DES­PIL­FA­RRO DE RE­CUR­SOS PÚ­BLI­COS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Se tie­ne que re­co­no­cer la sin­ce­ri­dad, dis­po­si­ción y trans­pa­ren­cia del mi­nis­tro de De­fen­sa, Ma­riano Gon­zá­lez, al po­ner to­das las car­tas so­bre la me­sa en ma­te­ria de los gas­tos mi­li­ta­res au­to­ri­za­dos por el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la Tas­so, los que se hicieron con de­sen­freno du­ran­te su go­bierno en­tre el 2011 y el 28 de ju­lio del pre­sen­te año. Se­ña­lar, por ejem­plo, que los fon­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das (Ejér­ci­to, Fuer­za Aé­rea y Ma­ri­na de Gue­rra del Pe­rú) han si­do com­pro­me­ti­dos has­ta el 2022; va­le de­cir, el ex­je­fe de Es­ta­do Hu­ma­la y sus mi­nis­tros han gastado más allá de los lí­mi­tes de su ad­mi­nis­tra­ción com­pro­me­tien­do re­cur­sos y pre­su­pues­tos pa­ra hon­rar los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos pa­ra la com­pra de equi­pos bé­li­cos. Es­te so­lo he­cho trae por tie­rra los ar­gu­men­tos del se­ñor Ollan­ta Hu­ma­la y de su es­po­sa cuan­do atri­bu­yen a los me­dios la cul­pa de sus des­gra­cias, pues­to que no es re­gu­lar ni me­nos acon­se­ja­ble que un go­bierno co­mo el que re­pre­sen­ta­ron des­pil­fa­rra­ra tan­to di­ne­ro al pun­to de su­mar la can­ti­dad de S/ 8,000 mi­llo­nes. Ahí es­tán los he­chos y las cuen­tas. Por tan­to no hay na­da de cuen­to ni me­nos exis­te per­se­cu­ción al­gu­na, de mo­do que es­pe­ra­mos que los fun­da­do­res del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta no se vic­ti­mi­cen más y asu­man las res­pon­sa­bi­li­da­des que les to­ca. Sin te­mor a equi­vo­car­nos, fui­mos el me­dio que con bas­tan­te an­ti­ci­pa­ción aler­tó a la opi­nión pú­bli­ca acer­ca de la com­pra de ar­ma­men­to sin la de­bi­da jus­ti­fi­ca­ción, y al ha­cer­lo des­de la ve­re­da del na­cio­na­lis­mo se nos mi­ró mal y has­ta se du­dó de nues­tra preo­cu­pa­ción y ad­ver­ten­cia. Pe­ro aho­ra los he­chos es­tán a la vis­ta de pro­pios y ex­tra­ños, no ca­bien­do du­da de que hu­bo una se­rie de com­pras ma­si­vas que han sa­li­do de lo re­gu­lar y por eso las ad­qui­si­cio­nes bé­li­cas se­rán mo­ti­vo de un es­tu­dio más de­te­ni­do y pro­fun­do de la Con­tra­lo­ría de la Re­pú­bli­ca. Asi­mis­mo so­mos un me­dio que abo­ga por la mo­der­ni­za­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das, pe­ro es­ta de­be con­tem­plar tam­bién una ra­cio­na­li­za­ción en re­cur­sos hu­ma­nos y en gas­tos. La­men­ta­ble­men­te, na­da de es­to le im­por­tó al se­ñor Ollan­ta Hu­ma­la ni a sus mi­nis­tros de Eco­no­mía y Fi­nan­zas ni a los ti­tu­la­res del sec­tor De­fen­sa. Al mis­mo tiem­po du­ran­te la ges­tión na­cio­na­lis­ta se hi­zo un uso y abu­so de las com­pras de go­bierno a go­bierno, las mis­mas que no de­ja­ron de es­tar en­vuel­tas en cier­to se­cre­tis­mo que evi­tó en su mo­men­to la de­bi­da fis­ca­li­za­ción. To­do es­to ha­bla mal de la for­ma co­mo el go­bierno hu­ma­lis­ta en­ten­día los gas­tos del Te­so­ro Pú­bli­co, así co­mo tam­bién ha­bla del po­co res­pe­to a los con­tri­bu­yen­tes, pues el di­ne­ro di­la­pi­da­do no es del go­ber­nan­te de turno sino de los mi­llo­nes de pe­rua­nos que cum­plen con el pa­go de sus im­pues­tos. Es cier­to que la de­fen­sa na­cio­nal no de­be des­cui­dar­se ja­más, pe­ro en las com­pras rea­li­za­das el úl­ti­mo quin­que­nio, se­gún los en­ten­di­dos, ha­bría una se­rie de cues­tio­nes por ex­pli­car a la Con­tra­lo­ría y por es­cla­re­cer an­te la opi­nión pú­bli­ca. De ma­ne­ra que el des­pil­fa­rro no so­lo es­tá en la com­pra de más de dos mil pa­tru­lle­ros pa­ra la Po­li­cía Na­cio­nal sino que los na­cio­na­lis­tas ma­ni­rro­tos tam­bién de­ja­ron su es­te­la de re­la­jo y pa­rran­da en ma­te­ria de gas­tos en el sec­tor De­fen­sa. Tén­ga­se pre­sen­te que la de­lin­cuen­cia co­mún se in­cre­men­tó du­ran­te el go­bierno na­cio­na­lis­ta y, por otro la­do, pe­se a las com­pras mi­li­ta­res, la si­tua­ción del Vraem prác­ti­ca­men­te si­gue sien­do la mis­ma. Es pa­ra­dó­ji­co que el go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la ha­ya in­ver­ti­do más en se­gu­ri­dad pe­ro los re­sul­ta­dos ha­yan si­do tan po­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.