Be­ta­nia Te­llo

Cosas Novias - - Índice - Por Re­be­ca Vais­man Fo­to­gra­fía: cor­te­sía de Be­ta­nia Te­llo

La de­co­ra­do­ra de bo­das ade­lan­ta las ten­den­cias pa­ra el oto­ño-in­vierno li­me­ño.

An­tes de idear un di­se­ño, Be­ta­nia Te­llo es­tu­dia el es­pa­cio y plan­tea con­cep­tos co­mo si tra­ba­ja­ra en un pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co. Aun­que lo vin­ta­ge con­for­ma una de las ten­den­cias más ca­rac­te­rís­ti­cas en sus de­co­ra­cio­nes, la ar­qui­tec­ta apues­ta por la com­bi­na­ción de es­ti­los y un ai­re con­tem­po­rá­neo. Lo que im­por­ta, ase­gu­ra, es dar­le per­so­na­li­dad a la fies­ta.

El in­te­rés de Be­ta­nia Te­llo por la de­co­ra­ción em­pe­zó mu­cho an­tes de con­ver­tir­se en ar­qui­tec­ta, pe­ro se afian­zó du­ran­te sus años de tra­ba­jo en el es­tu­dio de Jor­di Puig. Allí, a la vez que asu­mía los as­pec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de los pro­yec­tos a su car­go, co­men­zó a es­pe­cia­li­zar­se en el in­terio­ris­mo. Back­yard, la em­pre­sa de or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción de even­tos que creó en 2012, tie­ne una de las pro­pues­tas más fres­cas de la es­ce­na y ha lo­gra­do re­no­var las bo­das li­me­ñas.

¿Qué apor­te le da tu for­ma­ción y ex­pe­rien­cia co­mo ar­qui­tec­ta al di­se­ño de even­tos?

Creo que es fun­da­men­tal. Los ar­qui­tec­tos te­ne­mos una gran ca­pa­ci­dad de con­ce­bir el es­pa­cio des­de otra di­men­sión. Pa­ra mí, di­se­ñar un ma­tri­mo­nio es un pro­ce­so crea­ti­vo. Ten­go que vi­si­tar el lu­gar don­de se va a rea­li­zar la fies­ta y en­ten­der ca­da ele­men­to del es­pa­cio: sus vis­tas, con qué co­lin­da, la dis­tri­bu­ción. No so­lo es cues­tión de ele­gir un es­ti­lo pa­ra de­co­rar la fies­ta.

¿Có­mo des­cri­bes tu es­ti­lo?

Mis pri­me­ros di­se­ños eran muy vin­ta­ges, por­que era el ti­po de de­co­ra­ción, tex­tu­ras y co­lo­res que me gus­ta­ban. Hoy lo re­tro me si­gue atra­yen­do co­mo esen­cia pe­ro in­clu­yo piz­cas de otros es­ti­los, re­cu­rro a al­go ines­pe­ra­do y, so­bre to­do, me preo­cu­po por­que ha­ya una per­so­na­li­za­ción al má­xi­mo. Creo que, más que un es­ti­lo, hay que plan­tear una ac­ti­tud frente al even­to.

¿Y cuál di­rías que es tu ac­ti­tud?

Más allá de lo que quie­ra es­pe­cí­fi­ca­men­te la no­via, en Back­yard apos­ta­mos por el de­ta­lle. Por ser ex­tre­ma­da­men­te mi­nu­cio­sos pa­ra mar­car una di­fe­ren­cia y que los in­vi­ta­dos sien­tan que no han vis­to na­da así an­tes.

¿Lo vin­ta­ge si­gue sien­do una ten­den­cia fuer­te en la de­co­ra­ción de ma­tri­mo­nios?

Se pu­so de mo­da, pe­ro no so­lo en ma­tri­mo­nios. Hay pro­pues­tas vin­ta­ge en mo­da, mo­bi­lia­rio y res­tau­ran­tes. Hoy es una co­rrien­te muy fuer­te y es­tá muy re­la­cio­na­da con re­des so­cia­les, co­mo Pin­te­rest; pe­ro es una ten­den­cia que se apli­ca a es­ti­los dis­tin­tos: al­gu­nas bo­das son rús­ti­cas, otras ro­mán­ti­cas, y otras más mo­der­nas. Ade­más, el lu­gar don­de se reali­ce la fies­ta y la per­so­na­li­dad de los no­vios tam­bién mar­can una di­fe­ren­cia. Creo que lo vin­ta­ge va a evo­lu­cio­nar y se va a ir mez­clan­do con otras ten­den­cias: se va a vol­ver más ecléc­ti­co y con­tem­po­rá­neo, que es, jus­ta­men­te, lo que es­toy ha­cien­do en es­te mo­men­to.

