Anís Samanez

Cosas Novias - - Índice - Fo­to­gra­fía: Ja­vier Fal­cón

La di­se­ña­do­ra pe­rua­na com­par­te con no­so­tros los de­ta­lles de su ma­tri­mo­nio.

Anís Samanez, la jo­ven di­se­ña­do­ra de mo­das, con­fec­cio­nó su pro­pio ves­ti­do de ma­tri­mo­nio con en­ca­jes, tu­les y se­da. Ella, la no­via, es­co­gió la igle­sia del co­le­gio don­de es­tu­dió pa­ra ca­sar­se con su no­vio des­de ha­ce tres años: el em­pre­sa­rio y po­lis­ta Die­go León de Pe­ral­ta. Es­ta es una his­to­ria en la que am­bas fa­ce­tas de una mis­ma mu­jer se en­cuen­tran en el día más es­pe­cial de su vi­da. Die­go le pro­pu­so ma­tri­mo­nio frente al mar que Croa­cia com­par­te con Ita­lia. La es­ce­na pa­re­cía sa­li­da de una pe­lí­cu­la de Ri­chard Lin­kla­ter. “A mí no se me cru­za­ba por la ca­be­za lo que es­ta­ba a pun­to de pa­sar, por­que ni si­quie­ra ha­bía­mos ha­bla­do de ma­tri­mo­nio”, cuen­ta aho­ra la di­se­ña­do­ra Anís Samanez. Te­nían un año y ocho me­ses de re­la­ción y ha­bían lle­ga­do a un res­tau­ran­te en Hvar que te­nía vis­ta ha­cia la bahía. Llo­vía. “Yo es­ta­ba con el pe­lo mo­ja­do, ha­bía true­nos, re­lám­pa­gos, y Die­go pu­so una can­ción de Juan Luis Gue­rra en el ce­lu­lar. Co­mo le gus­ta la ma­gia, em­pe­zó a ha­cer­me tru­cos. To­do era per­fec­to y, de pron­to, sa­có el ani­llo, y so­lo ati­né a de­cir­le: ‘¡Qué cla­se de bro­ma es es­ta!’”, re­cuer­da en­tre ri­sas. La di­se­ña­do­ra, en­ton­ces, se pro­pu­so ha­cer su pro­pio ves­ti­do de no­via. Úni­co, dis­tin­to, irre­pe­ti­ble. “Fue la idea más lo­ca que se me ha ocu­rri­do. No lo re­co­mien­do: es mu­cha pre­sión”, con­fie­sa. Des­pués de va­rias prue­bas,

Pa­ra su ves­ti­do, Anís Samanez eli­gió una se­da co­lor hue­so, tul nu­de y en­ca­je blan­co. En­ci­ma, bor­dó más en­ca­jes y apli­ca­cio­nes.

“Me de­mo­ré tres me­ses en bor­dar mi ves­ti­do”, con­tó Anís mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra es­ta se­sión de fo­tos en la ca­sa de Me­lis­sa León de Pe­ral­ta.

