RO­MI­NA ME­DRANO Y MARIELLA RUIZ DE SOMOCURCIO

Cosas Moda - - Personajes - Tex­to Juan Die­go Ro­drí­guez fo­to­gra­fía Phoss

La be­lle­za y la ro­sa –A RO­MI­NA no le gus­ta el sol por­que se so­fo­ca. MARIELLA ama la pla­ya, pe­ro sien­te que so­lo en in­vierno pue­de de­fi­nir­se por la ma­ne­ra en la que se vis­te. Ellas se aca­ban de gra­duar de MOD’ART, y sus di­se­ños ya se en­cuen­tran en las pá­gi­nas de esta re­vis­ta.

Mariella siem­pre qui­so es­tu­diar al­go re­la­cio­na­do con el ar­te, qui­zá por­que des­de ni­ña fue asi­dua al tea­tro y a las ex­po­si­cio­nes. Su pa­dre, que es ar­qui­tec­to, la obli­ga­ba a ir, aun­que a me­di­da que fue cre­cien­do en­ten­dió y com­par­tió su gus­to. Sin em­bar­go, ter­mi­nan­do el co­le­gio –y co­mo sue­len co­men­zar mu­chas de las his­to­rias–, no ha­bía po­si­bi­li­dad de que fue­ra su pro­fe­sión. “Em­pe­cé otra ca­rre­ra pen­san­do que via­ja­ría mu­cho, pe­ro no fue lo mío. La de­jé en pri­mer ci­clo y pos­tu­lé a Di­se­ño de Mo­da”.

Ro­mi­na tu­vo una apro­xi­ma­ción di­fe­ren­te: fue su ma­dre quien in­flu­yó más en el ca­mino que aho­ra si­gue. Ella, una ex­per­ta en pa­tro­na­je, era quien ha­cía la ro­pa y los dis­fra­ces pa­ra sus hi­jos, y fue la di­ná­mi­ca de cons­truir na­ves es­pa­cia­les con ca­jas lo que en­ri­que­ció su uni­ver­so. “Fue su ma­nía la que me lle­vó por un la­do más ex­pe­ri­men­tal. Por dar­le la con­tra a su pro­ce­so me­tó­di­co, fui des­cu­brien­do los míos sin ne­ce­si­dad de re­glas ni cen­tí­me­tros”, afir­ma.

—¿Us­te­des crean ju­gan­do?

—M: Sí, por­que te di­vier­tes mien­tras lo ha­ces, y vas pro­ban­do y pro­ban­do...

—R: No to­do es di­ver­ti­do en ese pro­ce­so –in­te­rrum­pe–. Siento que es co­mo un la­bo­ra­to­rio y no un sa­lón de jue­gos. Es un pro­ce­so cien­tí­fi­co en el que uno va ju­gan­do... Aun­que no es la pa­la­bra ade­cua­da... —Pro­ban­do...

—R: Sí, voy pro­ban­do... por­que a ve­ces me que­do mu­chas ho­ras... y no es que sea un jue­go.

Al ha­blar de aque­llo que ins­pi­ró sus tra­ba­jos fi­na­les, ca­da una tie­ne res­pues­tas dis­tin­tas, aun­que se pue­den re­co­no­cer cier­tos as­pec­tos en co­mún. En “Be­lle­za in­vi­si­ble”, Mariella to­mó el cuer­po hu­mano co­mo pun­to de par­ti­da. Con es­to se plan­teó el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir un men­sa­je su­rrea­lis­ta y lú­di­co a tra­vés, en­tre otras co­sas, de tex­tu­ras que evo­can la piel y cos­tu­ras si­mi­la­res a las ci­ca­tri­ces. Ro­mi­na, por su la­do, re­co­no­ce ha­ber tra­ba­ja­do a par­tir de mu­chas ideas que lue­go pu­die­ron ate­rri­zar con la ayuda de un fa­mo­so ver­so de Ger­tru­de Stein (“Ro­sa es una ro­sa es una ro­sa es una ro­sa”). Así lle­gó a uni­fi­car to­do ba­jo una his­to­ria en la que uno pue­de ver des­de el es­plen­dor hasta, co­mo ella di­ce, “la pu­tre­fac­ción de la be­lle­za”. A esta co­lec­ción de­ci­dió nom­brar­la “Don­de es­tá Ro­sa”. Cuan­do su amis­tad re­cién se for­ma­ba, Ro­mi­na des­apa­re­ció ca­si por un mes. Mariella la lla­mó pa­ra sa­ber qué pa­sa­ba, pe­ro fue el tiem­po el que dio la res­pues­ta. Por­que de vez en cuan­do ne­ce­si­ta es­tar so­la. Un día, dos, una se­ma­na, más; de­pen­de. Ella disf­ru­ta de ha­blar con­si­go mis­ma, y Mariella ha apren­di­do a es­ca­bu­llir­se pa­ra en­trar en la con­ver­sa­ción. “Te­ne­mos mu­chas di­fe­ren­cias, pe­ro hay un ‘al­go’ muy fuer­te que nos une”, cuen­ta. Fue así que, ha­ce unos me­ses, las lla­ma­ron pa­ra ser par­te de un shoot de CO­SAS Mo­da. “La edi­to­ra de la re­vis­ta, Ur­su­la Cas­trat, nos vio en la co­lec­ción fi­nal de la es­cue­la y le gus­ta­ron las pro­pues­tas. Lue­go, gen­te de pro­duc­ción nos con­tac­tó y acep­ta­mos”, re­cuer­da Mariella. “No sa­bía­mos quién iba a to­mar las fo­tos hasta que, cuan­do se hi­zo la se­sión, nos avi­sa­ron que se tra­ta­ba de Alex Neu­mann, a quien co­noz­co”, aña­de Ro­mi­na. “A los días, me es­cri­bió pa­ra de­cir­me que las fo­tos ha­bían sa­li­do ge­nia­les”.

Ellas re­co­no­cen que fue una gran opor­tu­ni­dad pe­ro que las co­sas más im­por­tan­tes to­da­vía es­tán por lle­gar. “Bus­co que mis pro­pues­tas com­bi­nen la ro­pa con vi­deos y poe­mas, y ha­cer co­sas pa­ra­le­las que ge­ne­ren con­cep­tos”, di­ce Ro­mi­na. “Es­toy en tran­si­ción con­ti­nua, y siento que pron­to pa­sa­rá al­go”, agre­ga Mariella.

las pro­me­sas del fu­tu­ro de la mo­da na­cio­nal se co­no­cie­ron en Mod’art ha­ce dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.