Zaha Hadid

Cosas Moda - - Índice - Tex­to Lau­ra Al­zu­bi­de

La for­ma en mo­vi­mien­to

LA FOR­MA EN MO­VI­MIEN­TO — El nom­bre de Zaha Hadid, quien fa­lle­ció el pa­sa­do 31 de mar­zo, ha TRAS­CEN­DI­DO EL MUN­DO DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA. Ícono cultural y fun­da­do­ra de tendencias, tam­bién in­cur­sio­nó en el di­se­ño de jo­yas, ac­ce­so­rios y za­pa­tos. To­das las va­rian­tes de la crea­ti­vi­dad.

Te­gan Bu­kows­ki era tan so­lo una es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra de Ya­le cuan­do se que­dó atra­pa­da en el trá­fi­co con una de sus pro­fe­so­ras, Zaha Hadid. Apro­ve­chan­do la cir­cuns­tan­cia, le pre­gun­tó si le po­día dar al­gún con­se­jo acer­ca de có­mo ser una mujer pro­fe­sio­nal re­cién egre­sa­da en un mun­do tan mas­cu­lino. En lu­gar de res­pon­der­le, la ar­qui­tec­ta le pro­pu­so tra­ba­jar en su es­tu­dio. “Bien, pe­ro so­lo si pue­do di­se­ñar za­pa­tos”, di­jo Bu­kows­ki. “Si tra­ba­jas pa­ra mí, pue­des di­se­ñar cual­quier co­sa”, afirmó Hadid. Pa­ra Hadid, cons­truir un edi­fi­cio o con­ce­bir una co­reo­gra­fía eran ac­ti­vi­da­des que se en­con­tra­ban ba­jo el mis­mo pa­ra­guas crea­ti­vo. No re­cha­za­ba las po­si­bi­li­da­des que le ofre­cían otros uni­ver­sos, otras superficies, otros ma­te­ria­les. Así, en 2008, co­men­zó su co­la­bo­ra­ción con Ate­lier Swa­rovs­ki con el co­llar Celeste. Lue­go, vi­nie­ron sus pie­zas pa­ra Hou­se of Aziz & Wa­lid Mou­zan­nar. Po­co an­tes de fa­lle­cer, lan­zó una co­lec­ción de ani­llos y bra­za­le­tes pa­ra la fir­ma da­ne­sa Georg Jen­sen. Tam­bién se atre­vió con ma­te­ria­les dúc­ti­les co­mo la ro­pa –el ves­tua­rio pa­ra el Me­tro­po­lis Ba­llet en Bél­gi­ca– y los ac­ce­so­rios –bol­sos pa­ra Louis Vuit­ton y Fen­di–. Y, so­bre to­do, los za­pa­tos.

Los za­pa­tos re­pre­sen­ta­ban pa­ra Hadid uno de los ma­yo­res re­tos. “Son co­mo es­cul­tu­ras: co­mo una co­lum­na, tie­nen que ate­rri­zar en al­gún si­tio”, con­fe­só en el año 2011 a la re­vis­ta “Vo­gue”. Sin em­bar­go, lejos de con­for­mar­se con re­pe­tir la fór­mu­la, ha­cía pie­zas de ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas. Las cur­vas de los mo­de­los idea­dos pa­ra la mar­ca bra­si­le­ña Me­lis­sa, la in­ter­ven­ción en la su­per­fi­cie de la edi­ción li­mi­ta­da pa­ra La­cos­te, la su­til ma­ni­pu­la­ción de la pun­te­ra en las za­pa­ti­llas Adi­das, rea­li­za­da en co­la­bo­ra­ción con Pha­rrell Wi­lliams. La ver­sión más alu­ci­nan­te de su ar­qui­tec­tu­ra es­tá en los za­pa­tos No­va pa­ra Uni­ted Nu­de: una com­po­si­ción de vo­la­di­zos que se ele­va 16 cen­tí­me­tros so­bre la su­per­fi­cie de la tie­rra gra­cias a los avan­ces de la tec­no­lo­gía de im­pre­sión en 3D.

“La ar­qui­tec­tu­ra es có­mo una per­so­na se si­túa a sí mis­ma en el es­pa­cio; la mo­da es có­mo si­túas el ob­je­to en la per­so­na”, ex­pli­có Hadid en al­gu­na ocasión. Ad­mi­ra­ba los pri­me­ros tra­ba­jos de Is­sey Mi­ya­ke y Yoh­ji Ya­ma­mo­to. Pe­ro, cuan­do co­no­ció a El­ke Wal­ter en De­sign Miami 2006, en­con­tró a su di­se­ña­do­ra fa­vo­ri­ta. A par­tir de en­ton­ces, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de sus edi­fi­cios, siem­pre lle­va­ría su ro­pa. Co­mo si, de al­gún mo­do, hu­bie­ra una co­ne­xión in­vi­si­ble en­tre am­bas crea­do­ras. Más ade­lan­te, se atre­ve­rían a fir­mar una co­lec­ción jun­tas, y se ex­hi­bió co­mo si se tra­ta­ra de ar­te. Al fin y al ca­bo, co­mo di­jo una vez la ar­qui­tec­ta, “si exis­ten 360 gra­dos, ¿por qué li­mi­tar­se a uno?”.

la ar­qui­tec­ta era tam­bién co­no­ci­da por ser un ícono de la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.