C

Cosas, una revista internacional - - Eventos De Cosas -

omo to­dos los re­en­cuen­tros, el que tie­ne lu­gar en es­tas pá­gi­nas –y en el res­tau­ran­te La Tras­tien­da– tie­ne su ori­gen en al­gún pun­to del pa­sa­do: Is­rael Lau­ra en­tró a tra­ba­jar en el res­tau­ran­te Cha­la de Car­los Bru­ce cuan­do ape­nas ha­bían trans­cu­rri­do cua­tro me­ses des­de su aper­tu­ra. El en­cuen­tro rin­dió fru­tos: la co­ci­na de Is­rael ale­gró el co­ra­zón de los co­men­sa­les por tres lar­gos y pro­duc­ti­vos años, con tal re­co­no­ci­mien­to que, cuan­do Car­los de­ci­dió abrir un bar, le en­co­men­dó nue­va­men­te los fo­go­nes. Is­rael di­se­ñó tam­bién la pri­me­ra car­ta de Pi­cas, un es­ta­ble­ci­mien­to que si­gue ope­ran­do con éxi­to al otro la­do de la Ba­ja­da de los Ba­ños.

Cha­la fue el pri­mer pro­yec­to de Car­los Bru­ce en el mun­do de la res­tau­ra­ción, y el pri­mer desafío de Is­rael Lau­ra al vol­ver a Li­ma lue­go de una lar­ga es­tan­cia en Es­pa­ña. “Me pu­so en vi­tri­na”, re­cuer­da. “Es­toy agra­de­ci­do por la opor­tu­ni­dad que en su mo­men­to Car­los me dio al creer en mi tra­ba­jo”.

Han pa­sa­do los años y tu­vie­ron lu­gar al­gu­nas trans­for­ma­cio­nes. Is­rael pro­bó suer­te con otros em­pren­di­mien­tos per­so­na­les –El 550 y Ka­ñe­te, pa­ra los más me­mo­rio­sos–, y, con los años, a tra­vés de la se­ñal de TV Pe­rú, se con­vir­tió en uno de los co­ci­ne­ros más que­ri­dos de nues­tras pan­ta­llas. Cha­la, por su par­te, se con­vir­tió en La Tras­tien­da y, ha­ce po­co, de­ci­dió asu­mir su ca­rác­ter de­ci­di­da­men­te ma­rino mu­dán­do­se a la Cos­ta Ver­de. “Mi tra­ba­jo con­sis­te en for­ta­le­cer los pun­tos dé­bi­les del es­ta­ble­ci­mien­to, y en apo­yar en to­dos los fren­tes, des­de la se­lec­ción del per­so­nal has­ta la car­ta”. En de­fi­ni­ti­va, al­go más que un ajus­te de per­nos.

En­tre las de­ci­sio­nes más no­to­rias es­tá la re­duc­ción de la car­ta pa­ra ha­cer­la más ma­ne­ja­ble, afi­nan­do las pre­pa­ra­cio­nes que han de­mos­tra­do éxi­to y aña­dien­do otras que ha­cen sen­ti­do con un res­tau­ran­te fren­te al mar. “He­mos for­ta­le­ci­do los pla­tos ma­ri­nos. Es na­tu­ral que, al es­tar aquí, es­tos sean los más pe­di­dos por los clien­tes. Se ha in­tro­du­ci­do la pes­ca del día en­te­ra ela­bo­ra­da al gus­to del clien­te, ya sea su­da­da, fri­ta o al ajo. He­mos crea­do una pa­cha­man­ca ma­ri­na con tri­go gui­sa­do, pul­po, pes­ca­do y lan­gos­ti­nos, to­do ma­ri­na­do en chi­mi­chu­rri de hier­bas de nues­tras mon­ta­ñas, y he­mos in­cor­po­ra­do una pa­rri­lla de ver­du­ras de tem­po­ra­da don­de ofre­ce­mos lo que el

“Mi tra­ba­jo con­sis­te en for­ta­le­cer los pun­tos dé­bi­les del es­ta­ble­ci­mien­to y en apo­yar en to­dos los fren­tes, des­de la se­lec­ción del per­so­nal has­ta la car­ta”.

huer­to man­da, pen­sa­da en to­da esa gen­te que bus­ca co­ci­na ve­ge­ta­ria­na en Li­ma y la en­cuen­tra con di­fi­cul­tad”.

Se tra­ta de de­ci­sio­nes acer­ta­das res­pal­da­das con cier­ta mís­ti­ca, co­sas que Is­rael cuen­ta, pe­ro que uno apre­cia ple­na­men­te cuan­do mi­ra al Pa­cí­fi­co des­de el es­ta­ble­ci­mien­to. Mien­tras Car­los Bru­ce con­ti­núa con el sue­ño del res­tau­ran­te fren­te al mar, Is­rael po­ne a pun­to otros pro­yec­tos. Lo pri­me­ro, el tras­la­do de Ka­ñe­te, el res­tau­ran­te que abrió ha­ce unos años en el Cen­tro His­tó­ri­co de Li­ma. “Es­ta­mos en obras en una lo­ca­ción más pró­xi­ma a nues­tro pú­bli­co y con me­jor ac­ce­so, un es­pa­cio más am­plio y am­bi­cio­so en cuan­to a co­ci­na”. Lo se­gun­do, su po­ten­cial re­torno a la pan­ta­lla. “Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro la cá­ma­ra me lla­ma”, co­men­ta. Unas ho­ras más tar­de, son­ríe sa­tis­fe­cho pa­ra la foto.

La car­ta se ha mo­di­fi­ca­do, de­jan­do en ella los pla­tos que me­jor fun­cio­nan y aña­dien­do in­ven­cio­nes, en­tre las que des­ta­can cua­tro pos­tres. Los pla­tos de La Tras­tien­da in­clu­yen pes­ca en­te­ra y ma­ris­cos en no­ve­do­sas pre­pa­ra­cio­nes.

Una de las apues­tas de la tem­po­ra­da es una pa­cha­man­ca ma­ri­na, en la que la po­ten­cia de las hier­bas an­di­nas se en­cuen­tra con el pul­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.