Cam­bios de piel

Cosas Moda - - Índice - En­tre­vis­ta Ga­briel Gar­gu­re­vich Pazos fo­to­gra­fía Jac­ques Fe­rrand es­ti­lis­mo Bet­ti­na Lo­las

Step­ha­nie Ca­yo es­tre­na vi­deo mu­si­cal y da de­ta­lles de su pe­di­da de mano

STEP­HA­NIE CA­YO

ves­ti­do de VNRO/AMRO

body de Ver­sa­ce bo­ti­nes de Ana Ma­ría Guiul­fo

“No me guío tan­to de las tendencias de la mo­da. Me gus­ta ves­tir con lo que me que­da bien, con lo que me ha­ce sen­tir co­mo quie­ro sen­tir­me de­ter­mi­na­do día. En to­do ca­so, me gus­ta mu­cho la ro­pa de Dol­ce & Gab­ba­na y Ca­ro­li­na He­rre­ra. Nor­mal­men­te me vis­to re­la­ja­da, pe­ro de­pen­de: si voy a es­tar ha­cien­do ejer­ci­cio to­do el día, pues uso ro­pa de ejer­ci­cio; si voy a es­tar bai­lan­do to­do el día, pues ro­pa de bai­le; si ten­go reunio­nes de tra­ba­jo, me pon­go có­mo­da pe­ro tam­bién sexy; de­pen­de del cli­ma, de la ciu­dad en la que me en­cuen­tre... Me gus­ta mu­cho ju­gar con los co­lo­res, pro­bar co­sas di­fe­ren­tes, co­mo hemos he­cho en esta se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra CO­SAS Mo­da”.

DI­REC­CIÓN DE AR­TE Ago­ney Gon­za­lez

MA­QUI­LLA­JE Xi­me­na De Ro­ma­ña

PEI­NA­DO Ch­ris­tian Ze­va­llos

PRO­DUC­CIÓN An­drea Zo­rri­lla y Vanessa Ro­bles ASIS­TEN­TES DE FO­TO­GRA­FÍA Henry Ru­mi y Ja­nis Egli­tis ASIS­TEN­TES DE ES­TI­LIS­MO Ale­xan­dra Car­caus­to y Sha­ron Es­te­fan

ves­ti­do de Pao­la Ga­me­ro chal de Ay­ni en Isi­dra

chom­pa de An­drea Llo­sa y blu­sa de Ale­xis pa­ra LFC, en Isi­dra ves­ti­do de Ver­sa­ce bo­tas de Ay­ni

short y ca­sa­ca de Mar­quis y blu­sa de Michelle Be­lau en Ri­pley

ves­ti­do de VNRO/AMRO

“Let Me Go” es el nom­bre de la can­ción que ya em­pie­za a pro­mo­cio­nar, cu­yo vi­deo ha si­do di­ri­gi­do por Lu­cho Llo­sa y que pron­to se es­tre­na­rá. En un mes em­pie­za las gra­ba­cio­nes de la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie “Club de Cuer­vos”, y en ma­yo se es­tre­na­rá otra don­de par­ti­ci­pa: “La her­man­dad”. Allí ac­túa con ac­to­res de la ta­lla del co­lom­biano Ma­no­lo Car­do­na y de la ac­triz es­pa­ño­la Paz Ve­ga. Y ha­ce de una stri­per. La es­ce­na es tan per­tur­ba­do­ra co­mo sen­sual. Ahí es­tá Step­ha­nie, a pocos cen­tí­me­tros de Se­bas­tián Llo­sa, el hi­jo de Lu­cho Llo­sa y Ro­xa­na Val­di­vie­so. Se­bas­tián la co­ge del cue­llo, co­mo si qui­sie­ra de­cir­le que so­lo es pa­ra él, y pa­ra na­die más. Can­tan. Y sus vo­ces, ex­pan­si­vas, des­afo­ra­das, ha­cen lo que sus cuer­pos pa­re­cen que­rer ha­cer: en­tre­la­zar­se hasta ex­plo­tar. Ha­ce mu­cho calor ahí den­tro, so­bre to­do por los ta­chos de luz. Es­ta­mos en una de las tan­tas ha­bi­ta­cio­nes, blan­cas, con te­chos al­tos y vigas, del Pa­la­ce­te Sou­sa de Barranco. Hay unas vein­te per­so­nas tra­ba­jan­do. Se es­tá gra­ban­do el vi­deo de una can­ción que Step­ha­nie can­ta con Se­bas­tián, pe­ro que pro­du­jo el ex-ádam­mo, Ren­zo Bravo. Se ti­tu­la “Let Me Go”. “Se­bas­tián es el can­tan­te re­ve­la­ción”, me su­su­rra Fio­re­lla Ca­yo, her­ma­na de Step­ha­nie. La es­ce­na ter­mi­na. Step­ha­nie se acer­ca y me pregunta si me he vuel­to ve­ge­ta­riano, por­que me ve muy fla­co. Cuan­do em­pie­zo a bal­bu­cear una res­pues­ta, sa­le de la ha­bi­ta­ción, li­ge­ra, ágil co­mo un co­ne­jo y en­tra a la ha­bi­ta­ción con­ti­gua, os­cu­ra, don­de se en­cuen­tra Lu­cho Llo­sa mi­ran­do la pan­ta­lla de un mo­ni­tor: él es el di­rec­tor del vi­deo de la can­ción –“un hou­se an­dino”, co­mo la de­fi­ne Step­ha­nie–, que se es­tre­na­ría fi­na­li­zan­do abril.

