Rei Ka­wa­ku­bo pa­ra Com­me des Ga­rçons prêt-à-por­ter

Cosas Moda Colecciones - - Prêt-à-porter -

Hay una ra­zón por la que la di­se­ña­do­ra ja­po­ne­sa es una de las fi­gu­ras más res­pe­ta­das de es­ta in­dus­tria, y es tal vez por su in­ape­la­ble vi­sión de la mo­da co­mo vehícu­lo de ex­pre­sión y cam­bio. En sus ma­nos, lo­gra al­tu­ras in­sos­pe­cha­das. Es­ta vez fue el clí­max de la idea de pér­di­da que ha per­mea­do to­da la tem­po­ra­da. “Ce­re­mo­nia de la se­pa­ra­ción”, la lla­mó Ka­wa­ku­bo pa­ra ar­ti­cu­lar el inexo­ra­ble do­lor de la pér­di­da y del adiós. ¿Có­mo nos vestimos pa­ra des­pe­dir­nos? Al­gu­nas cul­tu­ras se ves­tían de ne­gro; otras, de blan­co y las an­ti­guas, de do­ra­do. Y esos tres co­lo­res cons­ti­tu­ye­ron la pa­le­ta. Na­da en la pa­sa­re­la fue ro­pa, más bien fue­ron ex­pre­sio­nes es­cul­tu­ra­les de sen­ti­mien­tos inex­pre­sa­bles. Vo­lú­me­nes mo­nu­men­ta­les com­pues­tos por far­dos de al­go­dón ata­dos con la­zos, por jau­las de encaje, por en­sam­bla­jes de fi­las dia­go­na­les de la­zos de lá­tex so­bre tweed, por es­truc­tu­ras que imi­ta­ban puer­tas y ven­ta­nas. To­do, un tris­tí­si­mo en­fren­ta­mien­to en­tre quien se que­da y quien se va. El des­fi­le fue tan po­ten­te e in­con­te­ni­ble en sus emo­cio­nes que el pú­bli­co sol­tó lá­gri­mas en si­len­cio. Quie­nes di­cen que la mo­da es su­per­fi­cial nun­ca han vis­to a Ka­wa­ku­bo de­fi­nir la con­di­ción hu­ma­na con una so­la co­lec­ción. Si la vi­da es una des­pe­di­da, que­re­mos ha­cer­lo con Com­me des Ga­rçons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.