Sarah Sny­der

Cosas Moda - - Índice - Tex­to Ale­jan­dra Nie­to

Too Cool For You

Más de 600 mil per­so­nas (y con­tan­do) si­guen la co­lec­ción de sel­fies en ba­ños, ca­lles y fas­hion shows que es el Ins­ta­gram de Sarah Sny­der. Sea cubierta de Guc­ci o con un polo ama­ri­llo de DHL di­se­ña­do por Ve­te­ments, la neo­yor­qui­na con­vier­te to­do lo que to­ca en ob­je­to de de­seo pa­ra una ge­ne­ra­ción de mi­llen­nials que ya la de­fi­nió co­mo icó­ni­ca.

Sarah no son­ríe, so­lo frun­ce los la­bios y mi­ra fi­ja­men­te a la cá­ma­ra o a su re­fle­jo. La es­ce­na y los looks cam­bian, su ex­pre­sión de ojos gran­des y piel per­fec­ta es siem­pre la mis­ma. Se­guir­la es aden­trar­se en el uni­ver­so de un Nar­ci­so a quien las mar­cas más atrac­ti­vas se pe­lean por ves­tir. La chi­ca más cool de Ins­ta­gram se sa­be ado­ra­da, y el que he­cho de que le im­por­te tan po­co so­lo le ga­na más fans.

Si bien ya era co­no­ci­da co­mo mo­de­lo y so­cia­li­té, su re­la­ción con Ja­den Smith la

Too Cool For You — No­via de Ja­den Smith, MO­DE­LO EN AS­CEN­SO, reale­za de INS­TA­GRAM y la ni­ña más cool del mo­men­to, Sarah Sny­der se di­vier­te co­mo na­die y lu­ce in­creí­ble mien­tras lo ha­ce.

hi­zo una de las fa­vo­ri­tas de los pa­pa­raz­zi, así co­mo la mi­tad de una pa­re­ja que promete con­ver­tir­se –así du­re o no– en ideal es­té­ti­co del amor en es­tos tiem­pos. El hi­jo de Will y Ja­da Smith –al igual que su her­ma­na Wi­llow– es un enig­má­ti­co ser que ha­bla y se com­por­ta co­mo si hu­bie­ra ve­ni­do del es­pa­cio, fa­mo­so por en­tre­vis­tas y tuits que se mue­ven en­tre una ines­pe­ra­da pro­fun­di­dad y el com­ple­to sin sen­ti­do. Jun­tos –él de 17 y ella de 20– son el da­daís­mo en la vi­da co­ti­dia­na. Ce­ro tí­mi­dos cuan­do se tra­ta de de­mos­trar­se afecto, en la más re­cien­te edi­ción de Coa­che­lla no hi­cie­ron otra co­sa que be­sar­se, y en el des­fi­le de Hood By Air, que coin­ci­dió con San Va­len­tín, Sarah se sen­tó so­bre Ja­den du­ran­te to­do el show. Les gus­ta com­bi­nar sus looks, y ese día am­bos lu­cían bom­ber jac­kets, mien­tras ella sos­te­nía clá­si­cas ro­sas ro­jas pa­ra con­me­mo­rar la fe­cha.

Su es­ti­lo no se tra­ta de mar­cas ca­ras o lu­jo, sino de mo­da pura y sim­ple, aque­lla que se lu­ce en la ca­lle más que en las pa­sa­re­las y que to­dos quie­ren co­piar. Ve­te­ments, Th­ras­her y Guc­ci pa­re­cen ser sus fa­vo­ri­tas. Pe­ro to­do es vá­li­do, in­clu­so una ca­mi­se­ta con la fo­to del fi­cha­je de cuan­do fue arres­ta­da por pre­sun­ta­men­te ro­bar una Bir­kin bag. Na­die ha si­do fal­sa­men­te acusado de un cri­men más atrac­ti­vo. Sarah, quien en el mo­men­to del ro­bo ocu­rri­do en Nue­va York es­ta­ba en Miami, se lo to­mó con hu­mor y aho­ra hasta Ja­den se ha de­ja­do to­mar fo­tos usan­do un hoo­die es­tam­pa­do con el fa­mo­so mug shot. Re­cien­te­men­te, Sarah al­te­ró in­ter­net con su look pa­ra el des­fi­le de oto­ño de Cal­vin Klein. Len­ce­ría, me­dias de en­ca­je, za­pa­ti­llas blan­cas y la mis­ma ex­pre­sión de la­bios pro­nun­cia­dos y pes­ta­ñas pos­ti­zas con la que apa­re­ce en to­das sus fo­to­gra­fías. Sarah se vis­te co­mo na­die y se mue­ve con la ac­ti­tud de quien es­tá acos­tum­bra­da a ha­cer lo que le plaz­ca y ver el mun­do gi­rar a su al­re­de­dor. Ac­tual ima­gen de la co­lec­ción del ar­tis­ta KAWS pa­ra Uniq­lo, no po­de­mos es­pe­rar a ver lo si­guien­te que ha­rá.

al­gu­nas de sus pu­bli­ca­cio­nes en ins­ta­gram. una jun­to a su no­vio Ja­den y otra con la po­lé­mi­ca bir­kin bag azul.

Sarah co­mo mo­de­lo de Cal­vin Klein en su úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de oto­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.