ACUER­DO NA­CIO­NAL POR LA JUS­TI­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

El Acuer­do Na­cio­nal por la Jus­ti­cia no es una op­ción, ni una al­ter­na­ti­va. Es un im­pe­ra­ti­vo in­dis­pen­sa­ble e im­pos­ter­ga­ble. Es ur­gen­te que las ins­ti­tu­cio­nes que con­for­man el Sis­te­ma de Jus­ti­cia pe­ruano su­men pun­tos de coin­ci­den­cia en los desafíos del sec­tor y reali­cen ac­cio­nes con­cre­tas de im­pac­to so­cial. Las ló­gi­cas di­fe­ren­cias de­bi­do al dis­tin­to prisma con el que se ob­ser­va el dia­gra­ma del sis­te­ma de­ben que­dar pa­ra un de­ba­te y un aná­li­sis am­plio y sin mi­rar el re­loj. En­tre to­dos los ac­to­res, Po­der Ju­di­cial, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, Con­se­jo Na­cio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra, Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, Po­li­cía Na­cio­nal, Co­le­gios de Abo­ga­dos y fa­cul­ta­des de De­re­cho no siem­pre hay re­la­cio­nes pa­cí­fi­cas. En­tre uno y otro hay re­vi­sio­nes ju­ris­dic­cio­na­les y con­tro­les ad­mi­nis­tra­ti­vos. Otros, se sien­tan fren­te a fren­te en un pro­ce­so. Tam­bién hay quie­nes se en­cuen­tran en la ca­de­na pro­ce­sal con per­cep­cio­nes di­sí­mi­les. En fin, son fun­cio­nes pro­pias de la na­tu­ra­le­za de ca­da ins­ti­tu­ción. Lo más im­por­tan­te es que to­dos tie­ne un mis­mo ob­je­ti­vo: una me­jor jus­ti­cia pa­ra el Pe­rú. Por ello, pro­po­ne­mos una lis­ta de prio­ri­da­des pa­ra los pri­me­ros acuer­dos: so­bre­po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria, ca­pa­ci­ta­ción en re­for­mas, jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va, re­for­mas de nor­mas sus­tan­ti­vas (ejem­plo, el Có­di­go Pe­nal) y la unión de es­fuer­zos con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro y los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia y la lucha con­tra la co­rrup­ción. Tam­bién se pue­de com­par­tir los de­no­mi­na­do­res co­mu­nes del ac­cio­nar de la jus­ti­cia: tec­no­lo­gía y ca­pa­ci­ta­ción. No de­be­mos de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad. Las ins­ti­tu­cio­nes del mun­do ju­rí­di­co de­ben es­tar a la al­tu­ra del desafío que nos exi­ge el país. La in­sa­tis­fac­ción de la ciu­da­da­nía pa­ra con la jus­ti­cia es lo más pa­re­ci­do a la desa­zón de aquel pue­blo del le­jano orien­te que tu­vo la des­gra­cia que cre­cie­ra inex­pli­ca­ble­men­te una mon­ta­ña en me­dio de él, lo que evi­ta­ba que llegaran los ra­yos so­la­res y, con ello, que cre­cie­ran las plan­tas y vi­vie­ran los ani­ma­les. En con­se­cuen­cia, era un pue­blo de­sola­do y con­de­na­do a la des­apa­ri­ción. Sin em­bar­go, un buen día, to­dos los po­bla­do­res ató­ni­tos con­tem­pla­ban sor­pren­di­dos có­mo uno de los jó­ve­nes as­cen­día a la mon­ta­ña pre­mu­ni­do de pa­las y pi­cos. Ex­tra­ña­dos le pre­gun­ta­ron: “¿Qué ha­ces?”. Rá­pi­da­men­te res­pon­dió: “Voy a tum­bar es­ta mon­ta­ña que tan­to da­ño ha­ce a nues­tro pue­blo”. “Pe­ro, no te va al­can­zar la vi­da. ¡Se ne­ce­si­tan si­glos!”, le re­pli­ca­ron. A lo que el jo­ven sen­ten­ció: “Sí, pe­ro al­guien de­be de co­men­zar”. Co­men­ce­mos. Es la ho­ra de la jus­ti­cia pe­rua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.