Ar­man­do Ara­na

Las pau­tas pa­ra ha­cer de un ma­tri­mo­nio una ce­le­bra­ción ele­gan­te.

Cosas Novias - - Índice - Por Ar­man­do Ara­na

Nues­tro co­lum­nis­ta in­vi­ta­do ana­li­za la eti­que­ta pa­ra bo­das.

IN­VI­TA­CIO­NES

Los par­tes de ma­tri­mo­nio de­ben re­par­tir­se un mes an­tes de la bo­da. Se pue­den di­se­ñar pro­pues­tas muy dis­tin­gui­das con un adorno de­li­ca­do: unas pa­lo­mi­tas, unos aros. Los en­ca­jes y las blon­das, fran­ca­men­te, no son lo me­jor. Con res­pec­to al or­den de los nom­bres, siem­pre se em­pie­za con los pa­dres de la no­via en el la­do iz­quier­do. Es­tén ca­sa­dos o no. En los ca­sos en que al­guno ha fa­lle­ci­do se in­clu­ye el nom­bre jun­to a una es­tre­lli­ta. Y, por úl­ti­mo, se po­nen los nom­bres de los pa­dres del no­vio a la de­re­cha. Si ade­más ten­dre­mos una re­cep­ción, de­be­mos in­cluir una tar­je­ta adi­cio­nal, en la cual se in­di­que el es­ti­lo de la ves­ti­men­ta, se fir­ma con las ini­cia­les y se in­clu­ye un te­lé­fono pa­ra que los in­vi­ta­dos pue­dan con­fir­mar la asis­ten­cia. Otra op­ción, en es­te ca­so, es in­di­car que so­lo con­fir­men aque­llos que no po­drán asis­tir. Un de­ta­lle im­por­tan­te es que la in­vi­ta­ción, si es­tá di­ri­gi­da a una per­so­na que no tie­ne pa­re­ja, siem­pre es per­so­nal.

IGLE­SIA

Se es­ti­la que la no­via ca­mi­ne al al­tar jun­to a su pa­dre, pe­ro si es­to no es po­si­ble, en­ton­ces jun­to a su her­mano ma­yor, su tío o un ser que­ri­do. Pe­ro es­to de­pen­de de la re­la­ción que ten­ga la no­via con sus pa­dres. Hay ca­sos en los que los pa­dres son di­vor­cia­dos, y si ellas vi­ven con su ma­dre, la pue­den es­co­ger a ella. Con res­pec­to a la ubi­ca­ción, una vez que el no­vio la re­ci­be en el al­tar, ella de­be co­lo­car­se en el la­do iz­quier­do, y él, en el de­re­cho. Los pa­dres van a am­bos la­dos. Al cos­ta­do de la no­via de­be es­tar pri­me­ro el pa­pá y lue­go la ma­má. Y jun­to al no­vio, en cam­bio, se ubi­ca pri­me­ro la ma­má, y des­pués, el pa­pá.

EL VES­TI­DO

Una co­sa im­por­tan­te a con­si­de­rar es la ho­ra de la bo­da: el ves­ti­do no pue­de ser el mis­mo pa­ra una ce­re­mo­nia noc­tur­na en una ba­sí­li­ca que en un ma­tri­mo­nio de día en la pla­ya. En esos ca­sos hay que ele­gir un ves­ti­do mu­cho más sen­ci­llo. Hoy, en Li­ma, hay muy bue­nas di­se­ña­do­ras que pue­den ofre­cer op­cio­nes que dia­lo­guen bien con ca­da lo­ca­ción. Es im­por­tan­te con­ver­sar con ellas.

LO­CA­CIÓN

Los ma­tri­mo­nios en la ciu­dad siem­pre de­ben ser más for­ma­les. Si la fies­ta es en el cam­po, en cam­bio, te­ne­mos que ajus­tar­nos a la na­tu­ra­le­za. Es­te ti­po de bo­das re­sul­ta muy bien de día, aun­que hay al­gu­nos es­pa­cios que tam­bién pue­den fun­cio­nar de no­che: re­cuer­do una bo­da apo­teó­si­ca en Sac­say­hua­man, de no­che, con las rui­nas ilu­mi­na­das. Y, por úl­ti­mo, si la ce­le­bra­ción es en la pla­ya, te­ne­mos que pen­sar en al­go li­bre, que la gen­te pue­da es­tar sen­ta­da en los loun­ges, con ba­rras gran­des y un es­pí­ri­tu re­la­ja­do. Yo pre­fie­ro la ciu­dad co­mo lo­ca­ción. Co­mo la bo­da que le hi­ce a mi hi­ja, en el Mu­seo Pe­dro de Os­ma, que fue so­ña­da.

