Marisa Guiul­fo

Los me­jo­res con­se­jos pa­ra ha­cer de la bo­da y la ce­le­bra­ción una ex­pe­rien­cia es­pe­cial.

Cosas Novias - - Índice - Por Marisa Guiul­fo

Los con­se­jos de nues­tra co­lum­nis­ta in­vi­ta­da pa­ra lo­grar una bo­da per­fec­ta.

¿Qué es lo pri­me­ro que de­bo con­si­de­rar a la ho­ra de or­ga­ni­zar mi ma­tri­mo­nio?

El lu­gar y la ho­ra de la ce­re­mo­nia. Pa­ra mí, ese es el pun­to de par­ti­da. De eso de­pen­de qué ti­po de fies­ta ha­cer. El se­gun­do pa­so es de­fi­nir dón­de se rea­li­za­rá. Es­to te per­mi­ti­rá se­pa­rar el es­pa­cio a tiem­po y, al igual que la ho­ra, ten­drá un rol im­por­tan­te pa­ra ele­gir la de­co­ra­ción y el ti­po de co­mi­da que se ofre­ce­rá.

¿Cuán­do de­bo em­pe­zar a pla­near la fies­ta?

Mi re­co­men­da­ción es que sea, por lo me­nos, de seis a ocho me­ses an­tes.

¿Los pre­pa­ra­ti­vos son muy di­fe­ren­tes pa­ra una bo­da en la ciu­dad frente a una en el cam­po o en la pla­ya?

Son com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. En la ciu­dad, las ce­le­bra­cio­nes de­ben ser más for­ma­les. Pe­ro eso no quie­re de­cir que, ne­ce­sa­ria­men­te, re­quie­ran más pre­pa­ra­ción. En el cam­po o en la pla­ya, hay que con­si­de­rar otros as­pec­tos: ade­cuar el es­pa­cio, la vis­ta, eva­luar el cli­ma y la ho­ra. Ca­da even­to tie­ne una na­tu­ra­le­za dis­tin­ta, y la cla­ve es­tá en leer to­das las va­ria­bles pa­ra que to­do se com­ple­men­te.

¿Es acon­se­ja­ble se­guir las ten­den­cias en cuan­to al ca­te­ri­ng?

Yo soy más clá­si­ca. Siem­pre tra­to de plan­tear lo más apro­pia­do pa­ra el lu­gar, la ho­ra, el ti­po de in­vi­ta­dos y su edad. Pa­ra mí, más que se­guir ten­den­cias, se tra­ta de crear­las y adap­tar­las al clien­te.

¿Qué cui­da­dos es­pe­cia­les hay que te­ner si la bo­da se rea­li­za un fin de se­ma­na con una se­rie de co­mi­das, brun­ches y even­tos?

Lo más im­por­tan­te es ele­gir a un buen pro­vee­dor. Si se tra­ta de un con­tra­tis­ta se­rio, en ver­dad no hay de qué preo­cu­par­se.

¿Dón­de de­be ubi­car­se la me­sa de ma­ris­cos?

Tie­ne que es­tar en un si­tio de fá­cil ac­ce­so pa­ra to­dos los in­vi­ta­dos y, te­nien­do en cuen­ta el ti­po de pro­duc­tos de es­ta me­sa, es im­por­tan­te que es­té en un es­pa­cio don­de pue­da lu­cir­se co­mo al­go es­pe­cial. Una ilu­mi­na­ción atrac­ti­va tam­bién pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

¿El buf­fet de­be ser­vir­se a am­bos la­dos de la fies­ta o se pue­de ubi­car en un so­lo pun­to?

Yo tra­to de dis­tri­buir­lo siem­pre que pue­do. Es­to per­mi­te que la gen­te ca­mi­ne con co­mo­di­dad, sin que se apa­chu­rre. Es muy des­agra­da­ble ver un buf­fet con las per­so­nas api­ña­das: se em­pu­jan y to­do ter­mi­na he­cho un desas­tre. En cam­bio, si lo di­vi­di­mos, va­mos a per­mi­tir que las me­sas se man­ten­gan lle­nas y de­co­ra­das has­ta el fi­nal. Me gus­ta que to­dos los in­vi­ta­dos dis­fru­ten la co­mi­da. No so­lo a ni­vel de sa­bor sino a ni­vel es­té­ti­co. Y creo que te­ner dos buf­fets per­mi­te el or­den ne­ce­sa­rio pa­ra el ser­vi­cio.

En el úl­ti­mo tiem­po, se ha pues­to de mo­da el ser­vi­cio de wal­king din­ner. ¿Las ce­nas clá­si­cas a la me­sa han pa­sa­do a la his­to­ria?

Una ce­na clá­si­ca siem­pre es ma­ra­vi­llo­sa, y no pa­sa­rá de mo­da. Mu­chas ve­ces se plan­tean buf­fets o esos ser­vi­cios de pe­que­ños pla­tos de co­mi­da di­ver­sa que se pa­san por el sa­lón por­que re­sul­ta más eco­nó­mi­co que el ser­vi­cio clá­si­co. Pe­ro el pla­to a la me­sa es lo más ele­gan­te.

¿Es una bue­na idea te­ner una ba­rra cen­tral en la fies­ta o es re­co­men­da­ble te­ner dos en los ex­tre­mos?

