A

Cosas, una revista internacional - - Cosas De Famosos -

me­dia­dos de 2010, Ta­lía afron­tó el pri­mer gran ries­go de su ca­rre­ra: de­ci­dió re­ti­rar­se de la uni­ver­si­dad an­tes de co­men­zar el cuar­to se­mes­tre pa­ra de­di­car­se por com­ple­to a en­ri­que­cer su por­ta­fo­lio y con­se­guir una be­ca sig­ni­fi­ca­ti­va en el Sa­van­nah Co­lle­ge of Art and De­sign (SCAD) de Geor­gia. En Li­ma, ha­bía es­ta­do es­tu­dian­do en la Fa­cul­tad de Ar­te de la PUCP con la in­ten­ción de se­guir la ca­rre­ra de Di­se­ño In­dus­trial, pe­ro des­de que ave­ri­guó so­bre SCAD que­dó fas­ci­na­da.

A los po­cos me­ses, su apues­ta ob­tu­vo re­com­pen­sa y co­men­zó a es­tu­diar Di­se­ño In­dus­trial en el Sa­van­nah Co­lle­ge, pe­ro a mi­tad de la ca­rre­ra tam­bién em­pe­zó a in­tere­sar­se por la ra­ma di­gi­tal del di­se­ño. En pa­ra­le­lo, si­guió es­pe­cia­li­da­des en Di­se­ño de In­ter­ac­ción y Di­se­ño de Ser­vi­cios, y un in­ter­na­do en una agen­cia de pu­bli­ci­dad en San Fran­cis­co, ciu­dad de la que se enamo­ró al ins­tan­te. “Es el cen­tro de la tec­no­lo­gía”, di­ce Ta­lía. Sin em­bar­go, al ter­mi­nar sus es­tu­dios, el tra­ba­jo la lle­vó a mu­dar­se a Nue­va York, don­de es­tu­vo en otra agen­cia de pu­bli­ci­dad y di­se­ño di­gi­tal, la trans­na­cio­nal R/GA.

Des­pués de un año en Nue­va York, se dio cuen­ta de que que­ría re­gre­sar a San Fran­cis­co. “Nue­va York no es­ta­ba en­ca­jan­do mu­cho con­mi­go”, ad­mi­te. “Allí to­do siem­pre era muy apre­su­ra­do; la gen­te tra­ba­ja­ba de más por que­rer su­pe­rar al otro, ha­bía mu­chas po­ses; por lo me­nos, en mi am­bien­te. No me sen­tía có­mo­da al­re­de­dor de la ma­yo­ría de per­so­nas con las que tra­ba­ja­ba”. Por eso, pi­dió ser trans­fe­ri­da a la se­de de R/GA en San Fran­cis­co, y al no con­cre­tar­se su so­li­ci­tud, co­men­zó a apli­car a otras em­pre­sas a tra­vés de Lin­ke­dIn. “Una de las pri­me­ras que me con­tac­ta­ron fue Goo­gle”, re­cuer­da. Aun­que pue­de pa­re­cer un cuen­to de ha­das, el camino no fue sen­ci­llo. Du­ran­te los cin­co me­ses que du­ró el pro­ce­so de se­lec­ción de Goo­gle, Ta­lía re­ci­bió ne­ga­ti­vas de par­te de otras com­pa­ñías. “Ca­da vez que me de­cían que no, sen­tía un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra... Los me­ses que es­tu­ve bus­can­do tra­ba­jo fue­ron los más di­fí­ci­les de mi vi­da. Es­ta­ba li­dian­do con mu­cho es­trés, tra­ba­jan­do en mi por­ta­fo­lio, pre­pa­rán­do­me pa­ra la si­guien­te en­tre­vis­ta... No te­nía mu­cha vi­da so­cial por es­tar tan en­fo­ca­da y de­ci­di­da a vol­ver a San Fran­cis­co, y a la vez tra­ta­ba de man­te­ner una al­ta performance en mi tra­ba­jo en Nue­va York. Al ver que tan­tas co­sas no sa­lían, por ra­tos pen­sa­ba: ‘Me regreso al Perú, no aguan­to es­te es­trés’. Tu­ve mo­men­tos de de­bi­li­dad, pe­ro, por den­tro, de­cía: ‘No me voy a ren­dir’. Se­guí ade­lan­te, sa­lió lo de Goo­gle, me qui­té es­te pe­so enor­me de en­ci­ma y co­men­cé a dis­fru­tar de mi vi­da nue­va­men­te. To­do se ali­neó, y ha si­do in­creí­ble, por­que aho­ra he vuel­to a la ciu­dad que que­ría y es­toy en un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.