—En la si­guien­te es­ce­na me gustaría sa­lir des­nu­da. Bueno, con una sá­ba­na en­ci­ma... –le di­ce Step­ha­nie a Lu­cho Llo­sa.

Por tres se­gun­dos reina, de pron­to, el si­len­cio, que Lu­cho se apre­su­ra a rom­per, mi­rán­do­la des­de su si­lla:

—Lo que pa­sa es que no po­drás ha­cer bien tus mo­vi­mien­tos de bai­le. La sá­ba­na se pue­de mo­ver y...

—Bueno, es­tá bien, ¡me pon­dré el ves­ti­do blan­co!

Es­tán gra­ban­do des­de las sie­te de la mañana, pe­ro nues­tra ac­triz y can­tan­te lu­ce vi­tal. Se di­ri­ge a mí:

—¿Me acom­pa­ñas a cam­biar­me y ahí con­ver­sa­mos?

Aho­ra es­ta­mos sen­ta­dos en el sue­lo, nues­tras es­pal­das apo­ya­das en la pa­red de una ha­bi­ta­ción de la plan­ta ba­ja de la man­sión ba­rran­qui­na, lejos del ba­ru­llo del equi­po téc­ni­co –li­de­ra­do por el re­co­no­ci­do di­rec­tor ar­gen­tino Jor­ge Ca­ter­bo­na– que pre­pa­ra la si­guien­te es­ce­na. Mo­men­tos an­tes, Step­ha­nie en­tró al ba­ño a cam­biar­se. Así que es­tá a mi la­do con un ves­ti­do blan­co que pa­re­ce de se­da, y sus pier­nas se des­cu­bren de cuan­do en cuan­do, inevi­ta­ble­men­te.

—Te vas a ca­sar, ¿no? –le pre­gun­to, mi­rán­do­la de reojo.

—Sí... –res­pon­de con una tímida son­ri­sa. —¿Ya tie­nen fe­cha?

—No... –di­ce, y no­to una le­ve an­sie­dad en su voz.

—¿Có­mo es­tá Chad?

—Es­tá muy bien. Le han da­do un su­per­pues­to en la com­pa­ñía We­work. Es di­rec­tor de part­ners­hips...

—¿Si­guen re­con­tra enamo­ra­dos?

—Sí... –di­ce con la voz al­go gra­ve, co­mo si se aca­ba­ra de des­per­tar. De pron­to vol­tea, me mi­ra, y una luz emer­ge de sus ojos–. Es un prín­ci­pe... ¡Un prín­ci­pe dis­fra­za­do de Tar­zán! Step­ha­nie y el es­ta­dou­ni­den­se Chad Camp­bell se co­no­cie­ron en Nue­va York en 2013. Des­de ha­ce dos años vi­ven jun­tos en una ca­sa en Los Án­ge­les, y, en di­ciem­bre del año pa­sa­do, Chad le pro­pu­so ma­tri­mo­nio el mis­mo día de su cum­plea­ños. Es­ta­ban sen­ta­dos en una ban­ca del Cen­tral Park, el lu­gar pre­fe­ri­do de Step­ha­nie en Nue­va York, fren­te al Bow Bridge y al la­go del par­que, es­ce­na­rio de mu­chas pe­lí­cu­las es­ta­dou­ni­den­ses. Era el día más ca­lu­ro­so de aquel in­vierno.

—¿Has de­ci­di­do fi­nal­men­te qué quie­res que te re­ga­le por tu cum­plea­ños? –le pre­gun­tó Step­ha­nie, un tan­to in­quie­ta, pues el día ha­bía lle­ga­do y no le ha­bía re­ga­la­do na­da.

—¿Sa­bías que es­te puente co­nec­ta la par­te ni­ce con la par­te wild del par­que? –di­jo Chad, apa­ren­te­men­te es­qui­van­do la pregunta–. Te di­go es­to por­que yo siento que...