Yo pre­fie­ro una en el cen­tro. La gen­te jo­ven dis­fru­ta más de re­unir­se en un so­lo lu­gar. Y, por otro la­do, una ba­rra cen­tral te per­mi­te ha­cer un me­jor ser­vi­cio.

¿Qué op­cio­nes hay ac­tual­men­te pa­ra la tor­ta de bo­das?

A mí siem­pre me gus­ta la tor­ta clá­si­ca con el ca­ke in­glés. Es otra de las co­sas que sien­to que nun­ca pa­sa­rá de mo­da. La bo­la de oro es otro clá­si­co, pe­ro es cier­to que mu­chas no­vias pre­fie­ren un ca­ke de za­naho­ria o el clá­si­co ca­ke de cho­co­la­te.

Si quie­ro op­tar por al­go tra­di­cio­nal, ¿qué hay del pas­tel de bo­das li­me­ño clá­si­co?

Es el ca­ke in­glés de fru­tas ba­ña­do de blan­co, del que ha­bla­ba. Nor­mal­men­te se cu­bre de fon­dant o gla­ce. En Li­ma siem­pre ha te­ni­do mu­cha im­por­tan­cia el mo­men­to del cor­te de la tor­ta y, por eso, se bus­ca un lu­gar es­pe­cial pa­ra ubi­car­lo. An­ti­gua­men­te, las tor­tas lle­va­ban cin­tas y, en una de ellas, se co­lo­ca­ba un ani­llo. En­ton­ces, las ami­gas de la no­via te­nían que ja­lar una de ellas, y se creía que la que se que­da­ba con el ani­llo se­ría la si­guien­te no­via.

¿Cuál es el se­cre­to pa­ra lo­grar una bue­na me­sa de dul­ces?

Hay que ha­cer un ba­lan­ce en­tre los dul­ces, los ador­nos, el lu­gar don­de se va a co­lo­car y la ilu­mi­na­ción. Re­co­mien­do la va­rie­dad de dul­ces clá­si­cos: pas­te­le­ría fran­ce­sa, cho­co­la­tes, man­ja­res, pi­rá­mi­des, bo­las. Y siem­pre ha­go un di­se­ño pre­vio pa­ra eva­luar las al­tu­ras, las for­mas y los co­lo­res. Mu­chas ve­ces tam­bién ha­go una prue­ba con una me­sa sin man­tel ni dul­ces. So­lo las ba­ses pa­ra ver cla­ra­men­te có­mo quie­ro que que­de.

¿Es­ta me­sa siem­pre de­be es­tar ta­pa­da has­ta el fi­nal?

No. No hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de que es­té ta­pa­da.

En el Pe­rú exis­tía la cos­tum­bre de en­tre­gar al­men­dras ba­ña­das a los in­vi­ta­dos. ¿Si­gue ha­cién­do­se?

Efec­ti­va­men­te. En pla­ti­tos de pla­ta o de pla­qué con cin­co al­men­dras con­fi­ta­das. Hoy no se ha­ce siem­pre, pe­ro creo que era una lin­da tra­di­ción.

¿Exis­ten otras tra­di­cio­nes que pue­da res­ca­tar?

Creo que la me­sa pa­ra los no­vios ubi­ca­da en un si­tio pre­fe­ren­te era muy es­pe­cial. Mu­chas ve­ces la gen­te no res­pe­ta los es­pa­cios, y los no­vios y la fa­mi­lia ter­mi­nan ubi­ca­dos en es­pa­cios le­ja­nos.

¿Qué rol jue­ga la ilu­mi­na­ción a la ho­ra de crear mís­ti­ca en una bo­da?

Creo que es una de las co­sas más im­por­tan­tes, y ca­da fies­ta re­quie­re un ti­po de ilu­mi­na­ción es­pe­cial. Mi re­co­men­da­ción es tra­ba­jar con un es­pe­cia­lis­ta que ha­ga el di­se­ño de la ilu­mi­na­ción en coor­di­na­ción con el de­co­ra­dor o el res­pon­sa­ble de la fies­ta, de ma­ne­ra que to­do sea ar­mó­ni­co y se pon­gan los pun­tos de luz en los es­pa­cios ade­cua­dos.

En una bo­da de oto­ño o de in­vierno, ¿las flo­res pue­den ser un ele­men­to pro­ta­gó­ni­co de la de­co­ra­ción?

Por su­pues­to. Pa­ra mí, las flo­res lo son to­do y de­ben te­ner pro­ta­go­nis­mo, así sean arre­glos sim­ples. Ca­da uno ad­quie­re una im­por­tan­cia es­pe­cial, se­gún dón­de lo co­lo­ques, el mo­do en el que se ar­man los arre­glos, la luz y los co­lo­res de su en­torno. En Li­ma te­ne­mos un mag­ní­fi­co mer­ca­do de flo­res, por lo cual, nor­mal­men­te, no hay pro­ble­mas pa­ra ha­cer pro­pues­tas ma­ra­vi­llo­sas. Hay que en­ten­der las flo­res co­mo par­te de un to­do.

“Una ce­na clá­si­ca es ma­ra­vi­llo­sa y nun­ca pa­sa­rá de mo­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.