Ana Wa­keham

Cosas Moda - - Índice - Tex­to Ca­ro­li­ne Mer­ca­do fo­to­gra­fía Ja­vier Zea

Ves­ti­da pa­ra afir­mar

VES­TI­DA PA­RA AFIR­MAR — Ana Wa­keham, crea­do­ra de CHILD OF THE UNI­VER­SE NYC, com­bi­na su do­mi­nio de las fi­nan­zas con un buen ojo pa­ra de­tec­tar tendencias. Des­de la pri­me­ra co­lec­ción lan­za­da en fe­bre­ro de 2015 des­de su ta­ller en Li­ma, la mar­ca se abre pa­so ha­cia las per­chas de las bou­ti­ques más com­pe­ti­ti­vas de los Es­ta­dos Uni­dos.

La in­ge­nie­ra in­dus­trial Ana Wa­keham se de­fi­ne co­mo una em­pren­de­do­ra apa­sio­na­da por la mo­da. De na­cio­na­li­dad gua­te­mal­te­ca, Ana se fue a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos a los 17 años y, des­de en­ton­ces, adop­tó por com­ple­to la cul­tu­ra de ese país, aun­que sin de­jar de la­do sus raí­ces la­ti­nas. Es­tu­dió el pre­gra­do en la North Ca­ro­li­na Sta­te Uni­ver­sity, y lue­go reali­zó dos maes­trías: una en In­ge­nie­ría In­dus­trial y otra en Fi­nan­zas, esta úl­ti­ma en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan. Allí co­no­ció a su es­po­so, Pa­trick Wa­keham, de na­cio­na­li­dad pe­rua­na. “Mi ape­lli­do de sol­te­ra es Sar­ti, de ori­gen ita­liano, pe­ro me re­sul­ta más có­mo­do lle­var el ape­lli­do de ca­sa­da”, di­ce Ana. Sus pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio los pa­sa­ron en Nue­va York, don­de na­cie­ron sus dos hi­jos y sus múl­ti­ples em­pren­di­mien­tos; en­tre ellos, una exi­to­sa flo­re­ría que ya ven­die­ron. Hoy, a los 37 años, Ana es­tá por cumplir dos años de re­si­den­cia en la tie­rra de Pa­trick, y ocu­pa su día a día en em­pu­jar el nue­vo pro­yec­to que tie­nen en co­mún: Child of the Uni­ver­se NYC, la mar­ca “ma­de in Pe­rú” que bus­ca em­po­de­rar a las mujeres con sus di­se­ños. Al igual que mu­chos di­se­ña­do­res ex­tran­je­ros, Ana que­dó asom­bra­da por la ca­li­dad de los ma­te­ria­les lo­ca­les y de la ma­nu­fac­tu­ra del tra­ba­jo pe­ruano. “Ga­ma­rra es el Si­li­con Va­lley de la con­fec­ción”, di­ce la di­se­ña­do­ra, quien ade­más cree en las pie­zas con de­ta­lles úni­cos, co­mo los bor­da­dos a mano. “En Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, eso es muy va­lo­ra­do”, agre­ga.

Ana to­da­vía es­tá en pro­ce­so de iden­ti­fi­car a la com­pra­do­ra pe­rua­na: “Es con­ser­va­do­ra y muy fe­me­ni­na. Le gus­ta ver las pro­pues­tas con­tem­po­rá­neas, pe­ro to­da­vía no se atre­ve a usar­las del to­do. To­da­vía le cues­ta un po­co”, di­ce, a par­tir de su cor­ta ex­pe­rien­cia de ven­ta en la tien­da Isi­dra, en San Isi­dro. Por eso, la es­tra­te­gia que adop­ta­ron con su es­po­so ha si­do la del via­je a la in­ver­sa: po­si­cio­nar el nom­bre de la mar­ca en mer­ca­dos co­mo Los Án­ge­les y Nue­va York y, a par­tir del éxi­to afue­ra, traer las pren­das a Li­ma.

Con ca­si dos años de pro­duc­ción, la mar­ca ha cre­ci­do de ma­ne­ra ace­le­ra­da y se ex­pan­de en bou­ti­ques en otras ciu­da­des co­mo Den­ver, Co­lo­ra­do, y Char­lot­te, Ca­ro­li­na del Sur. “Hay mu­chos as­pec­tos de crear una em­pre­sa que tie­nen que ver con nú­me­ros y pro­yec­cio­nes. To­do eso pa­ra mí es ‘ah ya, no pa­sa na­da, lo ha­ce­mos’”, di­ce Ana so­bre las ven­ta­jas de su per­fil pro­fe­sio­nal en la in­dus­tria de la mo­da.

A pe­sar de que la vi­da la lle­vó por otros rum­bos a ni­vel la­bo­ral, co­mo ha­cer bo­nos cor­po­ra­ti­vos pa­ra un ban­co, la em­pre­sa­ria pu­do ca­na­li­zar su pa­sión ar­tís­ti­ca lle­van­do cur­sos li­bres de di­se­ño de mo­da en Par­sons y el Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (FIT), am­bos en Nue­va York. La flo­ris­te­ría fue su pri­me­ra ex­pe­rien­cia pa­ra apli­car la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca en los ne­go­cios. Child of the Uni­ver­se NYC vino al­gu­nos años des­pués, cuan­do la pa­re­ja de­ci­dió ve­nir a vi­vir al Pe­rú en 2014.

En la nue­va co­lec­ción Oto­ño-in­vierno 2016, la cuar­ta de la mar­ca, la ins­pi­ra­ción par­te de la chi­ca roc­ke­ra. “Una mujer re­bel­de, atre­vi­da. El rock de los años se­ten­ta te­nía mu­cho fle­co, con ele­men­tos que bri­lla­ban co­mo las ta­chas, pe­ro to­do lle­va­do de ma­ne­ra fe­me­ni­na”, di­ce Ana. Una mujer que en­tra a un es­pa­cio y lla­ma la aten­ción por­que su ro­pa re­fle­ja su per­so­na­li­dad: úni­ca y con al­go que de­cir. Esa es la fi­lo­so­fía de­trás de Child of the Uni­ver­se NYC.

el nom­bre de la mar­ca, Child of the Uni­ver­se NYC, se ins­pi­ra en la es­pi­ri­tua­li­dad de las cien­cias de la men­te.

la mar­ca tra­ba­ja con jó­ve­nes di­se­ña­do­res lo­ca­les, y ana se de­fi­ne co­mo la di­rec­to­ra crea­ti­va de su equi­po de ocho per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.