Glos­sier

Cosas Moda - - Índice - Tex­to Va­nia Da­le Al­va­ra­do

Emily Weiss y su im­pe­rio de be­lle­za

Glos­sier — Mien­tras que el “NEW YORK TI­MES” la lla­ma “la gu­rú de la be­lle­za de los mi­llen­nials”, “FOR­BES” la ha he­cho par­te de su se­lec­ta lis­ta de per­so­na­li­da­des exi­to­sas me­no­res de 30 años. Y con razón. Emily Weiss es el ce­re­bro de­trás de una de las ini­cia­ti­vas que me­jor re­pre­sen­ta la cul­tu­ra ju­ve­nil de esta era.

No se pue­de ha­blar de Glos­sier sin men­cio­nar a In­to The Gloss. Jus­ta­men­te, la con­cep­ción de la pri­me­ra es el re­sul­ta­do de esta suer­te de es­tu­dio de mer­ca­do or­gá­ni­co que, sin que­rer, re­sul­tó sien­do In­to The Gloss, una pla­ta­for­ma vir­tual mun­dial­men­te co­no­ci­da por sus en­tre­vis­tas a las per­so­na­li­da­des de mo­da del mo­men­to. En es­tas, fi­gu­ras tan co­no­ci­das y va­rio­pin­tas co­mo Kim Kar­das­hian, Selena Gomez, Gwy­neth Pal­trow y Emily Ra­taj­kows­ki res­pon­dían a pre­gun­tas so­bre sus pro­duc­tos cos­mé­ti­cos pre­fe­ri­dos y sus tips de be­lle­za. Des­de su de­par­ta­men­to en Nue­va York, y con ayuda de una compu­tado­ra, Emily Weiss, su fun­da­do­ra, creó esta web mo­ti­va­da por su pa­sión por la be­lle­za y la mo­da. Po­co tiem­po des­pués, tu­vo que re­nun­ciar a su tra­ba­jo co­mo asis­ten­te de mo­da en “Vo­gue” pa­ra po­der de­di­car­se de lleno a la ini­cia­ti­va que ha­bía em­pren­di­do. Aho­ra, In­to The Gloss tie­ne ca­si se­ten­ta mil se­gui­do­res en Fa­ce­book y más de tres­cien­tos mil en Ins­ta­gram.

A tra­vés de ella, Emily reunió co­men­ta­rios, opi­nio­nes y per­cep­cio­nes acer­ca de la be­lle­za no so­lo de las fa­mo­sas mo­de­los y ac­tri­ces a las que en­tre­vis­ta­ba pa­ra su web, sino tam­bién de sus mi­les de se­gui­do­ras al­re­de­dor del mun­do. Gra­cias a esta in­for­ma­ción, más real que la que arro­ja­ría cual­quier fo­cus group, de­ci­dió crear Glos­sier, la mar­ca pa­ra el cui­da­do de la piel que, al igual que In­to The Gloss, ha co­se­cha­do más fa­ná­ti­cos que sim­ples com­pra­do­res.

Pe­ro ¿a qué se de­be real­men­te el éxi­to de Glos­sier en un mer­ca­do tan apa­ren­te­men­te sa­tu­ra­do co­mo el de los pro­duc­tos de be­lle­za? Pues Weiss ex­pli­ca que sen­tía que ha­cía fal­ta una dis­cu­sión in­te­li­gen­te y cons­cien­te en torno al tema de la be­lle­za, y que la for­ma en la que las com­pa­ñías es­ta­ban crean­do pro­duc­tos –e in­clu­so la for­ma en la que es­ta­ban ven­dién­do­los– era ob­so­le­ta; que no exis­tía nin­gu­na mar­ca que les ha­bla­ra de ma­ne­ra cer­ca­na a las con­su­mi­do­ras. De ese mo­do, de­ci­dió crear Glos­sier, la fir­ma de pro­duc­tos de be­lle­za ins­pi­ra­da en la vi­da real y he­cha pa­ra la vi­da real, no pa­ra las pa­sa­re­las ni la al­fom­bra ro­ja. “Glos­sier es la ma­ni­fes­ta­ción fí­si­ca de to­do lo que apren­de­mos de nues­tra fiel co­mu­ni­dad de lec­to­ras y de la ma­ra­vi­llo­sa gen­te que en­tre­vis­ta­mos y con la que co­la­bo­ra­mos”, di­jo la em­pre­sa­ria en una en­tre­vis­ta pa­ra el “Daily Mail”.

Glos­sier les ha­bla a las chi­cas de tú a tú. Re­afir­ma su be­lle­za y les di­ce que es­tá bien ser ellas mis­mas, que no hay un ideal de be­lle­za que sea me­jor que otros. “Cree­mos que la be­lle­za de­be ser di­ver­ti­da, fá­cil, im­per­fec­ta y per­so­nal”, afir­ma Weiss. La mar­ca re­fuer­za el dis­cur­so de la au­ten­ti­ci­dad. Pe­ro no co­mo lo ha­cen to­das las de­más, mien­tras mues­tran en sus anun­cios a mo­de­los de pie­les per­fec­tas y la­bios y ojos gi­gan­tes, que en­vían un men­sa­je con­tra­dic­to­rio. Las mujeres jó­ve­nes se iden­ti­fi­can con Glos­sier por­que tie­ne co­mo ima­gen a otras chi­cas que se ven co­mo ellas, que po­drían ser ellas. Allí ra­di­ca su éxi­to, en ser la res­pues­ta a ese va­cío que las gran­des com­pa­ñías de cos­mé­ti­cos ha­bían pa­sa­do por al­to. “Una mar­ca de be­lle­za mo­der­na ins­pi­ra­da por la vi­da real, que ce­le­bra lo que es ser una chi­ca hoy en día”. Eso es Glos­sier. Y es tal la aco­gi­da que ha te­ni­do que el Boy Brow, una más­ca­ra pa­ra ce­jas –y uno de sus pro­duc­tos es­tre­lla–, tie­ne en lí­nea a más de diez mil per­so­nas esperando por com­prar­lo.

La mar­ca tie­ne un dis­cur­so cla­ro: “El cui­da­do de la piel es esen­cial; el ma­qui­lla­je, una elec­ción”. Con­se­cuen­te con él, lan­za­ron la Fase 1 pri­me­ro. Esta con­sis­te en seis pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do dia­rio de la piel y dos mas­ca­ri­llas que son par­te de la sec­ción de tra­ta­mien­tos es­pe­cia­les. Fue so­lo des­pués de me­ses que Glos­sier lan­zó su lla­ma­da Fase 2, una es­cue­ta lí­nea de ma­qui­lla­je que, por el mo­men­to, so­lo ofre­ce el ya men­cio­na­do Boy Brow, un lá­piz de la­bios lla­ma­do Ge­ne­ra­tion G –que vie­ne en cua­tro to­nos– y el Stretch Con­cea­ler, una ba­se que, co­mo anun­cian en su pá­gi­na web, es “ma­qui­lla­je que ha­ce que la piel luz­ca co­mo piel”. Así de sen­ci­llo.

la aho­ra em­pre­sa­ria ha fun­da­do un im­pe­rio jo­ven que, en me­nos de dos años, se ca­rac­te­ri­za por un ideal de be­lle­za pro­pio.

de­li­nea­do­res lí­qui­dos que vie­nen en dos co­lo­res: do­ra­do y pla­tea­do.

el kit com­ple­to de la muy exi­to­sa pri­me­ra fase.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.