vestido fue la nu­be de re­mo­li­nos de chi­fón ro­jo, cu­yas ca­pas de vo­la­dos imi­ta­ban ro­sas en flor. Lo im­per­fec­to cier­ta­men­te fas­ci­na­ba a Lee Ale­xan­der Mcqueen, y qui­zá por eso to­do tu­vo un ai­re melancólico. Na­die en es­ta in­dus­tria ha su­fri­do más de me­lan­co­lía que la ca­sa Mcqueen. Fe­liz­men­te, Bur­ton ha sa­bi­do con­ver­tir la pér­di­da en al­go be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.