Zac Po­sen

Cosas Moda - - Índice - Tex­to Ma­nuel San­te­li­ces

En el ate­lier

A un cos­ta­do, en el ate­lier de Zac Po­sen en Nue­va York, un ma­ni­quí lla­ma de in­me­dia­to la aten­ción: es blan­co, no tie­ne ca­be­za ni pier­nas ni bra­zos, co­mo to­do el res­to, pe­ro sus cur­vas han si­do en­fa­ti­za­das con al­moha­di­llas de al­go­dón y, so­bre su pe­cho, un tro­zo de pa­pel ad­vier­te: “Mrs. Oba­ma”. Que la pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos sea una clien­ta fre­cuen­te no de­be­ría sor­pren­der a na­die, so­bre to­do si con­si­de­ra­mos que el crea­dor se ha he­cho co­no­ci­do por di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos y dra­má­ti­cos, tan lim­pios y ele­gan­tes co­mo una es­cul­tu­ra de Brân­cu­si, y per­fec­tos pa­ra oca­sio­nes co­mo la ga­la anual de co­rres­pon­sa­les en Was­hing­ton de 2015, don­de Mrs. Oba­ma apa­re­ció en un ves­ti­do de Po­sen sin man­gas y cu­bier­to con bri­llan­tes hi­los pla­tea­dos. Na­ta­lie Port­man, Nao­mi Watts, Gwy­neth Pal­trow, Clai­re Da­nes y Ree­se Wit­hers­poon son otras fa­ná­ti­cas de su gla­mour, que no es el gla­mour es­tri­den­te –o ca­si des­nu­do– que corre ram­pan­te por la pren­sa por es­tos días y que pa­re­ce ha­ber si­do crea­do pa­ra ser postea­do en Ins­ta­gram, sino un gla­mour ti­me­less, una pa­la­bra que Po­sen usa fre­cuen­te­men­te y que se re­fie­re a su ma­yor am­bi­ción: que su tra­ba­jo no pue­da ser de­fi­ni­do por un mo­men­to o un lu­gar. Que sea, en de­fi­ni­ti­va, un clá­si­co.

Su pro­pio as­pec­to desafía las ca­te­go­ri­za­cio­nes fá­ci­les. El día de nues­tro en­cuen­tro es­ta­ba ves­ti­do con tra­je y cor­ba­ta, un look for­mal en el pa­pel, pe­ro que en el cuer­po de un di­se­ña­dor de mo­das que aca­ba de cumplir 35 años, que es es­tre­lla de un reality co­mo “Pro­ject Run­way” y que ha vi­vi­do la ma­yor par­te de su vi­da en un am­bien­te bohe­mio y crea­ti­vo, lu­ce irre­ve­ren­te y, más que eso, ico­no­clas­ta, con­tes­ta­ta­rio y re­bel­de.

Cre­ció en un loft en Down­town Man­hat­tan cuan­do el ba­rrio no era el mall de lu­jo que es hoy, sino una se­rie de edi­fi­cios in­dus­tria­les ocu­pa­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por ar­tis­tas. “Mi pa­dre es ar­tis­ta y pin­tor, y el res­pe­to por el pro­ce­so crea­ti­vo es al­go que es­tá muy en­rai­za­do en mí”, di­ce. “No fui a los Ham­ptons hasta que tu­ve 16 o 17 años; hasta en­ton­ces, to­dos mis fi­nes de se­ma­na los pa­sé en el mu­seo con mi pa­dre, ob­ser­van­do pa­cien­te­men­te es­cul­tu­ras y pin­tu­ras. Apren­dí muy tem­prano so­bre el po­der de la crea­ción y la im­por­tan­cia del ar­te. Y, aun­que he apren­di­do so­bre co­mer­cia­li­za­ción, lle­gué ahí des­de un si­tio muy pu­ro, tra­tan­do de ha­cer a mis ami­gas fe­li­ces”.