¿Cuá­les son los erro­res más co­mu­nes a la ho­ra de apos­tar por es­te es­ti­lo en la de­co­ra­ción?

Pen­sar que to­do se pue­de ver bien jun­to. No pue­des te­ner en el mis­mo even­to la ja­rri­ta, los fa­na­les, las pie­zas de ma­de­ra. Si de­ci­di­mos “A la ho­ra de de­ci­dir la de­co­ra­ción de la bo­da es im­pres­cin­di­ble te­ner en cuen­ta el es­pa­cio y sus ele­men­tos. El mis­mo lu­gar plan­tea có­mo tra­ba­jar­lo”, di­ce Be­ta­nia Te­llo. po­ner una ca­rre­ti­lla co­mo de­co­ra­ción, no po­de­mos po­ner tam­bién un cos­tu­re­ro vin­ta­ge. Por un la­do, por­que son ele­men­tos que no tie­nen ar­mo­nía en­tre sí; y por otro, por­que co­rre­ría­mos el ries­go de re­car­gar de­ma­sia­do el am­bien­te. Las no­vias quie­ren to­do, pe­ro par­te de mi tra­ba­jo es ayu­dar­las a en­ca­mi­nar su es­ti­lo.

¿Qué no­ve­da­des se ven aho­ra en la de­co­ra­ción?

In­cluir mo­bi­lia­rio y ac­ce­so­rios que no son de even­to, sino de in­terio­ris­mo: usar lám­pa­ras, me­si­tas, es­qui­ne­ros y bu­ta­cas, por ejem­plo.

¿En qué ti­po de es­pa­cio te sien­tes más có­mo­da tra­ba­jan­do? ¿Da­rías al­gún con­se­jo que con­si­de­res fun­da­men­tal pa­ra de­co­rar acer­ta­da­men­te?

Me gus­tan los es­pa­cios abier­tos: tan­to la pla­ya co­mo el cam­po tie­nen su en­can­to. El ai­re fres­co le da otra at­mós­fe­ra a la fies­ta. En Li­ma tam­bién hay ca­sas muy bo­ni­tas, pe­ro con más res­tric­cio­nes por es­ta­cio­na­mien­tos, bu­lla, ho­ra­rios, per­mi­sos y pre­cios. Y otros es­pa­cios muy ri­cos pa­ra apro­ve­char es­tán en Pa­cha­cá­mac, Cie­ne­gui­lla, o las pla­yas del sur. Lo vi­tal es es­tu­diar ese es­pa­cio y te­ner en cuen­ta qué ne­ce­si­ta ta­par­se y qué vis­tas se de­ben po­ten­ciar. Mi prin­ci­pal re­co­men­da­ción a la ho­ra de de­ci­dir la de­co­ra­ción es te­ner en cuen­ta los ele­men­tos que apor­tan al es­pa­cio: si la fies­ta es en in­te­rio­res y la ca­sa tie­ne un mue­ble lin­do, hay que apro­ve­char­lo. Si es en una ca­sa de cam­po que tie­ne re­jas o un pa­tio in­terno, hay que crear a par­tir de ellos. El mis­mo es­pa­cio te di­ce có­mo tra­ba­jar­lo.

En tus pro­pues­tas po­nes én­fa­sis en la man­te­le­ría.

Así es. Pa­ra ma­tri­mo­nios de día se pue­den usar man­te­les de al­go­dón li­ge­ro, o man­te­les de lino rústico es­pa­ñol, com­bi­na­dos con te­las es­tam­pa­das o de co­lor en­te­ro, que fun­cio­nan muy bien. Pue­des ju­gar con ta­pe­tes de en­ca­je o de cro­chet, o con ca­mi­nos de me­sa de co­lor. Me gus­ta uti­li­zar te­las más pe­sa­das: las de ta­pi­ce­ría, por ejem­plo, tie­nen más vo­lu­men y una caí­da bo­ni­ta. Y de no­che, se pue­den usar aca­ba­dos sa­ti­na­dos, que ha­gan un jue­go su­til con la ilu­mi­na­ción.

¿Qué ti­po de flo­res fun­cio­nan bien con la de­co­ra­ción?

Tie­nen que ha­blar por sí so­las y, en lo per­so­nal, me gus­ta cuan­do tie­nen vo­lu­men. Las hor­ten­sias y las ro­sas na­cio­na­les son lin­das, in­clu­so me­jo­res que las im­por­ta­das.

