EL REI Y UBER

Diario Expreso (Peru) - - Economía - SER­GIO

ber es una ex­ce­len­te de­mos­tra­ción del Pe­rú di­gi­tal que que­re­mos. En tér­mi­nos muy sim­ples, es­ta aplicación per­mi­te, a tra­vés de un GPS, jun­tar a los de­man­dan­tes de ta­xis con los ofer­tan­tes del ser­vi­cio más cer­ca­nos, a ve­lo­ci­da­des ca­si ins­tan­tá­neas. En cues­tión de se­gun­dos el ser­vi­cio es­tá con­tra­ta­do. Las ga­nan­cias en efi­cien­cia son sor­pren­den­tes. El ta­xi no de­be dar vuel­tas bus­can­do clientes (y vi­ce­ver­sa); el ser­vi­cio es me­jor, pues los usua­rios ca­li­fi­can a los con­duc­to­res; y los pre­cios es­tán ba­jan­do por la com­pe­ten­cia. In­clu­so, has­ta se pue­de pa­gar al cré­di­to. Fan­tás­ti­co. Uber es­tá hoy va­lo­ri­za­do en 70,000 millones de dó­la­res, ca­si 40 % del PBI na­cio­nal, na­da me­nos (The Eco­no­mist, 01.09.16). Y, más aún, des­de la se­ma­na pa­sa­da ha ini­cia­do ope­ra­cio­nes de prue­ba una flo­ta de au­to­mó­vi­les sin con­duc­tor en Pit­ts­burgh, USA. Una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, que ha fa­ci­li­ta­do la vi­da pa­ra millones de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do. Com­pren­si­ble­men­te, al­gu­nos ta­xis­tas no “ube­ri­za­dos” sien­ten que la com­pe­ten­cia des­truc­ti­va del mer­ca­do los es­tá per­ju­di­can­do. Sin em­bar­go, pa­re­ce que nues­tras au­to­ri­da­des no se han per­ca­ta­do del cam­bio, o to­da­vía no lo en­tien­den. No es­tán “for­ma­li­za­dos”, acu­sa la Mu­ni­ci­pa­li­dad del Ca­llao, pues los con­duc­to­res de Uber no se en­cuen­tran ins­cri­tos en el re­gis­tro mu­ni­ci­pal (El Co­mer­cio, 11.09.16). Se tra­ta de un “ser­vi­cio pú­bli­co”, in­sis­te. Es “por la pro­pia se­gu­ri­dad del pa­sa­je­ro”, es­pe­ta, sin des­pei­nar­se, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­ma. Pe­ro la aplicación re­gis­tra no só­lo la identidad del con­duc­tor y del pa­sa­je­ro, sino has­ta el mo­vi­mien­to per­ma­nen­te del vehícu­lo. Nun­ca an­tes los pa­sa­je­ros he­mos go­za­do de ma­yor se­gu­ri­dad. Más bien, ha­ría bien el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en uti­li­zar apli­ca­cio­nes si­mi­la­res. In­creí­ble. La pre­gun­ta es: ¿pa­ra qué sir­ve es­ta for­ma­li­za­ción? Du­ran­te años se ha pe­di­do, y la delincuencia, pa­ra des­cré­di­to na­cio­nal, no so­lo no se ha re­du­ci­do en ab­so­lu­to, sino que ha au­men­ta­do. Es un cos­to inú­til. Ha­ce unos años, en un tris­te­men­te cé­le­bre epi­so­dio, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Tru­ji­llo pre­ten­dió que los ta­xis que cir­cu­len por el Cen­tro His­tó­ri­co de­bían es­tar pin­ta­dos de ama­ri­llo (co­mo en Nue­va York, fal­ta­ba más). Hoy el ca­so se uti­li­za en los cur­sos uni­ver­si­ta­rios co­mo ejem­plo de ba­rre­ras bu­ro­crá­ti­cas pros­cri­tas. No se tra­ta de for­ma­li­zar­se, sino de pro­mo­ver (o eli­mi­nar) las con­di­cio­nes que ha­cen que fun­cio­nen me­jor (o peor) los mer­ca­dos, en tér­mi­nos de ca­li­dad del ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos. Qui­zá con­ven­dría “for­ma­li­zar” en un Re­gis­tro de Exi­gen­cias Inú­ti­les (REI) a los “for­ma­li­za­do­res” que promueven es­tas re­gu­la­cio­nes. A la ter­ce­ra que­dan “des­for­ma­li­za­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.