UNA FRíA DES­PE­DI­DA

Cosas, una revista internacional - - Cosas De Famosos -

El Mun­dial de Atletismo de Lon­dres fue la úl­ti­ma pa­ra­da del ma­yor ve­lo­cis­ta de to­dos los tiem­pos. Se es­pe­ra­ba una des­pe­di­da a lo grande, con Bolt, co­mo nos tie­ne acos­tum­bra­dos, ga­nan­do con hol­gu­ra y has­ta con cier­ta dis­pli­cen­cia, pe­ro el ja­mai­quino solo con­si­guió el bron­ce en la fi­nal de los 100 me­tros, cu­yo ga­na­dor fue el es­ta­dou­ni­den­se Jus­tin Gatlin, an­te­rior­men­te san­cio­na­do por do­pa­je.

Lo de Gatlin fue una mez­cla de dis­cul­pa ge­ne­ral por los exa­brup­tos co­me­ti­dos en su ca­rre­ra y de re­ve­ren­cia ge­nui­na a uno de los me­jo­res atle­tas y el me­jor co­rre­dor de la his­to­ria: arro­di­lla­do en la pis­ta de atletismo del Es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres, rin­dió re­ve­ren­cia a Usain Bolt, al que aca­ba­ba de ba­tir en su des­pe­di­da. El ja­mai­quino no pu­do des­pe­dir­se co­mo de­bía y se es­pe­ra­ba: con el oro, su in­men­sa son­ri­sa y su clá­si­ca ce­le­bra­ción, con bai­le de por me­dio.

To­do co­men­zó mal pa­ra Bolt: su sa­li­da, al igual que en la se­mi­fi­nal, fue de­fi­cien­te, por lo que se vio su­pe­ra­do des­de el ini­cio por Ch­ris­tian Co­le­man, quien tam­bién ha­bía arran­ca­do me­jor en la ca­rre­ra an­te­rior. Lo nor­mal hu­bie­ra si­do que el ja­mai­quino mar­ca­ra la di­fe­ren­cia en el tra­mo fi­nal, co­mo sue­le ha­cer­lo, pe­ro fue Gatlin, de trein­ta y cin­co años, quien lo lo­gró. El abu­cheo del pú­bli­co lon­di­nen­se fue en­sor­de­ce­dor al en­te­rar­se del triun­fo del es­ta­dou­ni­den­se, re­pu­dia­do en ge­ne­ral por el mun­do del atletismo de­bi­do a los cua­tro años que pa­só san­cio­na­do por do­pa­je.

En me­dio del des­con­ten­to de los afi­cio­na­dos, Gatlin se re­con­ci­lió –aun­que sea por unos se­gun­dos– con el es­ta­dio al arro­di­llar­se a los pies de Bolt, co­mo mues­tra de su ad­mi­ra­ción por quien le ha­bía ga­na­do ca­da vez que se ha­bían en­fren­ta­do an­te­rior­men­te. El es­ta­dou­ni­den­se se mos­tró en­tu­sias­ma­do e in­cré­du­lo des­pués de su triun­fo: “Bolt me abra­zó y me di­jo que él sa­bía lo que ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra es­to. Me di­jo: ‘Fe­li­ci­da­des, te lo has me­re­ci­do’. Es irreal, Usain ha si­do una ins­pi­ra­ción pa­ra jó­ve­nes co­mo Co­le­man”.

El ja­mai­quino, por su par­te, es­ta­ba fas­ti­dia­do por su arran­que y se la­men­tó fren­te a las cá­ma­ras: “Me es­tá ma­tan­do. Nor­mal­men­te con­si­go arre­glar­lo des­pués... es­ta vez no”, aun­que tam­bién agra­de­ció al pú­bli­co lon­di­nen­se, que no de­jó de aplau­dir­lo ni un se­gun­do: “Agra­dez­co el amor del pú­bli­co de Lon­dres. Han crea­do un am­bien­te muy es­pe­cial”, con­clu­yó.

Bolt hi­zo un tiem­po de 9,95 se­gun­dos en la fi­nal, tres dé­ci­mas más que Gatlin y una más que Co­le­man. Este es el ter­cer Mun­dial de Atletismo en el que Gatlin lo­gra el oro en los cien me­tros pla­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.