—Y bueno, en fin, me di­jo al­go más que no te voy a con­tar... –me di­ce Step­ha­nie en la re­mo­ta ha­bi­ta­ción del Pa­la­ce­te Sou­sa. —¿No me vas a con­tar más? –le di­go.

—¡Te de­jo ahí con la du­da! –me di­ce Step­ha­nie con­te­nien­do la ri­sa.

—Se­gu­ro te di­jo que le ins­pi­ras ter­nu­ra pe­ro tam­bién ga­nas de ha­cer­te al­go salvaje...

—¡Ay, Dios mío! –di­ce la ac­triz, lan­zan­do un gri­ti­to agu­do.

top de Ana Ma­ría Guiul­fo ves­ti­do usa­do co­mo fal­da de Pao­la Ga­me­ro som­bre­ro de Mai­son Mi­chel

som­bre­ro de Mai­son Bon­zan­mi y jum­psuit de Johan­na Or­tiz, en Isi­dra top de Ani Ál­va­rez Cal­de­rón bo­ti­nes de Ay­ni

ves­ti­do de Noe Ber­na­ce­lli

—¿Se lle­nan de mi­mos cuan­do es­tán so­los en ca­sa? —Soy muy ex­pre­si­va... –di­ce Step­ha­nie, con voz gra­ve, sen­sual–. ¡No he re­ci­bi­do que­jas! ¡Ja, ja, ja!

—Con tan­to tra­ba­jo, ¿tie­nen tiem­po pa­ra es­tar los dos so­los?

—Ya sé a dónde quie­res lle­gar... –Y me mi­ra de la­do.

—Lo que pa­sa es que tú via­jas mu­cho por tra­ba­jo y... ¡ja, ja, ja!

—¡Ay, sí, cla­ro! ¡Te ríes de ti mis­mo! ¡Ja, ja, ja! Bueno, pro­ta­go­ni­za­mos mu­chas aven­tu­ras jun­tos, via­ja­mos los fi­nes de se­ma­na, va­mos a la pla­ya... ¡Nos va su­per­bien!

Pe­ro Step­ha­nie me con­tó más de la pro­pues­ta ma­tri­mo­nial en el Cen­tral Park de Nue­va York.

—Tú me has es­ta­do pre­gun­tan­do qué quie­ro que me re­ga­les por mi cum­plea­ños... –le di­jo Chad, fi­nal­men­te, y se arro­di­lló fren­te a ella.

—¡No, qué es­tás ha­cien­do! ¡Qué es­tás ha­cien­do! –di­jo Step­ha­nie, ta­pán­do­se la ca­ra. —Por mi cum­plea­ños, por Na­vi­dad y por to­dos los días... Quie­ro ca­sar­me con­ti­go. –Y sa­có un ani­llo de su bolsillo.

—¿Fue un ani­llo lu­jo­so? –le pre­gun­to a Step­ha­nie en el Pa­la­ce­te Sou­sa.

—Se por­tó muy bien... –me res­pon­de la ac­triz–. Yo sa­bía que... Él es muy ge­ne­ro­so... —¿Te ves for­man­do pron­to una fa­mi­lia con Chad?

—Más ade­lan­te... Él tie­ne 32 años y yo 27... ¡Es­ta­mos muy chi­cos!

—¿Crees que se­rías una bue­na ma­má?

—Chad di­ce que sí... –di­ce, ilu­sio­na­da, so­ña­do­ra–. Él di­ce que me preo­cu­po mu­cho por to­do el mun­do, por la gen­te que quie­ro... ¡Pe­ro tam­bién di­ce que se­ría una ma­dre so­bre­pro­tec­to­ra! Mary Luz se lla­ma el per­so­na­je que in­ter­pre­ta nues­tra ac­triz en la se­rie “Club de Cuer­vos” (Net­flix), di­ri­gi­da por el me­xi­cano Gaz Alaz­ra­ki. Es la gua­pa y jo­ven ma­dras­tra de ‘Cha­va’ e Isa­bel, dos her­ma­nos que dispu­tan la ad­mi­nis­tra­ción de un club de fútbol tras la muer­te de su pa­dre, de quien Mary Luz es­ta­ría em­ba­ra­za­da. Den­tro de un mes, Step­ha­nie vol­ve­rá a via­jar a Mé­xi­co pa­ra gra­bar la se­gun­da tem­po­ra­da de di­cha se­rie. Se que­da­rá tres me­ses vi­vien­do en ese país, tal co­mo lo hi­zo el año pa­sa­do, cuan­do gra­bó la pri­me­ra tem­po­ra­da. Lo bueno es que Mé­xi­co es­tá muy cer­ca de Los Án­ge­les, y pue­de via­jar allá los fi­nes de se­ma­na. Chad tam­bién la vi­si­ta­rá.

—Te apues­to que Chad es muy ce­lo­so... –le di­go a Step­ha­nie.