ELE­GAN­CIA Y SEN­CI­LLEZ

La ele­gan­cia no es si­nó­ni­mo de al­go pom­po­so. Las bo­das que he pre­pa­ra­do siem­pre han si­do pa­ra ca­sos es­pe­cia­les, y tra­ba­jo con ar­qui­tec­tos, un equi­po de cin­co flo­ris­tas, man­te­le­ría, cris­ta­le­ría la­bra­da, de­co­ra­ción. Pe­ro tam­bién se pue­de ha­cer una ce­le­bra­ción bo­ni­ta y clá­si­ca con pre­su­pues­tos un po­co más re­du­ci­dos. La cla­ve es no caer en la exa­ge­ra­ción. Por eso, cuan­do las per­so­nas no es­tán acos­tum­bra­das a or­ga­ni­zar even­tos co­mo es­tos, es im­por­tan­te que se ro­deen de es­pe­cia­lis­tas, pa­ra lo­grar una bo­da acor­de al gus­to de los no­vios, pe­ro bien he­cha.

CO­MI­DA

A mí me gus­tan las me­sas ser­vi­das, pe­ro no to­dos lo pue­den ha­cer. Si tie­nes una re­cep­ción pue­de ser agra­da­ble pa­sar unos pla­ti­tos. Pe­ro, si se pue­de in­ver­tir un po­qui­to más, pa­ra te­ner un bar abier­to, buf­fet, una me­sa de que­sos, otra de bo­ca­di­tos y, a la me­dia­no­che, co­men­zar a pa­sar pla­ti­tos ca­lien­tes, va a re­sul­tar muy bien. Lo im­pres­cin­di­ble es un lin­do ves­ti­do de no­vias, una bue­na tor­ta y un buen cham­pag­ne. Sin eso no hay un buen ma­tri­mo­nio.

UBI­CA­CIÓN DE LAS ME­SAS

Nor­mal­men­te, so­lo se ha­ce una re­ser­va pa­ra cua­tro me­sas: dos por ca­da fa­mi­lia, los tes­ti­gos y los in­vi­ta­dos más ín­ti­mos. Los de­más ya se pue­den ubi­car don­de quie­ran, por­que ha­cer me­sas con nom­bres pa­ra seis­cien­tas u ocho­cien­tas per­so­nas es un tra­ba­jo muy pe­sa­do.

FLO­RES

Es un de­ta­lle tan im­por­tan­te co­mo es­co­ger un bo­ni­to lo­cal. Hay que es­me­rar­se con las flo­res. Creo que es una de las co­sas más im­por­tan­tes pa­ra la igle­sia y la re­cep­ción. Pa­ra el in­vierno li­me­ño, las or­quí­deas y las ro­sas son lo me­jor: du­ran más y tie­nen más ver­sa­ti­li­dad pa­ra tra­ba­jar­las. Yo pre­fie­ro las blan­cas, pe­ro se pue­den com­bi­nar con ro­sa­do, fuc­sia y azu­les. Con un lin­do arre­glo flo­ral y un man­tel blan­co, no es ne­ce­sa­rio na­da más pa­ra el día. Y si es de no­che, se com­ple­men­ta con unas ve­las y que­da pre­cio­so.

AGRA­DE­CI­MIEN­TOS

Se sue­len man­dar unos quin­ce días des­pués de la bo­da, cuan­do la pa­re­ja re­gre­sa de la lu­na de miel. La for­ma co­rrec­ta de ha­cer­lo es con una tar­je­ta don­de se in­clu­ye el nom­bre de la pa­re­ja. Aho­ra se uti­li­za mu­cho el nom­bre de sol­te­ra de la mu­jer y lue­go el del es­po­so. Eso se acom­pa­ña con una no­ta muy sen­ci­lla don­de se ex­pre­sa el agra­de­ci­mien­to. Si la per­so­na es muy ín­ti­ma, tam­bién se pue­de in­cluir un de­ta­lle más pre­ci­so del re­ga­lo. Es al­go que re­sul­ta ele­gan­te.

“La ele­gan­cia no va en con­tra de la ori­gi­na­li­dad. Son dos co­sas que se pue­den com­ple­men­tar per­fec­ta­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.