Son más chi­cas pe­ro sus pé­ta­los son más si­nuo­sos. Tam­bién re­co­mien­do tra­ba­jar con fo­lla­je: eu­ca­lip­to, mus­go, hier­bas, ra­mas, por­que fun­cio­nan co­mo un buen com­ple­men­to sin car­gar la de­co­ra­ción. Se ven bien y son so­brias.

¿Cuá­les son las ten­den­cias en ca­te­ri­ng?

Siem­pre re­co­mien­do te­ner al­go pa­ra re­ci­bir a los in­vi­ta­dos, ya sea una me­sa de que­sos, sus­hi, o al­gu­na otra op­ción. Una me­sa que se es­tá usan­do mu­cho aho­ra es la de pa­pi­tas na­ti­vas con dis­tin­tos ti­pos de sal­sas. Ha­ce po­co, por ejem­plo, tu­vi­mos una bo­da en Ca­ñe­te don­de ser­vi­mos una me­sa an­di­na con las pa­pas, ta­ma­li­tos y hu­mi­tas, que fun­cio­nó co­mo un de­ta­lle lin­do pa­ra am­bien­tar el ma­tri­mo­nio. Si los no­vios no quie­ren al­go clá­si­co, tam­bién se pue­de op­tar por el wal­king din­ner, una op­ción que me pa­re­ce muy in­tere­san­te: son mi­ni-

por­cio­nes que se van pa­san­do, y es di­ver­ti­do por­que no tie­nes que sen­tar­te a co­mer. Prue­bas de to­do y re­sul­ta con­tun­den­te. Pe­ro, si hay al­go im­pres­cin­di­ble, creo que es la me­sa de dul­ces. Por un la­do, te per­mi­te ju­gar con la de­co­ra­ción y, por otro, cie­rra la in­vi­ta­ción.

¿Qué su­ge­ren­cias ha­ces pa­ra el bar?

En es­te mo­men­to, el gin en to­das sus va­rie- da­des es una de las be­bi­das más pe­di­das. Es­tá de mo­da co­mo en su mo­men­to lo es­tu­vo el chil­cano. El pis­co si­gue sien­do un clá­si­co, pe­ro el gin es el nue­vo pro­ta­go­nis­ta. Y el ca­va, por su­pues­to. So­bre la ba­rra en sí, me gus­ta que ten­ga cier­ta per­so­na­li­dad. A ve­ces pue­de acom­pa­ñar el es­ti­lo de la de­co­ra­ción, y otras, ser más neu­tra. Ha­ce po­co hi­ci­mos una de ca­jo­nes, otra de pi­za­rra y ma­de­ra re­ci­cla­da. En la pla­ya tam­bién he­mos usa­do pas­ca­nas que ya es­ta­ban ins­ta­la­das pa­ra mon­tar la ba­rra ahí, y la de­co­ra­mos con lu­ces y flo­res. La cons­tan­te, eso sí, es tra­tar de ha­cer al­go no­ve­do­so.

En es­ta bo­da, rea­li­za­da en la Ha­cien­da Quei­ro­lo de Pa­cha­cá­mac, Be­ta­nia Te­llo mon­tó un tol­do so­bre la pis­ta de bai­le pa­ra dar pro­ta­go­nis­mo a los ár­bo­les.

Be­ta­nia Te­llo es ar­qui­tec­ta y es­tá es­pe­cia­li­za­da en in­terio­ris­mo. En 2012 fun­dó Back­yard, una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en la or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción de bo­das.

Car­tel de neón y com­po­si­ción de ara­ñas. Se uti­li­za­ron pa­ños de te­la pa­ra mar­car la ba­rra y la pis­ta de bai­le den­tro de un es­pa­cio in­te­rior.

La Bo­de­ga Gran Cruz, en To­to­ri­tas, tie­ne un es­ti­lo rústico pe­ro so­fis­ti­ca­do. Una de­co­ra­ción co­mo es­ta, con flo­res, apor­ta la cuo­ta de co­lor.

Es­ta de­co­ra­ción tu­vo al bos­que co­mo con­cep­to. Se ape­ló a la hie­dra y al fo­lla­je pa­ra crear la ilu­sión de fron­do­si­dad. El ro­man­ce es­tá en los de­ta­lles: jau­las, lu­ces y pie­zas geo­mé­tri­cas pa­ra el to­que de di­se­ño.

Es­ta pro­pues­ta pu­so én­fa­sis en ele­men­tos del en­torno, y el tol­do con cor­ti­nas com­ple­men­tó la vis­ta al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.