—¡No! ¡Es ce­ro ce­lo­so! ¡No sa­bes! Es tan se­gu­ro de sí mis­mo que no le im­por­ta... Pe­ro, cla­ro, no me pier­de de vis­ta... Ha­ce po­qui­to es­tu­vi­mos en las pla­yas de Tulum (Mé­xi­co) pa­ra ce­le­brar mi cum­plea­ños, y tu­vi­mos una no­che de sal­sa y...

—¿Bai­las­te con otro chi­co?

—¡Cla­ro! ¡Bai­lé con to­dos los bai­la­ri­nes! Él nun­ca me quie­re fre­nar en na­da... Mi cum­plea­ños lo re­ci­bi­mos la no­che an­te­rior, ce­nan­do en una me­sa que ha­bía se­pa­ra­do en una te­rra­za, con vis­ta al bos­que y al mar... —Pa­re­ce que le va bien a Chad en su tra­ba­jo... —El due­ño del ho­tel nos ha­bía in­vi­ta­do y to­do...

—¿Te in­vi­tó a ti?

—¡No, lo in­vi­tó a él!

—Chad tie­ne mu­chos con­tac­tos en las em­pre­sas ho­te­le­ras, ¿no?

—¡Tie­ne con­tac­tos con to­do el mun­do! —¿To­ma­ron mu­cho en las ce­le­bra­cio­nes por tu cum­plea­ños?

—No tan­to... Aho­ra so­mos unos abue­los... —¿Tan jó­ve­nes?

—Hemos vi­vi­do, hemos vi­vi­do... –di­ce la ac­triz, sus­pi­ran­do.

—¿Crees en el amor eterno?

—Sí, pe­ro hasta con las per­so­nas que uno va de­jan­do en el ca­mino... Creo que el amor es in­fi­ni­to y pu­ro. Cuan­do en­tien­des eso, pue­des evo­lu­cio­nar en tu vi­da. Sino te que­das es­tan­ca­do. Pa­ra mí el amor no se ter­mi­na cuan­do se ter­mi­na una re­la­ción. El amor no tie­ne na­da que ver con las re­la­cio­nes... La se­gun­da tem­po­ra­da de “Club de Cuer­vos” se emi­ti­rá a fin de año. Pe­ro an­tes, en ma­yo, Step­ha­nie apa­re­ce­rá en una se­rie ti­tu­la­da “La her­man­dad”. Allí ac­túa jun­to al ac­tor co­lom­biano Ma­no­lo Car­do­na y a la ac­triz es­pa­ño­la Paz Ve­ga. Ha­ce de una stri­per.

—Es el per­so­na­je más in­creí­ble que he he­cho hasta aho­ra en to­da mi ca­rre­ra... —¿Sa­les des­nu­da?

—Hay es­ce­nas fuer­tes pe­ro no sal­go des­nu­da –di­ce, se­ria–. Se me ve la es­pal­da... —¿Hay es­ce­nas de se­xo?

—Hay al­gu­nas es­ce­nas, pe­ro no se ve... Es­tá muy bien ma­ne­ja­do. Se ve pe­ro no se ve... —¿Es la pri­me­ra vez que ha­ces es­ce­nas de se­xo? —Así de fuer­tes, sí. Son las más au­da­ces que he he­cho.

Tam­bién es­tá es­cri­bien­do. Cuen­ta que es­tá es­tu­dian­do en un ta­ller de es­cri­tu­ra en Los Án­ge­les, y que ya va por la cuar­ta pá­gi­na de la his­to­ria que es­tá es­cri­bien­do pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión. Di­ce que es­cri­bir es co­mo crear­te un mun­do pa­ra­le­lo, don­de te per­mi­tes ha­cer co­sas que en la vi­da real no ha­rías. Su sue­ño es que esa his­to­ria se pro­duz­ca en Net­flix. Tam­bién ha lle­va­do ta­lle­res de di­rec­ción de ci­ne. Y que tra­ba­ja con una im­por­tan­te agen­cia pa­ra ac­to­res y ac­tri­ces lla­ma­da Pa­ra­digm.

—Ya ca­si voy a cumplir vein­te años ac­tuan­do, y, cuan­do lle­vas mu­chos años en es­to, te abu­rres y quie­res ha­cer otras co­sas... ¿Qué es lo que me fal­ta co­mo ac­triz? Me fal­ta mu­chí­si­mo... Bueno, he vis­to pa­pe­les muy in­tere­san­tes en Los Án­ge­les, pe­ro eran pa­ra ac­tri­ces de 35 años pa­ra arri­ba... Y yo no ten­go esa edad to­da­vía.

ves­ti­do y abri­go de Ana Ma­ría Guiul­fo bo­ti­nes de VNRO/AMRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.