eli­gió una se­da de co­lor hue­so que usó co­mo ba­se. Lue­go, le pu­so un tul co­lor nu­de en­ci­ma y, so­bre eso, un en­ca­je blan­co. En­ci­ma, bor­dó más en­ca­jes y apli­ca­cio­nes: des­de ca­nu­ti­llos che­cos, mos­ta­ci­llas y mu­ra­nos has­ta len­te­jue­las be­bés y gran­des con las que hizo fi­las, pe­que­ños ca­mi­nos y rom­bos. Han pa­sa­do cua­tro me­ses des­de el día de la bo­da, pe­ro Anís aún ha­bla con emo­ción y or­gu­llo de su ves­ti­do: una proeza que es­tu­vo co­sien­do has­ta el mis­mo día de su bo­da. “Me de­mo­ré tres me­ses en bor­dar­lo. Co­mo no­via y co­mo di­se­ña­do­ra, re­co­mien­do bus­car un ves­ti­do ya he­cho y que te lo arre­gles. Ha­cer­lo tú mis­ma es un re­to. Yo me lo pro­pu­se, pe­ro no me de­jó dor­mir”, ad­mi­te. Pa­ra en­ton­ces, ya ha­bía de­ci­di­do ha­cer otros di­se­ños ma­ra­tó­ni­cos. “Di­se­ñé cua­ren­ta ves­ti­dos pa­ra mi ma­tri­mo­nio: pa­ra mis cua­tro her­ma­nas, pa­ra dos so­bri­nas, pa­ra mi ma­má, pa­ra mis me­jo­res ami­gas y pa­ra al­gu­nas clien­tas”. Una de­man­da de tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­ria que –co­mo su ves­ti­do– de­bía es­tar a tiem­po pa­ra la ce­re­mo­nia. “Se me jun­tó to­do. El día an­te­rior a mi bo­da, me fal­ta­ban ter­mi­nar sie­te, in­clui­do el mío”. Du­ran­te esa se­ma­na de in­ten­so tra­ba­jo (tam­bién ha­bía acep­ta­do el en­car­go pa­ra unos ves­ti­dos de pro­mo­ción), el gru­po de cos­tu­re­ras que tra­ba­ja con ella dur­mió en su ca­sa. “No pue­do con mi ge­nio, así que me pu­se a ha­cer los arre­glos de los ves­ti­dos con­tra re­loj. ¡He dor­mi­do dos ho­ras al cos­ta­do de mi má­qui­na de co­ser! Pe­ro es­toy

En su bo­da, en lu­gar del clá­si­co vals, Anís y Die­go eli­gie­ron una can­ción de Ed Shee­ran.

su­per­agra­de­ci­da con Ma­le­na, Ve­ro y Mar­le­ne. Son un equi­po de tra­ba­jo in­creí­ble”, di­ce. Ya con el ves­ti­do lis­to y po­cas ho­ras de sue­ño, Ber­ta Ya­na­ma y Ma­ri­sol Or­te­ga fue­ron las en­car­ga­das de de­jar­la lis­ta pa­ra la ce­re­mo­nia. “Me tu­vie­ron har­ta pa­cien­cia. ¡Ca­si ni las de­jé tra­ba­jar! Me pei­na­ron y ma­qui­lla­ron en vein­te mi­nu­tos y, con las mis­mas, me fui a ha­cer las fo­tos”, cuen­ta Anís. Su bo­da fue la an­tí­te­sis de las ce­re­mo­nias más tra­di­cio­na­les: no bai­ló el vals, sino una can­ción de Ed Shee­ran. Tam­po­co lan­zó el bou­quet –que pa­re­cía una por­ción de bos­que sal­va­je– di­se­ña­do por su tía Isa­bel Ma­gui­ña, sino que se lo en­tre­gó di­rec­ta­men­te a su me­jor ami­ga, Step­ha­nie Ca­yo, a quien le pi­die­ron ma­tri­mo­nio un mes des­pués. Tam­po­co hu­bo pas­tel de bo­das ni buf­fet, pe­ro sí co­mi­da mo­le­cu­lar –en ma­nos de Car­los Tes­tino, del res­tau­ran­te Li­ma 27–, una me­sa de pos­tres y otra de que­sos que la ma­má de Die­go se en­car­gó de se­lec­cio­nar mi­nu­cio­sa­men­te. Y, cuan­do to­dos es­pe­ra­ban la ho­ra lo­ca, un gru­po de ac­to­res con cuer­nos y ore­jas de el­fo se in­fil­tró en­tre los in­vi­ta­dos, mien­tras una gran es­truc­tu­ra con lu­ces LED subía y ba­ja­ba a un gru­po de acró­ba­tas.

