EL HOM­BRE DE MO­DA

Cosas Moda - - Notas - Tex­to Ele­na Pa­la­cín

Ant­hony Vac­ca­re­llo pa­ra Saint Laurent — Ni la PO­LÉ­MI­CA ni el co­ti­lleo en el que su nom­bre es­tu­vo en­vuel­to im­pi­dió lo que a vi­va voz era un he­cho. EL NUE­VO DI­REC­TOR CREA­TI­VO DE YSL car­ga con­si­go una repu­tación más fuer­te: la de un tra­ba­jo que ha­bla por sí so­lo.

La sa­li­da de quien evi­tó la con­su­ma­ción de la ca­da vez me­nos rentable Ver­sa­ce pa­re­cía im­po­si­ble, pe­ro no. Tras cua­tro años, y cuan­do pa­re­cía que lo que to­ca­ba era su nom­bra­mien­to co­mo su­ce­sor de Do­na­te­lla Ver­sa­ce, el bel­ga Ant­hony Vac­ca­re­llo se des­pi­dió de la ca­sa de mo­da ita­lia­na pa­ra con­sa­grar­se co­mo el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Saint Laurent. Pe­ro su his­to­ria no em­pe­za­ba ahí. An­tes del éxi­to de su pri­me­ra co­lec­ción con la lí­nea ju­ve­nil de Ver­sa­ce, Ver­sus, en 2014, el hom­bre del mo­men­to ya ha­bía co­la­bo­ra­do con Karl La­ger­feld en Fen­di y apos­ta­do por una con su pro­pio nom­bre. Sin em­bar­go, fue su ta­len­to el que lo lle­vó a con­ver­tir­se en el res­pon­sa­ble del re­lan­za­mien­to de Ver­sus. Se ha­bía ga­na­do un si­tio en el di­fí­cil mun­do de la mo­da. Du­ran­te esa tem­po­ra­da, fue ges­tor de to­das las co­lec­cio­nes de la mar­ca, en­fo­ca­das en una au­dien­cia jo­ven. Sus di­se­ños se con­vir­tie­ron, po­co a po­co, en los fa­vo­ri­tos de celebridades co­mo Gi­se­le Bünd­chen, An­ja Ru­bik, Jen­ni­fer Lo­pez y Ro­sie Hun­ting­tonw­hi­te­ley. Por su par­te, He­di Sli­ma­ne, el en­ton­ces di­rec­tor crea­ti­vo de Saint Laurent, con­du­jo a la mar­ca a una re­no­va­ción to­tal de iden­ti­dad al apos­tar por el ale­ja­mien­to del gla­mour de an­ta­ño e, in­clu­so, un cam­bio en el nom­bre. Su idea­lis­mo y su amor por lo clá­si­co pa­sa­ba, así, a un se­gun­do plano: de­jó de ser una ca­sa de mo­da pa­ra ser una em­pre­sa, vol­ver­se un hit en ven­tas y des­apa­re­cer el tema ori­gi­nal de la mar­ca. Sin du­da, su in­gre­so no pu­do dar­se en me­jor mo­men­to: tan so­lo el año pa­sa­do, la fir­ma con­si­guió in­gre­sar 974 mi­llo­nes de eu­ros, una de las ma­yo­res ci­fras de su his­to­ria.

El nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Saint Laurent car­ga di­se­ños vin­cu­la­dos con la mo­da de lu­jo fran­ce­sa, pro­pios de su al­ma má­ter: La Cam­bre, en Bru­se­las. Sus de­li­ca­das co­lec­cio­nes es­tán lle­nas de tra­zos que tra­ba­jan, res­pi­ran y vi­ven pa­ra el cuer­po de la mujer. Vac­ca­re­llo es ca­ta­lo­ga­do, hoy en día, co­mo uno de los di­se­ña­do­res con me­jor repu­tación del mer­ca­do. Su tra­ba­jo, pro­vo­ca­ti­va­men­te fe­me­nino, bus­ca traer la fuer­za y la sen­sua­li­dad de la mujer de épo­ca y cul­ti­var­la en el pú­bli­co jo­ven. Con sus cut out dres­ses y su bús­que­da por mos­trar la piel en lu­ga­res sub­ver­si­vos, ha re­de­fi­ni­do la es­té­ti­ca bon­da­ge y sexy que ya es re­co­no­ci­da co­mo “un Vac­ca­re­llo”.

Pe­ro el ita­lo­bel­ga no el es pri­mer di­se­ña­dor en mu­dar­se de Ver­sa­ce. En 2013, Jo­nat­han An­der­son se unió co­mo di­rec­tor crea­ti­vo y, al po­co tiem­po, se tras­la­dó a Loewe. ¿Se­rá aca­so que la ca­sa ita­lia­na es so­lo un lu­gar de pa­so? No hay du­da de que, si al­go sa­be ha­cer Ver­sa­ce, es so­bre­po­ner­se a las ad­ver­si­da­des. Y su vicepresidenta, Do­na­te­lla, lo sa­be muy bien.

De la mano de Saint Laurent, Vac­ca­re­llo se pre­pa­ra pa­ra pre­sen­tar su pri­me­ra co­lec­ción en oc­tu­bre du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís. Por lo pron­to, no du­da­mos de que se­gui­rá dan­do que ha­blar.

a sus 36 años, el di­se­ña­dor ya no te­me co­rrer ries­gos, y se des­pun­ta co­mo uno de los jó­ve­nes con ma­yor ta­len­to de los úl­ti­mos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.