LEJOS DE LAS TENDENCIAS

En­tre sus ami­gas y com­pa­ñe­ras en el ex­clu­si­vo pe­ro muy ar­tís­ti­co co­le­gio pri­va­do Saint Ann’s en Brooklyn, es­ta­ban Ste­lla y Lo­la Sch­na­bel, hi­jas del ar­tis­ta y di­rec­tor de ci­ne Julian Sch­na­bel, y dos de las it girls más co­no­ci­das de Nue­va York en su ge­ne­ra­ción. Aun­que fue acep­ta­do en Brown, una de las pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des Ivy Lea­gue de Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dió via­jar a Lon­dres y es­tu­diar en la igual­men­te pres­ti­gio­sa Es­cue­la de Di­se­ño Cen­tral Saint Mar­tins, la mis­ma a la que asis­tie­ron Ale­xan­der Mcqueen y John Ga­lliano, en­tre otros. A su re­gre­so a Nue­va York, en 2001, ins­ta­ló su pri­mer ta­ller en el li­ving del de­par­ta­men­to de sus pa­dres. “A mis 20 años ya era un di­se­ña­dor es­ta­ble­ci­do, pe­ro, co­mo crea­dor jo­ven, me en­fren­té a mu­chas vo­ces que me lle­va­ban en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes. Creo en el po­der de la co­la­bo­ra­ción, pe­ro fue­ron de­ma­sia­das vo­ces”, re­cuer­da. “Uno quie­re ser di­fe­ren­tes co­sas pa­ra di­fe­ren­tes per­so­nas, y te pier­des un po­co. Aun así, no me arre­pien­to de na­da”. Des­pués de un tiem­po, lle­gó a su pro­pia fi­lo­so­fía, a la que se re­fie­re co­mo “in­ge­nie­ría emo­cio­nal”; es de­cir, la cons­truc­ción de pren­das que, aun­que tec­no­ló­gi­ca­men­te per­fec­tas, man­tie­nen un es­tre­cho con­tac­to con la mujer que las usa. “Mi pro­ce­so tie­ne que ver con for­ma y es­truc­tu­ra. Uso la téc­ni­ca, pe­ro mi ins­pi­ra­ción di­rec­ta vie­ne del cuer­po”, ex­pli­ca. “El pun­to de par­ti­da de mi pro­ce­so crea­ti­vo no es el bo­ce­to, sino la te­la y la cons­truc­ción so­bre el cuer­po o un ma­ni­quí. Si­go esa cur­va. Es una dan­za que ex­pre­sa y en­fa­ti­za lo que su­ce­de en el cuer­po”.

En el ate­lier con Zac Po­sen — Vi­si­ta­mos al DI­SE­ÑA­DOR en SU ES­TU­DIO EN NUE­VA YORK, don­de ha­bla­mos so­bre su ins­pi­ra­ción y su téc­ni­ca, su éxi­to en la al­fom­bra ro­ja y por qué el es­ti­lo siem­pre triun­fa so­bre las tendencias.

ro­dea­do de mo­de­los en el backs­ta­ge.

“Mi pa­dre es ar­tis­ta y pin­tor, y el res­pe­to por el pro­ce­so crea­ti­vo es al­go que es­tá muy en­rai­za­do en mí”.

Sus di­se­ña­do­res fa­vo­ri­tos son Ma­de­lei­ne Vion­net, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga y Char­les Ja­mes, con quien ha si­do en oca­sio­nes com­pa­ra­do. Sus men­to­res fue­ron Yoh­ji Ya­ma­mo­to y Az­ze­di­ne Alaïa. “Me gus­ta el cons­truc­ti­vis­mo, el ba­lan­ce, la pu­re­za, el ale­jar­se de las tendencias. Creo que la crea­ción de un pro­duc­to de lu­jo en la ac­tua­li­dad exi­ge que es­te tras­cien­da en el tiem­po”.

–¿Por qué Po­sen fun­cio­na tan bien en la al­fom­bra ro­ja? –Soy tea­tral. Ac­tué y bai­lé hasta que cum­plí 18; cre­cí con ar­tis­tas. Pe­ro no es so­lo eso. Amo el cuer­po de la mujer y re­pre­sen­to una gran di­ver­si­dad en tér­mi­nos de fi­gu­ras. La tem­po­ra­da pa­sa­da fui­mos la pasarela más di­ver­sa de Nue­va York y la se­gun­da en el mun­do. Ese es mi gran men­sa­je –di­ce–. Quie­ro que la gen­te se enamo­re de sí mis­ma y no sien­ta que de­be se­guir las re­glas que le han si­do es­ta­ble­ci­das. Uno de­be tra­tar de ser la me­jor ver­sión po­si­ble de sí mis­mo y cumplir la má­xi­ma fan­ta­sía: ser la per­so­na que siem­pre qui­so ser.

la mo­de­lo, mu­sa y ami­ga del di­se­ña­dor, Co­co Ro­cha, en su des­fi­le de pri­ma­ve­ra-ve­rano 2012.

zac po­sen ce­le­bra la di­ver­si­dad en la pasarela con sus mo­de­los. arri­ba: la mo­de­lo plus si­ze Crys­tal Renn. aba­jo: la su­da­ne­sa Ma­ri Agory.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.