“La idea más lo­ca que se me ha ocu­rri­do en la vi­da ha si­do ha­cer mi pro­pio ves­ti­do de no­via”, di­ce Anís Samanez.

El acon­te­ci­mien­to, ade­más, tra­jo de vuel­ta al Pe­rú a mu­cha gen­te que­ri­da por la pa­re­ja. No so­lo a Ma­rio Tes­tino y a Step­ha­nie Ca­yo –quie­nes via­ja­ron ex­clu­si­va­men­te pa­ra la oca­sión–, sino tam­bién a otros ami­gos en­tra­ña­bles que no veían des­de ha­cía mu­cho. “¡Fue in­creí­ble! Vino un gru­po muy gran­de de Chi­le, otro de Ecua­dor, gen­te de Es­pa­ña, de Sey­che­lles, de In­gla­te­rra, de Bra­sil. In­clu­so, mi me­jor ami­ga del co­le­gio vino des­de Fi­la­del­fia. Me ha­bía di­cho que no po­dría ve­nir y, el mis­mo día, se apa­re­ció en la igle­sia”, re­cuer­da Anís en­tu­sias­ma­da. Des­pués ten­drían una lu­na de miel in­ter­mi­na­ble, con jet lag in­clui­do: “Fue un via­je lar­go. Pa­sa­mos por Nue­va York, de allí nos fui­mos a Abu Da­bi, lue­go a Du­bai, las Mal­di­vas, Bang­kok, Phu­ket y Phi Phi Is­land. Re­gre­sa­mos a Abu Da­bi y, lue­go, a Nue­va York. La ver­dad, nos des­co­nec­ta­mos de to­do. Y de ahí vol­vi­mos a Li­ma e, in­me­dia­ta­men­te, via­ja­mos a San­tia­go por tra­ba­jo”. Los ner­vios y el es­trés nun­ca po­drían ha­ber fal­ta­do en el pla­nea­mien­to de un ma­tri- mo­nio mo­nu­men­tal, pe­ro Anís con­ser­va la emo­ción de aque­llos días. “Las no­vias no sue­len dis­fru­tar su ma­tri­mo­nio. Yo, en cam­bio, es­cu­ché ca­da can­ción que ha­bía pe­di­do. Nan­do, el DJ, me hizo ca­so has­ta en el or­den. ¡Me sen­tía en una dis­co­te­ca con mi pe­lo suel­to! He si­do, pro­ba­ble­men­te, la no­via más des­pei­na­da del mun­do. Dis­fru­té de la fies­ta al cien por cien­to. De he­cho, creo que fui la úl­ti­ma en ir­se: ¡me que­dé has­ta las seis de la ma­ña­na!”. Y la sa­tis­fac­ción se ve re­fle­ja­da en ca­da cen­tí­me­tro de su son­ri­sa. Fo­to­gra­fía: Ja­vier Fal­cón Di­rec­ción de ar­te: Iván Sa­li­ne­ro Pro­duc­ción: An­drea Zo­rri­lla Sty­ling: Sa­ra Víl­chez Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Ol­ga Sonc­co Agra­de­ci­mien­tos es­pe­cia­les a: Me­lis­sa León de Pe­ral­ta, H.stern, Ba­liq, Sop­hie Crown y La Flo­ren­ti­na (www.la­flo­ren­ti­na.pe)

Pa­ra su ma­tri­mo­nio, Anís tam­bién di­se­ñó los ves­ti­dos de su ma­má, sus her­ma­nas, sus so­bri­nas y sus me­jo­res ami­gas.

“La no­che an­te­rior a mi bo­da, dor­mí dos ho­ras al cos­ta­do de mi má­qui­na de co­ser”, cuen­ta la di­se­ña­do­ra.

Pa­ra su lu­na de miel, Anís y Die­go via­ja­ron a Nue­va York, Abu Da­bi, Du­bai, las Mal­di­vas, Bang­kok, Phu­ket y Phi Phi Is­land.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.